Nicholas Timasheff - La teoría sociológica

392 Pages • 146,850 Words • PDF • 17 MB
Uploaded at 2021-09-24 13:45

This document was submitted by our user and they confirm that they have the consent to share it. Assuming that you are writer or own the copyright of this document, report to us by using this DMCA report button.


NIC II OLAS

/

S.

TIMASHEFF

LA TEORIA

SOCIOLOGICA Su naturaleza y

desarrollo

FONDO DE CULTURA ECONOMICA MEXICO-BULKOS AIRES

Primera edición en

Segunda edición, Piuncta

edición

1955 en inglés, 1957 esparto!, jumo de 1961 ingles,

en

revisada,

de esta obia fue registrada por de Nueva York, con el título. Socio/ogicai Theory. lis Naturc ami Gtowth.

La edición

Random

original

IIousc.

Dcreclios resenados conforme a la

les'.

1961, Fondo de Cultura Económica. Av. de la Universidad, 975 - México 12, D. F. (g)

Impreso y hecho en México Prínlcd and

mide

in

México

A TAÑIA

PREFACIO El decenio 1930-1940 y el comienzo del siguiente fueron para el pensamiento teórico en sociología tiempo de decadencia. La mayor parte de los sociólogos pedían hechos y más hechos, por lo menos en Jos Estados Unidos; y en Europa se trabajó poco en esta disciplina.

Recientemente sobrevino un cambio importante. nido

recolección

la

de hechos y su tratamiento

venido a caracterizar a

una

No

se

han

estadístico;

la sociología el creciente

dete-

pero ha

reconocimiento de

que dirija su interpretación y ordenación, los hechos casi carecen de sentido. Así, los últimos años han visto el resurgimiento del trabajo teórico y un importante aumento del interés cjue, sin

por

teoría

las teorías del pasado.

ha de perdurar y desarrollarse, es necesario, para su posterior avance, un inventario de los resultados conseguidos Si el trabajo teórico

volumen

hasta ahora. El presente

un punto de

resultados desde servir

adecuadamente a

está dedicado al

examen de

esos

aunque también pueden otros puntos de vista, por ejemplo

vista genético,

este fin

el analítico.

Por lo tanto, el presente volumen es un estudio de ideas.

La

historia

de

ofrece grandes dificultades, ya que

En primer

nan

las

el

desarrollo de las ideas es im-

clases.

lugar, el desarrollo teórico se distingue por la causación

inmanente, o por relativos

de

materia cuyo adecuado tratamiento

las ideas es

pulsado por fuerzas de dos

la historia

la aparición

a cuestiones

más o menos

específicas. Las ideas

lógica de sistemas de ideas

nuevas desarrollan o

afi-

antiguas y las nuevas entran en "duelos lógicos”, expresión de Gabriel Tarde, y las nuevas demuestran la

las antiguas: las

para usar

la

falsedad de las antiguas,

amalgaman con

ellas

en

o bien sucumben ante su síntesis

resistencia,

o se

de un nivel superior.

Pero, en segundo lugar, las ideas son concebidas y objetivadas por hombres. La formulación de una idea nueva es una especie de "inven-

ción ideológica" que el autor ofrece a sus compañeros los pensadores

misma

Lo más común

que un erudito capaz de crear invenciones ideológicas sea capaz de lograr más de una, así como de aplicarlas a situaciones concretas. de la

Una

disciplina.

historia de ideas tiene

es

que preocuparse de dos encadenamien-

En la mayor parte de las exposegundo, y en este caso la historia se convierte en una serie de biografías científicas y de estudios de las aportaciones tos causales: el lógico y el individual.

siciones

domina

el

9

PREFACIO

10

de cada autor individualmente. La lectura sucesiva de esas

puede dejar la

al lector

una impresión confusa, porque

el

series

enfoque de

atención cambia cada vez que la exposición pasa de un autor a

otro.

Por otra parte,

individuales esencial

si se

acentúa

el

punto de vista lógico,

las ideas

quedan separadas de su contexto y pierden una parte

de su significado y atractivo.

En el presente volumen se ha intentado hallar el camino medio. Después de un cuidadoso estudio de la masa de ideas pertenecientes a la teoría sociológica, se han seleccionado algunos temas que han preocupado más o menos constantemente a los cultivadores de esta disciplina. Las aportaciones de los pensadores individuales han sido resumidas principalmente en la medida en que han tratado esos temas seleccionados, pero, no obstante, se presentan como aportaciones de personalidades particulares. Además se han esbozado brevemente sus biografías profesionales. Mediante la conservación de este elemento personal, las aportaciones individuales no han sido despojadas de sus peculiaridades ni segregadas del fondo sociocultural en que nacieron. Si la sociología del conocimiento fuera una disciplina ya desarrollada, esta fase de la historia de las teorías sociológicas podría

haber sido expresada en sus teoremas; pero, en realidad, esto sólo rara vez

puede hacerse.

Por otra

parte, en la presentación de las opiniones de los autores

individuales ha sido rigurosamente limitada la parte periférica de sus sistemas de ideas, organizados en torno del núcleo central de la teoría sociológica. lógicas, se

Por consiguiente, a través de

ha hecho ver cómo

los

la historia

de

las teorías socio-

mismos problemas han reaparecido

en forma y combinaciones nuevas. De esta suerte se ha conservado la unidad de perspectiva, condición esencial para la inteligibilidad.

Un deben

libro escrito

según esos lincamientos contiene conocimientos que

ser asimilados

por estudiantes de sociología que hacen sus estu-

una época en que ha revivido la comprensión del valor de la teoría. La adquisición de dichos conocimientos exige un esfuerzo mental considerable. El presente volumen se dirige a los estudiantes que dios en

desean hacer ese esfuerzo y a los instructores que advierten dad de provocarlo.

volumen ha requerido muchos años, durante autor ha explicado ininterrumpidamente un curso sobre

La redacción de los cuales el

la necesi-

este

Sólo gradualmente, y a base de su experiencia docente, ha llegado a las conclusiones expuestas. La expresión de su teorías sociológicas.

gratitud se dirige ante todo a la Universidad de Fordham, cuya admi-

PREFACIO

11

nistración, profesorado y estudiantes lian estimulado su esfuerzo y le lian ayudado por todos los medios a su alcance. Lo más alentador ha

sido el hecho de que estudiantes de diversos departamentos se hayan inscrito

en

discusiones

el

curso sobre teorías sociológicas, de suerte que en las

con

ellos y

con

la lectura

de sus trabajos pudo probarse

y finalmente mejorarse la inteligibilidad de la exposición. Además de la gratitud expresada a una institución, el autor desea

manifestar la que debe a algunas personas cuya ayuda ha sido de

fundamental importancia, en primer lugar

profesor Charles H.

al

Pagc, del Smith College, que ha dado al texto su forma definitiva,

lengua inglesa, y que ha hecho también muchas indicaciones valiosas en cuanto al tratamiento de revelando su magistral dominio de los autores individuales; al

la

profesor Paul

W.

Facey, del College of

Holy Cross, que ha ayudado al autor a dar forma a las primeras redacciones de la obra; al Dr. Leopold Rosenmayer, de Viena, y al Dr. Víctor Willy, de Zürich, que señalaron a su atención varias puche

blicaciones europeas. recientes; y finalmente, aunque no sea la última por su importancia, a su hija Tania, que no sólo ha escrito a máquina

muchas partes del manuscrito, algunas de ellas muchas veces, sino que fue su única discípula a quien explicó la primera versión del curso sobre historia del pensamiento sociológico, que necesitaba para sus exámenes del bachillerato francés. La teoría sociológica es materia de estudio difícil. Para tener buen éxito, los estudiantes, además de escuchar las lecciones y de leer un libro

de

texto,

deben familiarizarse directamente con algunas obras

y en relación con ellas, con algunas fuentes secundarias. Así, pues, en el Apéndice del libro se incluyen fundamentales sobre

la materia,

indicaciones para lecturas ulteriores a fin tarea

de

facilitar al instructor la

de recomendar lecturas complementarias. El número de

tales

recomendaciones no puede ser grande y debe variar de acuerdo con el nivel de instrucción y el número de horas dedicadas al curso.

Además,

es esencial la recapitulación. Es aconsejable disponer la

recapitulación en

puede

un orden

distinto del del curso. Esta reordenación

ser cronológica, geográfica

recapitulación, se presentan

en

o

el

sistemática.

A

Apéndice dos

fin

de

facilitar

sinopsis,

dicha

una crono-

lógica y otra geográfica.

N.

S.

Timasheff

Capítulo

1

DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

EL ESTUDIO

La actividad sociológica en

Estados Unidos desde la Primera Guerra

los

Mundial aproximadamente hasta tiempos muy recientes restó importancia a la teoría. Al instructor y al maestro, lo mismo que al investigador, les interesaba sobre todo enseñar, leer

de hechos relativos a

tal

o cual aspecto de

o

descubrir información

la sociedad,

en especial de

sociedad norteamericana, y con frecuencia propendían a identificar la "teoría’' con la filosofía y hasta con la especulación ociosa. Los la

hechos empíricamente comprobados, parecían decir algunas veces, hablan por sí solos y si recogemos bastantes sus voces constituirán



una ciencia Pero

la



sociológica.

ciencia pide algo

más que

más que

hechos,

minuciosas. Así, al madurar la sociología, esa está siendo

de

reemplazada rápidamente por

la indispensabilidad

de

la teoría.

el

Como

descripciones

primera orientación

general reconocimiento

veremos,

las consideracio-

nes teóricas y las concepciones teóricas tienen, implícita mente, un papel esencial en lo que respecta a determinar

de

o

explícita-

la

dirección

investigación, a orientar la observación, a guiar la descripción

la

misma. En

la actualidad casi todos

en que esas funciones de

No

la teoría

los sociólogos están

deben

de acuerdo

ser explícitas.

ha de usarse prudentemente y con conocimiento suficiente, juzgamos necesario conocer su naturaleza y vaobstante,

riedades.

si

la teoría

Necesitamos conocer sus concepciones y

terminológicas que toman,

que frecuentemente

se expresan

debemos familiarizarnos con lógica,

yen

el

los

la historia

tema de de

formas

concepciones

mismos términos. Además,

de

la actividad teórica socio-

vista,

con sus triunfos y sus

con sus promesas para lo futuro. Estas cuestiones constitueste

volumen.

Comenzamos con una ciarla

con

con sus cambiantes puntos de

fracasos,

las diversas

y, a la inversa, las diferentes

las disciplinas

definición de la

emparentadas con

sociología

ella,

para diferen-

y con una explicación

del significado de la teoría dentro del trabajo científico.

¿Qué

es la sociología?

Fue Auguste Comtc quien en 1839 inventó la palabra sociología. Había intentado llamar física social a la nueva ciencia; pero rechazó 15

:

INTRODUCCIÓN

16 esta expresión

porque un sabio belga, Adolphe Quételet, empezó a

hacer estudios sociales estadísticos y a llamar física social a su campo de trabajo. Aunque la palabra sociología es una combinación báry de griego, sus dos componentes expresan bien el objetivo la nueva ciencia. Logia significa estudio en un nivel elevado (por

bara

de

tic latín

ejemplo, biología y psicología estudio en un nivel elevado de la vida y de la mente), socio hace referencia a sociedad. Así, etimológicamente, sociología significa estudio de la sociedad en un nivel muy alto

de generalización o abstracción.

1

Esta definición presupone que ya se sabe lo que es

En

la

sociedad.

realidad, las diferentes teorías sociológicas presentan explicaciones

un tanto contradictorias de

la

naturaleza de la sociedad;

muchas de

encontraremos y estudiaremos en el transcurso de nuestro trabajo. Así, parece formarse una especie de círculo vicioso: se define ellas las

la sociología

como

la ciencia

de

la sociedad, y la

sociedad debe ser

definida por la sociología. Situaciones así se presentan con frecuencia

en los pasos iniciales de

la investigación científica.

Puede resolverse

el

problema dando del objeto de estudio una definición práctica o de trabajo, una aproximación suficiente para los fines presentes. De

modo, y de una manera preliminar, puede definirse la sociedad como un conjunto de hombres (seres humanos) en interdependencia. Por lo tanto, los hombres en interdependencia pueden tomarse como este

la

materia de la sociología.

Sentado este punto de partida, puede señalarse un límite entre

la

sociología y las demás ciencias que estudian a los hombres como individuos o como agregados de individuos sin tener en cuenta su

interdependencia. La anatomía y la fisiología humanas estudian la estructura y funcionamiento de los seres humanos, que se repiten en

todos los hombres. La antropología física estudia

la

variabilidad de

de esos seres y los clasifica en variedades, formando grupos nominales o estadísticos de individuos que presentan la estructura corporal

rasgos distintivos hereditarios y externos similares. La psicología (excepto una rama híbrida llamada psicología social) estudia los procesos

mentales que tienen lugar en

las

mentes individuales y nos dice cómo

ve, oye, siente, reacciona a los estímulos, etc.,

La sociología no se interesa por

un

ser

la estructura

humano.

corporal del

hom-

por

el

funcionamiento de sus órganos, ni por sus procesos

mentales en



mismos. Se interesa por lo que ocurre cuando los hom-

bre, ni

humanos forman masas o grupos, dominan unos a otros, se persuaden o se

bres se reúnen, cuando los seres

cuando cooperan, luchan,

se

ESTUDIO DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS imitan, desarrollan

o destruyen

la cultura. I-a

17

unidad del estudio socio-

lógico no es nunca un individuo, sino siempre dos individuos por lo menos que se relacionan entre sí de alguna manera. Pero aunque la materia del estudio sociológico son los hombres en interdependencia, la provincia de la sociología no abarca todos los tipos de estudios de hombres en interdependencia. La misma materia la

estudian también otras disciplinas, tales

historia y las ciencias sociales concretas. esas disciplinas y la sociología?

La logía.

filosofía social es disciplina

Muy

la

la filosofía social, la

¿Qué

diferencia hay entre

mucho más

antigua que la socio-

desarrollada ya en la antigua Grecia y cultivada en la

Edad Media, de

como

la filosofía social floreció

ilustración

en

el siglo

que precedió inmediatamente

al

xvm, en

la

época

nacimiento de

la

En las obras de los antiguos filósofos sociales se encuenmuchas proposiciones que fácilmente podrían ser formuladas en

sociología. tian

los términos

de

la

sociología contemporánea.

social y la sociología son

No

obstante, la filosofía

dos actividades diferentes de

la

mente

in-

hombre. La diferencia que hay entre ellas es análoga a la que separa, en general, a la filosofía y a la ciencia empírica: una diferencia en el nivel de la abstracción y en los procedimientos. Las quisitiva del

dos son intentos de describir y explicar la realidad. Lis dos se basan en la observación de hechos y en las generalizaciones derivadas de esa observación. Pero ahí terminan las analogías entre pírica

(incluida la sociología)

y la filosofía

la

ciencia

em-

(incluida la filosofía

social).

En la ciencia empírica, las generalizaciones concernientes a un campo específico de investigación son derivadas de hechos observados en ese campo o en campos estrechamente relacionados con él. Esas generalizaciones se

hacen sin suponer (ni afirmativa

ni

negativa-

mente) ningún conocimiento en una esfera de elevada abstracción concerniente al conjunto de la realidad. Todas las proposiciones que

un sistema que se basta a sí mismo. En ese sistema no se le permite representar ningún papel a lina proposición si contiene conocimiento que no sea empírico, en otras palabras, que no sea formulado con las limitaciones que acabamos de expresar. constituyen una ciencia empírica forman

Por

el

contrario, la filosofía es primordialmente

comprender

la realidad

un intento de en su conjunto. Partiendo de una multitud

de hechos observados, el filósofo pasa a ciertos principios definitivos que, tomados en conjunto, intentan explicar la realidad como un todo:

INTRODUCCIÓN

18

Cómo

se derivan las proposiciones acerca

En

asunto de este libro.

mentales de

no

la realidad total

es

ese respecto, las diversas escuelas filosóficas

modo muy

difieren entre sí de

de

De

significativo.

la realidad total establecidos

los principios funda-

de ese modo,

el filósofo de-

duce ciertos postulados y axiomas que usa después para reinterpretar las clases particulares de objetos que ha distinguido en los hechos observados. Así, mientras el sociólogo explica la sociedad de acuerdo

con

los

hechos observados en

sociedad

la

y,

finalmente, en otros cam-

pos de conocimiento empírico relacionados con el suyo, el filósofo

de

la realidad total.

de acuerdo con

la explicación que él da Puede hablar de causas primeras, de valores su-

social explica la sociedad

premos, de fines últimos. El sociólogo no tiene derecho a hacerlo.

En

principio, la diferencia entre la filosofía social y la sociología es clara. En la práctica, la línea de demarcación es borrosa, espe-

cialmente en libro.

En

la esfera

de

las teorías,

desenvolvimiento de

el

la

que constituyen sociología

el

asunto de este

han sido frecuentes

las

confusiones entre sociología y filosofía social. Muchos sociólogos han traspasado el limite entre los dos dominios y han introducido en su

campo conceptos de calidad

pertenecientes a la filosofía social,

discutible.

De

muchas

veces

esta situación trataremos repetidamente en

este libro.

La

historia es otra ciencia

que

de comprender a

trata

hombres

los

en interdependencia, más exactamente en configuraciones pasadas de esa interdependencia.

puede dejar de

Aun una

obra histórica de tipo biográfico no

tratar las relaciones entre su héroe y otros

hombres.

pues, la diferencia entre la historia y la sociología, ya que esta última se interesa no sólo por el día presente, sino también por

¿Cuál

las

es,

configuraciones pasadas de

En

no es

principio,

estudia el pasado

difícil

la

interdependencia de los hombres?

determinar

humano como una

diferencia.

la

La

historia

sucesión de acontecimientos

concretos y únicos, de situaciones, de procesos. El historiador trata de reconstruir el pasado con muchos detalles empíricos, exactamente

como

sucedieron.

Tómese

la

Guerra de

tados Unidos, la Revolución francesa, el

Nuevo Trato

norteamericano.

la

la

¿Cómo

Independencia de

los Es-

Revolución comunista

rusa,

ocurrieron esos acontecimien-

tos y cuáles fueron los procesos individuales

de que se compusieron?

¿Por qué ocurrieron? Estas y otras cuestiones análogas no dejarán nunca de interesar a la humanidad.

mente humana no se detiene en la reconstrucción de acontecimientos únicos y que no se repiten. Detrás de ellos, en su marco Pero

la

ESTUDIO DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

19

mente humana trata de destubrir tipos de recurrencia o repetición. Ha habido muchas guerras. ¿May o no hay un tipo recurrente de orígenes de las mismas, de sus espacio-temporal singular, histórico, la

efectos sobre las sociedades afectadas y de sus desenlaces? tantes las fluctuaciones tipo

común

Son cons-

de los precios de mercado. ¿Hay o no hay un

a todas ellas? Se cometen innumerables delitos.

¿No

pue-

den descubrirse tipos más o menos constantes de delincuencia, a pesar de la concreta variabilidad del delito? Los cipos recurrentes observa-

humana son

bles en la interdependencia

que pertenece

sociales del tipo a

en

el

el

la sociología.

asumo de

las

ciencias

Estas ciencias se basan

postulado del orden, en la premisa lógica de que todo estudio

debe elevarse por encima de

la

mera

descripción.

Las sucesiones concretas estudiadas por los historiadores son únicas

no pueden

y

repetirse.

No

volverá a haber otra guerra de 1812 ni

otra victoria de octubre de los comunistas rusos. Pero esas sucesiones

de hechos concretos pueden descomponerse en sus elementos,

y

entre esos elementos pueden establecerse relaciones invariables y necesarias,

según su naturaleza.

Puede resultarnos útil aquí la comparación con la investigación química. La química, conoce noventa y seis elementos que con sus combinaciones forman millones de compuestos. Los químicos explican la materia descomponiendo los compuestos en sus elementos y prediciendo

la

mayor

parte de las propiedades de los compuestos a base

del conocimiento de las propiedades invariables de los elementos.

En

la

vida real se sucede una innumerable diversidad de cosas. Por

debajo de esos^sucesos se repiten ciertos elementos que, una vez percibidos, Ies

dan unidad y

sentido. El historiador muestra lo variable;

sociólogo señala lo constante y recurrente. La historia describe

el

la

multitud de las combinaciones concretas en que se han encontrado los

hombres interdependientes;

la

sociología

descompone

las diferen-

combinaciones en sus relativamente pocos elementos básicos y formula las leyes que las gobiernan. El descubrimiento de esas leyes, tes

o

el

enunciado de

limitado

las

relaciones necesarias e invariables entre

número de elementos en que puede descomponerse

la

un rea-

lidad social, es el verdadero objetivo de la sociología, equivalente a los objetivos

sus

campos

En

de

la física, la

química, la biología y la psicología en

respectivos.

la práctica,

también aquí es borrosa

la línea

Los historiadores contribuyen con frecuencia tipos recurrentes

en

la realidad social.

Ocurre

de demarcación.

al

descubrimiento de

así

cuando su estudio

INTRODUCCIÓN

20 de procesos concretos

les lleva a tratar

de comprenderlos causalmente.

Obras históricas como Estudio de la Historia (1934 y después), de Arnold Toynbee, invaden manifiestamente el campo de la sociología; mientras que estudios como The Protestant Ethic and tbc Spirit o¡ Capitalism (La ¿tica protestante y el espíritu del capitalismo 1906), de Max Weber, y Social and Cultural Dynamics ( Dinámica 1937-41), de Pitirim Sorokin, contribuyen mucho

social y cultural

a la

comprensión histórica de

las configuraciones pasadas

dependencia humana. Estas obras presentan claramente

de la

la inter-

combina-

ción de singularidad y variabilidad en los fenómenos sociales. Hay aquí cierto traslapamiento, pero ventajoso para el historiador y para el sociólogo.

Finalmente, hay que diferenciar la sociología de las ciencias sociales concretas, tales

como

la

economía,

la política

y

la

etnología.

Todas

ellas, lo mismo que la sociología, estudian a los hombres en interdependencia, y no en un plano filosófico, sino en el plano o nivel empírico. No sólo estudian fenómenos concretos y únicos, como la Constitución de los Estados Unidos o la organización del comercio

exterior de este país en la actualidad, sino

que

tratan también de

descubrir leyes, es decir, las relaciones necesarias e invariables entre

fenómenos de acuerdo con su naturaleza. ¿Qué diferencia hay

los

entre esas ciencias concretas y la sociología? Más específicamente, ¿cuál es la tarea propia de la sociología respecto de las otras ciencias

A

han dado los sociólogos cuatro respuestas diferentes en diferentes momentos de la historia de esta disciplina: sociales?

Comte

esta pregunta le

creía

que

la sociología

debía apoderarse de todos los datos

estudiados por esas ciencias concretas y unificarlos, privándolas así

de su razón de

ser.

Herbert Spencer pensaba que

que no observaba por



misma

la

una supercicncia, fenómenos sociales, sino que

sociología era

los

unificaba las observaciones y generalizaciones hechas por las otras ciencias sociales.

Georg Simmcl, sociólogo alemán que trabajó a fines del siglo XIX, en que el estudio del contenido de las acciones humanas

insistió

definido por sus fines constituía la materia de las ciencias sociales concretas. Así, pues, la economía, por ejemplo, estudia las acciones

de problemas materiales, o sea, la producción, cambio y el consumo; la ciencia política estudia

tendientes a la solución la distribución, el

las acciones tendientes a la adquisición y ejercicio del

poder

Pero ninguna de esas ciencias, pensaba Simmcl, investiga

político. la

forma

ESTUDIO DE LAS TEORIAS SOCIOLOGICAS de

humanas en

21

forma común a todos los ripos de actividad, tales como la formación o la disolución de grupos humanos, la rivalidad, la lucha. Simmel reclamaba este campo, el de la sociología formal, no ocupado aún por ninguna ciencia social las acciones

la sociedad, la

concreta, para la sociología, la nueva disciplina.

Pitirim Sorokin, sociólogo contemporáneo, ha presentado

una línea de demarcación que en general consideran correcta hasta los sociólogos que por lo común se oponen a él en cuanto al contenido de sus opiniones sociológicas. Sorokin deriva su definición de la sociología

de una fórmula sustentada por Leo Petrazhitsky, sabio ruso-polaco, según

la cual,

+

haber n

de

1

en una clase de fenómenos hay n subclases, debe

si

n para

disciplinas para estudiarlos:

una más para estudiar

las subclases, y

ellas y la correlación entre las subclases.

lo

una que es común a todas estudiar cada

Desarrollando esta idea,

1

dice Sorokin que para cada una de las numerosas clases de fenómenos



debe y muchos otros corresponder una ciencia social particular. Pero, además de esas cien-—económicos,

sociales

religiosos

políticos,

necesaria otra ciencia (la sociología) para estudiar las carac-

cias, es

terísticas

comunes a todas

las clases

de fenómenos

ciones entre esas clases, porque esas dos tarcas

sociales y las rela-

no pueden

ser realizadas

satisfactoriamente por las ciencias sociales particulares. Se ha discu-' tido,

por ejemplo,

si

el aspecto

económico de

la coexistencia

humana

morales y religiosas (como dijo Karl Marx), o si ideas morales de origen religioso dan un impulso especial al des-

determina las

arrollo

las ideas

económico (como afirma

Max Wcber), o si

compleja de lo que suponen ambas

teorías.

Ni

el

la

relación es

más

economista ni

el

estudioso de las ideas morales y religiosas son competentes para resolver el problema científico, porque lo ven por un solo lado, y por lo tanto, corresponde al campo de una ciencia que esté por encima

de

la división

en

clases

de

los

fenómenos

sociales. Esa ciencia es la

sociología.

En

principio, la opinión de Sorokin ofrece la mejor respuesta po-

sible a esta pregunta:

;Qué

es la sociología? Pero en la práctica, la

sociología ha desarrollado la tendencia a anexionarse los

estudio social que sociales,

por ejemplo

lizaciones a los

i

no han

sido ocupados por las antiguas ciencias

el estudio

de la familia, y a aplicar sus generasocial en que las ciencias sociales

campos de estudio

Introduciion to the S¡udy of

y ¡a moral,

campos de

Lsw and Morah

en ruso, 1907), pp. 80-81

(Introducción al estudio del derecho

INTRODUCCIÓN

22 particulares se

han la

han limitado a

describir, clasificar y

como

nacido ramas de la sociología tales

comparar.

De

ahí

la sociología política,

sociología del derecho, la sociología de la religión, la sociología

del arte, y así sucesivamente. La sociología, pues, constade un núcleo, central j¡s..ianociiPÍcncosy aproxiinadamenre_gor_respondientc a la defi-

nición dada por Sorokin, y de una periferia consistente en estudios diversificados de diferentes campos sociales que no se han apropiado

consagradas.

las ciencias concretas

Esta situación

completa en

les resulta

majestuoso edificio de

el

para este volumen, cultad, ya

que

.

enojosa a quienes Ies gusta la armonía

el

Afortunadamente

problema no constituye ninguna gran

teoría se interesa

la

ciencia.

la

difi-

primordialmcntc por el núcleo

central de la sociología.

Hay

sólo

un vecino

científico

con

frontera precisa: la etnología. Hasta se limitaba al estudio, descriptivo

sin escritura.

En

la

el

que

muy

la

sociología

recientemente,

en gran

no la

tiene

una

etnología

parte, de las sociedades

actualidad, la antropología cultural, para usar la

designación popular corriente, se inclina a tomar el papel de

la

ciencia

hombres en interdependencia, dejando a la sociología el estudio de los hombres que viven en sociedades modernas complicadas. Como no hay autoridad que resuelva el conflicto resulgenera lizadora de

los

tante de las pretcnsiones incompatibles de la sociología y de la antro-

pología cultural, este libro estudiará las aportaciones de antropólogos y etnólogos importantes a la teoría sociológica, así sociólogos profesionales.

¿Que

como

las

de

los

es la teoría sociológica?

El estudio

que precede indica indirectamente qué es

la

teoría socio-

examinar la cuestión directamente, podemos empezar por considerar brevemente la estructura de toda ciencia empírica, independientemente de su materia. lógica. Para

La base de toda ciencia empírica es la observación. El resultado de una observación individual se expresa en una proposición singular que dice que, en un momento y un lugar dados, ha tenido efecto

fenómeno

La adquisición de proposiciones de ese tipo es requisito indispensable para toda ciencia, pero nunca es suficiente. Las observaciones individuales deben ser ordenadas, y las maneras de hacerlo son muchas. Las observaciones individuales deben ser comparadas; esto equivale a determinar analogías y diferencias. Tienen que este

particular.

ESTUDIO DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

23

que se forman tipos de clases, cada uno cuales unifica muchas observaciones análogas. Una buena

ser clasificadas; esto significa

de

los

clasificación permite

que se

sitúen en ella los

fenómenos observados

no sólo antes de formularla, sino también después. Las observaciones individuales pueden ser contadas y sometidas a tratamiento estadísque dé por resultado distribuciones de frecuencia,

tico

series

de tiem-

po, coeficientes de correlación y otras expresiones estadísticas. Las ob-

servaciones individuales pueden ser ordenadas en series genéticas que

muestren

gradual de ciertos procesos, y las series genéticas pueden compararse entre sí y descubrirse analogías entre ellas. el desarrollo

Las generalizaciones hechas sobre expresarse

como

leyes sociales)

leyes naturales

según

las cuales

las

maneras de ordenación pueden

(en el campo de

los estudios sociales,

siempre que se presenten determinadas

Con

condiciones, tendrán lugar determinados efectos.

de

ciones, las generalizaciones

ciertas precau-

tipo estadístico (distribuciones

de

fre-

cuencia, series de tiempo) también pueden convertirse en leyes sociales.

de

Y

todavía hay otros procedimientos conducentes a

la

formulación

tales leyes.

Los hallazgos concernientes a clases de fenómenos son generalizaciones.

Una

generalización no se refiere ya a un hecho en

se basa sobre

decir hechos posteriores. El

un



mismo;

muchos hechos y finalmente puede ser usada para preque probablemente se comprobarán en observaciones conocimiento expresado en

nivel superior al expresado

esc conocimiento

empírica. El nivel

no

en

las

es todavía el nivel

más

alto es el

de

las generalizaciones es

de

proposiciones singulares. Pero

más

la teoría.

alto posible

Por

en

la ciencia

los esfuerzos

acumu-

hombres de ciencia especializados en una disciplina particular, formula gran número de generalizaciones de tipos diversos. Des-

lados de se

pués

los

científicos sienten

la

necesidad de unificar los resultados

han alcanzado hasta entonces. La hipotéticamente formulando una teoría. Una teoría es una serie de proposiciones que

esporádicos que

las siguientes condiciones:

unificación se hace

llenan, idealmente,

primera, las proposiciones deben hacerse

de acuerdo con conceptos exactamente definidos; segunda, deben ser congruentes entre sí; tercera, deben poderse derivar de ellas las generalizaciones ya existentes; cuarta, deben ser fecundas, es decir, abrir el

camino para nuevas observaciones y generalizaciones que amplíen

campo de

el

conocimientos.

La teoría no puede derivarse de observaciones y generalizaciones simplemente por medio de la inducción rigurosa. La formulación de

INTRODUCCION

24

una teoría es obra creadora, y por lo tanto, no es sorprendente que sean capaces de ella muy pocos entre los que trabajan en el campo de una

ciencia.

Hay siempre un

más

salto

de

allá

la

prueba, una cora-

zonada, correspondiente al esfuerzo creador. Pero toda teoría así formulada debe someterse después a verificación. Se considera verificada, de

un modo preliminar, si no la contradice ningún hecho o generalización conocidos. Si hay contradicción, la teoría hipotética debe ser recha-

menos modificada. Pero esa prueba no es más que una verificación preliminar. Porque a veces dos o más teorías parecen explicaciones plausibles de los hechos y las generalizaciones conocidos. Cuando eso ocurre, se emzada o por lo

plea

el

crucial).

procedimiento llamado experimento crucial (u observación El

procedimiento implica

la

concepción razonada de una

situación en relación con la cual darían predicciones contradictorias las teorías rivales. Esa situación

rimentalmente) o buscada en

debe la

ser creada artificialmente (expe-

realidad.

La observación decidirá

entonces cuál de las teorías es compatible,

si

lo es alguna,

experiencia de prueba. Pero esta verificación aún no

con la

es definitiva,

porque pueden descubrirse después hechos, o sacarse generalizaciones,

que invaliden la victoriosa teoría de hoy. En la ciencia empírica la teoría nunca es definitiva. En una ciencia madura, como la física o la química, por lo común sólo una teoría

muy

abstracta,

o una

serie

de teorías interrelacionadas

y mutuamente complementarias, es sustentada por las personas que trabajan en su campo. Pero esc estado de madurez únicamente se

alcanza después de un periodo de largos y tenaces esfuerzos caracterizado por la existencia de dos o más teorías antagónicas, situación

que

es todavía la

siciones

de

la sociología.

que sustenten todos

No

existe

un conjunto de propo-

los sociólogos, expresadas

en términos

idénticos o fácilmente convertibles unos en otros, y que les permitan presentar los hechos y las generalizaciones conocidos como deriva-

ciones lógicas de unos pocos principios. Por el contrario, el desarrollo

de

la

sociología se ha caracterizado por la aparición de

desacostumbradamente grande de

teorías antagónicas.

un número

Aunque

toda-

no se ha superado este estado de cosas, la lucha ya no es tan aguda como lo fue a fines del siglo xix. Actualmente, la mayoría de los sociólogos están de acuerdo sobre muchas proposiciones incluidas en una amplia teoría sociológica, si bien en ocasiones formulan vía

dichas proposiciones con terminologías divergentes. (El lector conocerá el hecho de que hay palabras diferentes para expresar los

mismos

ESTUDIO DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

25

conceptos, las mismas ideas, y que, viceversa, algunas veces se expresan con las mismas palabras conceptos y hasta teorías diferentes.)

Ha

margen de desacuerdo teórico y ha aumentado el margen de acuerdo, como tratará de demostrar este libro. El examen de las teorías sociológicas del pasado y del presente revela que giran alrededor de unos pocos problemas, los más impordisminuido

el

tantes de los cuales están contenidos en las siguientes

¿Qué son

preguntas:

la sociedad y la cultura?

¿Cuáles son

las

unidades básicas en que

se

descomponen

la socie-

dad y la cultura? ¿Qué relación hay entre sociedad, cultura y personalidad? ¿Qué factores determinan el estado de una sociedad y de una culo el cambio de una sociedad o una cultura?

tura,

¿Qué

es la sociología y cuáles son sus

El estudio del desarrollo

de

la

métodos apropiados?

teoría sociológica

debe enfocarse

sobre las diversas respuestas que se han dado a esas preguntas. Al presentar las teorías individuales hay que

ir

más

allá

de esas preguntas,

porque muchas teorías suponen problemas que aquéllas no contienen,

o están formulados de tal manera que se hace necesario tocar otros problemas científicos más o menos conectados con los señalados arriba.

Cómo

es tud'tar teorías sociológicas

#

volumen no

Este

se

propone

ser

resultados del estudio científico

un

de

desarrollo histórico del sistema

No

rica.

una exposición sistemática de

los

la sociedad; antes bien, quiere ser

de

intenta el autor formular e

¡deas

que es

imponer una

la sociología teó-

teoría particular,

sino que se propone presentar el proceso del desarrollo de la teoría sociológica manifestado en la aparición, lucha y desaparición o pervivencia de diversas teorías. Este libro trata principalmente de la historia

de

la

penetración gradual de los sociólogos en la realidad de la so-

ciedad. ¡deas,

Su propósito

es establecer la filiación

y

la

oposición de las

para señalar casos de invención paralela, para hallar en

las teo-

más antiguas gérmenes o

anticipaciones de las posteriores, y para descubrir el avance de la verdad a través del choque de las rías

opiniones. El estudio de estas materias ayudará a comprender las ra-

zones que explican las ¡deas elegidas por los participantes en

el

pro-

greso científico, servirá de advertencia contra los errores cometidos

en

el

pasado y puede mostrar caminos prometedores para nuevos

avances.

INTRODUCCION

26

Se dispone de mucho material para plica por el

hecho de que

este estudio.

las teorías sociológicas se

Pero éste se com-

han desarrollado

una planta: algunas ramas han crecido vigorosamente y han echado muchas ramas secundarias, mientras que otras, más tarde o más temprano, se han marchitado. La situación se complica más aún por el hecho de que, además del patrón o modelo de la ramificación, se observa tamde acuerdo con un patrón que se parece algo

al

del desarrollo de

bién el de la convergencia y la fusión. Mientras que, por la ramificación, una teoría da origen a dos o más, por la Convergencia y la

que empezaron siendo explicaciones independientes y supuestamente incompatibles de la realidad social se van acercando fusión, teorías

la

una a

la otra y a

veces se juntan en una. Por consiguiente,

de trazar una genealogía esquemática de

el

intento

las teorías sociológicas sería

cxcepcionalmcnte dificultoso y obscurecería, más bien que aclararlas, las aportaciones

y

tendencias principales.

Esta complejidad del asunto que estudiamos requiere selección y ordenación cuidadosa de los materiales. La selección es siempre algo

que este libro no pretende ser una enciclopedia quedarán fuera de su ámbito muchas obras valiosas. Por

arbitrario, y puesto

sociológica, lo

menos son

posibles tres tipos fundamentales de ordenación.

primer lugar, las teorías pueden

clasificarse

En

en unas pocas escuelas

basadas en los tipos de solución teórica de los problemas básicos. Este

que empleó Sorokin en su bien conocida obra Contemporary Sociological Tbeoríes ( Teorías sociológicas contemporáneas, 1928). En segundo lugar, las teorías pueden ser presentadas es el procedimiento

en

la

sucesión histórica de su aparición; éste es aproximadamente

el

método seguido por J. L. Lichtenberger en The Development of Social Tbeory (Desarrollo de la teoría social, 1923) y por F. N. House en The Development of Sociology ( Desarrollo de la sociología, 1936). En tercer lugar, las teorías pueden ser presentadas según las zonas geográficas en que viven sus autores; este plan ha sido usado por G. Gurvitch y Wilbert Moore (editores) en Twentieth Ccntury Sociology ( Sociología del siglo xx, 1945) y por Harry Elmer Barnes (editor) en

An Introduction to

the History of Sociology ( Introducción a la historia de la sociología, 1948). En el presente libro el autor se

propone emplear una combinación de

los procedimientos

primero

y segundo. El examen del desarrollo de la teoría sociológica se dividirá en

cuatro periodos. El primer periodo, que se extiende desde el naci-

miento de

la sociología

hasta 1875 aproximadamente, es el de los

ESTUDIO DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

27

iniciadores y de los esfuerzos inconexos. El segundo,

que corresponde aproximadamente al último cuarto del siglo xix, es el periodo de la lucha de las escuelas y simultáneamente del predominio del evolucionismo, lucha relacionada en gran parre con la cuestión de cuál factor

(económico, geográfico, racial o algún otro) determina la

evolución social. El tercer periodo, que comprende el primer cuarto del siglo XX, es una época de indecisión consecutiva a la demolición

de

la teoría evolucionista

ya

la

conciencia creciente de

la

necesidad de

concentrarse en estudios empíricos. El periodo cuarto y actual es el de la lucha entre estructuras de referencia o de convergencia, y se caracteriza por el creciente conocimiento

de

la existencia

gran cuerpo de proposiciones empíricamente formuladas

de un

(por lo

de convergencia) y por la rivalidad de puntos de vista considerados como más adecuados para explicar la realidad social en tanto, periodo

su totalidad.

En cada uno de más representativas

esos cuatro periodos se presentarán las escuelas

y las teorías que

señalando sus interrelacioncs. se

subrayarán

Y

mayor

para toda

las persistencias y las

influencia

han

tenido,

la sucesión del desarrollo,

acumulaciones,

así

como

las resu-

rrecciones teóricas, algunas veces operadas en formas nuevas.

Capítulo

2

AUGUSTE COMTE Ya que

este

volumen

está dedicado al estudio

de

las teorías socio

no a la historia del pensamiento social en general, comer Auguste Comte, que fue la primera figura importante qu y que después demostró con hechos, que era posible y desea-

lógicas y zara con

sostuvo,

ble una ciencia de la sociedad, tanto empírica

como

hacer comprensible a Comte, es preciso presentar

teórica.

el

Mas

par

clima intelectua

de Francia a principios del siglo XIX.

Francia a principios del siglo xix El clima intelectual de una sociedad lo forman las ¡deas que da]

por sentadas y sabidas los intelectuales contemporáneos, los pro blemas comúnmente discutidos por ellos y los métodos de discusión

más o menos unificado; en otras palabras pueden dividirse o no en facciones, cada una de la cuales posee un cuerpo de ideas preferidas, un conjunto particular de problemas y un método peculiar de discusión. Ese clima puede estar los intelectuales

A

principios del siglo xix el clima intelectual de Francia estab

bien unificado. Se sentía orgullo por los progresos de las matemáticas y

de

las ciencias naturales, y

confianza en la omnipotencia de

métodos. En relación con los asuntos humanos,

los

en

la creencia

la

el

clima incluía

existencia de leyes sociales análogas a las estable-

cidas en las ciencias naturales. Entre esas leyes se daba lugar pro-

minente a

la ley

del progreso

dades humanas hacia etapas

o del inevitable más elevadas y

desarrollo de las socie

mejores.

Ese cuerpo de ideas se remonta a Dlaise Pascal (1623-62), quien decía que

la

continuidad de las generaciones humanas semejaba

que acumulase conocimicnt* Montesquicu (1689-1755) presentó en la primera frase de su famoso Espíritu de las leyes una definición de ley natural que tuvo general aceptación. Las leyes, en el sentido más amplio de la

un individuo que

viviese eternamente y

sin cesar. Charles

palabra



decía



,

son relaciones necesarias derivadas de la natu-

raleza de las cosas.

Jacques Turgot (1727-81) desarrolló

la idea

de progreso. En un

discurso pronunciado en 1750 y en su breve Discurso sobre la historia universal, trató de demostrar que el adelanto del hombre en el conoci-

31

LOS INICIADORES

32 miento de

acompañado de una emancipación gradual de su mente respecto de los conceptos antropomórficos. En su opinión, ese proceso pasaba por tres etapas. Primero, el hombre suponía que los fenómenos naturales eran producidos por seres inteligentes, invisibles pero parecidos entre sí. Después, los hombres empezaron a naturaleza iba

la

explicar esos fenómenos con expresiones abstractas, tales

como

esencia

y facultad. Por último, observando la acción recíproca mecánica de los cuerpos, formularon hipótesis que podían desarrollarse matemáti-

camente y ser comprobadas por la experiencia, v Otro protagonista de la idea de progreso, el marqués de Condorcet (1743-94), expuso sus opiniones en una obra titulada Ensayo histórico sobre los progresos

de la razón humana,

escrita

en

poco Condorcet

la cárcel

antes de ser ejecutado, cosa que sabía que era inevitable.

progreso

humano

a través de las edades y concibió la posibilidad de una ciencia que pudiera prever los progresos futuros de la

esbozó

el

humanidad y por lo tanto acelerarlos y dirigirlos. Para formular leyes que permitan a los hombres prever lo futuro, la historia debe dejar de ser historia de individuos y convertirse en historia de las masas humanas. Cuando se haya realizado esc cambio, será posible la predicción de lo futuro, a base del conocimiento de leyes necesarias e invariables.

No

hay razones para creer que no haya leyes que rigen

humanos. La mayor parte de esas leyes son aún desconocidas, pero sobre la base de la observación histórica puede afirmarse que el progreso es inevitable e ininterrumpido, y que depende de la 1

los asuntos

sucesión de las explicaciones antropomórficas, ficas

de

los

fenómenos

metafísicas y cientí-

naturales.

Vida de Comtc

Comtc (1798-1857) dieciséis

años

el

nació en Montpellier, Francia.

que iba a ser padre fundador de

gresó en la Escuela Politécnica, el centro

más

la

A

la

edad de

sociología in-

distinguido de Francia

en aquel tiempo. Sus profesores, en su mayor parte sabios matemáticos

y

manos en

él.

físicos, se

interesaban poco por

L

G. Bonald y Joseph de Maistre,

los efectos destructores

den creado por entre

estudio de los asuntos hu-

y de la sociedad. Pero el joven Comte se interesaba mucho Como gran parte de los filósofos de su tiempo, en especial

los filósofos sociales

ante

el

de

la

Revolución francesa, ante

la destrucción violenta

la familia y el Estado.

En

se asustó el desor-

de grupos sociales intermedios

consecuencia, el mejoramiento de la

AUGUSTE COMTE

33

sociedad se convirtió pronto en la principal preocupación de Comte,

en

la

verdadera finalidad de su vida. Pero creía que para mejorar a la

sociedad es necesaria una ciencia teórica de la sociedad.

no existía, nueva depende de

se dispuso a crearla.

ciencia

En

Como

esta

su opinión, esta ciencia

otras ciencias, y en consecuencia decidió estudiar toda la serie de ciencias teóricas que él identificó con la filosofía positiva.

A

base de los resultados de esos estudios procuró formular

un sistema de de

ellas,

leyes

que gobiernan

la sociedad, a fin

de poder, a base

postular un tratamiento curativo para aquélla.

Las proezas intelectuales de Comte, y aun la formulación de su gigantesca empresa, fueron grandemente estimuladas por el hecho

de haberlo nombrado secretario suyo, a siendo aún estudiante de la

edad de diecinueve años y Escuela Politécnica, el conde Henri de la

(1760-1825). Aunque perteneciente a la aristocracia francesa, Saint-Simon llegó a ser uno de los primeros y más prominentes socialistas utópicos, uno de los pensadores sociales, quizás Saint-Simon

„uno de

que creían que

problemas de la sociedad de su tiempo podían ser resueltos reorganizando la produclos soñadores sociales,

los

ción económica, despojando a la clase propietaria de los medios de

producción, de libertad económica, que era

aquel tiempo.

En un

folleto publicado

el

valor

más estimado en

en 1813, Saint-Simon expuso

estas ideas:

La moral y

la política se

Se consumará

convertirán en ciencias "positivas".-

,

tendencia de muchas leyes particulares a ciencias

la

individuales hacia una sola ley que lo abarcará todo.

La ciencia será

nuevo poder espiritual. Por lo tanto, la ciencia debe ser reorganizada, y de esc modo la humanidad entrará en el tercer gran período de su historia, habiendo terminado el primero, o preliminar, con Sócrates, y llegando el segundo, o conjetural, hasta el tiempo mismo de los escritos de Saintel

Simon.

De

1817 a 1823 Comte y Saint- Simón colaboraron tan estrechamente, que es imposible distinguir lo que se debe a cada uno de ellos. Esa colaboración es especialmente señalada en la obra titulada Plan

de

las operaciones científicas necesarias

para la reorganización de la

Años más tarde Comte llamó a esa obra "el gran descubrimiento del año 1822”. En esa publicación sostenían los autores que la política debe convertirse en física social, rama de la fisiolosociedad.

que cada rama de conocimientos pasará por tres etapas, la gica, la metafísica y la positiva; y que la finalidad de la física gía;

teolósocial

LOS INICIADORES

34

era descubrir las leyes naturales e inmutables del progreso, que son

como la ley de la gravedad. Así, el programa de una nueva (que más tarde se llamaría sociología) quedaba clara-

tan inevitables ciencia

mente trazado y formulada la sociológica de Comtc: la ley de

principal

proposición de la teoría

las tres etapas.

Poco después de haber publicado esa obra, Comte y Saint-Simon disolvieron su sociedad y empezaron a atacarse acremente el uno al

Comte no

otro.

volvió a encontrar nunca una situación estable y

re-

muneradora, y vivió de la enseñanza y el examen de matemáticas y de otros expedientes análogos. Menudearon los desengaños personales

aumentaba incesany los altercados con otros, y su aislamiento social temente. No obstante, para ayudarlo, un pequeño grupo de admiradores lo invitó a dar una serie de conferencias privadas sobre filosopositiva.

fía

Accedió Comte, y

las notas

de

las conferencias

fueron

publicadas gradualmente entre 1830 y 1842, constituyendo su voluminosa obra maestra: el Curso de filoso fia positiva. Mientras trabajaba

en

ella,

Comte

descubrió el principio de la higiene cerebral. Este descu-

brimiento, aplicado a su propia vida, significa que dejó de leer a fin de

que su mente no

se

contaminara de las ¡deas de

otros.

En

sus años pos-

1851 y 1854, escribió un tratado titulado Sistema de popositiva, en cuatro volúmenes, en el que aplica sus hallazgos en

treros, entre lítica

sociología teórica a la solución de los problemas sociales de su tiempo.

De

este

modo

sociedad; pero

realizaba su finalidad inicial, el al

rior

la

humanidad. Sin embargo, se encuentran

obra numerosas adiciones interesantes e importantes a

la

la

hacerlo se desvió en parte del positivismo e intentó

formular una religión de

en

mejoramiento de

la ante-

Filosofía positiva del autor.

Premisas fundamentales

La

teoría sociológica

de Comte forma un sistema en

el

centro del

cual se encuentran dos proposiciones relacionadas: la ley de las tres

etapas y el teorema de que las ciencias teóricas forman una jerarquía en la que la sociología ocupa la cima.

Las ciencias, dice Comte en teóricas o prácticas

la

segunda de esas proposiciones, son

(aplicadas).

Las teóricas pueden dividirse en

descriptivas (concretas) y abstractas. Las primeras tratan de los fenó-

menos de

la

concretos, y las segundas se esfuerzan en descubrir las leyes naturaleza que gobiernan esos fenómenos, determinando su

coexistencia y sucesión. Las ciencias teóricas abstractas

forman una

serie

AUGUSTE COMTE o

35

que cada eslabón superior depende del anterior, porque trata de fenómenos más concretos y complejos. La base de la jerarquía la ocupan las matemáticas, que tratan de aspeaos abstractos jerarquía en la

de todos

los

identifica

con

fenómenos. Sigue después

Y

mecánica, que

Comte

casi

astronomía, ciencia que en su tiempo hacía progresos

la

sorprendentes.

la

A

mecánica siguen

la

encima de todas

química y la biología. nueva ciencia de la física social o

se eregiría la

la física, la

sociología.

La

ley de las tres etapas significa, ante todo,

conocimiento pasa por

que cada campo de

periodos de desarrollo: teológico, meta-

tres

y positivo. Pero las ciencias individuales no avanzan paralelamente; cuanto más alta está una ciencia en la jerarquía, más tarde físico

No

pasa de una etapa a otra. ciencias

más

que desarrollarse primero, y las más comque todos los campos de conocimiento,

sencillas tienen

plicadas después.

Comte

podría ser de otro modo, porque las

creía

salvo uno, habían llegado a la etapa positiva.

Con

la aparición

de la

sociología la serie quedaría completa,

Pero en

el sistema

más que un

de Comte

ley

la

de

las tres etapas es

mucho

principio que rige el progreso del conocimiento. El des-

arrollo y la educación del individuo deben pasar también por las tres etapas, lo mismo que el desarrollo de la sociedad humana. El des-

arrollo y la organización social positivos dependen del conocimiento científico, es decir, sociológico, de los fenómenos sociales. En otras palabras, según

Comte,

a convertirse en

la

gran descubrimiento del año 1822” iba

"el

idea directora de la reorganización de la sociedad,

sacudida por la Revolución francesa,

Comte

v.

estaba tan firmemente convencido de la certeza de sus opi-

que envió un ejemplar de su Nicolás I de Rusia, con una carta en niones,

el

emperador que daba por descontado que

Filosofía positiva al la

gobernante autócrata (que, cosa interesante, tenía una buena pre-

paración matemática) iniciaría reformas que elevarían a Rusia a la categoría

de sociedad

positiva.

muchos innovadores,

y

tal

Las pretensiones de Comte,

como

como

las

de

lo hace ver este incidente, eran a

veces ridiculas.

Pero

las

premisas fundamentales de su teoría sociológica merecen

respetuosa consideración.

Comte de la

La

lista

de ciencias abstractas hecha por

es incompleta. Omitió la psicología, que consideraba una

fisiología, y las relaciones entre las ciencias individuales

complicadas de lo que él

creía. Pero,

ciencias resultó ser bastante sólida.

La

rama

son más

en general, su división de

las

ley de las tres etapas es mani-

36

LOS INICIADORES

fiestamcnte inválida en el sentido que

daba su inventor. Pero

le

las

primeras explicaciones de la naturaleza y de los hombres fueron casi siempre religiosas, y las han seguido explicaciones filosóficas y, más tarde, la ciencia empírica.

Pero ninguna de

invalidó por completo la actitud religiosa;

las actitudes posteriores

más bien ha habido acumu-

lación y con frecuencia mezcla de las tres. Aun con esta corrección, la ley de las tres etapas de Comte no puede, naturalmente, tomarse

como prueba de

muy

No

hechos hoy conocidos.

los días presentes, la

de

en una forma

obstante,

modificada puede ser percibida en una de

ciosas de

La

los

las teorías

más ambi-

Sorokin (véase capítulo 20).

ciencia de la sociología

Lo que para Comte

significaba la sociología lo indica su

misma

loca-

sistema de las ciencias: la sociología es la ciencia teórica abstracta de los fenómenos sociales. En 1822, cuando él y Saint-Simon

lización

en

el

'Poseemos

concibieron la necesidad de esta nueva ciencia, escribió:

ahora una

una

física celeste,

física terrestre,

ya mecánica o química,

vegetal y una física animal; todavía necesitamos una más y la última, la física social, para completar el sistema de nuestro conocimiento de la naturaleza. Entiendo por física social la ciencia que

una

física

tiene por objeto el estudio

con o

mismo

el

que

espíritu

de

los

fenómenos

sociales considerados

los astronómicos, los físicos, los

químicos

los fisiológicos, es decir, sujetos a leyes naturales invariables,

descubrimiento es

mente,

el

el

objeto especial de investigación.”

objeto era "descubrir a través de qué series

Más fijas

cuyo

precisa-

de trans-

formaciones sucesivas ha llegado gradualmente la especie humana, partiendo de un estado no superior

monos,

al

punto en que

al

se encuentra

cambió de muy mala gana

el

cia por el de sociología. En

de

hoy

nombre de

las sociedades la

Europa

de

los

civilizada".

física social

de

la

grandes 1

Comte

nueva cien-

la última parte de su Filosofía positiva

un nombre nuevo porque el viejo lo había belga que lo tomó para título de una obra

dice que había inventado

usurpado un científico

dedicada a materia tan baja

como

la

simple estadística. La obra a

que se refiere es el Sobre el hombre y el desarrollo de las facultades humanas: Ensayo sobre física social de Quétclet (véase capítulo 4), una de

las aportaciones

a

las ciencias sociales

que mayor influencia

ejercieron en el siglo xix.

En

Política positiva se propuso

Comte dar más carne y más sangre

a la definición formal de sociología implícita en Filosofía positiva. X

Tomado de

la edición

en

ingles

de Postíive

Polititi, vol.

IV, apéndice, pp. 1*19-50.

v

AUGUSTE COMTE En un lugar de

lidad

los

pareció identificar la sociología con

estudio de la tota-

el

fenómenos del entendimiento humano y

ellos resultantes.

no

sociología

37

En

las acciones

es el estudio del entendimiento

como

tal,

resultados cumulativos del ejercicio del entendimiento.

sino el de los

Como está

de toda duda que no abandonó su concepción de la sociología

fenómenos el ahora con

ciencia teórica de los

mos

la identificaba

cicio del entendimiento. Esta

análoga

al

de

otras partes limitó esa opinión diciendo que la

suma

sociales, la

los resultados

total

fuera

como

de estos

últi-

cumulativos del ejer-

concepción de los fenómenos sociales es

concepto de cultura frecuentemente empleado por los so-

ciólogos contemporáneos, que lo han

tomado de

antropología cul-

la

En germen, esc concepto de la cultura estaba ya presente en la obra de Comte mucho antes de que le concedieran estratégica importural.

tancia los antropólogos y los sociólogos modernos.

Metodología

Comte pensaba que

el estudio

de

los

métodos no podía separarse

del

estudio de los fenómenos investigados con ellos. Por consiguiente, sus

opiniones metodológicas sólo pueden reconstruirse reuniendo palabras dispersas en sus tratados.

Desde luego, la sociología debe emplear el método positivo: esto iba implícito en el programa mismo de la nueva ciencia y se derivaba de las premisas fundamentales de Comte. Pero, ¿qué es el método positivo? En respuesta, Comte apenas dijo más que dicho método exigía la subordinación de los conceptos a los hechos y admitir la idea de que los fenómenos sociales están sujetos a leyes generales; de otro modo, no podría construirse ninguna ciencia teórica abstracta concerniente a esos fenómenos. De acuerdo con su concepto de la jerarquía de las ciencias, Comte reconocía que el sistema que formaban

menos

rígido

que

gicas, el cual, a su vez, era

menos

rígido

las leyes sociales era

No que

el

sistema de las leyes bioló-

que

el

de

las leyes físicas.

obstante su buena preparación en matemáticas, negaba

método

el

ticas y

de

empleo de

positivo se identificara con el

la estadística.

"La ¡dea de

Comte

matemácomo una

las

tratar la ciencia social

aplicación de las matemáticas, para liacerla positiva, tiene su origen

en

el

prejuicio de los físicos según el cual

no hay certeza fuera de

las matemáticas. Este prejuicio fue natural en

lo

dominio de en que, por consecuencia, todo lo que

que era positivo pertenecía

das

.y

al

un tiempo en que todo las

matemáticas aplica-

éstas

no abrazasen era

38

LOS

I

N ICL\DORES

2

vago y conjetural. Pero desde la formación de las dos grandes ciencias positivas que son la química y la fisiología, en las que no representa ningún papel el análisis matemático y sin embargo se las considera no menos ciertas que las otras, tal prejuicio sería absolutamente in-

En una ocasión

admisible.”

varios geómetras para

cando

la

engañosa teoría de

Comte

señala

realizar

un

los

"vanos intentos de

estudio positivo de la sociedad apli-

las probabilidades”.

También aquí

tenía

presente la obra de Quécelet. Merece advertirse que en la actualidad

una escuela ncopositiva (véase capítulo 15) que ve en tificación el ideal de toda ciencia, incluida la sociología. En pecto, difícilmente puede compaginarse el ncopositivismo con existe

la

cuan-

este reslas ideas

1

del fundador del positivismo/ .

^

¿Cómo, pues, puede conquistarse el conocimiento positivo, según Comte? Menciona cuatro procedimientos: observación, experimentación, comparación y método histórico. La observación, o sea el empleo de los sentidos físicos, sólo puede realizarse fructíferamente,

do

la orienta la teoría.

estimaba poco

menos que

como acertadamente

De

la

mente

señalaba Comte, cuan-

modos de

la introspección, es decir, la

producen en

se

los varios

observación,

Comte

observación de los fenó-

del observador.

Algunas de sus

afirmaciones en este respecto se anticipan a las de los behavioristas

o

conductistas contemporáneos. Él miraba en otra dirección, y creía que la frenología 4 podía explicar mejor las variaciones de la conducta

humana. Comte sabía que la verdadera experimentación es casi imposible en el estudio de la sociedad. Pero en la lengua francesa experiment significa muchas veces observación dirigida. Sostenía que podían hacerse

comparaciones

fructíferas entre las sociedades

humanas

y las

animales, entre sociedades coexistentes y entre las clases sociales de una misma sociedad.

Por método histórico entendía Comte rales vista

de que

la

refleja el

predominante papel de

ley de las tres etapas. El

común con

la

búsqueda de leyes gene-

constante variación de las opiniones humanas, punto de

los

importancia a

método

métodos usados por

histórico

Tomado de

3

Véase, no obstante,

la edición

manifiesto en la

de Comte tiene poco en

los historiadores

las relaciones causales

2

las ideas

que dan especial

entre hechos concretos y sólo

en inglés de Politicé Poiitici, voL IV. apéndice, pp. 123-24 punto de visu contrario en Foundati'jns of Soiiology,

el

de Georgc Lundberg, pp. VII-VIII. 4 La frenología es una teoría seudocientífica formulada por F. H. Gall (1758-1828) según la cual las facultades mentales del hombre están estrechamente relacionadas con las peculiaridades del cráneo.

AUGUSTK COMTE

39

Comte

incidenralmence formulan leyes generales. Pero

sólo decía lo

que debe hacerse y no cómo debe hacerse. En sus tratados presenta muchas inferencias de hechos históricos; pero esas inferencias rara vez son convincentes y parece haber llegado a ellas por deducción basada en la ley de las tres etapas más bien que por verdadera inferencia.

Hay que mencionar

otros dos puntos de importancia metodológica.

primero es que, en opinión de Comte,

El

partes.

De

esta

cuente de que

el

como

ios estudios especializados, tales

son engañosos, porque nunca debe introducirse en

tomado como fenómeno

social

modo

que se conoce «el conjunto mejor que las proposición sacaba él la conclusión un tanto inconse-

txcomo un organismo en 5

en cierto

la sociedad es

aislado.

automáticamente. Comte creía

económicos,

la ciencia

un hecho

Además, censuraba a

nomistas de su tiempo por su resistencia a admitir todo orden en la sociedad excepto

los

que por que, además de el



la

los eco-

posibilidad de

mismo

se establece

ese orden espontáneo,

podía establecerse otro planeado a base del conocimiento de leyes so-

a problemas y situaciones concretos. obra de Comte hay una sugerencia que se

ciales y su racional aplicación

segundo es que en la adelanta en más de cincuenta años a una notable aportación de El

Wcbcr

Max

Comte consideraba los tipos sociales como acerca cada vez más la realidad social sin poder

(véase capítulo 14).

"límites a los cuales se

alcanzarlos nunca”. Se percibe en esta afirmación la influencia de la

preparación matemática de Comte, pero también, en forma rudimentaria, el tipo ideal

de

Max Weber,

Corrobora esta afinidad una afirmación de

análisis sociológico.

el

Comte que les.

gún

indica

cómo

usar esos tipos al estudiar fenómenos socia-

Los casos intermedios, es decir,

deben estudiarse

tipo ideal,

análisis exacto

de

los

excelente instrumento lógico para

los casos





decía

no coincidentes con bajo

nin-

influencia de

la

un

dos casos o tipos extremos. Esto quiere decir

que un caso intermedio puede ser entendido mejor determinando cuánto de uno y de otro de los tipos extremos opuestos está incorporado en

él.

Sociología estática y dinámica

La sociología de Comte se divide en dos grandes

partes, esrárica

y

dinámica. Es ésta una división tomada de la biología (que en los días 5 Referida

a un

organismo.

pecial puede comprenderse

que

el

la

la

observación

es

corree»;

aun

sin

conduc» de un hombre, un perro o un

conocimiento del funcionamiento de

las

partes,

u

preparación garó,

es-

mientras

órganos, exige cierto estu-

dio. Pero, referida a la sociedad, la proposición difícilmente

puede sostenerse.

LOS INICIADORES

40

de Comte se llamaba fisiología), y por lo tanto estaba de acuerdo con su idea de la jerarquía de las ciencias y la posesión por éstas de rasgos comunes.

La de

comprende

estática

el estudio

continuo movimiento, o de

de

cipal

la

las leyes

hecho principal de

dinámica es

una

tica es

teoría del

condiciones de

la estática es el

la

orden; el hecho prin-

la

que

la

social,

Ningún orden

social

real

puede

el progreso, y no es posible un no se consolida mediante el orden. El estudio de

es incompatible con si

aspectos sólo con fines analíticos puede separarse. Las leyes

estáticas y

En

de las etapas indi-

que equivale al desarrollo sociedad. Pero orden y progreso se

estrechamente.



progreso duradero

ambos

la sucesión

existencia en sociedad del hombre, mientras

la

relacionan entre

de

Dicho más explícitamente, la estáorden, que equivale a la armonía entre las

fundamental, o evolución, de

si

condiciones de la existencia

el progreso.

dinámica es una teoría del progreso

establecerse

las

mientras que la dinámica requiere el estudio de su

la sociedad,

viduales. El

de

dinámicas deben mantenerse unidas a través del sistema.

actualidad, esta optimista identificación de la estática con el

orden y de la dinámica con el progreso ya no es aceptada. Pero la división fundamental de la sociología hecha por Comte aún sigue en uso,

bien expresada en términos diferentes, tales

si

social y

cambio

como

estructura

social, categorías familiares a los estudiantes todavía

no graduados.

Estática: consenso

.opinión de Comte, el orden social total se establece

En con

las leyes

de

la

de acuerdo

naturaleza. Todo orden particular puede contener

muchas, y a veces graves, deficiencias, pero esa situación puede ser rectificada por la intervención racional de seres humanos. Esta concepción está de perfecto acuerdo con las ideas de la

relativa

flexibilidad

de

posible sobre la base de cierta

quienes forman absoluta libertad

leyes sociales.

las

comunidad de

Pero

Comte el

acerca de

orden sólo es

las ideas sustentadas

una sociedad; por lo tanto,

por

no puede concederse

la

de opinión.

El hecho fundamental del orden social es el consensos universalis, la necesaria correlación entre los

elementos de

senso existe en todos los dominios de

en

la

sociedad humana.

ciencias y las artes,

en

la vida,

Hay consenso

la sociedad.

Ese con-

pero alcanza su apogeo

entre las ciencias, entre las

las instituciones políticas, entre la sociedad civil

AUGUSTO COMTE

41

y la política, entre las costumbres y las ideas. Se pretende en ocasiones que Comte no pudo identificar las compatibilidades y las interconexiones institucionales necesarias o requeridas. Pero eso es erróneo

en

parte, porque, al

Comte

toca

exponer

muchos puntos concernientes a

Comte

El consensus universalís es para

como

ridad, así

de su

los detalles

la

de

las tres etapas,

esas correlaciones.

misma de

base

la solida-

base de la división del trabajo social. Esta última

más que

revela una vez

la

ley

la sociedad es

En

análoga a un organismo.

y en aquélla desempeñan funciones específicas órganos específicos, pero siempre solidarios. Aquí, como en otras partes, utiliza Comte éste

analogía orgánica, aunque no identifica nunca

la

un

sociedad con

la

organismo biológico. Hay una gran diferencia entre ambas cosas, insistía. Los organismos son esencialmente inmutables, mientras que la sociedad es capaz de inmensos mejoramientos si se la guía de acuerdo con principios

científicos. Esta

afirmación refleja

la fe

de Comte en

progreso y su convicción de que la sociedad humana sólo puede mejorada sobre la base de la ciencia social positiva.

La división del trabajo fundamental de

la creciente

social

por

prosigue

complejidad de

hay que estudiar cuidadosamente aquí



Comte



la sociedad;

es

por

la

el ser

causa

lo tanto,

la solidaridad y la cooperación.

De

importancia que concede al altruismo, otra palabra acuñada

la

El consejo del padre de la sociología relativo al estudio de la

él.

no fue escuchado hasta muy avanzado el siglo XIX, cuando otro gran sociólogo, Émilc Durkheim, analizó ese fenómeno en una serie de importantes obras (véase capítulo 9). solidaridad social

Estática:

Comte

estructura social

distinguía tres planos

en

sociedad:

la

el

individuo, la

fa-

milia y las combinaciones sociales, la más alta de las cuales es la humanidad misma. Sin embargo, eliminaba al individuo del estudio

un sistema debe estar constituido sólo por fenómenos homogéneos. Por consiguiente, la unidad social básica no es sociológico porque

el individuo, sino la familia.

No de

obstante, tuvo en cuenta el persistente problema sociológico

las relaciones entre la sociedad





y

el

individuo.

En

la

sociedad

se observa la constante

y regular convergencia de las actividades de innumerables individuos. Cada individuo vive su propia decía

vida,

indudablemente; pero tiene también una disposición espontánea

a participar en

el

desarrollo

común a

todos, sin consultar a los

demás

\

42

LOS INICIADORES

no hace otra cosa que obedecer a sus propios impulsos. Fundamentalmente, pues, el individuo y la sociedad son inseparables, y creyendo que

y únicamente se les separa para fines de análisis abstracto. Gorme dijo muchas cosas interesantes acerca de la familia, unidad básica.

social

Por ejemplo, afirmó que la familia posee un grado

un carácter moral que

particular de unidad,

En

unidades sociales.

la

vida de familia

la diferencia

—observa —

de

las

demás

no predomina

reflexión; las necesidades son prontamente satisfechas a base de

l.i

simpatía. Las familias pueden existir en estado de aislamiento, pero

comúnmente no en

la

Mediante su coordinación nacen combina-

lo hacen.

como

ciones sociales, tales

las clases sociales y las ciudades,

cooperación deliberada.

Coime

De

las

numerosas combinaciones

basadas sociales

estudió cuidadosamente sólo las de tipo político o Estados.

Lamentaba que

Revolución francesa hubiera destruido grupos

la

intermedios entre la familia y el Estado y esperaba su restauración. En relación con el Estado, Comte no añadió mucho a las- conclusiones ya formuladas por los filósofos políticos. El orden político





decía

es algo artificial; pero, por otra parte, es una variedad

humanas. ninguna sociedad

del orden natural hacia el cual tienden todas las sociedades

orden político es natural porque no puede

El

sin gobierno, y el

mandar

y

gobierno es posible por

existir

el

generalizado deseo de

también porque muchas personas desean

carga de tomar por



mismas

ser libradas de la

las decisiones necesarias.

Dinámica: evolución y progreso

Comte

presenta la dinámica social

como

historia

individuos ni de pueblos. La tarea consiste aquí en

sin el

descubrimiento

de un orden abstracto en que se han seguido uno a otros cambios de

humana.

A

nombres de los grandes

movimiento debe movimiento tendría por consecuencia la completa descomposición del sistema social. Por lo tanto, no pueden tener lugar desarrollos aislados de aspectos individuales de la vida social, ni ser estudiados como tales. Esta concepción se basa en las opiniones metodológicas generales de Comte y en la civilización

través del

modo

conservarse la solidaridad, pues de otro

el

sus ideas sobre el consensus universalis.

La dinámica tal.

social

debe empezar con

Pero después hay que resolver

aumento de

si

el estudio del desarrollo

como

desarrollo es equivalente de

población y el desenvolvimiento de las capacidades mentales parecen demostrar que ése es el caso. Comte progreso. El

la

AUGUSTE CONfTE

43

compartía la opinión predominante de que los niños salvajes no podían desarrollarse tanto

como

los niños nacidos

en sociedades adelantadas.

Su concepto optimista del progreso se reforzó al aceptar la teoría de que los rasgos adquiridos por un individuo durante su vida podían ser transmitidos biológicamente a los descendientes, opinión susten-

Lamarck (1744-1829). La biología contempo-

tada por el fisiólogo ránea, salvo en

una curiosa versión de

la

Rusia soviética, niega esa

posibilidad.

Según Comte,

No

desarrollo progresivo no sigue una línea recta.

el

sólo tienen lugar oscilaciones, sino que la velocidad del progreso

puede

modificada por la intervención humana.

ser

Para

él,

la

evolución social es una continuación de la progresión

general que empieza en el reino vegetal. Las grandes series sociales

corresponden a las grandes

series orgánicas,

no a

la sucesión

de

las

edades de un solo organismo. Esta idea es un elemento esencial en un sistema de pensamiento que destaca el progreso continuo, ya que la curva correspondiente a y ascensos. La naturaleza

las

humana

edades de

se

un organismo muestra descensos

ha desarrollado en

el

curso de

la

evo-

lución social, pero no se han añadido nuevas facultades a las originarias.

estudio de

la

evolución debiera empezar con

nociones formuladas en fisiología relativas a los hombres primi-

Jas

tivos,

En de

Como corolario, el

aunque Comte hizo el

muy poco

curso de la evolución social

las ideas favoritas

de Saint-Simon

básico entre los instintos

cepción se anticipa a



uso efectivo de ese material.

—dice Comte, es manifiesto

repitiendo una

un antagonismo

de innovación y de conservación.

la doctrina

de Vilfredo Parcto sobre

Esta conla circu-

lación de las minorías o élites (véase capítulo 13).

Comte formuló una opinión que

de base a gran Según parte del trabajo de él, el estudio del progreso era notablemente facilitado por el hecho de que el desarrollo de todas las sociedades está gobernado por las mismas leyes, de suerte que la formulación de principios generales pueden empezar con el estudio de los progresos hechos por la vanguardia de la humaFinalmente,

sirve

los evolucionistas posteriores.

nidad. Para

Dinámica:

Comte

esa vanguardia era Francia, evidentemente.

los factores del progreso

La teoría sociológica de Comte relativa a los factores de progreso empieza con la afirmación de que el progreso es observable en todos

LOS INICIADORES

44 de

los aspectos

timientos

más generosos y

nobles), intelectual,

muy

dominada por

las ideas

el desenvolvimiento

de



visible



Pero

político.

y,

el

la historia está

en consecuencia,

de capital importancia. Con frecuencia hombres primordialmente preocupados con la satisfacción

de

parecen ios

la filosofía es

de necesidades materiales se manifiesta

Comte

moral (hacia sen-

físico,

aspecto intelectual es fundamental y la historia f

El progreso es

la sociedad.

en

sostenía

el

que

y,

en realidad, es indudable que

dominio de

las

el

progreso

fuerzas de la naturaleza. Pero

el desarrollo intelectual

producía y estimulaba

el

desarrollo material.

Comte hace de

El análisis que estudiar aquellos

de que depende

cuestión queda en gran

de progreso lo

los factores el

lleva a

desarrollo intelectual. Pero esta

supone que

parte sin resolver. Se

cipales factores de progreso intelectual son el

los prin-

(que produce muerte. Pero cuando tedio

innovación) y el miedo a la estudió los factores de progreso en general (no sólo los del progreso

un impulso hacia

intelectual),

la

Comte destacó

el

aumento de

la

densidad de

la

población,

que produce una mayor cspccialización en la división del trabajo social. En consecuencia, los individuos se ven obligados a hacer esfuerzos mayores para asegurarse la subsistencia, y la sociedad se ve obligada a regular con mayor energía las situaciones dimanadas de las diferencada vez mayores entre los individuos.

cias

Comte

Finalmente,

estudió el problema de Ja diferencia de veloci-

dad del progreso. En esto

se

daba cuenta de

la

insuficiencia

de sus

pruebas y del carácter conjetural de sus conclusiones: las diferentes aptitudes de las razas y, probablemente, la superioridad de la blanca; el

papel de las diferencias climáticas, siendo las

progreso las condiciones de

más

favorables para el

cuenca del Mediterráneo; y la opinión acción política puede acelerar o retrasar el progreso. No la

de que

la

negó

papel de los genios en el desenvolvimiento histórico, pero los

el

creía agentes

Dinámica: Las

etapas

de movimientos predeterminados.

las etapas del

progreso

fundamentales

proposiciones que

del

progreso

fueron

descritas

en

las

Comte llamó

"el gran descubrimiento del año 1822". Comte creía, no obstante, que era necesaria una exposición filosófica de la ley de las tres etapas, exposición que sometiese la ley

humana. Esto podía hacerse fácilmente, creía él, ya desarrollo individual pasa a través de las tres mismas etapas que

a la naturaleza j

que

el

el desarrollo social.

AUGUSTE COMTE

45

En el curso del extenso estudio del desarrollo de las sociedades más adelantadas, que son la vanguardia de Ja humanidad, Comte estableció correlaciones entre las etapas intelectuales básicas y las etapas del desenvolvimiento de la vida material del hombre, los tipos de

unidades sociales, los tipos de orden social y los sentimientos predominantes en cada etapa y grupo. Esas correlaciones son las siguientes:

Aspecto

Aspecto

intelectual

material

Tipo de uniSentimiento Tipo de orden predominante dad social

Teológica

Militar

Familia

Doméstico

Cariño

Metafísica

Legalista

Estado

Colectivo

Veneración

Positiva

Industrial

Especie

Universal

Benevolencia

(humanidad)

Comte sometió

la

primera etapa,

la teológica, a

un estudio más

detallado que las otras dos, probablemente porque la etapa positiva

acababa de empezar y la metafísica había durado mucho menos tiempo que la primera. Subdividió la etapa teológica en cinco subetapas, a cada una de las cuales atribuía determinadas aportaciones

al progreso.

Tales subetapas y sus aportaciones eran las siguientes:

Fetichismo

Familia

Politeísmo (imperios orientales)

Estado, propiedad territorial

Politeísmo intelectual (Grecia)

Aportaciones intelectuales

Monoteísmo

Patria

(Roma) Monoteísmo defensivo (mundo social

Emancipación de

Juicio retrospectivo

en

moda en

el desarrollo

que Comte hizo

mujer y de los

trabajadores

católico)

Está de

la

de Comte

la actualidad restar

de

importancia

la teoría sociológica.

muy

De una

al

papel de

Comte

parte, suele decirse

pocas aportaciones originales: la mayor parte

en numerosos predecesores. De otra parte, se dice con frecuencia que Comte no hizo más que elaborar un programa de sociología y no formuló una teoría sociológica. Esta afirmación es algo injusta con Comte. Es cieno que gran parte de sus aseveraciones reproducen, en forma modificada, ideas dispersas a través de Ja milenaria historia de la filosofía social; pero las combinó de de sus

ideas se encuentran

t

LOS INICIADORES

46 manera que dio

tal

la señal para

un desarrollo rápido y más

fructí-

fero del conocimiento relativo a las relaciones interpersonales, a los sociales, a la cultura y a la estructura

grupos

y

los

cambios

sociales.



Por otra parte, todo sociólogo sabe que todas las invenciones y la creación de una ciencia nueva llamada sociología fue una invención

— son primordialmente una recombinación

cultural

de elementos ya

preexistentes en la cultura.

En

la

obra de Comtc encuentra

de ¡deas que se anticipan a en

la historia

de

la

el lector atento

mayoría de

las tendencias

momento

la sociología hasta el

una enorme riqueza observables

presente, así

como

ámbito y método de la sociología. Muchas veces esas proposiciones han sido redescubiertas por sociólogos posteriores, en ocasiones haciendo referencia al padre gran número de proposiciones concernientes

al

fundador de su ciencia, y más frecuentemente sin ninguna referencia a él. Además, Comte ha señalado el camino hacia la definición moderna de

la sociología y sus divisiones

bajo la influencia de Spencer,

la

fundamentales. Es cierto que,

sociología se desvió de

la

concep-

Comte

y se convirtió en una ciencia concreta (genética) que describe un proceso único, el de la evolución de la so-

ción formulada por

ciedad humana; pero al decaer el evolucionismo, la sociología (por lo

menos

su núcleo central) volvió,

aunque con modificaciones, a

la

concepción comtiana. Es verdad que la sociología contemporánea no se limita a repetir la definición de Comte, que resulta demasiado amplia, pues incluye las partes teóricas

de

ciencias sociales especiales (economía, ciencia po-

jurisprudencia, etc.). Por otra parte, la sociología

lítica,

limitado a formular proposiciones teóricas, se ha dilatado por

de

la actividad práctica y se

no el

se

ha

campo

ha convertido en consejera de hombres de

buena voluntad que desean mejorar la sociedad humana. (Comtc inventó su ciencia nueva como instrumento necesario para la reforma social.) Finalmente, la sociología ha realizado una respetable cantidad de trabajo descriptivo, siempre que no hacía acto de presencia otra ciencia para realizar la tarea de describir ficos.

Pero esos diversos desarrollos

mente, sólo en relación con logía se

que

se

fenómenos

unifican,

sociales especí-

muy

significativa-

y este tipo de sociolo que Comte quería

la sociología teórica,

va convirtiendo gradualmente en

fuese.

Más

específicamente,

fundamentales de

Comte

sugirió soluciones para los problemas

la investigación sociológica.

Nunca

definió la so-

ciedad, pero fácilmente se advierte que para él la sociedad estaba for-

AUGUSTE COMTE mada por en

47

familias y por combinaciones sociales que culminan las naciones y en la humanidad. Llegó a acercarse mucho a la las

contemporánea de la cultura como suma total de las realizaciones de las mentes humanas en acción recíproca unas sobre otras. No eligió ninguna unidad social determinada para analizarla, pues creía que, en relación con la sociedad, el todo era mejor formulación de

la ¡dea

conocido que las partes. Entendió correctamente proca siempre presente entre

influencia recí-

la

individuo y la sociedad. Creyó en la existencia de un factor prepotente de cambio social: el desarrollo

de

las ¡deas, y

los

el

pudo, en consecuencia, ser considerado como uno de

deterministas

ideológicos.

Pero comprendió también

el

efecto

del crecimiento de la población y de su densidad. Definió la sociología al situarla en su jerarquía de las ciencias teóricas abstractas: la sociología es la ciencia teórica abstracta de la sociedad.

dominantemente

el

que

él

llamó método

era principalmente una ordenación de

histórico,

el

defectuoso.

pre-

que en realidad

hechos históricos seleccionados a

la luz de su concepto de la evolución social. Durante

fue ése

Empleó

mucho tiempo

método de la sociología. Era, desde luego, un método También lo era la premisa fundamental de su teoría, la

fe en la evolución hacia el progreso.

Pero

el

evolucionismo de Comte no era del tipo determinista formu-

lado algunos años después por Spenccr y lógicamente conducente a la adhesión estricta al principio del laissez ¡aire. Por el contrario, creía

que

el

tica

basada en

progreso podía ser acelerado y facilitado por la acción políel conocimiento positivo. En este respecto, preparó el

camino a

la

idea de la telesis social expuesta posteriormente por

Ward, quien reconoció plenamente su deuda con Comte. Muchas de las afirmaciones y conjeturas de Comte han resultado erróneas. Fue un mal metafísico precisamente porque creía que había acabado con la posibilidad misma de la metafísica; fue un mediocre pensador religioso, aunque creía firmemente que la religión era uno de los pilares de la sociedad. En cuanto a su teoría sociológica, se la Lestcr

puede considerar como un salto prematuro desde

el

plano de

vación y de las inferencias directamente basadas en ella

al

la obser-

plano de

Ja "teoría”.

Mientras Comte vivió, su obra pasó inadvertida en Francia. Los estudiosos ingleses, en particular los

primeros en interesarse

John Stuart Mili (1806-73) fueron en las opiniones y la persona de Comte;

pero Spencer lo rechazó desdeñosamente. las ideas

A

través de autores ingleses,

de Comte penetraron en Alemania y de Alemania volvieron

LOS INICIADORES

48

donde el más grande de los sociólogos de fines del siglo XIX, Durkheim, dio a la sociología un nuevo impulso en el que se advierten muchas ¡deas comtianas. La obra de Comtc ha ejercido también gran a Francia,

influencia sobre la sociología rusa (Kovalevsky, Sorokin) y sobre la sociología norteamericana (especialmente en Ward).

Merece señalarse que un libro publicado en los Estados Unidos en 1953, The N ature and Elements of Sociology, por MacQuilkin DeGrange, intenta revivir la sociología de Comte. Las ideas de Comte sobre la sociedad expuestas en Política positiva se combinan con adquisiciones relativamente recientes de teoría sociológica, en parcomprensión del papel de la cultura (acumulaciones colectivas) y con la transición de la analogía orgánica a un punto de ticular

con

la

vista sistemático.

|

Capítulo

3

HERBERT SPENCER Herbcrt Spencer

1820-1903), el segundo padre fundador de la sociología, pertenecía a una familia de la clase media. No asistió nunca a una escuela ordinaria, recibió enseñanza en el hogar y por breves períodos en pequeñas escuelas particulares. Su preparación, como él

mismo buena.

(

lo reconoce

No

en su autobiografía, sólo en matemáticas fue

estudió sistemáticamente materias tales

natural, la literatura

o

la historia, cosa

como

sorprendente

si

la

historia

se tiene en

cuenta que escribió tratados notables de biología y de psicología. Siendo aún muy joven entró en los negocios, en el campo de la ingeniería ferroviaria.

Después pasó

The Economist, una de

rector de

al

periodismo y llegó a ser

las publicaciones inglesas

di-

más im-

portantes. Al cabo de algunos años dimitió ese cargo y decidió ganarse la vida como escritor independiente. Nunca sufrió pobreza, pero sus

obras

no

lo enriquecieron. Sus principales tratados fueron publicados

menos al principio, dependían de un número

a plazos cuya regularidad, por lo precaria, ya

que

subscriptores, la

los ingresos

mayor parte de

fue siempre suficiente

de

los cuales eran norteamericanos.

Obras de Spencer La carrera

literaria

de Spencer comenzó con una

blicados el año 1842 en

The Nonconformist.

el

serie

de artículos pu-

primero de los cuales

"The Proper Sphere of Government” (La esfera propia del la opinión de que la adaptación el que exponía del hombre a sus funciones sociales se produce mejor cuando sus relaciones con la sociedad no son artificialmente intervenidas. Esta teoría de laitsez ¡aire siguió siendo uno de los motivos constantes de sus escritos sociológicos y políticos. En 1850 apareció Social Status (Estática social), su primer libro, en el que ofrece un anticipo de su teoría se tituló

gobierno), en

sociológica: tanto en los organismos el

como en

la

sociedad, el progreso es

paso de una situación en que partes iguales desempeñan funcio-

nes ¡guales a otra situación en que partes diferentes desempeñan funciones diferentes, o sea, el

Algunos

críticos

paso de lo uniforme a lo multiforme.

manifestaron la opinión de que el título del libro

había sido tomado de Comte. Spencer replicó enojado que en el tiempo en que lo había escrito Comte no era para él más que un nombre y que el primer título de la obra había sido Detnostática.

49

50

LOS INICIADORES

En

los

años que siguieron a

la

publicación de Estática social, Spen-

más notables

cer hizo algunas de las aportaciones

a la teoría biológica

el hecho de que el desarrollo de un organismo se caracteriza por el paso de la homogeneidad o uniformidad de estructura a la heterogeneidad o multiformidad. Como él dice en su autobiografía, a mediados de 1850 tuvo una inspiración: súbitamente se dio cuenta de que el paso de la homogeneidad a la heterogeneidad era la ley universal del progreso, tanto en el orden inorgánico

de su tiempo, destacando

como en el orgánico o el superorgánico (social). Unos años más tarde una nueva inspiración le

permitió penetrar

en

de

lo

que

él

fondo causal de esa tendencia:

el

Esta idea le permitió dar

la inestabilidad

un paso decisivo hacia

la

homogéneo. llamó etapa

totalmente deductiva de su investigación, en otras palabras, hacia la

formulación de una sobre la ciencia

teoría.

Esta teoría se fundó desde el principio

física.

En 1859 publicó Charles Darwin su Origen de se

las especies.

Spencer

asimiló rápidamente los nuevos conceptos darvinianos. Tenían

algún parentesco con sus propias ideas y observó, muy característicamente, que había sido el primero en descubrirlos, refiriéndose a dos de sus artículos publicados

En uno de

ellos había dicho:

el

año 1852 en

la

Westminster Rcvietv.

"Cierta parte de la especie se hará

geramente más heterogénea. En ausencia de cambios sucesivos en

li-

las

circunstancias, la selección natural actuará relativamente poco". Estas son, desde luego, anticipaciones teriores

de

las ideas

de Darwin. En obras pos-

de Spenccr se encuentran expresiones como "supervivencia

aptos", y afirmaciones como la de que la conquista de un pueblo por otro ha sido en lo esencial la victoria de lo social sobre

de

los

más

lo antisocial,

o

del mejor adaptado sobre el peor adaptado.

Hacia 1860 emprendió Spencer una empresa

casi

sobrehumana:

la

redacción de un sistema de filosofía sintética, en el que unificaría to-

dos

las ciencias

teóricas

de su tiempo. El primer volumen,

titulado

Los primeros principios, apareció en 1862. La parte siguiente, sobre Ja evolución inorgánica, fue omitida, como relata en su autobiografía, por miedo a no disponer de tiempo bastante para acabar las partes restantes y de mayor importancia de su empresa. Esas partes fueron: Principios de biología

(

1864-67), Principios de psicología (1870-

72), Principios de sociología ( 1876-96), y Principios de ¿tica (187993). La publicación de los Principios de sociología /ue precedida de 1

1850 y tantos, y revisados completamente para que 1 Escritos originalmente en formasen parte de la Syvibetic Pbiloiopby (Filosofía sintética).

HERBERT SPENCER un

libro independiente titulado El estudio

más

legible

de

los tratados sociológicos

En Los primeros cia

de

de la sociología

(

1873), el

de Spencer.

principios Spencer descartó la teología

definitivamente incognoscible.

lo

51

(Esta

cien-

dicho sea de

frase,

como

pasada, satisface tanto a los hombres religiosos

como

a los ateos.) El

de fenómenos físicos. No obstante, en esta obra el sistema sociológico de Spencer está casi completo, y los Principios de sociología posteriores son esencialmente la elaboración de ideas publicadas en 1862. Por esto hay que tratar a Spencer como libro trata primordialmente

uno de los primeros sociólogos. Después de publicados Los primeros principios, brotaron en la mente de Spencer nuevas ¡deas relativas a la conexión entre la creciente integración de la materia y la disipación concomitante del movimiento. En 1867 estaba completo su sistema de ideas, que no sufrió después ningún cambio. Sus nuevas ideas fueron incorporadas a ediciones revisadas de Los primeros principios y

La

de

Estática social.

teoría evolucionista

La verdadera base

del spencerismo es la teoría

Los primeros principios se formulan ra, la ley

de

la persistencia

de

tres leyes

la fuerza, lo

de

la evolución.

En

fundamentales: prime-

que significa

la existencia

y la persistencia de una causa última que trasciende al conocimiento humano; segunda, la ley de la indestructibilidad de la materia (éste era

uno de

los descubrimientos físicos recientes

en aquel tiempo, inva-

lidado en la actualidad); y tercera, la ley de la continuidad del movimiento, lo que significa que la energía pasa de una forma a otra, pero

A

añaden cuatro proposiciones secundarias: la persistencia de la relación entre las fuerzas, o la uniformidad de la ley; la transformación y equivalencia de las fuerzas; la tendencia de todas las cosas a moverse siguiendo la línea de menor resistencia y perdura siempre.

I

ellas se

de mayor atracción; y por úlrimo, el principio de la alternación o ritmo del movimiento. Algunas de estas proposiciones las tomó Spencer de la física de su tiempo. Spencer había formulado

siete leyes y advirtió

unitariamente su resultado. La tendencia de

de

ducir la multitud cer pensó que larse

como

el

la

que podía expresar

época se dirigía a

re-

leyes diferentes a algunas formas generales. Spen-

resultado unitario de aquellas siete leyes podía formu-

la ley

de la evolución, que en su opinión era

de todo devenir. La forma que Spencer dio a esta S

ley es

la ley

suprema

una definición

,

52

LOS INICIADORES

muy

engorrosa.

— — dice

2

la

ma-

las

cua-

es una integración de

una disipación concomitante de movimiento, durante

teria y les la

"La evolución

materia pasa de una homogeneidad indefinida e incoherente a

una heterogeneidad definida y coherente, y el movimiento que subsiste sufre una transformación paralela." La parte importante de esta concepción es la que ya había sido expuesta en Estática social a saber, la tendencia de lo homogéneo o uniforme a hacerse heterogéneo o multiforme. ¿Constituía esa tendencia una necesidad? Spenccr creía que sí. Sostenía que lo homo,

géneo

es inestable por

que

manifestarán en

mismo, y que no puede permanecer en ese estado a causa de que los efectos diferentes de fuerzas persistentes sobre partes diversas de lo homogéneo tienen que producir diferencias se



desarrollo futuro.

el

Spencer intentó demostrar su fórmula evolucionista en sintético, sintético

en

el sentido

de unificar todas

orden

el

las ciencias.

Procuró

demostrar que hay redistribución de materia y de movimiento, la cual el paso de lo uniforme a lo multiforme en todos los mundos

produce

del ser, en los cuerpos celestes, en los organismos y en las sociedades, aunque reconocía que este proceso se realizaba de modos diferentes.

Spencer reforzaba su argumentación con ejemplos. Las sociedades

— constantemente

—decía

ajustan su población a los medios de sub-

había leído a Malthus y le había impresionado mucho su Ensayo sobre la población ( 1798). En general la oferta y la demanda

sistencia;

una a

se ajustan la

la otra.

Las instituciones políticas están en armo-

nía con los deseos del pueblo. práctica,

una unión en que

nocida tácitamente El estudio

de

como

Una

sociedad de negocios

es,

en

la

autoridad de uno de los socios es reco-

la

superior a la de los demás.

de Spencer suscita inevitablemente la cuesevolución, que es la ley del devenir, se dirigía

los escritos

tión de si creía que la en verdad hacia el progreso, de si la evolución es en realidad la ley de todo devenir. Spenccr negó algunas veces esta interpretación. En la cuarta edición

de Los primeros principios publicada en 1880, dice:

"Se supone erróneamente que

la

teoría

de

evolución implica una

la

proclividad intrínseca en cada especie hacia una forma superior. Aná-

logamente, suponen muchos que

la

transformación que constituye la

evolución implica una tendencia intrínseca a experimentar los cambios

que expresa

la

fórmula de

de la evolución no es 2

Tomado de

3

P.

481.

U

fatal,

la evolución"’.

depende de

8

Pero

— — dice

el

ciertas condiciones.

edición en inglés de Los primeros principios, p. 407.

avance

La

fre-

)

HERBERT SPENCER

53

cuente presencia del proceso de disolución, opuesto a la evolución, el

movimiento de lo multiforme hacia lo uniforme, revelan que, cuando no se dan las condiciones esenciales, tiene lugar con igual facilidad el proceso contrario. El progreso de un organismo social hacia estruc4 y más definidas se prosigue sólo mientras siguen operando las acciones que producen esos efectos. A base de estas turas

más heterogéneas

afirmaciones, podría estar justificado concluir que a Spencer

puede culpar de sostener de que ésta lleve siempre

la al

no

se le

presencia incesante de la evolución ni

progreso. Pero

veamos algunas

otras

de

sus afirmaciones.

En El

estudio de la sociología dice Spencer: "La evolución

dificará su dirección general

más en

esta

que en otras

no mo-

cosas; seguirá

”.

En otro lugar dice: Jos mismos lincamientos que hasta ahora "Las semillas de la civilización existentes en el hombre originario y distribuidas sobre la tierra era seguro que encontrarían en el transcurso de tiempo acá y allá circunstancias favorables a su desarrollo ". 6 En otras palabras, creía entonces que el hombre estaba por su naturaleza predestinado al progreso.

comparación de las ¡deas de Los primeros principios en sus últimas ediciones con las de El estudio de la sociología y de la Estática social quizás puedan Estas contradicciones

(que revela claramente

la

En principio, pueden darse condiciones que dirijan el proceso del cambio hacia la disolución, opuesta a la evolución (de lo multiforme a lo uniforme), mas de hecho han prevalecido condiciones que han dirigido el proceso hacia el progreso. Pero la obra sociológica de Spencer está dominada por la idea de que a través de

concillarse.

todos los tiempos ha habido realmente evolución social, y que esta

evolución se ha movido incesantemente de lo uniforme a lo multiforme, es decir, hacia formas cada vez

más

dable que Spencer fue un apóstol de

la

progresivas. Parece indu-

evolución unilincal hacia

el progreso.

La ciencia de la sociología

Como Comtc,

cuyas obras leyó en sus últimos años y criticó severamente, Spencer admitía la posibilidad de una ciencia de la sociología, palabra ésta que reconocía de mala gana haber tomado del maestro francés.

¿Por qué es posible una ciencia de

4

P

6

Tomado de

la

sociedad?

En

la sociedad

309. la

edición eo inglés de Estática social, edición revisada, p. 238.

LOS INICIADORES

54





hay orden de coexistencia y de progreso. Si hay fenómenos correspondientes pueden constituir el asunto de

dice Spencer

orden, los

una ciencia que, como él dice, puede ajustarse a la forma deductiva, añadía la en otras palabras, puede ser una ciencia teórica. Pero materia de la sociología es muy peculiar. Siendo único el proceso social, la sociología es una ciencia que debe explicar el estado presente





de

la

humanidad atendiendo a

las fases iniciales

de

evolución y

la

aplicándoles las leyes de la evolución. Esperaba explicar

el

presente

conocido por medio del pasado desconocido y conjetural. Esta actirud procedía de la opinión general de Spencer según la cual la evolución

suprema de todo devenir. Es interesante que, aunque Spencer escribió varios tratados de sociología Estática social, El estudio de la sociología y Principios de principios es una introsociología y que gran parte de Los primeros era la ley





ducción a ciplina.

la sociología,

Para

orgánicos, o

nunca hizo una definición formal de esa disfenómenos super-

sociología era la ciencia de los

él, la

más exactamente, de

la

evolución superorgánica.

que Spencer tenía de lo supcrorgánico (palabra que todavía empican algunos escritores) es que ha habido continuidad en la evolución: primero, evolución en el mundo inorgánico de la maEl concepto

teria sin vida,

después evolución en

por último evolución en

las

el

mundo

orgánico o viviente, y

combinaciones de organismos vivientes

en sociedades. Evolución superorgánica es una expresión hermosa, pero sólo tiene sentido

si

denota una clara concepción de

la sociedad, cuestión

Tampoco

naturaleza de

la

que, infortunadamente, nunca aclaró Spencer.

definió Spencer exactamente las relaciones entre la so-

ciología y las

demás

las generalizaciones

ciencias. Creía

de

que

haría uso de

la sociología

las ciencias particulares,

como

la

economía,

la

ciencia política y la etnología. Sostuvo también que la sociología difiere de la historia. La historia es el relato de acontecimientos sobreve-

nidos en las vidas de las sociedades; la sociología estudia la evolución

de

éstas.

En alguna ocasión observó Spencer que

como ordinariamente menos

resultantes

de

la

sociología, tal

se la concibe, trata exclusivamente las

de

cooperaciones de los ciudadanos.

los fenó-

No

pre-

tendía él que estas observaciones fuesen una definición formal de la sociología, ni se aplican

mo

a

las

voluminosas obras sociológicas del mis-

Spencer.

¿Que método deben emplear los sociólogos? A esta pregunta respondía Spencer: "Debemos aprender, por inspección, las relaciones de coexistencia y sucesión en

que

los

fenómenos

sociales están unos

con

HERBERT SPENCER

55

Comparando

sociedades de diferentes tipos y sociedades en diferentes fases, debemos averiguar qué rasgos de tamaño, estructura, fun-

otros.

ciones, aparecen asociados entre sí ". 6

propios procedimientos.

tomados de

Como

la etnología,

Pero este principio no guió sus material usó principalmente ejemplos

basándose en

la hipótesis

primitivo muestra etapas atrasadas de evolución.

de

de que

Con

el

hombre

observación

la

contemporáneos atrasados suponía que podía reconstruirse la de transformaciones que habían producido la sociedad avanzada

los

serie

de hoy. La importancia que Spenccr concedía a fiesta

en

el

la

etnología se mani-

hecho de que la primera mitad del primer volumen de de sociología se titula "Datos de etnología”, y está

los Principios casi

íntegramente consagrada a una reconstrucción conjetural de

vida

física, afectiva, intelectual y,

especialmente, religiosa del

la

hombre

primitivo.

De

hecho, Spencer seleccionó materiales de las culturas

más

diver-

ampliamente separadas entre sí en el tiempo y en el espacio. Tomó datos de acá y de allá y los unió de suerte que sirvieran de apoyo a su hipótesis evolucionista; los materiales combinados de modo tan sas,

arbitrario los usó para confirmar su hipótesis. Tal procedimiento, na-

menor armonía con método científico.

turalmente, no guarda y los principios del

la

las reglas

de

la lógica

la teoría

de

la evolu-

La analogía orgánica La base de

la teoría sociológica

de Spencer es

embargo, formuló una teoría secundaria que representó también un papel importante en su sistema de ideas: la analogía orgánica, es decir, la identificación, para ciertos fines, de la sociedad con un organismo biológico. Spencer sostuvo explícitamente en la edición ción. Sin

revisada de Estática social que el reconocimiento del paralelismo entre las generalizaciones relativas a los

organismos y

las relativas

a

las

sociedades era el primer paso hacia la teoría general de la evolución.

Spencer formuló

la

analogía orgánica en los siguientes términos:

"Tan por completo está la sociedad organizada según el mismo sistema de un ser individual, que podemos percibir algo más que analogías entre ellos; la misma definición de la vida es aplicable a ambos. Únicamente cuando se advierte que las transformaciones experimentadas durante el crecimiento, la madurez y la decadencia de una sociedad se conforman a los mismos principios que las transformaciones 6

Tomado de

la

3* edicióo eo inglés de Principios do sociología,

yoL

I,

p.

442.

LOS INICIADORES

56

órdenes, inorgánicos y llegado al concepto de la sociología como ciencia”.

experimentadas por agregados de todos orgánicos, se

Mas

ha

específicamente, observó diversas analogías entre los organismos

biológicos y sociales: Primero: tanto la sociedad la

los

como

los

organismos se diferencian de

materia inorgánica por un crecimiento visible durante la mayor

parte de su existencia.

Un

niño crece hasta llegar a ser hombre, una

pequeña comunidad se convierte en una gran ciudad, un pequeño Estado se convierte en un imperio. Segundo: así como las sociedades y los organismos crecen de ta-

maño,

así

también aumentan en complejidad

y estructura.

presente Spencer no tanto la comparación del desarrollo

ciedad con el crecimiento de un organismo individual

dad del desarrollo

social

con

la

Aquí tenía de una so-

como

la afini-

supuesta sucesión evolutiva de la vida

orgánica. Los organismos primitivos sop simples, mientras que los

organismos superiores son

muy

complejos.

Tercero: en las sociedades y en los organismos la diferenciación progresiva de estructura va acompañada de una diferenciación progresiva de funciones. Esto es poco

más que una

tautología:

si

hay un

organismo con órganos complejos, cada órgano desempeña una función específica; si hay una sociedad subdividida en muchas organizaciones diferentes, éstas tienen funciones diferentes.

Cuarto:

evolución crea para las sociedades y para los organismos diferencias de estructura y de función que se hacen posibles unas

a

la

otras.

Quinto: así

como un organismo

vivo puede ser considerado

como

una nación de unidades que viven individualmente, así una nación de seres humanos puede ser considerada como un organismo. Spencer siguió esta linea peculiar de razonamiento hasta llegar a una nueva

En

organismos y en la sociedad puede ser destruida la vida del agregado o conjunto, pero las unidades seguirán viviendo analogía:

los

durante algún tiempo por lo menos.

Spencer era un individualista, rasgo

difícil

de conciliar con

el

orga-

nicismo, y admitía diferencias importantes entre las sociedades y los

organismos. La primera de ellas es que en un organismo las partes

forman un todo concreto, y en una sociedad las parres son libres y están más o menos dispersas. La segunda es que en un organismo la conciencia se concentra en una pequeña parte del agregado, y en una sociedad está difundida por todos los miembros individuales. Y la tercera es que en un organismo las partes existen para beneficio del

HERBERT SPENCER todo, y

en una sociedad

(He

individuo.

el

todo existe meramente para beneficio del

un ejemplo importante

ahí

57

del individualismo de

Spcncer.)

A

pesar de este complicado esfuerzo para establecer las analogías

vida orgánica y la social, y no obstante el empleo de la analogía orgánica como tema central de la segunda y las diferencias entre la

parte de sus Principios de sociología, Spencer negaba que sustentara esta

teoría.

siguiente:

me

Contestando a los

"He usado

críticos,

las analogías,

hacía

afirmaciones

como

la

pero sólo como un andamio que'

ayudara a construir un cuerpo coherente de inducción sociológica.

Quitemos

andamiaje:

el

las

inducciones se sostendrán por



misj

7

mas". Pero, desgraciadamente, usó de manera consecuente y notoria la terminología del organicismo. Por lo demás, un capítulo de los Principios Je sociología

se titula "La sociedad es un organismo". Desde luego que no fue Spencer el creador de la analogía orgánica. La emplearon algunos filósofos antiguos, y con frecuencia estuvo también representada en la filosofía y en la ciencia política alemanas, especialmente durante la primera mitad del siglo XIX. Pero Spencer fue el primero en dar a esa analogía el valor de una teoría científica, y en definitiva fue prisionero del mismo fantasma a quien había invocado. Comprendía que realmente la sociedad no es un organismo, puesto que había diferencias esenciales entre ambas cosas, y sin embargo persistió en la tesis analógica. Decía que la analogía era un mero andamiaje, pero al construir su teoría procedió como si el anda-

miaje fuera

Hoy

verdadera construcción.

la

donde dimanaron las ha abierto camino lejos de

se ha aclarado la fuente de

de Spencer, y que acosan a

la sociología se

dificultades las falacias

mente humana en el uso de la analogía orgánica. La sociología actual sostiene que la sociedad es un sistema, y enriende que un organismo también es un sistema. Este concepto de sistema es uno de los concepros claves usados en la ciencia. Se habla de sistema en relación con muchas y muy diferentes cosas: el sistema estelar, del cual forma parte el Sol, el sistema solar, del que forman parte la madre Tierra y los demás planetas. El átomo es un sistema formado por el núcleo y los electrones. Y hay sistemas de ideas: el sistema filosófico de Platón, el sistema jurídico romano, el sistema de la física newtoniana. La palabra sistema designa todo lo que puede concebirse como un todo, formado por partes interdepend ¡entes y semiautónomas. Esto es exacto de la sociedad y del organismo en cuanto 7 tbU.,

vol.

la

I,

pp.

592-93.

58

LOS INICIADORES

una y otro son todos, formados por partes interdepend ¡entes, cada una de las cuales es semi-autónoma, que poseen determinado ser y evolucionan por sí mismas, y en este aspecto la analogía es válida. Pero es impropio transferir, sin pruebas empíricas, una proposición biológica a la sociología porque el organismo y la sociedad sean sistemas, como tampoco puede la sociología tomar una proposición de subatómica a base de esa analogía sistemática. La cuestión del sistema social ha sido planteada en sociología del modo más sufísica

la

gestivo por el sociólogo italiano Pareto, cuyas opiniones se estudian el capítulo 13.

en

La sociedad y

\j

las fases

de la evolución

,

>

I.

La preocupación de Spencer con la teoría evolucionista y la analogía orgánica representó un papel importante al impedirle responder satisfactoriamente a

la

pregunta fundamental:

¿Qué

es

la

sociedad?

Quizás hubo un motivo más para este olvido del problema relativo a la naturaleza de la sociedad. Spencer era un individualista extrema-

De

acuerdo con esa actitud, postulaba que las características de partes componentes, los individuos, determinaban por comple-

do. las

to las características del todo, opinión

que desarrolló explícitamente sociología. Pero también aquí

en Estática social y en El estudio de la se desvió de esa actitud y apareció la inconsecuencia una vez más. En el

primer volumen de los Principios de sociología, por ejemplo, ad-

de un modo totalmente incidental que en el organismo aparece una vida del todo completamente distinta de las vidas

vierte Spencer social

aunque es una vida producida por éstas. Si no tuvo nada definido que decir acerca de la naturaleza de la sociedad. Spencer expresó, no obstante, opiniones muy definidas acerca del avance de la evolución social. Sobre esta materia la obra de de

las unidades,

Spencer contiene dos líneas de razonamiento, una de los cuales se relaciona lógicamente con su concepto fundamental de la evolución de

un modo más desarrolla

la

efectivo tesis

que

de que

el otro.

el

La primera línea de razonamiento

hecho principal de

paso desde las sociedades simples hasta

la

evolución es el

los diversos

niveles de las

sociedades compuestas. Las sociedades compuestas nacen por

la

agre-

gación de algunas sociedades simples; mediante nuevas agregaciones de sociedades compuestas, nacen sociedades doblemente compuestas; por

la

agregación de sociedades doblemente compuestas nacen socie-

dades triplemente compuestas. familias, y

Una

sociedad simple está formada por

una sociedad compuesta

lo está por familias unidas

en

HERBERT SPENCER clanes,

59

una sociedad doblemente compuesta por clanes unidos en

tri-

bus, y las sociedades triplemente compuestas, como la nuestra, son aquellas en que las tribus se han unido para formar naciones o Esta-

Al aume ntar

dos.!

el

tamaño, aumenta

la estructura, así

como

las dife-

rencias de poder y de ocupación de los individuos. Simultáneamente, se diferencian las funciones. Éstos son los principales lincamientos del

sistema evolucionista de Spcnccr,

en

ros principios y después

tal

como

los Principios

lo presentó

en Los prime-

de sociología.

La segunda línea de razonamiento desarrolla

la tesis

de que tam-

bién ha tenido lugar un tipo de evolución un tanto diferente, a saber,

de

la sociedad militar a la sociedad industrial

do con anterioridad una sobre

la

tesis

(Comte había

presenta-

análoga). Estos dos tipos se distinguen

bise del predominio de

cooperación obligatoria en

la

la

sociedad militar y de la cooperación voluntaria en el tipo industrial. Merece señalarse en este respecto que Franklin H. Giddings, so-

ciólogo norteamericano de fines del siglo XIX y comienzos del xx (véanse capítulos 6 y 1 1 ) que fue en gran medida discípulo de Spcnccr,

aunque pertenecía

señalado

como

a otra secta del culto evolucionista,

debe ser

responsable de la general incomprensión del evolu-

cionismo spenceriano. En una exposición de

Giddings olvidó

las

ideas

de Spencer,

principal del pensamiento del maestro y se dedicó exclusivamente a la transición de la sociedad militar a la sola línea

ciedad industrial. Presentó

el

escrito a Spencer,

que

tenía entonces

80 años de edad,

y habiendo recibido la aprobación de éste, Giddings lo publicó en una de sus obras haciendo referencia a la carta de

oficial

En consecuencia, la exposición de Giddings se aceptó como en muchas exposiciones de la teoría evolucionista de Spencer.

De

vez en cuando dijo Spencer que las sociedades no necesitaban

Spencer.

pasar inevitablemente por etapas idénticas de evolución ni hacerse

exactamente iguales unas a otras,

como

creían los vulgarizadorcs de

sus ideas. Sostenía él que había diferencias entre las sociedades indi-

viduales debidas a perturbaciones que alteraron la línea recta de la evolución. Los Principios sibles:

primera,

segunda,

el

una

de sociología

citan cinco perturbaciones po-

diferencia originaria de aptitudes entre las razas;

efecto debido al

influjo

de

la

etapa inmediatamente

anterior de la evolución; tercera, peculiaridades de costumbres; cuar-

marco de una comunidad sociedades (por ejemplo, el que una sociedad esté rodeada de naciones amigas o enemigas); y quinta, la influencia de ta, la

situación de una sociedad dada

en

el

más amplia de la

mezcla de

razas.

En

relación con este último punto, debe adver-

60

LOS INICIADORES

tirse

que

la

antropología que pudo conocer Spencer todavía no había

importancia de la mezcla de razas y la importancia fundamental de los contactos culturales en la teoría de los

señalado

cambios

la relativa

sociales.

Hecha

Spencer acerca de

esta corrección necesaria, es exacta la idea

mezcla de

la

de

razas.

El principio de no intervención

Aunque mente

el

tratamiento que Spencer dio a

teórico, la disciplina

en que

sociología fue primordial-

pensaba debía servir también

él

para suministrar principios de política

la

Se recordará que Comte

social.

destinaba la sociología a servir de guía a los hombres para organizar

una sociedad mejor: Spencer, por

que

el contrario, quería

Ja

socio-

hombres no deben intervenir en el proceso natural que se opera en una sociedad. Creía en la existencia de un instinto innato de libertad y que toda interferencia en ese instinto producía reacciones perjudiciales. Creía, también, que la naturaleza estaba dotada de una tendencia providencial a librarse de los ineptos y acoger a los mejores. ¿Quiénes son los mejores? Spencer dice que no son los superiores moralmcntc, sino primordialmcnte los más sanos y más inteligentes. El que malgasta la vida por estupidez, vicio u holganza, es de la misma clase que las víctimas de enfermedades o de deformidades de los miembros. En realidad, los enfermos y los lisiados no debieran ser protegidos. logía demostrase

que

los

La teoría del progreso revelada por

—añade los

Spencer

— modera

partidos extremistas.

influir

En

mucho la

en la conducta general,

el

estudio de

la

sociología

esperanzas y los temores de medida en que una doctrina puede las

la doctrina

de

la

evolución está calcu-

un efecto calmante sobre el pensamiento y sobre la acción. Los hombres del tipo superior pueden ver lo poco que puede hacerse y, sin embargo, creerlo digno de ser hecho. Insistía en que uno debe combinar la energía filantrópica con la calma lada para producir

filosófica.

Para Spencer, la sociedad era una compañía por acciones para

mutua protección de debían prohibírsele

los individuos. Especificaba las actividades

al

la

que

Estado, entre ellas la educación, las medidas

reglamentación y acuñación de moneda, el servicio de construcción de faros, la mejora de los puertos. Cuando

sanitarias, la

correos, la el

gobierno intervenía en uno de esos campos, escribía

un periódico (sus

cartas se publicaban a causa de su

al

director de

fama) denun-

HERBERT SPENCER ciando

la estupidez

natural. Creía la

que

61

de un gobierno que interfería en la evolución naturaleza es

la

más

inteligente

que

el

hombre:

naturaleza sabe adónde va y prepara un futuro mejor para la

humanidad.

En opinión de Spencer aún no había la

llegado la etapa final de

evolución, aunque en gran parte su teoría era una especie de csca-

tología victoriana

toriano de

que consideraba que

el

summum

era

el

tipo Vic-

sociedad del laissez ¡aire. Pensaba, sin embargo, que

la

más

progreso, y que con él desaparecería el pequeño residuo de coacción que aún existía. Parecía creer que la etapa final

habría todavía

de

la

evolución sería una especie de anarquismo. Pero, en 1884 publi-

có un artículo en lantaba

mucho a

el

que admitía que, aunque

esta

concepción

se ade-

su tiempo, quizá la utilizaran los futuros sociólogos.

Juicio retrospectivo de Spencer

¿Cuáles eran

mentales de

que Spencer daba a los problemas fundasociológica que formulamos en el primer capí-

las soluciones la teoría

tulo? Para Spencer, la sociedad es

un superorganismo nacido de

combinación de organismos individuales.

Como

la

podía esperarse, está

ausente de sus escritos la moderna concepción de la cultura

como

modos de pensar

y de obrar relacionados entre sí. Pero este concepto actual de la cultura le hubiera llevado a ver las insufi-

sistema de

ciencias

de su método.

Uno de

los corolarios

más importantes de

ese

concepto es que cada sector cultural debe ser considerado en su contexto,

que no puede

ser

entendido aisladamente. En contraste con este

principio, Spencer aislaba persistentemente los sectores culturales de

sus contextos y los encajaba en sus patrones preconcebidos. El problema de la relación entre el hombre y la sociedad lo resol-

un individualismo extremado: el individuo es lo fundamental, la sociedad no debe interferirse en la vida de los hombres, el individuo tiene que actuar y, al actuar, hará lo vió Spencer de acuerdo con

mejor para

él y

para la sociedad.

Spencer no fue un sociólogo monista.

No

aísla

uno

solo de los

que impulsan a la sociedad hacia adelante a través de las diferentes etapas de su evolución. El proceso evolutivo total era para Spencer la fuerza primera, el motivo impulsor que lo explica todo, factores

fuerza incognoscible e impersonal, que determina todo el devenir en todas las esferas del ser. Pero sus ideas relativas a las perturbaciones

de la evolución, ideas que no desarrolló extensamente, muestran que

LOS INICIADORES

62 se inclinaba

cambios

a creer que no había un solo factor determinante de

los

sociales.

investigar la sociedad y sus cambios que Spencer decía emplear era en parte comparativo, en parte funcional. El in-

El

método de

vestigador que lo usa primero

compara

las sociedades;

después se

explican, en relación con su significado para el conjunto de lución, los aspectos individuales sacados a luz

por

el estudio

la

evo-

compara-

en realidad, Spencer procedía por deducción. Empezaba con un esquema evolutivo al cual había llegado deductivamente; de ese esquema derivaba la necesidad de cierras fases, y después prestaba carne y sangre a esas fases abstractas por el método del ejemplo, tomando de acá y de allá los que parecían ajustarse a su sistema. Spencer presenta sus tipos principales de sociedad simple, compuesta, doblemente compuesta y triplemente compuesta con subtivo.

Pero,





divisiones relativas a las formas de jefatura, por una parte, y relativas a los tipos de vida nómada, sem i-sedentaria y sedentaria, por la otra.

Después de haber localizado diversas sociedades de que tuvo conocimiento mediante lecturas, probablemente averiguaría si las sociedades doblemente compuestas,

en

pongamos por

caso, presentaban analogías

política, religión, derecho, artes, y así sucesivamente.

Pero

es

seguro

que no habría tenido resultados positivos porque, como se ve en su clasificación, el mismo tipo de sociedad, el tipo doblemente compuesto, por ejemplo, puede carecer de jefatura, tener una jefatura inestable,

o

tener la jefatura

más

estable, lo

que

diferencias posibles en su política. Los pueblos

sem ¡-sedentarios o

sedentarios, lo

que

significa

significa las

pueden

ser

mayores nómadas,

también una gran

di-

versidad de organizaciones económicas.

Spencer habría comprobado que sociedades que están en

la

etapa de evolución no poseen necesariamente, de acuerdo con

misma el prin-

cipio de la diferenciación de la estructura social, analogías en política, religión, moral, arte, y otras manifestaciones culturales, y que, el contrario, se

encuentran tipos análogos de gobierno

y

por

de religión

en tipos de sociedad estructuralmente diferentes. Pero Spencer no consideró esencial la prueba empírica para el procedimiento científico.

La teoría de Spencer, sociológica tal

una

teoría

como

al

contrario de

la

hoy se entiende ésta.

fundamental que explicaba

el

de Comte, no es teoría

Comte había formulado

segmento

social

de

la rea-

procuraba describir y explicar los hechos sociales de acuerdo con aquella teoría limitada. Pero Spencer tuvo mayores ambiciones. Formuló una teoría integral de toda la realidad. Su ley de la evolulidad, y

HERBERT SPENCER

63

ción es una ley cósmica. Su teoría, en consecuencia, es esencialmente

no sociológica, y, estrictamente hablando, son los filósofos quienes deben decidir acerca de su validez. Debe advertirse, sin embargo, que la filosofía de Spencer era fundamentalmente una sublimación de la física de su tiempo, la cual se hallaba en una fase de transición. Los físicos actuales han rechazado muchas de las opiniones del siglo xix. Como la teoría de Spencer se basaba en esas opiniones, es comprensible que gran parte de su sistema tenga que ser dejado a un lado. Éste es siempre el peligro, cuando se formula un sistema filosófica,

de ciencia empírica sobre la base de una teoría filosófica, y la teoría filosófica misma hunde sus raíces en conclusiones empíricas provi-

hombres en determinada época. No obstante, a diferencia de las de Comte, las opiniones de Spencer tuvieron enorme aceptación en su tiempo. Dominaron las inteligencias de muchos profesores y de otra gente de 1865 a 1895. Durante tres décadas fue casi imposible que un intelectual declarara no haber sionales a

que llegaron

leído a Spencer. tenía

Tuvo

los

adversarios, sin duda; pero todo el

mundo

en cuenca. Así ocurrió especialmente en Inglaterra, en

lo

los Esta-

dos Unidos y, de un modo peculiar, en Rusia. Su influencia se hizo sentir menos en Francia y Alemania.

La atracción de Spencer fue poderosa, porque

sus teorías respondían

a dos necesidades de la época: una, el deseo de unificar los conoci-

mientos (esto lo reconoció otra, la necesidad faire,

de

el

mismo Spencer en

su autobiografía);

justificar científicamente el principio del laissez

nota dominante en

el

clima ideológico de aquel tiempo en In-

glaterra y en los Estados Unidos.

En Rusia

concedía importancia a

y en aquellos días Rusia luchaba

la libertad,

atraía la teoría

porque

por conquistarla.

Spencer alcanzó la cima de su popularidad en 1882, cuando visitó los Estados Unidos. Se le recibió con gran entusiasmo y muchas veces los grandes capitanes de la industria lo proclamaron el

hombre

más grande de

la época porque justificaba sus actividades. Después de aquel viaje triunfal, su popularidad declinó constantemente. Nuevas

empezaba a pensar que la sociedad debía ejercer algún control racional y político. Además, la filosofía pragmática iba ganando ascendiente y no tardó en reemplazar a la un tanto ingenua filosofía naturalista de Spencer. En su ancianidad Spencer se dio cuenta de que las corrientes de los tiempos iban contra sus enseñanzas. Murió triste, según se dijo, al advertir que la obra de su vida no había alcanzado la meta que se había propuesto. ideas aparecieron en el horizonte. Se

Capítulo 4

OTROS INICIADORES En

misma época en que los padres fundadores de la sociología exponían sus opiniones, muchos sabios y filósofos de la sociedad formula

laban teorías de

las

cuales se reconoce hoy que contribuyeron también

a impulsar hacia adelante la investigación sociológica en diferentes direcciones.

Los autores no se llamaban

sin conocer sus aportaciones sería

mismos sociólogos, pero imposible un conocimiento adecuado a sí

del desarrollo de la teoría sociológica.

Aunque

las aportaciones

no tienen

capítulo casi ficarse

en

tres

de

los autores

relaciones entre

sí,

que presentamos en sus teorías

pueden

este clasi-

grupos: las de Quétclet y Le Play aportaron progresos

métodos de investigación; las de Marx, Morgan, Gobincau y Bucklc son ejemplos notables de teorías monísticas, esto es, de teorías que explican el devenir social por el desenvolvimiento importantes en

los

de un factor particular;

como una primera

la

teoría

de Danilevsky puede interpretarse

alternativa del evolucionismo.

Quétclet: El enfoque estadístico

Adolphe Quételet (1796-1874),

A

precoz.

estadístico belga, fue

un joven muy

años enseñaba matemáticas en una escuela

los diecisiete

misma disciplina en nombrado profesor del

particular; a los diecinueve fue profesor de la la

Universidad de Gante; a los veintiuno fue

Ateneo de

Bruselas. Su primer interés por la literatura y la poesía pasó gradualmente de las matemáticas y sus aplicaciones a los fenómenos sociales, bajo la influencia del

a Quételet en

la teoría

famoso astrónomo

entonces nueva de

I-aplace,

que

las probabilidades.

inició

En un

ensayo publicado en 1829 y después en su obra principal, titulada Solare el hombre y el desarrollo de las facultades humanas: Ensayo sobre física social (1835), Quétclet subrayó la regularidad en el cam-

po de que

los acontecimientos sociales, especialmente

se creía por lo

Sobre

la

otros, tales

común que

se reflejaba el libre albedrío.

base de numerosos cálculos hechos por

como

la

medida de

miento, Quételet llegó a ciales,

en fenómenos en

la

la

él

mismo y por un regifenómenos so-

estatura de los soldados de

conclusión de que, en los

por lo general prevalece una curva de distribución. En otras

palabras, son

mucho más

frecuentes los casos que se acercan al término

64

OTROS INICIADORES medio que

los casos

que

se apartan

de

él

65

considerablemente.

De

aquí

concepto del hombre medio, que ocupa un lugar central en su teoría. Pero Quételet confundió erróneamente el promedio con lo

el

deseable.

No

tuvo en cuenta

derivarse de dos o

más

el

hecho de que promedios iguales pueden

situaciones totalmente diferentes,

lo

cual

depende de diferencias en la distribución. Así, por ejemplo, dos sociedades pueden tener el mismo ingreso medio per capita, pero en una situación la mayor parte de la gente puede tener ingresos próximos al promedio, mientras que en la otra un gran número de individuos con ingresos bajos seria contrapesado por una minoría con ingresos

A

muy

altos.

pesar de estos defectos, la aportación de Quételet a las ciencias

sociales, incluida la sociología, fue

mero en

de gran importancia. Él fue

revelar la posibilidad de usar la estadística

para conocer los fenómenos sociales.

opinión de que podemos juzgar de la facilidad

con que

se le

En una de el

como instrumento

sus obras expuso la

la perfección

puede aplicar

el pri-

de una ciencia por

cálculo, afirmación

que

se

ha

convertido en leitmotiv del neopositivismo actual (véase capítulo 15). Quételet, a diferencia de ciertos sabios de su tiempo, fue persona

de considerable mias

prestigio.

Era miembro honorario de muchas acade-

nombró preceptor de los príncipes. sociólogos ignoraron o despreciaron

científicas y la familia real lo

mucho tiempo los sus opiniones, como si abrigasen la indignación que los esfuerzos de Quételet habían provocado en Comte (véase capítulo 2). Hasta fines Pero durante

xix no empezó la sociología a emplear el método estadísy hasta el siglo xx no apareció el neopositivismo orientado cuan-

del siglo tico,

titativamente.

Le Píay: Primeros estudios de casos particulares

Como Comte,

Frédéric Le Play (1806-82) fue impresionado por la

desorganización social de su tiempo, consecuencia, según creían, de la

Revolución francesa. Los dos sabios se plantearon

de cómo unificar o cómo restablecer

el

orden

social.

Y

los

el

problema

dos buscaron

soluciones basadas en el conocimiento empírico.

Le Play nació en Honfleur, pequeña aldea marítima francesa. Su

padre murió cuando

él tenía cinco años, y su madre, mujer de carácter fuerte y de profundas convicciones religiosas, se hizo cargo de la familia. El joven Le Play estudió en el Colegio del Havre; en 1825

ingresó en

la

Escuela Politécnica y en 1827 en la Escuela de Minas.

LOS INICIADORES

66

que despreciaban

Allí se encontró con profesores

las

costumbres na-

cionales y creían que el desarrollo intelectual era el fin supremo de la civilización. Estas ideas repugnaron a Le Play y sirvieron, según pa-

para fortalecer su interés por las costumbres y los valores tradicionales. Mientras se reponía de una grave lesión sufrida en 1830, rece,

sobrevino en Francia otra revolución. Le Play se prometió consagrar

de su vida a restablecer

el resto

En 1833,

la

paz social en su patria.

a petición del gobierno español, Le Play hizo una explo-

ración geológica de una provincia de España. La publicación de sus

observaciones le dieron oportunidad de hacer expediciones similares a Alemania, donde ya había estado en años anteriores, Bélgica, Inglaterra y Rusia.

En 1840 fue nombrado profesor de

la

Escuela de

y publicado su magna obra en seis trabajadores volúmenes titulada Los europeos, obra que no sólo le

En 1855 ya había terminado

Minas.

granjeó fama inmediata, sino que

de su vida

al estudio

de

la

le

sociedad.

permitió también dedicar

A

instancias del

el resto

emperador Na-

tomos de La reforma social en Francia ( 1864), y después terminó la Organización de la familia ( 1871 ) y la Organización del trabajo (1872). Poco antes de morir preparó un volumen titulado Constitución esencial de la humanidad (1881). Aunque la primera preparación de Le Play fue primordialmente en matemáticas e ingeniería, estudió diligentemente las obras de Rousseau y de Comtc, y, cosa aun más importante, fue un agudo observador del pueblo y de sus ideas. En sus escritos insistió especialmente en las clases trabajadoras (denominación que él inventó) y poleón

III

escribió los tres

sobre las autoridades sociales (los jefes locales, pero también los de carácter religioso y político). Tendía a una sólida reconstrucción de las ideas en general y a la conservación de las costumbres.

método de estudio de Le Play era la observación minuciosa de los fenómenos sociales según un esquema unitario. Este esquema quedó terminado, en lo esencial, en 1833. El método comprendía lo que se llama hoy método de estudio de casos particulares, y El principal

una de

ésta es social.

las principales

Coincidiendo con

básica,

utilizó el

aportaciones de Le Play a la ciencia

Comte en que

presupuesto familiar

la familia es la

como

unidad social

expresión cuantitativa

de la vida de familia y como base para el análisis cuantitativo de los hechos sociales. Una de las funciones primordiales de la familia es la de conseguir trabajo, es decir,

medios de subsistencia para sus individuos mediante

el

y sostenía que el modo de conseguirlos dependía del lugar, de las condiciones geográficas. De ahí la fundamental impor-

OTROS INICIADORES que Le Play concedía a

luncia i

la

67

tríada lugar-traba jo- familia

como

entro del estudio sociológico.

Cuando

una familia, Le Play, con ayuda de las autoridades sociales, buscaba una cuyo habitat y situación la acercasen a la familia media de la localidad; a veces no conocía el lense proponía estudiar

guaje local; pero, viviendo con la familia, conseguía

fundamental de su

modo de

una técnica de investigación

vivir.

social

De

un conocimiento

esta suerte inauguró

Le Play

llamada hoy observación de parti-

Le Play sabía muy bien que la observación sistemática no es más que el primer paso de la investigación científica. Comprendía que las verdaderas ciencias sociales deben usar no sólo un método, cipante.

sino también la inteligencia.

A

base de sus numerosas y minuciosas observaciones, Le Play formuló una concepción de la prosperidad y del sufrimiento que contiene los

comienzos por lo menos de una

teoría general de la estructura

— —

"En todas partes dice la felicidad consiste en la satisfacción de las dos necesidades principales que impone la naturaleza

social.

humana:

el

alimento diario (cosas materiales) y

(cosas inmateriales)."

ciales

satisface esas

dos necesidades,

decir sociedad,

o

Cuando la especie

las

costumbres esen-

estructura social existente

la

(empleaba

esta palabra para

quizás grupo étnico) prospera; cuando no lo hace,

que producen la prosperidad y evitan el componían, según él, de siete elementos agrupados en

sufre. Las estructuras sociales

sufrimiento se tres clases: y

de

la

primera, los dos fundamentales de la ley moral universal

autoridad de los padres; segunda, los dos aglutinantes de la

religión y el gobierno; y tercera, los tres elementos materiales de la propiedad comunal, de la propiedad individual y del patronazgo.

De la

las

dos primeras clases procederían

tercera, el

las

costumbres esenciales; de

alimento diario del individuo.

Le Play no creía en

la

evolución, y

menos aun en

de los cambios sociales una opinión esencialmente

el progreso. cíclica:

Tenía

sencillez,

complicación, corrupción, y finalmente reforma o ruina: esto constituye el círculo vicioso del cual no han podido salir hasta hoy los

pueblos no civilizados. Le interesaba de manera especial la fase de declinación de los cambios, de la prosperidad al sufrimiento. Citaba varias razones para la decadencia de la sociedad de su tiempo: el espíritu revolucionario y su desprecio por las el

costumbres nacionales;

crecimiento incesante de la burocracia; la influencia anormal de los

corrupción del lenguaje, y en especial de palabras como libertad, igualdad, democracia; la creencia de que la prosperidad deliterati; la

LOS INICIADORES

68

pende de una forma particular de gobierno. Como aportaciones al desarrollo de la sociología; las conclusiones de Le Play relativas a esas materias, aunque con frecuencia penetrantes y sugestivas, no pueden compararse con sus

útiles

métodos de investigación.

Marx: Determmismo económico

Marx

Karl

mer

(

1818-83) es famoso, sobre todo, desde luego, como

pri-

del movimiento obrero revolucionario que ahora está divi-

jefe

dos ramas de socialismo y comunismo. Aunque gran parte de los escritos de Marx están dedicados a la propaganda de dicho dido en

las

movimiento, algunas de sus doctrinas fueron sociológicas, en tido

moderno de

la

el sen-

palabra.

de Marx era materialista, y el materialismo forma la base de su sociología. Según Marx, no hay más que materia, y la conLa

filosofía

un epifenómeno, una manifestación del movimiento de las células cerebrales. Esta opinión refleja la influencia que ejerció Ludwig Feucrbach ( 1804-72), filósofo del ala izquierda hegeliana, sobre Marx. Como teoría sociológica, el marxismo puede reducirse a dos ciencia es

postulados fundamentales y algunos corolarios. El primer postulado es el del determinismo económico, es decir, la

de

opinión de que

esencialmente por los la

económico es el determinante fundamental de la sociedad. Este factor, constituido medios tecnológicos de producción, determina

el factor

la estructura y el desarrollo

organización social de la producción, es decir,

las

relaciones en

que entran los individuos para producir bienes con más eficacia de lo que pueden hacerlo si trabajan separadamente. Esas relaciones, según Marx, se producen independientemente de la voluntad humana.

Además,

la

organización de

la

producción (llamada por

estructura económica de la sociedad")

último lítica,

análisis,

moldea

toda

la

no sólo

Marx

"sub-

limita, sino también,

superestructura:

en

organización po-

derecho, religión, filosofía, arte, literatura, ciencia y la moral

misma. El segundo postulado de

nismo

la sociología

marxista se refiere al meca-

Según esta teoría, hay que interpretar el cambio social en relación con sus tres fases, siempre presentes. Éste es el esquema dialéctico tomado por Marx de Georg Wilhelm Friedrích Hegel (1770-1831), filósofo idealista alemán a quien se enorgullecía de haber vuelto del revés (aplicando el esquema no al espíritu fundamental, como Hegel, sino a la materia). Todas las cosas del mundo, del cambio.

OTROS INICIADORES incluida

la

69

sociedad misma, por una especie de fatalidad dialéctica,

pasan por las

tres

etapas de la afirmación

o

tesis, la

y la conciliación de los opuestos o síntesis.

tesis,

En

negación o antíeste

nuevo plano

proceso dialéctico continúa con nuevas negaciones y nuevas conciliaciones que sin cesar determinan el proceso histórico.

de

la síntesis el

La combinación de

las

dos proposiciones fundamentales marxistas

da lugar a ciertos corolarios. Todo sistema de producción económica empieza por ser una afirmación, el mejor o más adecuado de los órdenes posibles en aquel momento. Pero todo sistema, una vez que se ha atrincherado socialmenre, se convierte

en un obstáculo para

la

aplicación de nuevas invenciones tecnológicas y para el uso de mercados y fuentes de materias primas recién descubiertos. El desarrollo histórico

no puede detenerse en

esa etapa; por consiguiente el sistema

socialmcnte atrincherado tiene que ser destruido por una revolución

que crea un nuevo orden de producción, una

social

síntesis del an-

tiguo y del nuevo. En toda sociedad hay dos clases fundamentales, una que representa

sistema de producción anticuado, y otra que representa el orden naciente. La sociedad pasa de una etapa a otra por medio de la lucha

el

entre esas clases. La clase naciente triunfa definitivamente en esa

lucha y establece un nuevo orden de producción; y a su vez, dentro de ese orden están contenidas las semillas de su propia destrucción,

prosiguiendo el proceso dialéctico.

Marx

y sus discípulos emplearon este esquema dialéctico en sus análisis de la sociedad occidental contemporánea, que llamaron capitalista.

En

esa sociedad, decían, la organización social de la producción

que nació con la revolución industrial se expresa en la existencia de dos clases: la burguesa, formada por los propietarios de los medios de producción, y la proletaria o de los trabajadores. La lucha entre

ambas

clases es inevitable y, al desarrollarse la conciencia

de clase

y la acción de clase militante, acabará con la destrucción del sistema existente. El heredero del capitalismo será el orden socialista, que se caracteriza por la propiedad colectiva

de

los

medios de producción

finalmente, por una sociedad sin clases y en realidad sin Estado, meta utópica durante mucho tiempo de los socialistas pre-marxistas y,

y,

según La

debe

el

mismo Marx, no

teoría sociológica

científicos.

de Marx, presentada aquí en esbozo brevísimo,

ser criticada desde varios

correlaciones estrictas entre

la

puntos de

vista.

En primer

lugar, las

base económica de la sociedad y la

superestructura no fueron demostradas por Marx, ni pueden

serlo.

LOS INICIADORES

70 Por

el contrario, se

económico

ha señalado insistentemente que

el

mismo

sistema

ha coexistido con instituciones políticas

capitalista

dife-

monarquía absoluta y la democracia. De manera largo de la era de predominio del orden capitalista,

rentes, incluidas la

análoga, a lo

han diversificado extraordinariamente la filosofía, las artes y otros fenómenos culturales. En segundo lugar, considerado históricamente,

se

el

paso de un tipo de organización

social a otro

no

es inevitablemente

consecuencia de la victoria de la clase explotada.

Europa, por ejemplo,

más de

la burguesía,

siervos.

En

la destrucción del

En

la historia

feudalismo fue obra

de

mucho

relativamente pequeña y poderosa, que de los tercer lugar, las predicciones de Marx, como las relativas

a la decadencia de

la

media y

clase

al triunfo inicial del

socialismo en

las naciones más desarrolladas industrialmente (y que en consecuencia tienen el proletariado más adelantado), se oponen a los aconteci-

mientos históricos actuales. Pero

teoría marxista

la

de Comte

tiene importancia sociológica.

Como

las

de Spenccr, es una teoría evolucionista, formulada veinticinco años después del "descubrimiento del año 1822” de Comte, y

pero casi quince años antes de

la

publicación de Los primeros princi-

pios de Spencer. Merece señalarse que, aunque la teoría sociológica

de Marx pudo haber sido formulada, independientemente de sus premisas

filosóficas,

Si bien

a base de un estudio empírico, no fue ésa su génesis.

Marx empicó muchos años en documentar

su teoría con ejem-

plos históricos, su concepción de la estructura social y del cambio social era en esencia una premisa lógicamente necesaria para demostrar la proposición

en

de que

el

socialismo debe triunfar inevitablemente

mundo moderno.

el

El pensamiento marxista es importante en el desarrollo de la sociología

como

intento para formular una teoría sistemática de la estruc-

tura y del cambio sociales. Además, es la primera y quizás la más consistente teoría que destaca un solo factor determinante del cambio

Después aparecieron otras muchas teorías del mismo tipo monista que difieren del marxismo en que eligen otro factor básico determinante, desde luego, pero que tienen de común con él la actisocial.

tud monista. Aquí sólo advertiremos que esas teorías, aunque con frecuencia

desempeñan

la

función positiva de llamar la atención hacia

hechos sociales hasta entonces descuidados



y esto es cierto del marxismo , simplifican excesivamente y a veces falsean el complicado proceso del cambio social y la complicada naturaleza de la



estructura social y de los tipos de cultura.

OTROS INICIADORES Tylor y Morgan:

Edward

B.

Monismo

tecnológico

Tylor (1832-1917), antropólogo inglés, creía en

tencia de diferentes etapas

embargo, no empleó

sin

71

en

la

el desarrollo

de

la cultura

palabra evolución. Según

la exis-

humana, pero,

él, la

experiencia

etnología a esperar y a encontrar los mismos fenómenos culturales como consecuencias de causas análogas, en cuallleva al estudioso

de

la

momento

y lugar que éstas se presenten. Tylor buscó un medio para medir ese desarrollo. Los principales criterios para estimar el quier

desarrollo cultural eran, según dustriales, la extensión del

le

parecía, el adelanto de las artes in-

conocimiento

científico, el carácter

de

la

A

religión y el grado de organización social y política. lo largo de su obra investigó el progreso humano siguiendo esos lincamientos. Pero

no

creía

que

el progreso fuese fatal

en

el

desenvolvimiento cultural;

por el contrario, citaba, aprobándolas, frases de de Maistre, filósofo pesimista francés, sobre ese tema. I.a

aportación

más duradera de Tylor

definición de la cultura

que aparece en

a la teoría sociológica fue la la

primera página de su obra

más importante, Primitive Culture (Cultura

primitiva,

1871): "Cul-

es aquel todo complejo que incluye conoci-

tura o civilización...

mientos, creencias, arte, moral, derecho, costumbres y todas las demás capacidades y hábitos adquiridos por el hombre como miembro de la sociedad”. Pero hasta unos cincuenta años más tarde no empezaron los sociólogos a

En

hacer uso corriente de este concepto de la cultura.

los últimos decenios, el

concepto de cultura de Tylor

se

ha con-

no sólo en un instrumento conceptual casi estandarizado, sino también en un recurso importante para describir sistemáticamente las complicaciones, las interconexiones funcionales y los cambios que tienen lugar en el mundo social y cultural del hombre. Lcwis Henry Morgan

APARICIÓN DE ESCUELAS RIVALES

136

recientes a través de su adaptación de la obra de Leopold

quien en Alemania sucedió a Simmel

cado de

la sociología formalista

como

von Wiese,

exponente más desta-

el

(véase capítulo 21). Pocos estarán

hoy de acuerdo con el propósito de Simmel de confinar la sociología al estudio de las formas sociales, y el mismo Simmel fue un conspicuo

No

transgresor de ese principio. las

formas sociales

como

tales

obstante, el estudio sistemático de

contribuyó de

modo

importante

al des-

arrollo de la teoría sociológica abstracta.

Tarde Gabriel Tarde (1843-1904) nació en Sarlar, en

el sur

de Francia.

Fue alumno de los jesuítas y estudió derecho en Toulouse y en París. Durante veinticinco años fue juez de instrucción Este cargo le ofre-

muchos casos que investigar y le dejó tiempo bastante para meditar artículos y escribir. En el decenio de los 1880 comenzó una serie de muy interesantes. En 1894 fue trasladado a París y en 1900 fue nomció

brado profesor de

filosofía

moral en

más importantes

Ja

Sorbona. Entre sus obras

so-

cuentan las leyes de la imitación ( 1890), Lógica social ( 1894), La oposición universal ( 1897) y Las leyes sociales (1898), breve resumen de los tres libros anteriores. ciológicas

se

La teoría sociológica de Tarde gira en torno del proceso de la imitación. La importancia de la imitación en la vida social había sido señalada por Bagehot muchos años antes que Tarde;

mas parece que

Tarde no conocía al autor inglés, pero reconocía su deuda con el gran matemático francés A. Cournot ( 1801-77), de quien aprendió la significación de la recurrencia de los fenómenos y la importancia que tiene el medirlos y contarlos.

Cournot que en todos

los

En una de

fenómenos de

sus obras había afirmado la

vida hay una tendencia

manifiesta a la imitación, a la repetición de actos análogos.

(Tarde

no mencionó un tratado que apareció tres años antes que sus Leyes de la imitación, titulado La vida de las sociedades, de Bourdier, donde aparece esta frase: "Como la difusión en una mezcla gaseosa tiende a equilibrar el volumen de los gases, así la imitación tiende a equilibrar el

ambiente social".)

En todo

el

dominio de

la investigación científica



decía Tarde

persisten tres grandes procesos: repetición, oposición, adaptación. 2 El juez de instrucción, que dirige la instrucción de criminal, tiene aproximadamente las mismas funciones que

d

en los Estados Unidos.



To-

sumarios, en materia gran jurado de acusación

los

COMIENZOS DE LA SOCIOLOGÍA ANALÍTICA das las semejanzas se deben a ley cósmica casi en el

mismo

que para Tarde es una

repetición,

la

sentido

en que

evolución lo era para

la

Spencer. La repetición aparece en varias formas.

En

el

mundo

físico

mundo

biológico es herencia; y en la esfera psíquica y social la forma de la repetición es la imitación. Todos los fenómenos sociales, pueden reducirse en definitiva a la relación entre es ondulación;

en

137

el

dos personas, una de

las cuales ejerce influencia

La sociedad misma empezó cuando

el

hombre

mental sobre

la otra.

ajustó por primera vez

su conducta a la de otro.

Pero, ;por qué un

tando

el

hombre

es

modelo de otro? Tarde contestó

estímulo de variación, consecuencia de

la iniciativa

ci-

o inven-

ción individual. Invención-imitación es el esquema básico del proceso social.

La invención supone siempre algún elemento de variación o

cambio, habitualmcnte es una asociación creadora de elementos ya

o una

existentes

fructuosa combinación de repeticiones (o de imita-

ciones de invenciones anteriores); pero este último caso puede reducirse al primero. El

tempo de

ciedad es afectado por

la

en una

las invenciones efectuadas

dificultad relativa de

combinar

ideas,

so-

por

el

nivel de la habilidad mental innata de sus individuos y por las condiciones sociales que pueden ser favorables o desfavorables a las in-

venciones.

La imitacióp, pues, es un proceso mediante

el

cual

es

adoptada una invención Y hombres capaces de imitarse unos a otros, o que por lo menos están en posesión de rasgos comunes que vienen a ser copias del mismo soci almente

.

la sociedad es un grupo de

modelo.

Tarde

se esforzó

en destacar

la

importancia de la imitación defi-

niendo su carácter en cuatro esferas: filosóficamente,

un caso del

la

imitación es

de repetición; neurológicamente, la imitación es una función de la memoria; psicológicamente, la imitación se reduce a sugestión (en una ocasión dice Tarde que la imitación es una especie de sonambulismo); sociológicamente, las leyes de la imitación resuelven el problema de por qué, por ejemplo, de cien tipo universal

invenciones son adoptadas diez y rechazadas las otras. Entre las leyes lógicas de la imitación figuran las proposiciones según las cuales los individuos imitan un determinado modelo porque piensan que es útil

más

o que está más de acuerdo con otros previamente establecidos,

y la imitación de los modelos se propaga del centro a la periferia de una sociedad; pero en ese proceso los modelos son modificados

por la refracción de los medios, exactamente como los rayos de luz que pasan del aire al agua. Las leyes ilógicas comprenden las siguien-

i*’*

APARICIÓN DE ESCUELAS RIVALES

138

tes generalizaciones: los

que

los objetivos;

modelos subjetivos (ideas) son imitados antes

ejemplos dados por personas o grupos supe-

los

riores prevalecen sobre los

unas veces prevalece sente, lo cual,

en

como modelo

pasado y otras veces

el

pre-

del pasado) y otras la moda nuevos). La teoría de la imitación de Tarde,

cosmmbre (imitación

(imitación de modelos

a

el

la terminología de hoy, equivale a decir que unas

veces prevalece la

como

dados por personas o grupos inferiores;

lo indican estos ejemplos, contiene elementos

formar parte de

la teoría

que han entrado sociológica contemporánea; pero algunas

de sus opiniones son inaceptables hoy, en especial leyes ¡lógicas; y a otras

primera de sus

la

hay que ponerles algunas limitaciones, como

su pretcnsión de que los modelos superiores son necesariamente más influyentes

que

los inferiores.

Menos

sugestivo es el estudio que Tarde hace de la oposición y la adaptación. La oposición aparece aquí una vez más como una especie

de ley cósmica, supuestamente discernible en matemáticas, logía, psicología y sociología.

La oposición se manifiesta en dos

mas. La oposición de umfikto es

de imitación, discernible en mica. La

el

guerra, en la competencia y en la poléguerra, a la cual se recurre cuando la oposición es total, la

Tarde. La competencia caracteriza a la

común en

la actividad

los

tiempos de

económica, mientras

oposición verbal de la polémica prevalece en la religión, en

la jurisprudencia y

ma

for-

encuentro de dos ondas antitéticas

tiende a desaparecer, opinión optimista

que

física, bio-

de Tarde, es

en

la

la ciencia.

La

oposición de ritmo, segunda for-

tendencia de los fenómenos soci

ales

a fluctuar

p eriódica mente. Ejemplos de esto son las ondas de inmigración y de delincuencia, la alternativa de prosperidad y depresión, la aparición y la caída de los imperios y de las civilizaciones. El concepto que sustenta Tarde del conflicto y del ritmo como meras formas diferentes del mismo proceso de oposición es sumamente discutible, si pen-

samos en que esos dos aspectos de la vida social parecen tener muy poco en común. La adaptaci ón se manifiesta en la ley de la agregación, en el des: cubrimiento de un nuevo equilibrio después de la oposición. La adaptación es precedida por un estado de cosas prelógico y después por otro lógico; durante el primero, las invenciones no tienen relación caótica; durante el segundo, las invenciones y la situación es se contradicen entre sí y ya se riñen duelos lógicos o ya se opera la

entre



unión de

las

invenciones antagónicas.

En todo

caso, se

suprime

la dis-

cordancia y se constituye un nuevo sistema. Cada nueva adaptación

mgm

COMIENZOS DE LA SOCIOLOGÍA ANALÍTICA

139

es

una invención, de suerte que

En

esto se manifiesta inequívocamente la influencia de Hcgcl. La adap-

un movimiento que

el

proceso se repite indefinidamente.

un pequeño número de realizaciones de entre un gran grupo de posibilidades. Es un movimiento que, en general, no es reversible, pero no tiene una meta visible. No obstante, es manifiesta una tendencia. La evolución de los hechos sociales aquí Tarde se sometía al evolucionismo de su tiempo consiste en su paso gradual de un número muy grande de fenómenos tación es

selecciona



muy

pequeños a un número menor de grandes fenómenos.

minación de este proceso puede preverse

el

Como

nacimiento de una

cul-

civiliza-

ción única y universal. Tarde no llegó a darse cuenta de lo que implicaba esta teoría de la imitación. el

En

efecto, él construyó

una herramienta para demoler

como

evolucionismo. Porque los evolucionistas,

se recordará, con-

sideraban las analogías entre sociedades diferentes

mento

como un

argu-

decisivo a favor de su teoría. Esas analogías podían explicarse

ahora por

la imitación; y los principios

de

la

imitación podían ser la

base para la aparición de una teoría general de la difusión de la cultura (véase capítulo 18).

Tarde influyó en la sociología de varias maneras. La sociología norteamericana experimentó su influjo a través de los escritos de Ross y otros. Sus ideas se incorporaron a la etnología moderna, y de ésta pasaron a imitación

la

sociología actual. La importancia

como

que concedía a

la

proceso individual, lo puso en frente de Durkhcim,

quien enseñaba que la coacción social es

el

aspecto básico de la rea-

lidad social.

Juicio retrospectivo de las primeras teorías analíticas

El

examen de

lítica

las teorías

de

los tres iniciadores

de

la sociología

revela que cada uno de ellos ha contribuido de

ana-

manera impor-

tante a la teoría sociológica moderna. Tocnnics inauguró el estudio

de tipos fundamentales de grupos sociales y sugirió un sistema para clasificarlos. Simmel inició el estudio de tipos 'de procesos sociales tal

como

acción recíproca entre los individuos, y muchos de sus enunciados aún no han sido superados. Tarde fue el primero se revelan

en

la

en proporcionar, según muchos pensadores, una sólida base para una cambios sociales y culturales. Pero en aquellos días apenas se advirtió

teoría

de

esfuerzos

los

como

la

importancia de esos

preparación del camino para una teoría sociológica

APARICIÓN DE ESCUELAS RIVALES

140

sistemática basada

en

la investigación empírica.

En

ciadores de la sociología analítica discrepaban entre

realidad, los inisí,

como habían

discrepado los representantes de las diversas tendencias del evolucionismo.

Aún no

estaban maduros los tiempos para la obra de estruc-

turar una teoría general de la sociedad y de los cambios sociales.

Capítulo 9

ÉMILE

DURKHEIM

Émile Durkhcim (1858-1917) nadó en Épinal, Lorena, en tera nordeste

de Francia, de padres

nacido en

parte

la

más

judíos. Es

probable que

nacionalista de Francia, su

la fronel

haber

temprano con-

tacto con los desastres de la guerra franco-prusiana, y su identificación con la minoría judía, tan fuertemente coherente, hayan contri-

buido a interesarlo en

el

estudio de la solidaridad de grupo.

Después de haberse graduado en la Escuela Normal Superior, de París, Durkhcim viajó por Alemania estudiando economía, folklore y antropología cultural. Fue nombrado profesor de la universidad de

Burdeos en 1887, y en 1902 pasó a la de París. En 1896 fundó el Année sociologique, que durante muchos años fue la principal revista sociológica de Francia.

Durkheim reconocía

a

Comte como

su maestro.

De

él

tomó Durk-

heim el interés positivista por el empirismo y la importancia po en la determinación de la conducta humana.

del gru-

Estudio de los hechos sociales El núcleo del punto de vista de

Durkheim

se califica a veces de rea-

lismo social, en el sentido de que atribuía realidad social definitiva

grupo y no al individuo. En este respecto, las opiniones de Durkheim eran análogas a las de Gumplowicz (aunque probablemente no al

estaba familiarizado con las obras de éste). Su teoría era diametral-

mente opuesta al individualismo y el nominalismo de Spcnccr, pues Durkheim sostenía que los hechos sociales no pueden reducirse a hechos individuales.

¿Que

es,

un hecho

pues,

relacionado con

la

social

Llamar

así a

todo acontecimiento

o que tenga importancia social es emclaridad ni provecho. Piensa Durkheim que

sociedad

plear esa expresión sin

en la vida

social?

hay algunos hechos inexplicables por

el

análisis

o psicológico; hay maner&Líle actuar, de pensar y de sentir que son externas al individuo y que poseen el poder de ejercer coacción físico

sobre él.

Entre los ejemplos figuran las máximas de moral pública,

laT observancias familiares y religiosas, las reglas de la conducta profesional. Esas realidades son los hechos sociales de Durkheim que constituyen el dominio propio del estudio sociológico. Los hechos

141

142

APARICIÓN DE ESCUELAS RIVALES

sociales existen

como

corrientes sociales

organización social claramente definida,

aun en ausencia de toda

como

ocurre con las oleadas

de entusiasmo o de indignación que se apoderan de los individuos de una muchedumbre. Esas corrientes son verdaderamente sociales, por-

que tienen realidad objetiva y una acción coercitiva sobre el individuo. I.os fenómenos sociales hunden sus raíces en los aspectos colectivos de las creencias y las prácticas de un grupo. La universalidad no es el rasgo distintivo de los hechos sociales; una idea que está en todas

no 'por eso

las conciencias individuales

es social.

Porque

existe

una

diferencia importante entre esos dos órdenes de hechos, individuales

modos de obrar y de pensar, ejecutados repetidamente, se cristalizan como patrones, diferenciables de los sucesos particulares que los reflejan. Durkheim advierte que esos patrones y sociales: ciertos

(hechos sociales) adquieren así un cuerpo, una forma tangible, y constituyen una realidad por derecho propio, aparte de sus manifestaciones particulares en los individuos. Estas últimas representan fe-

nómenos social.

sociales sólo

Pero como

las

en un sentido

muy

restringido de la palabra

manifestaciones individuales pertenecen a

ambos

órdenes de hechos, puede llamárseles propiamente socio-psicológicos.

Los sucesos individuales, tales

como un

caso particular de suicidio, en

contraste con el promedio de suicidios en

un grupo, interesan

al so-

ciólogo sólo indirectamente.

Durkheim la sociología es el estudio de los hechos sociales. Además, es un estudio cuya naturaleza está determinada en parte por su misma materia. Porque los hechos social es pueden descubri rsc de dos maneras: primero, por su poder de coacción sobre los Así, pues, para

individuos, evidenciado con frecuencia en las sanciones aplicadas a diversos tipos de conducta; y segundo, por su difusión general dentro d el grupo. Durkheim advierte que la imitación no es en realidad un

hecho

social,

aunque el

como

pretendía Tarde, pues es un proceso individual que,

tiene consecuencias sociales,

individuo

como

mente; pero no

tal.

no obstante

está localizado

en

La imitación posee generalidad, indudabley, por lo tanto, no es social. Por otra cuando se las considera como creencias y mo-

es obligatoria

parte, las instituciones,

dos de conducta establecidos por la vida colectiva del grupo, son verdaderos hechos sociales, puesto que tienen una existencia externa independiente del individuo y lo coaccionan. Por lo tanto,

—dice Durkheim

— puede

ser definida

como

de su génesis y funcionamiento. Según Durkheim, los hechos sociales deben

la ciencia

la sociología

de

las insti-

tuciones,

ser tratados

como

co-

ÉMILE DURKHEIM sas.

Observa que anteriormente

la sociología

143 había tratado

más o me-

nos exclusivamente con conceptos, no con cosas.jComte y Spcncer, por ejemplo, dedicaron grandes partes de sus escritos a estudiar el

humano; pero el progreso es una concepción mental y no un hecho que pueda ser comprobado por la investigación empírica. Para Durkheim una cosa difiere de una idea conceptual del mismo modo que lo que conocemos desde fuera difiere de lo que conocemos desde dentro. Según Durkheim, "las cosas incluyen todosi los objetos de conocimiento que no pueden ser concebidos por pura’ actividad mental, los que exigen para su concepción datos exteriores a la mente, procedentes de observaciones y experimentos, los que se forman desde los rasgos más exrernos e inmediatamente accesibles hasJ ta lo menos visible y más profundo”. Durkheim insiste en que el estudio de los hechos sociales no puede confiarse al discutible método de la introspección. Nadie puede estar seguro de que las ideas de las cosas corresponden a las cosas mismas. El sociólogo debe buscar la objetividad: cuando estudia la sociedad debe suponer, como el naturalista, que quizás está entrando en el reino de lo desconocido y lo inexplorado. Al principio de su investigación, debe acercarse a los hechos observando los fenómenos suficientemente externos para ser inmediatamente visibles, tales como la afiliacurso del progreso

¡

1

ción religiosa, la situación marital,

económica, y cernióles, dice

así

el

índice de suicidios, la ocupación

sucesivamente. Pero esos fenómenos fácilmente dis-

Durkheim (y

trató

del suicidio y de la religión,

de demostrarlo en estudios acerca

como

más penetrante muestra que son

se dirá

reflejos

más

abajo), un análisis

de circunstancias

sociales

más

fundamentales. Así, por ejemplo, los índices del suicidio pueden reflejar el

grado de solidaridad

social

en diferentes tipos de grupos.

Los hechos sociales no son producto de voluntades humanas individuales y por lo tanto no pueden ser descubiertos por la investigación psicológica. Los hechos sociales son exteriores al individuo y, al

mismo y

tiempo, moldean las acciones

significativo., En consecuencia, los

humanas de un modo

hechos de

la

inevitable

vida individual y de

vida colectiva se relacionan entre sí, pero no son coincidcntcs. Durkheim acude a una situación paralela: una célula viva está formada por elementos químicos, pero la vida característica de la célula es distinta de esos elementos y exterior a ellos. Así también en toda sociedad humana: cada una se distingue por hechos sociales diferentes de sus miembros individuales y externos a ellos. Los hechos sociales, la

1

Tomado de

la

2* ed. en inglés de Las reglas ¿ti método sociológico,

p.

XIV.

APARICIÓN DE ESCUELAS RIVALES

144

por lo tanto, difieren cualitativamente de los hechos psicológicos y su estudio representa un nivel distinto de análisis, punto éste que desarrollaremos

más

Durkheim.

abajo, al estudiar la metodología de

Fuerzas colectivas en la vida social

modo como Durkheim

El

trata los

hechos sociales está estrechamente

relacionado con sus varios estudios sobre la conciencia colectiva. Algu-

nos elementos de ambos sentidos, fiestos

el

mental

moral, están mani-

y el

en sus dilatados esfuerzos para aclarar

las

funciones de las

Algunos intérpretes de Durkheim le han atribuido la concepción de una mente colectiva como realidad objetiva posición insostenible desde el punto de vista de la ciencia social moderna y la terminología de Durkheim y muchas de sus afirmaciones justifican esta interpretación. Pero otros pretenden que esta forma extrema de realismo social no entraba en la intención de Durkheim y que su análisis de los fenómenos colectivos mentales y morales se acerca en muchos respectos al concepto moderno del papel fuerzas colectivas en la vida social.





,

de

la cultura

en

la vida social.

Desarrolló ese análisis (así

como

otros

problemas) en todas sus obras más importantes.

La división del trdbajo en

Durkheim social. En

(1893), primera obra de

la sociedad

sobre sociología, es un estudio clásico sobre la solidaridad la

primera parte de esta obra

general son tratados

como

los

fenómenos

sociales

en

consecuencias de la división del trabajo

en sociedad, que es considerada como una variable independiente. El

muy

estudio hace uso

extenso de material tomado del derecho, aspecto

que Durkheim consideraba no sólo fácilmente observable, sino también la forma más organizada de coacción social. de

la vida social

Comparando Durkheim que

las sociedades arcaicas las

y

las

adelantadas, encuentra

primeras se caracterizan por

meca La solidaridad me-

la solidaridad

nica y las segundas por la solidaridad orgánica. cánica tiene sus raíces en la similaridad de los miembros individuales

de una sociedad, y la solidaridad orgánica en su disimilaridad. Esta distinción es análoga al concepto que Spencer tenía de la evolución

como paso de

la

homogeneidad a

la

heterogeneidad. Pero la evolu-

ción no es el punto central del libro de Durkheim. El contraste entre

dos tipos de sociedad, mecánico y orgánico, sirve para el estudio de los fenómenos colectivos. los

En

las sociedades

donde

la solidaridad es

tados de conciencia colectiva, la

como de fondo

mecánica, hay fuertes

cual es definida, en este primer

es-

libro,

ÉMILE DURKHEIM

como

la

suma

145

de creencias y sentimientos comunes al término individuos de la sociedad y que por sí mismos forman total

medio de los un sistema. La conciencia común posee una realidad distinta, porque persiste en el tiempo y sirve para unir las generaciones. La conciencia colectiva vive, ciertamente, en los individuos y mediante ellos, pero como es producto de similitudes humanas, su fuerza c independencia

son mayores cuanto más pronunciadas son individuos de la sociedad.

Esta situación

arcaica, que se distingue por

común

casi

analogías entre los

prevalece en la sociedad

solidaridad mecánica; la conciencia

la

cubre por completo

las

la

mentalidad y

la

moral individuales.

Pero en cada individuo hay dos conciencias: una compartida con

grupo

(es decir, "la sociedad viviendo

en

el

muy

nosotros”, concepción

parecida a la actual de la internalización de la cultura); otra, peculiar al individuo.

mecánica,

Pero en condiciones en que prevalece

por las reacciones drásticas contra del grupo.

en

la solidaridad

superior potencia de las fuerzas colectivas es indicada

la

Aquí

la

las violaciones

coacción social se expresa del

las leyes represivas, severas, penales,

de

las instituciones

modo más

decisivo

que sirven para conservar

la

solidaridad mecánica.

La solidaridad orgánica aparece cuando

se desarrolla la división del

trabajo social. La división del trabajo y las consiguientes disimilitudes entre los hombres producen una interdependencia creciente en la sociedad, y la interdependencia se refleja en la mentalidad y en la moral humanas, y en el hecho de la solidaridad orgánica misma. Al aumentar ésta última,

disminuye

importancia de

la

la conciencia colectiva.

Así, el derecho penal sostenido por sanciones represivas tiende a ser

reemplazado por titución

de

la

el

y administrativo, que exige la más bien que castigo. (Sobre la base de

derecho

justicia

civil

reslas

pruebas, esta ¡dea de Durkhcim, que sigue el estilo evolucionista, es

muy

discutible.) Las sociedades avanzadas,

más por

la solidaridad orgánica,

anterior, el

que

se distinguen cada vez

representan, según se sigue de lo

progreso moral que destaca

los valores superiores

la igualdad, la libertad, la fraternidad y la justicia.

de Los contratos, por

ejemplo, adquieren primordial importancia. Pero los contratos

— no

Durkhcim



dice

significan eliminación de la coacción, porque con-

tienen elementos predeterminados que

no son negociados por

las par-

que existen con anterioridad a los acuerdos contractuales mismos e independientemente de ellos. (Los actuales contratos de trabajo son un buen ejemplo de lo que dice Durkhcim: en gran medida, es la tes y

ley, y

no

las partes contratantes, la

que decide

lo relativo a jornada

APARICIÓN DE ESCUELAS RIVALES

146

de trabajo, salarios y condiciones materiales del trabajo.) Así, pues, aun en las sociedades basadas en la solidaridad orgánica, la coacción

desempeñando un papel importante. Debe recordarse, en que cuando fue escrita La división del trabajo en la sociedad estaba relativamente poco desarrollado el análisis de las limi-

social sigue

este respecto,

taciones sociales a la libertad individual. Ésta ha

sido una

de

las

mayores aportaciones de Durkheim. La segunda parte del libro de Durkheim

trata

las causas

de

de

la

creciente división del trabajo, y subraya el papel clave, tal como él lo veía, de la densidad creciente de la población. Este estudio, ahora

anticuado en gran parte, aporta poco a la teoría sociológica.

Las reglas del método sociológico (1895), segunda de las obras principales de Durkheim, presenta un nuevo concepto de la conciencia colectiva.

Aquí

sostiene

Durkheim que

la agregación, la interpenetra-

ción y la fusión de las mentalidades individuales engendra una especie

de unidad psíquica perfectamente distinguible de

no debe

Este producto colectivo partes: el -

rente que lisis

de

la

identificarse

con

los individuos.

suma de

la

sus

siente y obra de un modo totalmente difelos individuos que lo componen. Por consiguiente, el aná-

grupo piensa,

conducta del grupo debe empezar con

menos colectivos, no de más continuidad entre la

los individuales.

De

el estudio

ahí se sigue

de

los fenó-

que no hay

psicología y la sociología que entre la biología y la psicología. La sociología tiene su propia y exclusiva materia: el grupo, una realidad sui generis, y por lo tanto sus propios

métodos.

Los hechos sociales no pueden explicarse

a

base de procesos psí-

quicos individuales, porque estos últimos no producen por



mismos

representaciones, emociones ni otras tendencias colectivas del grupo.

Esos fenómenos colectivos, por

el

contrario, ejercen

fuerte presión

sobre los individuos; consecuencias de esa presión, que pueden no

comunes a

miembros individuales del grupo. Este enunciado aparece en Las reglas del método sociológico, en uno de sus aspectos, como ur.a inversión de la actitud asumida por Durkheim en La división del trabajo en la sociedad. Aquí se dice que la conciencia colectiva está compuesta de las representar ianes^y^núrnientos del hombre medio que forma la mayoría de un grupo. En luis reglas del método sociológico, las analopercibir los individuos, son los atributos

los

gías mentales y emocionales de la mayoría nacen de la presión ejerce sobre cada uno de ellos Ja conciencia colectiv a:

La extensa monografía de Durkheim sobre El suicidio

(

que

1897) con-

HMILE DURKHEIM tiene, a veces social,

que

en

la

forma más aguda Aceptando

la idea

las técnicas cuantitativas son útiles, social,

posible, la teoría

Durkheim la

de Quételet según

no

en

esenciales,

la

la

cual

ciencia

(y con notable ingenio índices del suicidio en diferentes

investigó cuidadosamente

estadístico para aquel

segmentos de

si

de la coacción

con sus opiniones sobre

está estrechamente relacionada

la conciencia colectiva.

147

tiempo) los

población europea. Emplea su extenso análisis esta-

dístico para dos fines: primero, para refutar las teorías

explicar las variaciones de grupo en

el

número de

que pretenden

suicidios a base

de factores psicológicos, biológicos ("raciales’), genéticos, climáticos o geográficos, en lo que tuvo éxito notable; y segundo, para apoyar con pruebas empíricas su propia explicación teórica sociológica.

En los

segundo aspecto, Durkheim llegó a diferentes índices de suicidios (en cuanto este

individuales,

problema para

la psicología)

conclusión de que

la

distintos

de

los casos

son consecuencia de

dife-

rencias en la estructura social, especialmente de diferencias en el grado

y tipo de solidaridad social. Así, el suicidio egoísta, producto de una integración de grupo relativamente débil, prevalece en aquellos gru-

pos en que es manifiesta

la

falta

de cohesión

social,

por ejemplo,

entre los célibes y los protestantes; y el suicidio anómico, inducido por el trastorno de las normas sociales, es estimulado por los cambios súbitos característicos de los tiempos modernos.

mostró claramente que

como

la solidaridad social

Durkheim también

puede inducir

lo revela su tercer tipo, el suicidio altruista,

que

al suicidic,

se manifiesta,

por ejemplo, en índices elevados en ciertas sociedades primitivas y en algunos ejércitos modernos. Este breve esbozo de algunos de sus hallazgos hace poca justicia a El suicidio, citado con frecuencia como

un

hito fundamental en el estudio de la sociedad y en el que la teoría conceptual y la investigación empírica se unen de un modo imponente.

Pero infortunadamente, en esa misma obra despliega Durkheim una forma extrema de realismo sociológico. Habla de corrientes cidas

como

tendencias colectivas que

así decirlo, los arrastran

dominan

a los individuos

(o más bien a algunos de

y,

ellos, a los

sui-

por

más

en su oleada. Así, el acto del suicidio es interpretado a veces como un producto de esas corrientes. Hay que recordar que la mayor importancia de El suicidio está en que demostró la función susceptibles)

de

la teoría

sociológica en la ciencia empírica.

Representaciones colectivas e individuales (1899), en que la conciencia común es considerada como un producto esencialmente sociopsicológico de la interacción

humana, añade poco a

los estudios ante-

.

APARICIÓN DE ESCUELAS RIVALES

148

de Durkheim. Sin embargo, esta obra indica una tendencia bilateral del pensamiento de Durkheim que persistió en todo el resto de su carrera: de una parte, un concepto cada vez más idealista del grupo social; de la otra, la especulación sobre el origen social o de grupo de la moral, de los valores, de la religión y de la ciencia. riores

Ambas

tendencias son evidentes en Juicios de realidad y juicios de valor (1911). En esta obra relaciona Durkheim la conciencia colec-

con

tiva

los ideales sociales, y sostiene

que

los conecta

dan nacimiento a

reciproco: las ideas sociales

la

un proceso

conciencia colectiva,

y ésta, a su vez, genera ideales sociales. Los ideales nacen de la realidad, ciertamente, pero van mucho más allá de ella; la concepción

que

se forja el

hombre de una sociedad

ideal,

forma parte de una

lidad social y por lo tanto requiere estudio sociológico. La

rea-

religión,

derecho, la moral y la economía —considerados por Durkheim como los sistemas sociales más importantes son al mismo tiempo el



sistemas de valores y de ideales. Los ideales sociales constituyen la conciencia colectiva tal como existe, independientemente de las con-

cepciones individuales, mientras que los valores son manifestaciones

de

la

conciencia

ilustran la

nueva

común en fase del

los

individuos mismos. Estas opiniones

pensamiento de Durkheim. La conciencia

colectiva parece ser trasladada del nivel

mundo de

de

la psicología del

grupo

al

las ¡deas, y proporciona el contenido mismo de las ideas los individuos. En esta obra se percibe claramente el tono, si no la

de

intención, de la filosofía idealista, especialmente hegeliana,

que había

impresionado a Durkheim en su juventud. Interpretación social de la religión

En Las formas

elementales de la vida religiosa (1912), última de sus

obras principales, Durkheim lleva su análisis de las fuerzas colectivas

o de grupo

al estudio

de

la religión

en sus manifestaciones más

ele-

mentales. Al principio de la obra dice: "En este libro nos proponemos

encontrada en sencillez por

más

primitiva y simple actualmente conocida . una sociedad cuya organización no es superada en

estudiar la religión

ninguna

.

otra”. Escogió, para estudiarlos intensamente,

aunque de segunda mano, a ción se basó en parte en la

una tribu australiana. La elecsuposición de que los arunta representan

los arunta,

remota del desarrollo evolutivo; pero Durkheim quería también estudiar un caso en el que pudiera captarse la sociedad en conjunto y en el que los rasgos internos y las interconexiones institu-

una

fase

cionales fuesen experimentalmente observables.

ÉMILE DURKHEIM Otros investigadores habían buscado

la

por ejemplo,

la

religión.

Spencer

mismo o

y Tylor,

culto de los espíritus en

la

forma más elemental de habían hallado en el ani-

sociedades primitivas;

Max

con el futurismo o culto de las naturaleza. Pero Durkheim rechazó esas teorías porque

Müller (1823-1900) fuerzas de

las

149

la identificó

clave y universal entre lo sagrado y lo profano (distinción que estudiaremos más abajo) y porque explican la

desconocen

la diferencia

como una ilusión sin fundamento en el munDurkheim, por el contrario, tomó el totemismo imperante entre los arunta como la forma más simple de religión.

religión interpretándola

do de

la realidad.

El totemismo se refiere a la creencia implícita en una fuerza o principio misterioso (o sagrado),

que impone sanciones por

las violacio-

nes de los tabús, que inculca obligaciones morales en el grupo y que anima al tótem mismo. Este último, en forma de un animal, una planta

o un objeto

natural, es

un símbolo

a la vez del principio totémico

sagrado y del grupo (clan). La vida de los arunta estaba claramente dividida en las actividades seculares de pequeños grupos diseminados (uniformes, languideccntcs, insulsas) y las reuniones colectivas, periódicas y sagradas, del clan, señaladas por la exaltación, la euforia del

grupo y hasta por

la

infracción de los tabús.

estas actividades colectivas

como

la

cuna de

Durkheim considera

los sentimientos

y

las

ideas religiosas.

Del estudio de este caso elemental desarrolla Durkheim sus tesis fundamentales: que la vida del grupo es la fuente generadora o causa eficiente de la religión; que las ideas y las prácticas religiosas se refieren al

grupo

social

o lo simbolizan; que

la distinción entre

sagrado y profano es universal y tiene consecuencias importantes para la vida social en su conjunto.

Lo sagrado, para Durkheim, se refiere a cosas puestas a un lado por el hombre, entre ellas las creencias religiosas, los ritos, las deidades, o todo lo socialmcntc definido como cosa que requiere un tratamiento religioso. Dice Durkheim: "El círculo de los objetos sagrados no puede, pues, ser determinado de una vez para siempre. Su extensión varía infinitamente, según las diferentes religiones". La significación

de lo sagrado reside en

hecho de su distinción de lo profano: "La cosa sagrada es por excelencia aquella que el profano no debe tocar ni puede tocar impunemente”. El hombre hace siempre esta distinción, por diferentes que sean sus designaciones de los dos órdenes en difeel

rentes tiempos y lugares. La participación en el orden sagrado, por ejemplo en ritos y ceremonias, da un prestigio social especial, con lo

APARICIÓN

150

DF.

ESCUELAS RIVALES

que muestra una de las funciones sociales de la religión. La religión en sí misma puede definirse como un sistema unificado de creencias y de prácticas relativas a las cosas sagradas. Las creencias y las prácticas sagradas unifican al pueblo en una comunidad inora! (una iglesia

en

cias

el

sentido

más

que a su vez

A

qué

general), participación colectiva en unas creen-

es esencial para el desarrollo

se refieren los símbolos sagrados

de de

la religión.

las creencias

y

las

prácticas religiosas?", pregunta Durkheim. Advirtiendo que defor-

man

la realidad empírica, dice

rior ni

a

moral de

la

naturaleza

que no pueden

humana

referirse al

medio

exte-

individual, sino sólo a la realidad

La fuente y el objeto de la religión es la vida colectiva; lo sagrado es, en el fondo, la sociedad personificada. Esta la sociedad.

explicación sociológica secular de la religión (en la que

Durkheim

ignora crasamente la naturaleza no empírica de la religión) se apoya

en estudios sobre

analogía de

la

hacia la sociedad:

ambas

las actitudes

humanas hacia Dios

y cosas inspiran la sensación de divinidad;

ambas poseen autoridad moral y estimulan

la

devoción, el auto-sacri-

y la conducta individual excepcional. E! individuo que se siente dependiente de un poder moral externo no es, por lo tanto, víctima ficio

de una alucinación, sino miembro de una sociedad a

Durkheim concluye que

la

ción, el refuerzo y la conservación haya soc iedad habrá religión.

Las

I ormas

la

cual responde.

función esencial de la religión es la crea-

de

Mientras

la solidaridad social.

elementales de la vida religiosa comprende, además

del análisis de la religión, los comienzos de una explicación análoga

de

formas básicas de clasificación y de las categorías fundamendel pensamiento mismo, en que Durkheim halla esas represen-

las

tales

taciones colectivas enraizadas también en la vida del grupo.

No

po-

Durkheim en la aventura de la determinación social de la clasificación y de las categorías, pero debe advertirse que esta exploración especulativa llevó francamente a Durkheim al campo de demos

la

seguir a

sociología del conocimiento, en la actualidad importante sección

del estudio sociológico.

Aportaciones a la metodología

Durkheim

se dio

muy agudamente

cuenta de que

la

mayor parte de

los anteriores teóricos de la sociedad habían descuidado mucho el problema del método apropiado para analizar los fenómenos sociales. Es cierto que Comte había tratado del método, pero en términos

EMILE DURKHEJM

151

generales y para subrayar ía necesidad de un enfoque positivista. El estudio de la sociología, de Spencer, al exponer las posibilida-

Y

des y las dificultades de la sociología científica, sólo vagamente trata de los métodos que debieran usarse en la nueva disciplina.

Al hablar de

en la vii^a social (véase p. 146) nos referimos a Las reglas del método sociológico. Aunque este libro fuerzas colectivas

las

está dedicado especialmente a

ciones valiosas de

problemas metodológicos, hay aporta-

Durkheim sobre

este asunto dispersas a través

de

todas sus obras principales.

En gran

parte, la

metodología de Durkheim consiste en

lación de reglas para escoger hechos sociales

Ante

todo, para observar hechos sociales

mente falsas

los prejuicios. El sociólogo tiene

que dominan

el

como

formu-

la

materia de estudio.

hay que eliminar

que emanciparse de

pensamiento del profano.

Como

radicallas ¡deas

dice

Durk-

heim, "debe arrojar, de una vez y para siempre, el yugo de esas categorías empíricas que, por una larga costumbre, se han hecho tirá-

En segundo

nicas”.

lugar, la materia

de toda investigación sociológica

debe comprender un grupo de fenómenos definidos de antemano por comunes. Es decir, el investigador debe ocuparse en hechos sociales cuya existencia puede inferir de sus aspecciertas características externas

En tercer lugar, el investigador debe considerar los hechos sociales como independientes de sus manifestaciones individuales. Debe ir más allá de los hechos individuales y buscar la base tos exteriores.

permanente de

como

tales

costumbres colectivas; debe estudiar

las

—por

normas

las

ejemplo, los preceptos legales, las reglas morales



en su propia y permanente existencia. y las convenciones sociales La principal regla de Durkheim se deriva de esta independencia de

los

hechos

sociales.

Puesto que todas las explicaciones de los he-

chos sociales desde un punto de

que

vista psicológico

no explican

el

efecto

fenómenos sociales reales ejercen sobre la vida humana, la explicación de la vida social hay que buscarla en la sociedad misma. La sociedad no es una mera suma de individuos, sino un sistema formado por la asociación de individuos, una realidad escoercitivo fundamental

los

(y emergente) que tiene sus propias características. Por consiguiente concluye Durkheim siempre que un fenómeno sopecífica

cial es



explicado



como producto

,

directo de

un proceso

psicológico, la

explicación es falsa. La fuente de toda obligación está fuera del indi-

viduo: piedad

filial,

amor, devoción

religiosa, lealtad marital. Éstos

y otros sentimientos que nacen de la vida social son considerados frecuentemente como causas de hechos sociales, siendo así que en

'

APARICIÓN DE ESCUELAS RIVALES

152

realidad son resultado de las presiones

de

hechos sociales sobre

los

las

u>ík inicias individuales. Puesto que la vida colectiva

ile

la

vida individual,

un hecho

social

Durkheim

cree

debe buscarse entre

que los

no

se deriva

"la causa determinante de

hechos sociales que

le

han

precedido y no en los estados de conciencia del individuo”. Al estudiar las reglas para establecer pruebas sociológicas, Durk-

heim dice que el experimento indirecto (o método comparativo) es el único método adecuado para la sociología. No sirve de nada el concepto del método histórico sustentado por Comte, ya que la mera secuencia del progreso en desarrollo no es prueba de causalidad. La causación es una relación necesaria entre un estado anterior y otro posterior de los fenómenos y sólo puede determinarse por comparación entre los dos estados. Para Durkheim un efecto dado tiene siempre una sola causa correspondiente. Si, por ejemplo, se encuentra que el suicidio tiene más de una causa, ese hecho señala la existencia de más de un tipo de suicidio. Para explicar un hecho más complejo,

como

tal

la existencia

de una

institución, en toda especie social dada,

debe comparar sus diferentes formas no sólo entre grupos de aquella especie, sino también en especies precedentes.

el investigador

Para Durkheim disciplina:

la sociología

en cuanto deja de

comparativa no es una rama de

ser

meramente

explicar los fenómenos sociales, es sociología.

dimiento sea válido, requiere que

mismo periodo de

descriptiva y trata de

Mas para que

el

proce-

comparen en el Durkheim prueba

las sociedades se

su desarrollo evolutivo. (En esto

en parte su propio procedimiento sobre progresiva de

la

el

supuesto de la evolución

Comte

y Spencer, no obstante su opinión relativa a la la metodología de estos autores.) Pero Durkheim se

de interesó más aún en señalar los méritos de lo que Mili llamó variaciones concomitantes, método según el cual si a un cambio en una variable (por ejemplo en el promedio de suicidios) lo acompaña otro cambio comparable en otra variable (por ejemplo, la afiliación religiosa), los dos cambios pueden ser causalmente relacionados de un modo directo o ligados mediante algún hecho social básico (por ejeminsuficiencia

plo, el grado de solidaridad social del grupo).

Gran

parte del trabajo

empírico del propio Durkheim trata de demostrar relaciones causales

con

este

Pero

método comparativo

refinado.

no es sino una clase de pesquisa sociológica importante, como lo comprobó Durkheim. Así, formuló un punto de vista funcional para el estudio de los fenómenos sociales, punto de vista de considerable interés para los sola

relación causal entre hechos sociales

HMILE DURKHEIM

153

(véanse capítulos 17 y 18). El funcionalismo de se opone al método teleológico, tal como aparece en los

ciólogos actuales

Durkheim escritos

de Comee y Spcncer,

el cual

suponía que los hechos sociales

están suficientemente explicados cuando se señala su utilidad para satisfacer deseos

humanos. Pero

los deseos

que requiere una explicación sociológica.

Y

mismos cambian, hecho los

hechos sociales persis-

de haber perdido su utilidad originaria. Por lo tanto, sostiene Durkheim que, además de investigar la causa eficiente que da lugar a un hecho social, la sociología debe buscar la función social que desempeña. En este punto Durkheim imita a la ten frecuentemente después

biología al asignar a la función

el

significado de una relación de

correspondencia entre el hecho estudiado y las necesidades del organismo. En términos sociales, la función de un fenómeno social es la correspondencia entre él y una necesidad general de la sociedad. Por ejemplo, la división del trabajo funciona para integrar la sociedad

moderna, aunque evidentemente no adquirió existencia para desempeñar ese papel

ni la

función integradora de

la

división del trabajo

beneficia necesariamente al individuo. La tarea del análisis funcional,

pues, consiste en hacer ver con claridad

cómo

las instituciones y íos

de más fenómenos sociales contribuyen a mantener

el

todo social. La

según Durkheim, y también según muchos funcionalistas contemporáneos, es esencial para comprender las persistencias y las alteraciones del orden social. ejecución de esta tarea metódolc

Tipología social

Menos

éxito tuvo

Durkheim en

sus intentos para formular una tipo-

logía de las sociedades humanas. Sus categorías

de

las

y el

de Spcncer. Entre

la

difieren

mucho

miríada de tipos de sociedades humanas

concepto de humanidad está

Durkheim

no

el

concepto intermedio de

la espe-

que esas especies o

tipos de sociedades forman de un modo muy parecido a las especies biológicas, como consecuencias de diversas combinaciones de unidades análogas. Pero cie social.

sostiene

se

advierte dos diferencias importantes entre las especies sociales y las biológicas. Primera, no hay en las especies sociales nada equivalente a la reproducción en la vida animal. Las especies sociales la fuerza interior

de

de

la

herencia,

no tienen que conserve su forma en frente

presión de los estímulos exteriores. Segunda, las especies sociales son difíciles de descubrir; el intento de descubrir tipos sociales la

eliminando todas

las variantes

con frecuencia tiene por resultado una

multiplicidad de formas indeterminadas.

APARICION DE ESCUELAS RIVALES

154

Durkheim hace de

La clasificación que cansa sobre

el

las especies

sociales des-

postulado de que las sociedades están compuestas de

que a su vez son sociedades más sencillas. Este postulado es congruente con las opiniones de Comte y de Spencer. Las sociedades deben clasificarse según su grado de organización. En la base está la sociedad perfectamente simple, especie en la que los individuos partes

Una

están en yuxtaposición atómica.

de

la

vez formulado este concepto

horda o sociedad uni-segmentaria, puede establecerse toda una

Un

paso más allá del tipo básico están las sociedades poli-segmentarias simples, uniones de hordas o clanes, como ciertas tribus iroquesas. Después, en orden de comple-

completa de tipos

serie

sociales.

jidad, vienen las sociedades poli-segmentarias tas,

agregados tales

las sociedades

como

la

simplemente compues-

confederación iroquesa. Siguen después

poli-segmen tales doblemente compuestas, por ejemplo

las ciudades-estados.

Este intento de clasificación de tipos de sociedades,

aunque

re-

presenta una tarea que aún acometen los sociólogos, ha tenido poca influencia sobre los investigadores contemporáneos, cosa

que no pue-

de decirse de otras aportaciones de Durkheim. Juicio retrospectivo de

Durkheim

Aunque Durkheim no

escribió nunca

teoría es bastante sistemática y

ha sido

un tratado de

muy

sociología, su

sugestiva para sus conti-

nuadores en Francia y en otros países, incluidas ciertas figuras contemporáneas importantes de los Estados Unidos. Durkheim dio respuestas claras a los principales problemas de la teoría sociológica.

como

de los hechos y de las instituciones sociales. Los hechos sociales, a su vez, fueron estudiados

Definió

sociología

la ciencia

punto de vista de su capacidad como fuerzas coercitivas en determinación de la conducta humana, o, en términos más moder-

desde la

la

nos,

el

como

parte del aparato de control social.

En

este punto, sus

estudios sobre la conciencia colectiva, a pesar de sus variaciones, lla-

man

la

atención hacia los modos

como

la interacción

y

las relaciones

sociales influyen significativamente en las actitudes, ¡deas y sentimientos del individuo. Para Durkheim la realidad de la sociedad precede

a la

\pida

individual.

Considerada desde

la superioridad

de nuestra posición actual, la obra de Durkheim fue viciada por haber aceptado cierras teorías evoevolucionismo aparece, por ejemplo, en su teoría del desarrollo desde la solidaridad mecánica hasta la solidaridad orgálucionistas. El

ÉMILE DURKHEIM nica;

en suponer fases necesarias en

nión de que

las

organización social; en la opi-

la

sociedades primitivas contemporáneas representan

Debe

etapas primitivas del desarrollo evolutivo. bargo, que

el

de Durkheim.

evolucionismo no dominó Si

155

advertirse, sin

ni oscureció el

em-

pensamiento

hubiera evitado el andamiaje evolucionista, la es-

tructura de su teoría habría perdurado.

El

modo como Durkheim

trata los

hechos sociales y

la conciencia

combinan verdades sociológicas importantes y opiniones erróneas, si no falaces. Es cierto, desde luego, que los intentos de explicar los fenómenos sociales exclusivamente a base de acciones y motivaciones individuales, tienen que fracasar. Para convertirse en hechos sociales, las acciones individuales están sujetas a un proceso análogo colectiva

al

de

la

composición de fuerzas, en

de

irreductibles a los principios

el

cual están implícitos principios

la psicología individual.

Por ejemplo,

nadie quiere ni planea una depresión económica en gran escala, pero

una vez y otras se han producido depresiones por la combinación de numerosas acciones individuales para las que hay miríadas de motiva-

Muchos fenómenos

inesperados y no deseados -—crisis económicas, guerras, apatía política, quizás hasta el aumento de los índi-

ciones.

ces de ansiedad neurótica



requieren una interpretación social, no

Durkheim enseñó bien esta importante lección. Al mismo tiempo, muchas veces, especialmente en los estudios sobre la conciencia colectiva, alcanzó un grado de realismo sociológico que parecía psicológica.

negar por completo

la

importancia social de

la

volición o de la deci-

sión individuales. La sociedad es real, seguramente; pero también lo

individuo, y debe recordarse que una y otro están en interacción constante. A la larga, resulta erróneo dar la prioridad a la una o

es

el

al otro.

Pero es indudable que las exageraciones de Durkheim representaron un papel positivo en sus aportaciones y el

método

sociales social

sociológicos.

más

importantes a la teoría

Demostró convincentemente que

son hechos sui gencris: destacó vividamente

y cultural

muchas de

de

la división del

las consecuencias

de

la

hechos

importancia

trabajo; estudió el carácter de

solidaridad social; señaló el pa-

pel de la coacción social en esferas de la actividad se había descubierto antes.

la

los

humana en que no

Con Max Webcr

atrajo la atención de los sociólogos hacia la

(véase capítulo 14), importancia de los valores

y los ideales en la vida social. Se enfrentó con problemas metodológicos complejos y demostró con hechos la necesidad de la investigación

empírica para una ciencia

c?e

la sociedad.

Capítulo 10

EL SUBJETIVISMO RUSO 1.1

un teorema de

desarrollo de la sociología rusa es ejemplo de

sociología contemporánea:

gran medida

que

las

la

opiniones científicas reflejan en

y culturales. Durante la seclases superiores de la sociedad rusa

las circunstancias sociales

gunda mitad del siglo xix, se dividían en dos sectores:

las

la burocracia gobernante, sostenida por

la mayoría de la aristocracia terrateniente; y la intelligentsia, constituida principalmente por universitarios y profesionales, pero que

incluía también minorías importantes de burócratas liberales

y de

trabajadores sociales pertenecientes a la aristocracia campesina. La

burocracia gobernante sustentaba una ideología conservadora de la que

pueden considerarse muestra capítulo 4), mientras que la occidentales del liberalismo o

fiel

las

opiniones de Danilevsky (véase

intelligentsia se adhería a las ideologías

del socialismo.

Al mismo tiempo, actuaba

una presión considerable sobre cada uno de esos grupos para ficar su posición intelectual

presión

tomó

la

en un plano

forma de numerosas

teórico.

Una

justi-

respuesta a esa

mayor

teorías sociológicas, la

parte de las cuales sirvieron para apoyar puntos de vista políticos.

Aún

merece nuestra atención un tipo de teoría sociológica:

subjetiva, la

más popular durante muchos

la escuela

años entre la intelligent-

sia rusa.

Lavrov-Mirtov

La escuela subjetiva fue fundada por Piotr L Lavrov-Mirtov (18231900), noble, oficial de artillería y profesor de matemáticas, que en 18ÓS fue encarcelado por propagar ideas subversivas, desterrado a una provincia remota y finalmente huido a París. La preparación de Lavrov-Mirtov en filosofía hegeliana se refleja en su idea de una tríada dialéctica: solidaridad-individualidad-progreso. Sostuvo

que

los

individuos de mentalidad crítica son los agentes del progreso. Entre sus obras principales figuran Esbozos

de

filosofía

critica

(1860),

Cartas históricas (1870), Ensayos sobre la historia del pe?i zarriento

(1876) y Los problemas de la comprensión de

la historia

El principal descubrimiento de Lavrov-Mirtov fue el jetivo.

Según

él,

en

la sociología y

tan inalterables y absolutas

como

en las

la historia

156

(1898). método sub-

hay algunas verdades

verdades de

las otras ciencias.

EL SUBJETIVISMO RUSO

157

hay otras verdades que no pueden ser descubiertas antes de que lleguen ciertas épocas, porque sólo Pero en

la sociología y

en

la historia

en ciertas épocas están subjetivamente preparados los individuos de una sociedad para comprender cuestiones fundamentales y formular soluciones adecuadas. La historia no se repite; el proceso de la evolución

histórica es

progresivo, pero sólo subjetivamente puede ser

una tendencia selectiva de la historia que debe ponerse en relación con la ética y los ideales. Aunque la sociología misma debe ser teleológica, sus metas no pueden postularse a priort, sino que deben derivarse de un estudio inductivo percibido. El subjetivismo científico, pues, es

de la sociedad. Mientras que

la historia trata

de comprender

el pro-

greso en el proceso de la evolución, la sociología es el estudio de la solidaridad de individuos conscientes. El desarrollo de la solidaridad

y el desarrollo de la individualidad son procesos paralelos. La solidaridad nace en la sociedad animal. Se manifiesta en las relaciones entre

madre e

nacimiento a

La solidaridad se perpetúa por

hijos.

la

la

imitación y da

costumbre, que es uno de sus apoyos mas importantes.

La individualidad, antítesis de la solidaridad, está, no obstante, estrechamente vinculada con ella, de suerte que estos dos elementos sólo pueden separarse por el análisis. Los individuos conscientes son productos del proceso social, y los individuos reciben sus motivaciones, conocimientos y costumbres de la sociedad. Pero como en el funciona-

miento del agregado obran,

no

social sólo los individuos desean, deliberan

y es posible ningún desarrollo sin el pensamiento crítico

de Jos individuos. Pero

los Individuos

con mentalidad

pre una minoría en comparación con las masas.

crítica

No obstante,

son siemla

fuerza

del pensamiento y la energía de la volición son agentes de determinación histórica. La historia, pues, es en esencia una generalización de biografías individuales. Es preciso reconocer el papel decisivo de la

personalidad que

el

destino ha colocado en el centro de cada época,

un monarca, un demagogo o un profeta. El progreso no es necesariamente un movimiento continuo, pero la participación en él es una obligación moral impuesta al individuo que ha captado su sentido. Es necesaria una teoría del progreso para elaborar un programa de acción. Puesto que el desarrollo de Ja indiya sea

vidualidad y el desarrollo de la solidaridad son ambos esenciales para el progreso, la mejor sociedad será aquella en que todos los individuos

tengan intereses y convicciones iguales, vivan en las mismas condiciones de cultura y excluyan la lucha por la existencia. El progreso sólo es posible cuando los individuos que

forman

la

minoría avan-

APARICION DE ESCUELAS RIVALES

158 /.ul.i ri.i.

las

I

saben que sus intereses son idénticos a los intereses de la mayon el curso de la historia rara vez se han movido en esa dirección

minorías; pero cada generación es responsable de lo que debió

hacer y no hizo.

tic

Mikhailovsky

más destacado de la escuela fue Nikolai M. Mikhai1842-1904). Mikhailovsky se graduó en una escuela de mi-

El exponente

lovsky

(

nería, y

empezó

su carrera literaria a los dieciocho años, llegando

después a dirigir una de las revistas mensuales más importantes de Rusia. Fue

como

él,

un

por Comte y Mili. Para problema básico de la época era la reconci-

positivista radical, influido

para otros,

el

liación de la verdad y la justicia. Creía él que la solución de esc problema exigía que la sociología fuera teleológica y que se siguiera el método subjetivo propuesto por Lavrov-Mirtov. Para Mikhailovsky

de

la sociología es la ciencia

las

relaciones

iones entre el grupo y

interocrsonalcs c el

individua

í nter-

Aunque

conocía que los fenómenos sociales forman una dase independienteacontecimientos, sostenía que

\

la sociología,

nos, está estrechamente relacionada

La meta principal de creía

que

el

tic

que estudia esos fenóme-

las otras ciencias.

la actividad social

es la lucha por la individualidad. cer,

con

re-

—decía Mikhailovsky

En oposición deliberada con Spen-

progreso consiste en

la

aproximación gradual

al

desarrollo integral de cada individuo y se manifiesta en el decrecimiento de la división del trabajo social. Todo lo que retarda el movi-

miento hacia por

la integración personal es

la individualidad es

inherente a

raleza ha asignado a los seres

la

inmoral e

situación

humanos; entre

injusto.

misma que

La lucha la

natu-

individuo y la sociedad hay una lucha incesante. Mirando a su propio tiempo, Mikhai-

lovsky escribió que

el

el

trabajador occidental ya no es un individuo

independiente, porque ha sido degradado por la división burguesa del trabajo. El pueblo ruso

comunidades

las

En El héroe y no

puede evitar esa degradación conservando

agrarias.

la multitud

(

1882), obra principal de Mikhailovsky, como un gran hombre, sino

se considera al héroe necesariamente

como un hombre cuyo ejemplo mueve

a las masas hacia el bien o

hombres son productos del mismo ambiente muchedumbre. Los hombres anhelan ideales y siguen

hacia el mal. Los grandes

que moldea a

la

fácilmente a quienes, ofreciéndoles ideales, representan el heroísmo.

EL SUBJETIVISMO RUSO Finalmente,

el

héroe es

el

hombre que da

el

159

primer paso que se espe-

raba y que será imitado por la multitud. La imitación, ley general de la conducta humana, suele ser inconsciente. Como la conciencia y la

voluntad por lo general son débiles, suele predominar

la

tendencia

a la imitación.

Lavrov-Mirtov y Mikhailovsky emplearon el concepto de la posibilidad objetiva. En la vida social la persona individual se halla siempre delante de muchas posibilidades objetivas con diferentes probabilidades de realización. Cuál de las posibilidades comprendidas en

una

situación concreta llegue a realizarse, es cosa determinada por una

combinación compleja de circunstancias que sólo rara vez pueden ser plenamente conocidas. En muchas ocasiones la insensata confianza en la propicia llegada de la posibilidad deseada induce a los hombres a permanecer inactivos y a confiar en el desarrollo natural de los acontecimientos. Naturalmente, ni los individuos de mentalidad crítica, de

que habla Lavrov-Mirtov,

ni

los héroes

de Mikhailovsky cometen

ese error.

Yuzhakov y Karcyev Las ideas de aquellos dos autores fueron criticadas y modificadas por otros dos miembros de la escuela subjetiva, Sergci N. Yuzhakov ( 1849-

1910) y Nikolai I. Karcyev (1851-1930). En sus Estudios sociológicos (1891) declara Yuzhakov que el método subjetivo era inadecuado para la sociología. Sin embargo, sostenía la necesidad de evaluar los desenvolvimientos y procesos sociales sobre la base social

(que

él

identificaba

con

la

filosofía

de un ideal

moral); sobre esa base,

Según él, la un método particular, había demostrado un teorema importante: que el desenvolvimiento social es impulsado por personalidades. Es un grave error de la sociología desconocer este teorema. Pero como es una proposición esencial, y no cosa de procedimiento lógico, no constituye una base adecuada podría construirse una escuela rusa,

más que

teoría científica

de

la sociedad.

sentar la necesidad de

para formular un método particular.

Karcyev fue el único universitario de la escuela subjetiva, habiendo enseñado en las universidades de Varsovia y de San Petersburgo. Sostenía, como Yuzhakov, que sus predecesores se habían equivocado en una proposición importante: en vez de exponer el método subjetivo debieron estudiar el factor subjetivo de la sociedad. Análogamente, subrayó El papel del individuo en la historia (1890), título de una

160

APARICION DE ESCUELAS RIVALES

de sus obras m¿ís importantes. En 1897 publicó Kareyev una valiosa Introducción a la sociología en la que ofrece una revisión sistemáy extraordinariamente inteligente su tiempo.

las teorías sociológicas

de

una ciencia nomotética que investigaba

las

tica

Para

él la sociología era

leyes generales

de

de la vida social, en contraste con la historia, que,

estando limitada a fenómenos concretos, es idiográfica. Kareyev tió

también en que

historia.

el

insis-

individuo no es un instrumento pasivo de la

Los grandes hombres son los que poseen

de planear

el talento

actividades complejas e inducir a otros a ejecutar esos planes. Defi-

como la evolución hacia el como la elevación gradual de

nía el progreso

ideal social;

el ideal social

las

humana y

y definía la vida

normas de

la justa repartición del trabajo entre los

hombres.

Juicio retrospectivo del subjetivismo

Los individuos de

la

escuela subjetiva rusa concentraron su atención

sobre uno de los problemas básicos de la teoría sociológica: las relaciones entre el individuo y la sociedad. En oposición explícita a Marx y a Spencer, esos sociólogos subrayaron las funciones importantes del individuo

en

el

proceso social. Atribuyeron a los individuos, espe-

cialmente a los de tipo más elevado, un papel activo que se identificó obligación de contribuir al progreso. Para ellos el progreso era

con

la

cosa

muy diferente

de lo que parecía

ser para sus colegas los sociólogos

de Occidente. El progreso material y la diferenciación social tenían poco interés para ellos. Su ideal común era una sociedad de iguales que permitiera auto-expresarse a cada uno de sus individuos.

En

ciertos aspectos estos sociólogos anticiparon

que llegaron a

identificarse

con

o desarrollaron ideas

los descubrimientos

de otros autores.

Así, Lavrov-Mirtov y Mikhailovsky subrayaron el papel del individuo en la vida social y en los cambios sociales quizás antes de que Ward

de esa materia. Los dos rusos señalaron la importancia de la imitación muchos años antes que Tarde y trataron de las relaciones tratase

imitación y la costumbre hacia el mismo tiempo que Bagehot. El principal obstáculo para ser intcrnacionalmentc conocidos es que

entre

la

escribían en ruso, de suerte rusos era unilateral. las obras

Aunque

sus relaciones

los profesores

con

los sociólogos

que podían conocer

las

no

rusos leían con avidez

de sus colegas extranjeros, fuera de Rusia eran

los sociólogos

disciplina.

que

muy

pocos

manifestaciones rusas de esta

EL SUBJETIVISMO RUSO

161

Esta escuela fue perjudicada también por las confusiones relativas

llamado método subjetivo.

al

Mucho tiempo

y

mucha

energía se gas-

taron en una controversia esencialmente terminológica antes de que

método fuese aclarado y corregido por

el

de

la escuela,

más

los individuos

en especial por Kareyev. Quizás

jóvenes

razón principal del

la

colapso de la escuela fue que hizo a la sociología depender de un ideal social y

que exageró

la

importancia de los juicios de valor

como

no pudo prevalecer

parte intrínseca de la sociología. El subjetivismo

Durkheim (véase capítulo 9) de Max Weber (véase capítulo 14) de que los juicios de valor y no deben inmiscuirse en el desarrollo de la sociología teórica. Pero otro rasgo de la escuela pudo haber impresionado favorablemente a los sociólogos occidentales, a saber, la teoría de las posibilidades objetivas. En la forma más complicada de probabilidad, este contra las vigorosas demostraciones de

Weber

y de otros. pues, en el desarrollo

concepto reaparece en las enseñanzas de

La escuela de del

no influyó mucho, pero mucho de lo que sus miembros dijeron acerca

subjetiva rusa

la sociología;

papel del individuo en

importancia y valor para

la

historia

o en

el

de

la estructuración

proceso social tuvo la

teoría sociológica.

CONCLUSIÓN DE LA TERCERA PARTE Durante

último cuarto del siglo xix

el

sociología estuvo desdi-

la

chadamente dividida en muchas escuelas grandes y pequeñas. Las diferentes sociologías parecían tener poco de común entre sí, o quizás nada. Por ejemplo, ¿qué opiniones compartieron Loria (para quien la sociología es la ciencia

nómica de

de

las relaciones entre la subestructura eco-

sociedad y las manifestaciones jurídicas, morales y políticas de su superestructura ) y Simmel (para quien la sociología es la ciencia de las formas de interacción humana ) ? En opinión de Simmel la

la

obra de Loria caía fuera del campo de

la sociología.

Pero en

la

actualidad esos dos tipos de interés y muchos otros se consideran aspectos legítimos de la teoría sociológica.

Había, sin embargo, una teoría, o hasta un dogma, en que comulgaban la mayor parte de los que contribuyeron al desarrollo de la sociología a fines del siglo xix: la idea de la evolución.

parte

de

y

mayor

que hemos examinado, la evolución era el conlos autores que no eran primordialmente evolucio-

Aun

en general no rechazaron esa

Worms

la

las teorías

cepto clave. nistas

En

la

teoría.

mantuvieron expresamente.

De

Los organicistas Scháffle los sociólogos analíticos,

APARICIÓN DE ESCUELAS RIVALES

162

Gemetnschaft a la Gesellschajt; Tarde, una evolución encaminada a la unificación de la humanidad mediante la imitación; y Durkheim, una evolución de la solidaridad mecánica a la solidaridad orgánica con todas sus consecuencias. Sólo Simmel permaneció fuera de la tendencia predominante; pudo ser indiferente al evolucionismo porque concentró su atención sobre forTocnnies subrayó

la

evolución de

la

mas invariables de interacción social. Aunque la doctrina evolucionista inmensa mayoría de

las teorías

fue

un elemento común a

la

de la época, no sirvió para producir

una verdadera unidad, porque cada escuela o tendencia particular deJa

finía

evolución de un

modo completamente

Spencer

diferente.

y trabajaba en ese tiempo, y también estaba viva y activa su concepción cósmica de la evolución. Teoría rival de ésta fue la de vivía

los darwinistas sociales,

(fundamental en

el

que abandonaron

el

proceso de diferenciación

pensamiento de Spencer) para destacar

los

meca-

selección natural y de la supervivencia de los más aptos, ya sean individuos, grupos o normas sociales. Desviación de mayor

nismos de

la

alcance aun fue el evolucionismo psicológico, representado por telesis

de

Ward

rosamente

el

y

la

la

conciencia de calidad de Giddings. Emergía vigo-

determinismo económico;

el

evolucionismo tecnológico,

iniciado por los primeros antropólogos, fue estrictamente desarrollado

por Vcblen; observaciones más o menos accidentales de Córate y de Durkheim fueron convertidas por Coste en un sistema de evolucio-

nismo demográfico; y Novicow realizó el tour-de-¡orce de descubrir una tendencia evolucionista en el mecanismo de la evolución misma. Otros tipos aun de evolucionismo se estructuraron sobre

de Gobineau

En

y el

monismo

el

racismo

geográfico de Bucklc.

contraste con los primeros años de los iniciadores, en que sim-

plemente coexistieron opiniones divergentes, durante este segundo periodo de desarrollo sociológico los diferentes puntos de vista actuaron unos sobre otros. Desgraciadamente, esta acción recíproca entre Jas diferentes

destructora.

po

opiniones consistió en su mayor parte en una crítica

Gran

parte del esfuerzo de los sociólogos de aquel tiem-

fue consagrado al intento de demoler las ideas de los competi-

dores. Los darwinistas sociales pudieron alegrarse de ver su creencia

en

la

importancia fundamental de

la

lucha por

la

existencia tan viva-

mente manifestada en la sociología misma. Este bronco antagonismo fue en parte consecuencia de la naturaleza misma de las teorías evolucionistas. Puesto que las teorías eran predominantemente monistas, y afirmaban el papel supremo de un solo factor en la evolución, cada

EL SUBJETIVISMO RUSO

163

autor que deseaba vindicar el factor fundamental elegido por él se esforzaba por demostrar lo absurdo de las explicaciones evolucionistas

Hoy

presentadas por sus rivales.

están olvidadas casi todas esas que-

absorbidas en la decadencia del evolucionismo en general.

rellas,

La sociología de en vindicar

fines del siglo

dogma

el

se interesó exclusivamente

xix no

Hubo

evolucionista.

otras

escuelas, la organicista y la subjetiva rusa, pasaron

completo como

evolucionismo; pero

el

la

Dos

tendencias.

modo

de un

tan

primera sociología analí-

y fructífera. I-a sociología contemporánea no sería lo que es sin las importantes aportaciones de Toennies, Simmel, Tarde tica resultó viable

y

Durkheim. Además, hasta

obra de

la

las escuelas

muertas no fue

totalmente perdida: se obtuvieron valiosos conocimientos sobre materiales

de importancia sociológica

como subproductos de una

investi-

gación mal orientada.

De

las

lecido la

opiniones acerca de la naturaleza de

la

identificación señalada por Simmel de

sociedad,

ha prevacon un

la sociedad

grupo de hombres que actúan entre sí recíprocamente. También ha prevalecido el teorema de Durkheim según el cual los hechos sociales son hechos sui

getieris irreductibles a

proporciones biológicas o psico-

(aunque en la actualidad este punto de vista no sea del todo incontrovertible). La dicotomía que hace Toennies de los grupos sológicas

ciales

contribuyó a hacer posibles su clasificación científica y

tificación

de rasgos comunes a todos

contribución

tipos

conocimiento del papel de

al

turales en la conducta

kheim sobre

los

humana,

funciones de

las

la

de sociedades.

Como

las fuerzas sociales y cul-

la persistente investigación

de Dur-

conciencia colectiva fue, en realidad,

importante labor de zapa de un iniciador de

Además, ha

iden-

la

la sociología actual.

persistido la importancia concedida por

Simmel a

la

humana como unidad básica para la investigación socioToennies y Durkheim contribuyeron de manera importante al

interacción lógica.

conocimiento de

la interacción cooperativa.

aunque exageraron

el

papel de

una teoría científica de

la

la

Los darvinistas

sociales,

lucha, pusieron los cimientos para

interacción antagonista. Los escritos de

Novicow fueron muy útiles para la formulación de una teoría de la lucha; y Sumner llamó la atención hacia la correlación entre la solidaridad dentro de un grupo particular y el antagonismo hacia los otros grupos.

A

Tarde

le

importancia de días en

que

corresponde la

el

honor de haber comprendido

la

gran

imitación en la vida social. Sin embargo, en los

escribía,

no

se

comprendió plenamente

la importancia

APARICIÓN DE ESCUELAS RIVALES

164 de esta

idea,

en parte a causa de

la

oposición expresa de Giddings

y Durkhcim. Se recordará también que alguna parte de las opiniones de larde sobre la imitación había sido anticipada por Bagehot y por las subjetivistas rusos.

Partiendo de premisas diferentes, Sumner, Toennies y Durkhcim dieron los primeros pasos de gran alcance en el estudio sociológico

humana. Sumner presentó una explicación del aspecto transpersonal de las normas sociales; Toennies esbozó un método para clasificar las normas desde un punto de vista sociológico; y Durkheim, empleando el engañoso lenguaje del realismo social, se esforzó en demostrar el papel fundamental de Jas normas del grupo en la vida social. El segundo periodo de la historia de la teoría sociológica fue altamente productivo en teorías acerca de las relaciones entre la sociedad y el individuo. Ward, Giddings, Tarde y los subjetivistas rusos se del aspecto normativo de la interacción

rebelaron en sus escritos contra el

dogma de

las

fuerzas sociales

impersonales que se imponen a los individuos y que obligan a los hombres a ser espectadores y no actores en la escena social. No obstante, el

elemento válido contenido en

el

realismo sociológico (la

de una realidad independiente) fue hábilmente presentado por Gumplowicz, Sumner, particularmente por Durkheim, y de un modo señalado por los organicistas (cuya aportación más importante fue la de Scháffle). En esc período se formularon pocas definiciones formales de Ja sociología. La que dio Simmel de la nueva ciencia fue un avance manifiesto respecto de las anteriores. Pero el problema de la defiatribución a la sociedad

nición apenas

si

existió para los evolucionistas.

logía era la ciencia de la evolución social tal

Para

como

ellos, Ja sociola

habían visto

Comte

y Spencer. Se debatieron acaloradamente cuestiones de método, pero

veces de

dado sobre

manera infructuosa:

sería el

un mero

el

muchas

método más probablemente recomen-

corolario del teorema fundamental del sociólogo

factor determinante básico de los cambios sociales.

Simmel,

más meditativos de aquel tiempo, confesó que uno no tenía ningún método definido que ofrecer. Los rusos creyeron que habían inventado un método nuevo, pero, en definitiva, todo de los sociólogos

que hicieron fue subrayar el papel de la personalidad en el proceso social. Los métodos cuantitativo y de casos particulares, propuestos lo

por Quétclct y Le Play en el primer periodo, apenas si fueron aplicados en la corriente principal de la teoría sociológica hasta tiempos

EL SUBJETIVISMO RUSO bastante recientes. Sólo

Durkheim

poniendo de relieve

arrollada,

165

ofreció una metodología bien des-

los requisitos

de una ciencia empírica;

pero sus importantes aportaciones fueron en parte viciadas por su adhesión

Puede

y en ocasiones a la esencia, del realismo social. en conclusión, que la mayoría de las teorías exami-

al lenguaje,

decirse,

nadas en esta parte fueron unilaterales o que respondieron sólo a algunas de las interrogaciones básicas de

la

teoría sociológica.

Los

organicistas y Simmel se interesaron primordialmente por la naturaleza de la sociedad; los diversos tipos de evolucionistas se interesaron

sobre todo por el factor prepotente de los cambios sociales; los subjetivistas rusos se

individuo.

De

consagraron a

los sociólogos

las relaciones entre la sociedad y el el que

de aquel tiempo, Durkheim fue

más cerca anduvo de desarrollar una que aún sigue siendo útil hoy.

teoría sociológica sistemática

Capítulo

11

DECADENCIA DEL EVOLUCIONISMO Y APARICIÓN DEL NEOPOSITIVISMO En

las vísperas del siglo

xx

la

evolución era un

admitido. Su predominio trascendía del la

campo de

influencia de Spcncer y sus discípulos,

de descubrir

que

la

pasó por

muchos

la sociología.

Bajo

científicos trataron

o pre-establecidas del desarrollo de

las etapas necesarias

vida social y cultural. Afirmaban, por ejemevolución de la familia empezó con la promiscuidad sexual,

aspectos particulares de plo,

dogma comúnmente

la

(clan) y de

fases de la familia matriarcal

las

la

familia

patriarcal (gens), llegando finalmente a la pequeña familia conyugal

de nuestros

días. Los

economistas sostuvieron más de una vez que

humanidad había evolucionado a la recolección

de alimentos,

la

través de las etapas sucesivas de

la caza, la cría

de ganado,

la agricultura

y la industria. Se decía que la tecnología había pasado por las tres o cuatro "edades” de la madera, de la piedra, del bronce y del hierro.

En

el

aspecto jurídico se describía

común

la

evolución

como

paso de

el

la pro-

como magia-animismo-totetismo-deidades personales se enunciaban como etapas distinguibles en el desarrollo de la religión. En el campo de la política, se consideraba la democracia como la cima de una línea de piedad en

a

la

propiedad individual. Secuencias tales

Había dudas, naturalmente,

desarrollo manifiestamente ascendente.

en cuanto a

las

fases exactas y su sucesión;

creían que se resolverían mediante

el

pero los evolucionistas

estudio ulterior. Algunos soció-

logos y otros investigadores sociales preferían bases diferentes para construir sobre ellas sus sistemas teóricos, mas por lo general hasta esos escritores servían de labios afuera al el edificio

de

dogma que

parecía coronar

las ciencias biológicas y sociales.

Últimas manifestaciones del pensamiento evolucionista

Gradualmente se fueron acumulando las dificultades. Se descubrían hechos que no encajaban en el esquema evolucionista o que estimulaban a los investigadores sociales a intentar nuevos puntos de vista. Pero algunos investigadores, creyendo que el evolucionismo era invencible, intentaron corregir la doctrina y darle formas que la hicieran

compatible con

el

avance de

los

conocimientos. Son pertinentes a

nuestro estudio las enseñanzas de tres de ellos.

169

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLOGICA

170

Maxim M. Kovalevsky (1851-1916), aunque más productivos de

su vida en

la

ruso,

pasó los años

Europa occidental y

se interesó

Como

sociólogo, profundamente en su historia jurídica y económica. se mantuvo aparte de la escuela subjetiva rusa (algunos de cuyos afiliados se quejaban amargamente de que desconociera sus opiniones).

Por consiguiente, Kovalevsky, presidente del Instituto Internacional de Sociología en 1907, puede ser considerado propiamente como un representante eminente de Jas últimas ideas evolucionistas de la Eu-

ropa occidental. Kovalevsky era un evolucionista decidido, pero más eo

de Comte que en

el

de Spencer. Intentó

fijar

las fases

el

por

sentido las

que

tienen que pasar las sociedades a causa de una necesidad interna, pero

no

se

inclinó al concepto cósmico de la evolución sustentada por

Spencer ni a

de

evolución social y la evolución biológica. Su obra representa aquel tipo de síntesis creadora de las la identificación

ciencias sociales concretas

que

la

Ward

proponía como tarea central de

Dedicó varios volúmenes, publicados en ruso, alemán y francés, al desarrollo económico de la Europa occidental, a los orígenes de la democracia moderna y al paso de la democracia inmediata o directa a la democracia representativa. Sobre la base de la sociología.

1

esos estudios y de otros materiales originales y ajenos publicó en en lengua rusa una Sociología en dos volúmenes.

1910

Ese libro está dedicado en gran parte al problema de descubrir las de la evolución social. Más específicamente, Kova-

fases esenciales

levsky se propuso identificar y relacionar las fases de diferentes esferas de la vida socio-cultural. Evitó concluir que las analogías entre

dos o más desenvolvimientos concretos establecen una relación de necesidad evolutiva entre ellos, reconociendo la posibilidad de la imitación y de la difusión cultural. Se negó enfáticamente a atribuir prioridad o supremacía a ningún factor particular del desenvolvi-

miento evolutivo, aunque creía que en las primeras fases de Ja evolución los cambios de densidad de la población fueron de fundamental importancia para estimular cambios posteriores. Reconocía la existencia de variantes

o

desviaciones de las líneas rectas de la evolución,

pero creía que debía posponerse su estudio hasta que los sociólogos

hubieran logrado establecer analogías sociales y culturales y reducirlas a leyes generales. Finalmente, Kovalevsky señaló que las socie1 Las obras más importantes de Kovalevsky sobre esas materias son El desarrollo económico de Europa basta el nacimiento del capitalismo (1898-1903), Orígenes de ¡a democracia moderna (1895-97), y De la democracia directa a la democracia repre-

sentativa

(

1906)

DECADENCIA DEL EVOLUCIONISMO

171

dades primitivas contemporáneas son contemporáneas y que por lo tanto no representan necesariamente etapas antiguas del proceso evo-

hecho que todavía hoy

lutivo,

Los

es ignorado algunas veces.

de Kovalevsky están en aguda oposición con

escritos

los

de

Albert G. Keller (1874-1956), notable representante norteamericano del evolucionismo reciente. Keller fue estudiante, colega y discípulo de Sumner (véase capitulo 5), a quien sucedió, a su muerte, en la cá-

Sumner no había trabajado sobre

tedra de la universidad de Yale.

las

relaciones entre la evolución de las costumbres y la evolución orgá-

problema que Keller se planteó en Evolución social (1915), su obra más importante. Esta obra es un intento para hacer pasar el evolucionismo desde la variedad spenceriana, considerada por Keller más filosófica que ciennica,

tífica,

mal

a una base darwiniana, tarea que en su opinión habían realizado

los darwinistas sociales. Así, a la

fórmula spenceriana del paso

de la homogeneidad incoherente a la heterogeneidad coherente la sustituyen "la variación, la selección, la transmisión y la adaptación”, principios que hay que aplicar al proceso primordialmcnte mental

de

evolución societaria y a la materia prima societaria de las costumbres. La variación es la fuerza que pone en movimiento la evola

lución,

hecho de que la

ve claro por qué y cómo ocurre eso. Pero el costumbres no son iguales en ninguna parte indica

aunque no las

se

ubicuidad de las variaciones de las normas, variaciones que refle-

grupo en

jan diferencias de

reacción mental al ambiente. Esas

la

reacciones son selectivas, siguiendo las direcciones los

hombres. Keller encuentra

tres

tipos

más agradables

de selección

societaria:

a la

automática, que no supone la adaptación deliberada de medios a finalidades conscientes, y que se manifiesta en la guerra, en la lucha de clases y en la competencia; la racional, análoga a la técnica del

margen a la capacidad dirección del cambio (aunque en

criador de animales, con lo que deja algún

hombre para determinar opinión de Keller ese margen del

como

que mediante

prácticas

superiores, el

matrimonio

permite

la

la

muy

limitado); y la contraselección, la guerra, la baja fertilidad de las clases es

tardío, el celibato y la industria

supervivencia de los

moderna,

menos aptos biológicamente. La

trans-

misión societaria, tercer principio de Keller, teniendo en cuenta

hecho de que

las

imitación automática y de la educación artien la conservación de las tradiciones de la sociedad. Los procesos

refiere al papel ficial

de

la

el

costumbres no son biológicamente hereditarias, se

de

la

variación, la selección y la transmisión hacen posible, final-

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

172 mente,

la

adaptación a las costumbres. Cada costumbre o institución,

aunque esté anticuada o sea incongruente con otras (y es justo señalar que Keller fue uno de los primeros en llamar la atención sobre los desajustes producidos por los índices desiguales de cambios de las costumbres) es resultado de la adaptación del hombre a las condiciones ambientales. Este breve esbozo de la aplicación que hizo Keller de ideas dar-

vinianas a

la

que ejecutó su

evolución social hace poca justicia a tarea.

Fue

el

suyo

la

habilidad con

último esfuerzo importante de

el

han progresado de manera libro de Keller, pero pocos de

este tipo. Los conocimientos sociológicos

impresionante desde que se publicó esos progresos,

si

el

es que alguno, se

mientos de Evolución

social, lo cual

han hecho siguiendo los lincaindica por lo menos que el pro-

greso científico consiste en otra cosa. El tercer autor que tendremos en cuenta es Leonard T. Hobhouse, filósofo social y antropólogo inglés.

noció plenamente

de

la

el

Hobhouse (1864-1929)

reco-

fracaso del evolucionismo extremo, especialmente

variedad darwiniana, pero esperaba salvar algo que pudiera

usarse eficazmente en la sociología moderna.

Desde

el

punto de

vista

de

la sociología empírica, la

más impor-

tante de sus obras es Social

1924). En este libro

Development {Desenvolvimiento social, intenta Hobhouse formular criterios objetivos

del avance evolutivo de las sociedades humanas. Entre esos criterios

figuran el tamaño; la eficacia, es decir, la coordinación adecuada de las

funciones al servicio de fines específicos;

como

la libertad,

que es con-

margen permisible de independencia de ideas, de carácter y de imitación; y la mutualidad de servicios, o la organización de las relaciones sociales de tal suerte que cada uno de los que sirven fines comunes participe también en su consecución. Como filósofo social Hobhouse no sólo rechazaba el concepto agresivo del desenvolvimiento evolutivo y la teoría radical del laissez-faire, sino que defendía un colectivismo moderado; creía que la evolución social misma descansa cada vez más sobre un control consciente. Es indudable que siderada

el

estas opiniones influyeron

en su selección de los

evolutivo. Pero la aplicación de esas

criterios

de progreso

normas a materiales etnográficos

comparativos representa un gran esfuerzo para probar

las hipótesis

objetivamente (cualidad manifiesta también en un libro suyo anterior,

muy

Moráis and Evolution, Moral y evolución, publicado en las ideas de Desenvolvimiento social son poco convin-

1906). Aunque centes, indican,

como

lo hizo ver claramente

Hobhouse, que

las so-

m

DECADENCIA DEL EVOLUCIONISMO ciedades pueden retroceder lo

mismo que avanzar

173

a lo largo de una o

varias de las cuatro líneas señaladas por los criterios de la evolución

humana. Esta conclusión es congruente con la prueba aducida en

The Ma-

Culture and Social Institutions of the Simpler P copies (La cultura material y las instituciones sociales de los pueblos más sencillos, terial

1915), obra en la que colaboraron Hobhouse, Morris Ginsberg y Gerald T. Wheeler. En ella examinan los autores el supuesto evolucionista de que el desarrollo de las instituciones sociales es correlativo de los cambios que experimentan las condiciones económicas. Estudiaron más de cuatrocientas sociedades y emplearon técnicas estadíspobres para clasificar las fases de adelanto y las instituciones

ticas

políticas, familiares y militares, entre otras.

Aunque

ciertas correla-

ciones son evidentes en las numerosas tablas del volumen (por ejem-

de "cazadores primitivos" y las instituciones políla prioridad nacientes), los autores no afirman ni pretenden

plo, entre la fase ticas

de

las





condiciones económicas ni la regularidad del progreso evolutivo.

El reto empírico al evolucionismo

Los últimos evolucionistas estaban riñendo una batalla perdida en sus intentos para remendar el evolucionismo.

En el siglo XIX ya habían muchas de esas dudas na-

surgido dudas en cuanto a la doctrina, y cieron de estudios más o menos empíricos de hipótesis evolutivas específicas.

Por ejemplo, uno de finés

los

colegas de Hobhouse, el profesor sueco-

Edward A. Westermarck (1862-1939) empleó muchos años en

examinar materiales etnográficos con tulado de

la

promiscuidad sexual

la

intención de refutar

como primera

fase

de

la

el

pos-

evolución

humana. (Esa opinión había sido sustentada por muchos Morgan, aunque algunos de los primeros antropólogos, por ejemplo Tylor, no la aceptaron.) Los resultados del de

la familia

evolucionistas, entre ellos

Westermarck fueron publicados en Historia del matrimonio humano (1891), donde el autor demolió la hipótesis de la promistrabajo de

cuidad originaria y sostuvo, a base de las pruebas proporcionadas por la vida de los antropoides y por sociedades humanas, que el hombre fue originariamente ternalista es el

monógamo y que

más antiguo y más

el sencillo tipo

universal.

Aunque

de familia pa-

los

antropólogos

contemporáneos han abandonado las investigaciones relativas a los orígenes de las instituciones y presentado numerosas pruebas de que es normal, culturalmente, una gran diversidad de sistemas familiares,

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

174

por lo general coinciden en que ni tipo

familiares, por

muy

o conyugal formada por padres e

La refutación que Westermarck hizo de fue paralela a las investigaciones de nista acerca

sexual

no distingue

de sociedad humana y que todos los sistemas amplios que sean, implican combinaciones de la

ninguna etapa familia nuclear

comunismo

el

hijos.

promiscuidad primitiva

la

doctrina económica evolucio-

la

de un comunismo primitivo

(tal

como

lo admitió Engels,

ejemplo). Haciendo de nuevo uso de estudios etnográficos, se

¡>or

demostró que, aunque

la

propiedad

común de

entre los pueblos primitivos, también

vada

—en — forma también

derecho de propiedad

pri-

lo relativo a herramientas, armas, ropas y otras cosas anáparte de sus instituciones. La ¡dea evolucio-

logas nista

el

la tierra es frecuente

de una sucesión de fases de crecimiento económico, desde

la

caza hasta la cria de ganado y la agricultura, resultó incompatible con los hechos conocidos, y, por ejemplo, un investigador (Hahn) 2

aduce que

el ejercicio

femenina de recoger

masculino de

la

caza coexistió con

los productos silvestres

de

la

actividad

la

Se descu-

tierra.

brieron casos en que se había desarrollado la agricultura con ausencia

de

la

rrió entre

supuesta fase intermedia de

muchas sociedades

la cría

Las ideas evolucionistas concernientes

desarrollo de

al

más duraderas que

tuciones políticas fueron

de animales, como ocu-

indias de America. las

insti-

esas teorías económicas.

Pero debe advertirse que los acontecimientos de los últimos decenios han infligido un golpe mortal al aspecto político del evolucionismo.

También han surgido dudas en cuanto

a

la

solidez de los

métodos

empleados por los evolucionistas. Suponían éstos, por lo general, que empleaban el método comparativo, aunque en realidad solían seguir el procedimiento de los ejemplos. Datos recogidos de diferentes culturas eran agrupados con frecuencia para atestiguar etapas evolutivas; los

fenómenos que

se ajustaban al

supervivencias de edades

más

viduales los que no venían en

En

consecuencia, el

con gran

modo de

frecuencia.

esquema evolutivo eran declarados

antiguas, y se consideraban hechos indiapoyo de tal o cual teoría evolucionista.

razonar de los evolucionistas era circular,

Por otra parte, muchos de sus datos no merecían

confianza, porque se basaban en informes de viajeros y misioneros y no de hombres de ciencia. Se suponía además que la cultura primitiva

contemporánea representa

Aun 2 E. (

1896 ).

fases primitivas de desarrollo evolutivo.

reconociendo esos errores, los evolucionistas pudieron haber Hahn: Di* Hausíhiere und ibra Beziebungen zur Wirtscbaft das

M enseben

DECADENCIA DEL EVOLUCIONISMO mantenido una versión moderada de

175

su doctrina, confiando

en su

habilidad para explicar analogías sorprendentes de utensilios materiaentre pueblos separados por enormes y de instituciones sociales distancias. Pero explicaron esas analogías diciendo que representan les

etapas evolutivas por las cuales tienen que pasar todas

humanas. Este la difusión

de

modo de la

las

sociedades

razonar fue recusado por el conocimiento de

cultura basada en la imitación.

alemán Friedrich Ratzel ( 18Í í-1904) ya Antbropogeograpbic (Antropogeografía, 1892) había señalado en su analogías culturales en sociedades marcadamente disímiles en cuanto a medio ambiente, analogías que, en consecuencia, tenían que expliEl distinguido geógrafo

carse

como

consecuencias de contactos entre las culturas. Esta opi-

nión convenía con Lis leyes de la imitación (1890) de Tarde, en

que

el

autor intentaba demostrar que el proceso de la imitación es

el resorte

ción,

en

fundamental del devenir

pero sirvió para destacar

las

relaciones humanas.

A

social. Esta teoría era

el

importante papel de

comienzos del siglo

xx

una exagerala

imitación

el

etnólogo

alemán Fritz Graebner publicó una serie de estudios que culminaron en Métodos de etnología (1911) en los que negaba que hubiera habido muchos inventos independientes y sostenía que la difusión de los inventos es un fenómeno muy general. Sus obras, como las de muchos de sus discípulos, seguramente contienen exageraciones y conjeturas no justificadas; pero la hipótesis de la difusión recibió considerable apoyo de muchos descubrimientos arqueológicos que indicaban que ciertos hechos de cultura material por lo menos habían viajado desde su lugar de origen a puntos sorprendentemente lejanos

en épocas primitivas de

la historia

humana. Por ejemplo,

se encon-

traron conchas marinas y huesos de peces, restos de la Edad de la Piedra Antigua (Paleolítica), lejos de las costas, indicio de que exis-

algún comercio entre tribus cazadoras de renos y tribus costeñas. Objetos de pedernal producidos en Francia en la Edad de la Piedra tió

Nueva

(Neolítica) se encontraron en Bélgica, y conchas de la misma edad viajaron hasta Alemania y Checoslovaquia. El trigo cultivado

en Dinamarca y los animales criados allí en épocas remotas fueron llevados de otras partes, pues no son descendientes de especies sil-

Noroeste de Europa. La obsidiana empleada en Egipto y Mesopotamia procedía de Armenia y de Milo; el lapislázuli encontrado en Irán había sido usado mucho antes en Egipto y Sumeria.* vestres del

3 Estos ejemplos proceden de "A Prehistorian 's Interpretation of Diffusíon", por V. Gordon Childe, en Harvard Tercentenary Publicaiicni, vol. 111 (1937).

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

176

Los evolucionistas clásicos no pudieron sospechar hechos como

estos,

y su descubrimiento privó a la escuela de una de sus últimas líneas de defensa.

No

quiere decir esto que no haya sobrevivido algo a la ruina del

evolucionismo. Algunas de sus aportaciones siguen siendo útiles en la estructura

los

de

la

evolucionistas

sociología contemporánea. Las investigaciones de

señalaron paralelismos parciales en costumbres,

creencias y objetos materiales particulares. Aunque no demostraron la existencia de etapas preestablecidas de progreso, a pesar de sus

monumentales

esfuerzos, sus estudios corroboraron

la ¡dea

de puro

común de que unas

cosas vienen primero y otras después. I-as sociedades sin organización política diferenciada, por ejemplo, dieron

sentido

nacimiento a caudillos cuya posición se basó primero en cualidades personales, pero

que después tendió

a

hacerse hereditaria. Los uten-

son sencillos al principio y gradualmente se hacen más complicados. El transporte se hace primero a pie; después se idearon técnicas silios

cada vez más complejas. Puede decirse, en suma, que los estudios

de

los evolucionistas

han confirmado

la

convicción de que hay un

orden en los cambios sociales y culturales y han indicado que a la concepción de las causas que operan en el proceso histórico puede incorporarse una teoría sistemática del cambio. I-a

4

validez de esas aportaciones explica en gran parte la persistencia

de algunas supervivencias del evolucionismo hasta

minaremos dichas supervivencias

la actualidad.

Exa-

estudiar el cuarto período del

al

desarrollo de la teoría sociológica (véase capítulo 21).

Las mices del neo positivismo

La decadencia del evolucionismo fue acompañada por

de una nueva tendencia a neo-positivismo. Durante

la cual se le el

dio en definitiva

el

nacimiento

el

nombre de

periodo que estudiamos aparecieron so-

bre el horizonte tres elementos de este nuevo desarrollo, y se combinaron con las supervivencias del evolucionismo en los últimos escri-

de Giddings. Esos tres elementos fueron el cuantitativismo, behaviorismo o conductismo, y la epistemología positivista. tos

el

El cuantitativismo destaca la enumeración y la medición como método de estudio esencial en la investigación científica en todos los 4 Este sumario reproduce abreviadamente el que presenta A. Goldenweiser en "Contributions of Anthropology”, en Contemporary Social Thcory de H. E. Bamcs y H. Becker (editores) (Nueva York, Appleron-Century, 1940).



)

DECADENCIA DEL EVOLUCIONISMO campos, incluido

de

ci

la sociología.

177

Se recordará que fue Quételet

(véase capítulo 4) quien lo señaló en la primera mitad del siglo XIX, través de la biología. El cuany que su influjo llegó a la sociología a

nuevo y más fuerte apoyo de Francis Galton ( 18221911). //ereditary Ceníes (El genio hereditario, 1869) y English Men of Science (Hombres de ciencia ingleses, 1874), de Galton, son estudios impresionantes, de carácter ampliamente estadístico, sobre la transmisión de los rasgos de familia, los cuales, decía, eran primordialmente materia de herencia biológica, aunque sus datos apoyan igualmente la opinión contraria de que la transmisión de cualidades como la inventiva y la eminencia en campos diversos es en esencia de naturaleza social. Karl Pcarson ( 1857-1936), discípulo de Galton, titativismo recibió

publicó una obra titulada

The Grammar

o / Science (Gramática

de

la

1892), que se convirtió en el evangelio del neo-positivismo y dio fuerte apoyo al cuantitativismo y a otros elementos de este punto de vista. La obra de Pearson contiene ya el behaviorismo en germen. Pero ciencia,

el

behaviorismo hizo progresos especialmente después que un psicó-

logo norteamericano, John B.

Watson

(

1878-

le

)

dio una forma

5

precisa y radical en una serie de publicaciones. Desarrollando y exalas ideas del famoso fisiólogo ruso Ivan Pavlov ( 1849-1936),

gerando

descubridor de los reflejos condicionados,

Watson sostuvo que

ciencia” era objetivamente incognoscible,

podía ser fuente de conocimientos la psicología, y

por implicación

conducta observable.

puede reducirse a

Toda de

la

la

que

científicos, y

la

la

"con-

introspección

no

que en consecuencia

sociología, debían estudiar sólo la

conducta

humana



decía

En

Watson

pueden distinguirse situaciones estímulo (condiciones específicas en que tiene lugar la conducta) y reacciones o respuestas (contenidos de la conducta así estimulada). Desde este punto de vista, un análisis sufiseries

cientemente refinado de

reflejos condicionados.

éstos

estímulo y de las respuestas explicaría todos los aspeaos y formas de la conducta humana. En este sentido, la conducta verbal puede considerarse a la vez como

de otro) y como respuesta. Pero en su estudio conducta verbal un behaviorista consecuente no puede tomar en

estímulo (de

de

la

las situaciones

cuenta

el

la acción

sentido de las palabras, porque "sentido” implica observación

introspectiva.

La epistemología

ti

positivista tiene sus raíces

en

la filosofía

pragmá-

6 Su libro Psychology from tkt Standpoint of a Behasiorist (La psicología desda punto de lista de un behaviorista apareció en 1919.

DOGA DE LA SOCIOLOGIA PSICOLOGICA de William James (1842-1910) y John Dewey (1859-1952), ). Pero también y posteriormente de Bertrand Russcll (1872aquí fue la de Pearson la influencia personal más fuerte que experitica

mentó

Pearson reducía estrictamente lo cognoscible a

la sociología.

impresiones de los sentidos y sus secuencias. Según él, la realidad de una cosa depende de la posibilidad de que ocurra en todo o en las

como un grupo de impresiones

parte

sensoriales.

Que

ocurra deter-

minada secuencia de impresiones sensoriales es cuestión de experiencia, a la que damos expresión en el concepto de causación. Cuando podemos establecer regularidades de impresiones sensoriales, hablamos de leyes, que son meros enunciados de regularidades o recurrencias. Por

no

consiguiente, la ley

aporta necesidad a esas secuencias; en reali-

dad, la necesidad es una concepción

de transferirse

mundo de

al

Evolucionismo

y

humana y

sólo ilógicamente pue-

las percepciones.

neo positivismo

combinados:

Últimas

de

ideas

Giddings Los

tres

elementos del neo-positivismo, en especial

el cuantitativismo

el behaviorismo, se mezclaron en los últimos de Giddings. (Véase capítulo 6 para sus opiniones anteriores.) Ya en Sociología inductiva ( 1901 ) estudió Giddings el método estay,

en ciertos respectos,

escritos

dístico,

que

e histórico.

un modo cuantitativo del método comparativo obra propugna el análisis tabular, que le parecía

el creía ser

En

esa

una

estadística inexacta, y acá y allá se encuentran fórmulas matemáticas y gráficas estadísticas. También aquí aparece la conciencia de

índole de Giddings en un estudio general

de

las respuestas

materia nerviosa a los estímulos exteriores.

En

el prefacio

de

la

'

de sus Estudios sobre la teoría de la sociedad humana

1922) reconoce Giddings la necesidad de revisar sus opiniones ante"La lógica ha abandonado ... las clasificaciones a favor de las distribuciones de frecuencia" tendencia cuantitativa "La psico(

riores.

.

logía se ha hecho experimental y objetiva. y condicionamiento' logía ha descubierto

podían suponer

los

6

—punto de

más

e P. vi.

vista behaviorista

el

.

entre reflejo

antropo-

—reconocimiento en habían mismo Giddings) — Pero no

primeros antropólogos

evolucionistas (incluso el

Ha distinguido

variantes de la sociedad primitiva de las

quiebra de las secuencias lineales,

completo

— — La



las

evolucionismo ni abandonó

de

la

creído los

cuales

descartó por

.

el estudio

que

de

la "conciencia

DECADENCIA DEL EVOLUCIONISMO de índole”, aunque era

difícil conciliar esas

179

dos tareas con

behavio-

el

Un intento de conciliación aparece en The Scientific Study of Human Society (El estudio científico de la sociedad humana, 1924), rismo.

un nombre

última obra importante que publicó: "Conciencia ... es de

un fenómeno

fisiológico y

no de un misterio ontológico.

.

.es vi-

7 gilia y atención altamente unificadas de un organismo". No es seguro de ningún modo que los behavioristas estrictos crean que esta

definición se ajuste a su canon.

El cuantitativismo impresionó

mucho

a Giddings en sus últimos

años. Volviendo a ideas y procedimientos que había aprendido de Mayo-Smith 8 y refiriéndose a la obra de Quétclet, de Galton y

de Pearson, declara Giddings: "La sociología es una ciencia de método estadístico”, y sostiene que "una descripción verdadera y completa

de algo

tiene

que

incluir su medición".*

se aplicaría al estudio

minación de

de

la

evolución

los tipos sociales y a las

Esperaba que

social,

la estadística

en especial a

la deter-

desviaciones de ellos. Parte de

El estudio científico esboza ciertas técnicas estadísticas, entre ellas

el

cálculo del coeficiente de correlación, e indica su aplicación a datos

de algunos de sus propios experimentos de contar y medir fenómenos sociales (que, desde resúmenes de

sociales. Presenta

el

punto de

vista

de

ficientes), y hace

los resultados

la estadística

contemporánea, son totalmente insu-

indicaciones para estudios ulteriores siguiendo

ncamientos análogos, por ejemplo,

minando

los sacrificios

que

se les

la

medida de valores

hacen y

el

li-

sociales exa-

cálculo de las presiones

de las leyes. El behaviorismo sustituyó en gran parte a

sociales analizando el contenido

tarista

de

las

la psicología

la

obras anteriores de Giddings. Definió

de

la

pluralista, expresión

psicología volunla

sociología

sociedad y afirmó que su materia

que

él

acuñó

al

es la

mismo tiempo que

la

como

conducta palabra

pinrel. El pinrel es el equivalente behaviorista del grupo, y la conducta pluralista es la respuesta de un pinrel a una situación estímulo. Las

respuestas de los individuos

o diferente, pero

que forman un pinrel puede

ser análoga

conducta pluralista tiene sus propias condiciones y formas, distintas de las de la conducta individual. La sociología tiene la

dos tareas que realizar: primera, descomponer

las situaciones

estímulo

7 P. 14, nota. 8 De 1880 a 1899 el profesor Richmond Mayo-Smith (1854-1901) enseñó en la Columbia Universiry. Se le considera a veces como el primer hombre que enseñó en los Estados Unidos estadística en un plano científico. Su obra Statistics and Sociology ( Estadística y sociología) apareció en 1895. 0 Ediciones en ingles de Estudios, p. 252; Teoría, p. 189.

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLOGICA

180

en factores que provocan una conducta pluralista; segunda, explicar génesis, integración, diferenciación

y funcionamiento de la conducta pluralista. Giddings formuló ese programa para la sociología; pero no lo cumplió. Mas el programa mismo fue el testamento de un la

profesor anciano a la generación venidera de sociólogos, entre los

muchos de sus discípulos de la Columbia University. Sólo accidentalmente se permitió Giddings hacer vastas generalizaciones anticipando los resultados de la obra formidable que había cuales figuraron

que

realizar.

por

el

Pero declaró que

método

era télico, así

el

estudio de los fenómenos sociales

demostrado que el proceso socbl como evolucionista desde el punto de vista físico. estadístico ya había

Y

afirmó que

la

aumento de

libertad,

evolución conducía

El evolucionismo,

al progreso manifestado en poder y felicidad de los individuos.

como hemos

mente en una doctrina

visto, se

el

fue convirtiendo rápida-

muerta. Pero el neo-positivismo estaba adhesión de muchos sociólogos, algunas de

casi

llamado a granjearse la cuyas opiniones examinaremos en

el

capítulo 15.

Capítulo 12

CHARLES A

principios del siglo

perdida y apenas

nombre de

si

H.

COOLEY Y

XX, mientras

el

había aparecido

sociología psicológica

\V.

I.

THOMAS

evolucionismo reñía su batalla el

neo-positivismo, recibió el

una tendencia sociológica impor-

mas destacados y quizás los logros más duraderos de aquel tiempo. En los Estados Unidos fueron Charles H. Cooiey y Wiliiam 1. Thomas los exponentes más distinguidos de la psicología sociológica y quienes hicieron las aportaciones más considerables. tante.

Representaron esta

tendencia los profesores

Charles H. Cooiey

Ann Arbor, Michigan. Salvo cortos intervalos, pasó toda su vida en Ann Arbor, estudiando en la Universidad de Michigan y enseñando en su alma moler. Como maestro Cooiey (1864-1929) nació en

y autor, dejó su huella en la ciencia social norteamericana: sobre la sociología, sobre la psicología social y sobre la economía institucional. Pero rehusó apartarse de su vida de serena contemplación, negándose,

por ejemplo, a desempeñar una cátedra en la Columbia Univcrsity, en la agitada "megalópolis" de Nueva York, aunque

fue, de

mala

gana, presidente de la American Sociological Society en 1918.

Su vida relativamente monótona en una mediana ciudad Oeste

se refleja

del

Medio

bien en el estilo de sus escritos, que se caracterizan

serenidad y por la adhesión manifiesta al sistema de valores de la sociedad agraria norteamericana, relativamente estable, que él

por

la

conoció antes de los turbulentos años de Las obras

la industrialización.

más importantes de Cooiey son Human

N ature

and the

humana

y el orden social, 1902), Social Organizaron ( Organización social, 1909) y Socud Troces s (El pro-

Social Order (La naturaleza

1918). Esta última es en gran parte repetición de las dos anteriores. Después de su fallecimiento se publicó una colección ceso social,

de

trabajos suyos con el título de Sociological

Theory and Social Re-

search (Teoría sociológica e investigación social, 1930).

A

pesar del

un trabajo de importancia para la teoría sociológica, "The Roots of Social Knowledge" ("Las raíces del conocimiento social”), título, sólo

se encuentra

en

el libro.

El pensamiento de Cooiey representa la fusión de varias tendencias.

Fuertemente influido por figuras 181

literarias

como Emerson,

Tlio-

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

182

rcau y Goethe (Cooley habla de la sociología como de una ciencia "artística"), quizás el sociólogo que más le impresionó inicialmcnte fue Scháffle, maestro de la escuela organicista (

jomo quiera que

organicismo,

sea,

como

(véase capítulo 7).

Cooley llamaba orgánicas a sus

se verá

más

ideas,

aunque su

abajo, no es el de Scháffle ni el de

ningún otro representante de esa escuela.

En segundo

lugar,

en

nes se formaron

como el

era natural en una persona cuyas opinio-

último cuarto del siglo XIX, Cooley era un

La primera de sus obras importantes empieza con esta frase: "Si aceptamos el punto de vista evolucionista. Y veinte años más tarde empezó un artículo sobre la herencia y el medio diciendo: "Hemos llegado en los últimos años a considerar todas las cuestiones desde el punto de vista evolucionisevolucionista de cierto tipo.

.

1

ta".

No

obstante estas afirmaciones, apenas

si

se encuentra

en

las

obras de Cooley evolucionismo en el sentido estricto de la palabra.

Le interesaba más la evolución que el desarrollo del proceso social, sin

En

Cuando

histórico total.

hace atendiendo a sus relaciones con

toria, Jo

cial.

del ser social individual, del yo social,

ninguna intención de

identificar etapas

el artículo arriba citado

manera

toria de esta

el

trata

de

desarrollo del

en

la

his-

yo

evolución so-

expone sus opiniones sobre

la his-

pintoresca: "La historia parece correr por dos

canales diferentes. Quizás hay una corriente y un camino que corre a lo largo de la orilla, dos líneas de transmisión. La corriente es herencia o transmisión animal; el social.

camino

es

comunicación o transmisión

La una fluye a través del plasma germinal;

otro viene a

el

manera de lenguaje, intercambio y educación. El camino es más reque la corriente". Este artículo fue escrito a mediados del de-

ciente

cenio de los 1920, y la actitud de su autor era consecuente con el punto de vista cultural que entonces iba adquiriendo importancia

en

la sociología

Aunque no de

la historia,

norteamericana.

le interesaba el estudio

de

Cooley compartía

de su tiempo en

la fe

resultados del proceso en marcha. implícita explícitas,

en todos

como en

sus el

gran corriente evolutiva

Su creencia en

los benéficos

progreso está

el

y frecuentemente tiene expresiones siguiente pasaje: "El punto de vista evoluescritos

cionista nos estimula a creer

que

la

vida es un proceso creador, que

en realidad estamos haciendo algo nuevo.

mana forma

la

.

.,

y que la voluntad hu-

parte de la energía creadora que lo hace’’.

2

"Hcrcdity and Environmem", ( "Herencia y medio") en Journal of Applied SoX, núm. 4 (Marzo-abril, 1926), pp. 303-07. 2 Edición en inglés, revisada, 1922, de La na¡uraleza humana, p. 50. 1

ciology,

CHARLES En

COOLEY Y W.

THOMAS

I.

Cooley fue influido por

lugar,

tercer

H.

Aunque en

los

183

sociólogos de ten-

no

con mucha frecuencia a Ward, las dos lincas de transmisión de Cooley la genética y la cultural pudieron haber nacido de los conceptos de génesis y telesis de Ward. Por otra parte, Cooley cita a Tarde en varias ocasiones, y algunas de las opiniones de éste fueron cuidadosamente incorporadas a Organización social, aunque Cooley censuraba la importancia unilateral que Tarde concede a la imitadencia psicológica de su tiempo.



sus escritos

cita



ción.

Además, Cooley siguió de cerca

las

nuevas orientaciones de

la

como lo indican las frecuentes referencias a las obras de William James, James M. Baldwin y J. Stanley Hall. Cooley rechazó expresamente el insdntivismo de William MacDougalI y prestó poca atención al behaviorismo de Watson. psicología,

En cuarto

lugar, en

agudo contraste con

los

cánones del naciente

neo-positivismo, Cooley pensaba y escribía como idealista. Concebía la realidad social formada por las ideas que los hombres tienen unos

de otros y creía que

la tarea sociológica

las relaciones sociales tos.

como

reflejos

fundamental era

de

el

estudio de

ideas, actitudes y sentimien-

Se advierte este punto de vista en su orientación orgánica.

Teoría orgánica de Cooley

El

punto focal de

la sociología

proceso social sostiene nismo.

de Cooley es su

sin limitaciones

que

la

teoría orgánica.

En El

sociedad es un orga-

Pero su organicismo no era spenceriano,

ni

buscó,

como

Scháffle y otros, analogías orgánicas infinitamente detalladas. La sociedad es para Cooley un conjunto viviente formado de segmentos

uno de

una función especial. También se la puede considerar como un complejo de formas o procesos cada uno de los cuales vive y se desarrolla por interacción con los diferenciados, cada

los cuales tiene

otros, estando tan unificado el todo,

que

lo

quo ocurre en una de

sus

partes afecta a todo el resto.

La opinión orgánica de Cooley acentúa

unidad del todo y el valor peculiar del individuo, explicando lo uno por lo otro. "Un indila

viduo aislado es una abstracción desconocida para lo es

también

la

sociedad considerada

como

la experiencia, y

algo aparte de los indi-

viduos ... La sociedad y los individuos no denotan fenómenos separables, sino simplemente los aspectos colectivo y distributivo de la

misma

Una

cosa" (La naturaleza humana, pp. 36-37).

de

las

mayores preocupaciones de Cooley fue

la solución

de

MOGA

181

LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

DIZ

que el consideraba seudo-problcmas, a base de su teoría orgánica. n su tiempo se debatía acaloradamente la cuestión de la prioridad de la herencia o del medio en la determinación de la conducta huin.m.i. Cooley resolvió: "Cuando empieza nuestra vida individual, los dos elementos de la historia, el hereditario y el social, se funden los I

nuevo todo y dejan de existir como fuerzas separables Herencia y medio... son, en realidad, abstracciones; la cosa real es un proceso orgánico total" (Ed. en inglés de La naturaleza humana, p. 15). Consideraba la discusión sobre la importancia definitiva o en

el

.

relativa

de

la herencia

o del medio tan

como

inútil

el

.

.

debate

rela-

dominio de la mente sobre la materia o viceversa. (Se refería a la mente social o pública y parecía creer que es un todo orgánico formado de individuos cooperadores. Esta opinión es, desde luego, una tivo al

peligrosa aproximación a la teoría organicista.)

Una

teoría orgánica

de

la

sociedad, en el sentido que le daba

Cooley, mostraría con la mayor claridad posible las relaciones entre individuo y la sociedad. Sus escritos referentes a esas relaciones, problema sociológico fundamental, son algo decepcionantes (salvo el

en

lo

que afecta

al estudio

más abajo). La sociedad

de

los

— — dice

grupos primarios, como veremos es

más que

la

suma

individuos. La unidad de la sociedad coincide con la

mente

social; esta última está constituida

total

de

unidad de

no por acuerdos entre

los la los

individuos, sino por organización. Pero en su intento de explicar la

naturaleza de la organización, Cooley apenas

si

tuvo otra cosa que

decir sino que consiste en "la unidad diferenciada de

la

vida mental

y social*'. Creía carente de valor el intento de formular una definición más complicada: "No tenemos más que abrir los ojos para ver la organización" (Organización social, pp. 4-5).

Cooley volvió a

la cuestión

de

la

organización

al

estudiar las

Aquí también su modo de tratarla es más bien vago. simplemente una fase definida y fija de la mente pública. Las diferentes instituciones no son entidades separables, sino actitudes organizadas de la mente pública, y sólo por abstracción podemos considerarlas como cosas por sí mismas". En este punto revela Cooley que su concepto de la sociedad es no sólo orgánico, sino también psicológico: "Es en los hombres y no en otra parte donde se encuentra la institución" (Organización social, pp. 313-14). La teoría orgánica de Cooley es, naturalmente, incompatible con el monismo sociológico, que implica la selección de un factor particular, social o no social, como determinante básico del estado o del instituciones.

"Una

institución es

CHARLES

H.

COOLEY Y W.

I.

THOMAS

185

desarrollo de la sociedad. Sus opiniones sobre este asunto están clara-

mente expresadas en un trabajo leído en 1903: 3 "El concepto orgánico de la historia niega que uno o varios factores sean más definitivos que otros. En realidad, niega que la mente, las diferentes instituciones, el medio psíquico tengan existencia real aparte de una vida total en que todo participa del mismo modo que los miembros de un cuerpo participan de la vida de un organismo animal El yo, el grupo primario, la clase y la casta

La

teoría orgánica de Coolcy y su orientación psicológica se reflejan claramente en la manera de tratar el desarrollo de la personalidad

humana. Señaló

el

papel de los grupos primarios

(estudiados

más

abajo) y de la interacción social, especialmente de la comunicación, en la génesis y desarrollo de la personalidad. Así, el "yo” se desarrodentro de un contexto de relaciones sociales: "El yo y existen como hechos que se excluyan mutuamente. lla

.

social, dice

el

otro

El

no

yo es

Cooley en todas sus obras más importantes. En La natu-

humana y el orden social presenta el importante concepto del yo reflejado o "de espejo", que se distingue por tres elementos principales: el modo de imaginarnos nuestra apariencia para las demás personas; el modo de imaginarnos su juicio relativo a aquella apariencia; y una especie de sentimiento de nosotros mismos, tal como orgullo o humillación. Estos enunciados y el estudio más por extenso de la naturaleza social del yo indican una vez más el idealismo filosófico de Cooley raleza



las

"imaginaciones" que nos formamos unos de otros "son

de

cia

la

mismo



y son ejemplos de su extremado subjetitiempo, su exploración del yo social y su dependen-

chos sólidos de la sociedad" vismo. Al

los he-

interacción social representa

una anticipación importante

del punto de vista cultural con que hoy se enfoca el estudio de la

personalidad.

De manera rio es

un

análoga, el análisis que Cooley hace del grupo prima-

hito importante

en

el

desarrollo de la ciencia social. Los

grupos primarios se caracterizan por una asociación íntima y cara a cara, por la cooperación y el antagonismo directos, y por el juego relativamente libre de la personalidad y del sentimiento. La familia, a un trabajo de Giddiní» titulado "A Theory of Social Causación de b causación social”) en Pnbiicasions of ihe American Economic Asióciaíion, Tercera Serie, V, núm. 2 (Mayo de 1904), pp. 182-87. 3

Replica

( 'Teoría

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

186

grupo deportivo y la vecindad íntima interesaron extraordinariamente .1 Cooley, pero reconocía la ubicuidad de los grupos primarios (o informales, como suele decirse hoy) en todas las organizaciones sociales, listas colectividades íntimas son primarias decía porque son la nursery o escuela de párvulos de la naturaleza humana que proporciona a los individuos su primera y más completa experiencia de la unidad social, y porque esa experiencia de grupo da nacimiento a ideales sociales universales, pues se encuentran en todas partes, tales como la fe, el espíritu de servicio, la bondad, la obediencia a las normas sociales, y también el ideal de la libertad. Sólo en los grupos primarios pueden desenvolverse esos ideales, y al propagarse por la sociedad más amplia se convierten en señales de proel





greso y democracia. Estas últimas opiniones ilustran la intromisión de las convicciones personales de Cooley en su análisis social, característica que se nifiesta

en

la

ma-

mayor parte de su obra. Sin embargo, su descripción

de la naturaleza y funciones de un nuevo e importante campo a

los

grupos primarios no sólo abrió

la investigación, sino

que representa

una aportación esencial a la tipología de los grupos sociales, campo que por primera vez investigó Toennics. Pero la distinción que Cooley hace entre grupos primarios y secundarios es una innovación original.

Para Cooley

de

los

las clases sociales y las castas

son los más importantes

grupos sociales más extensos. Reconocía

estratificación social y lo

la universalidad

que funcionalmentc implica para

de la

la socie-

dad, señalando que la herencia y la competencia explican, respectivamente, la presencia de algunos elementos de la casta y de la clase abierta en todas las sociedades.

de Robert

Warner,

En

este respecto, se anticipó a la obra

Park y de sus actuales sucesores, en particular de W. L. señalar los aspectos de "casta" que presenta la estructura

E.

al

grupos étnicos en los Estados Unidos. Su estudio de la estratificación se combina también con sus valores personales: fuerte sim-

de

los

patía por las clases humildes y fe sociedad de clases abiertas.

Resumen

en

el

creciente desarrollo de

una

y perspectiva

Las aportaciones de Cooley a la teoría sociológica y su lugar en la historia de esta disciplina pueden resumirse del modo siguiente:

Primero: Cooley no ofreció nunca una definición formal de la sociedad, pero insistió en

que

la sociedad es a la vez

un todo

orgá-

CHARLES H. COOLEY Y W.

I.

THOMAS

187

nico y una entidad psíquica. Llamó orgánica a su teoría, pero hoy su teorema básico es una de las premisas principales de los exponen-

más

tes

destacados de la teoría funcional.

Negó

Segundo:

enfáticamente

existencia

la

de un

solo determi-

nante del estado y del desarrollo de la sociedad. No seleccionó nunca una unidad social específica, excepto el grupo primario, para el análisis sociológico. Éste es quizás uno de los mayores inconvenientes

de sus

escritos,

que son atractivos pero vagos. grupo primario sigue siendo una sociología y a la psicología social. El grupo

Tercero: Su manera de tratar aportación notable a la

el

primario es hoy por lo general una categoría importante en las ficaciones

Cuarto:

de

los tipos

de grupos

Aunque enunció

clasi-

sociales.

sus proposiciones en términos de

una

epistemología idealista que bordeaba el solipsismo, la posición de

Cooley acerca del problema de individuo anticipó la opinión

las

grupo y

relaciones entre el

comúnmente aceptada en

la

el

actuali-

AI contrario de Spencer, quien sostuvo que el individuo es fundamental y el grupo la suma total de sus miembros, y al contrario de Gumplowicz y de Durkheim, que daban al grupo la primacía sobre ios individuos, sostuvo Cooley que ni el individuo ni el grupo tienen la primacía en el análisis social, y que hay un proceso interactivo de influencia mutua entre el grupo y el individuo. dad.

Estrechamente relacionadas con esta posición, de Cooley sobre

la naturaleza del

yo

social,

similares de sus contemporáneos James,

presentan un importante desarrollo de

la

las penetrantes ideas

unidas a

las

concepciones

Baldwin y G. H. Mead,

re-

ciencia social, pues son casi

Dewey, Tilomas (véase más abajo), Maclvcr, Willard, Waller y otros. Además, la importancia afines

con

las

teorías

concedida por Cooley

posteriores de

al

papel de

la

interacción social en la forma-

ción de la personalidad anuncia opiniones hoy tan corrientes la

posición psicodinámica

en psicología y

el

como

enfoque cultura -perso-

nal idad en antropología.

Quinto:

y

Como hemos

la casta se anticipó

gía.

Aunque no

visto, el

modo en que

trata

Cooley

también a importantes avances de

la sociolo-

como rehumana es

tan precisa, su teoría de las instituciones

sultado de las necesidades permanentes de la naturaleza

muy

la clase

análoga a las ¡deas funcionales posteriores.

instituciones económicas, el estudio

En

el

caso de las

que hizo Cooley de sus ramifi-

caciones sociales y culturales dio vigor al desarrollo de la economía institucional

de Veblen y

otros.

DOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

188

la

Como

metodólogo, Cooley propugnó y practicó comprensión simpática, y sostuvo que la empatia es esencial en

Sexto y último:

toda investigación sociológica, opinión que recuerda algo el verstehen

(comprensión) de Max Weber (véase capítulo 14). Aunque fue un perspicaz observador de la vida de grupo que se desarrollaba en torno suyo, en especial de los grupos de juego infantiles, se inclinaba a

confiar en "no práctica,

de

la

más que

ver las cosas”, captándolas por intuición. Esta

como veremos,

coloca a Cooley, metodológicamente, cerca

escuela fenomenológica de la sociología contemporánea (véase

Aunque no

capítulo 19).

sea válido desde el

exigencias de la ciencia empírica, lo

punto de vista de las que Cooley "vio” supo comuni-

carlo a ios demás, en ocasiones con gran habilidad.

William

/.

Tbomas

Thomas (1863-1947), lógica, trabajó

de

los dos,

el

otro gran exponente de la sociología psico-

independientemente de Cooley. Parece indudable que, Thomas quien causó mayor impresión en el pensa-

fue

miento de los arquitectos contemporáneos de la teoría sociológica. Nacido en Virginia, Thomas estudió en la Universidad de Tenncssce y en las alemanas de Berlín y Gotinga. Durante esos primeros años de estudiante no se interesó por las ciencias sociales; pero en

1893

se

graduó en sociología en

el

departamento de esa disciplina

recién creado en la Universidad de Chicago. Al

año siguiente empezó

a enseñar en Chicago, donde continuó hasta 1918, fecha en que re-

nunció por razones personales.

Nueva de

De

1923 a 1928 enseñó en

Investigaciones Sociales, de

rante un año

(

1936-37) aceptó

el

Nueva York,

la

Escuela

y después, du-

puesto de profesor visitante en la

Universidad de Harvard. Los años intermedios y los últimos de su vida los empicó en investigaciones independientes y en escribir.

Las principales obras de

Thomas

son Source

Dook

oj Social Origins

(Libro fuente de los orígenes sociales

1909), que, considerablemente modificado, apareció de nuevo en 1937 con el título de Primitive Bchavior; the Polisb Peasant in Europa and America

(

Conducta

pri-

mitiva: El campesino polaco en Europa y en América), escrito en colaboración con Znaniecki (cinco volúmenes, 1918-21); The Unadjusted Girl (La

muchacha inadaptada, 1923); y The Child

in

America

(El niño en los Estados Unidos, 1928), en colaboración con su es-

Dorothy Swaine Thomas. Después de su muerte, el Social Science Research Council creó una comisión para que recogiese otras aporposa,

CHARLES H. COOLEY Y W.

189

Thomas

raciones de

fue

THOMAS

I.

a la teoría y la investigación sociales. El resultado la publicación de Social Debavior and Personality (Conducía

social y personalidad,

195 1

)

,

editado por

Edmund H.

Volkart.

Metodología "Tilomas no escribió una

una manera

sistemática."

síntesis 1

No

final

que presentara

obstante, su sistema

reconstruirse mediante su obra de madurez.

muchas de

No

sus ideas de teórico

puede

es tarca fácil, ya

que

cambiaron durante los largos años de su vida activa. Era sensible a las ideas nuevas cuando aparecían en el horizonte científico, aunque no se rindió nunca ante ninguna de ellas. Durante algún tiempo se sintió atraído por el psicoanálisis, pero sus opiniones

después rechazó

como

la

A

teoría

las ideas freudianas

de

la

por considerarlas tan engañosas

superioridad nórdica.

pesar de los cambios de sus puntos de vista,

nunca que

la

teoría social, expresión

como

con

Thomas no dudó

que designaba tanto

la

la

que ser científica. Urgía, un estudio más sistemático y exacto de la conducta humana en una escala y con un método comparables a los de las ciencias físicas y biológicas. Esto no es lo mismo, desde luego, que sociología

según

él,

defender

la psicología social, tenía

desarrollar

de generalizaciones o leyes ciencias naturales, actitud que Thomas rechazaba.

adopción por

la

establecidas por las

Pero





decía

si la

realidad social el

la teoría social

sociología ha de ser

tipo de

una

ciencia,

debe aplicar a

razonamiento empleado en

las

la

ciencias

naturales.

Como es

la investigación

fundamental en toda

leyes

fenómenos válida debe consistir en

de relaciones causales entre

ciencia, la teoría social

que demuestren relaciones necesarias entre

los

las unidades

de

la

realidad social. Esa teoría es esencial para el análisis social. Éste es

tema central del famoso estudio El campesino polaco, en el que Thomas sostiene que las unidades fundamentales de la realidad social son actitudes y valores (más abajo veremos su naturaleza y relaciones el

mutuas).

Con

Tilomas confió cada vez menos en la de esa clase. En sus últimas opinión de que el sociólogo debiera contentarse con

el transcurso

posibilidad

de

los años,

de descubrir

obras adoptó la

leyes sociales

U

4 E. H. Volkart: introducción a edición en inglés de Conducta social y personalidad (Nueva York. Social Science Research Coum.il. 1951), p. 1. Mientras no se advierta otra cosa, las referencias a páginas de los escritos de Thomas remiten a citas

reproducidas en

este

volumen

,

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

190

que las leyes. Cada vez más influido por la estadística contemporánea (y probablemente por su esposa, que era una estadística eminente), sustituyó las leyes por probabilidades,

menor

inferencias de

certeza

observar que cuando la situación total es complicada, las interrela-

al

cioncs son numerosas y la medición es necesaria. En uno de sus trabajos Thomas adopta una actitud que rechaza por

punto de vista causal para estudiar fenómenos sociales. Es esencial —dice abandonar la idea de "causación” en favor de un punto de vista que busca consecuencias específicas de antecedentes completo

el



formuló en los siguientes términos

específicos. Así,

en

campo de

la cuestión prin-

personalidad y la cultura: "¿Individuos diferenciados de qué maneras y colocados en que situaciones con qué

cipal

el

la

de conducta reaccionan, y qué cambios de conducta siguen a cuáles cambios en las situaciones?” (p. 296). Pero detrás de este enunciado parece haber una confusión que se ha repetido en la histipos

toria de la ciencia empírica, incluida supone la identificación del punto de

un fenómeno dado.

la

sociología. Esa confusión

con

vista causal

Como

la

búsqueda

Thomas, es imposible encontrar la causa. Pero si el sociólogo puede formular un sistema de proposiciones que responden a las preguntas hechas por Thomas,

de

"la causa” de

dijo

esas proposiciones ciertamente tendrán importancia causal.

En sus últimos años Thomas estudió

varias técnicas que ayudarían sociólogo a acercarse a metas científicas. Entre los diversos procedimientos de investigación, insistió en la necesidad de usar grupos al

de control en sociales,

de

la frecuencia estadística

de los fenómenos

por ejemplo, factores específicos en los tipos de conducta

delincuente. trol,

el estudio

Hoy

pero no lo

un procedimiento común el uso de grupos de conera en los días en que Thomas propuso la adopción es

de este método en investigaciones

sociales.

El enfoque situacional y el estudio de la acción

Las dudas de

Thomas

acerca de la aplicabilidad del tipo causal de

razonamiento nacieron, por lo menos en parte, de que en la construcción de su propia teoría social eligió uno de los enfoques más difíciles: el

enfoque que centrado sobre

la acción del

situación social. "El estudio de la situación la conducta los

en

la situación, los

cambios consiguientes en

mación posible que

el

la



individuo en una

escribió

cambios efectuados en

conducta, representan

científico

de

la sociedad

la

en 1931



la situación,

mayor

y

aproxi-

puede conseguir

al

CHARLES H. COOLEY Y W. uso del experimento en

I.

THOMAS

la investigación social.

(p.

.

191 88). Thomas

examinado

eligió el enfoque situacional sólo después de haber

otras

posibilidades.

Por una parte, principal

el

le

impresionó

el

instrumento de progreso en

esperando progresos similares en sustituto

hecho de que

posible del experimento.

puntos de vista usados por

la

el

experimento es

ciencias

las

ciencia social

naturales,

buscó

el

y mejor

Por otra parte, rechazó muchos de su tiempo. En sus años

los sociólogos

de formación había admitido, como hicieron tantos de sus contemporáneos, la fórmula evolucionista, pero

la

abandonó pronto.

No

buena opinión de la teoría racial ni de ninguna teoría que implicara una explicación biológica de los hechos sociales (aunque con frecuencia se refiriera al fondo biológico de la acción humana). Rechazó asimismo diversos puntos de vista particularistas, entre ellos la imitación de Tarde, la coacción social de Durkheim y la conciencia de índole de Giddings; pero le produjo fuerte impresión el behaviorismo. Cira a Watson con frecuencia y usó casi como equivalentes tenía

expresiones "enfoque situacional" y "enfoque behaviorista". Sin embargo, no aceptó nunca el principio fundamental del behaviorismo, las

a saber, que la acción

humana

es científicamente explicable sin refe-

rencia a las mentes de los actores de la escena social.

No cial la

conducta, y después, de una manera especonducta de adaptación, como punto central de su teoría socioobstante, eligió

la

Según él, la acción en una situación social es el hecho social que hay que explicar. La situación social (a la cual llama con frecuencia situación total) consta de tres elementos relacionados entre sí: circunstancias objetivas, que incluyen reglas de conducta socialmente impuestas; actitudes preexistentes del individuo y del grupo; la definición de la situación por el actor mismo, influido, sin emlógica.

bargo, por el grupo.

En El campesino polaco se acentúa el segundo de ya que Thomas y su colaborador Znaniecki creían, en

esos elementos, los días

en que

que pueden establecerse relaciones causales entre Jas actitudes y los valores. De estos dos conceptos, el de valor ya había sido desarrollado, aunque en sentido un tanto diferente, por

escribían el libro,

Durkheim y Max Webcr (véase capítulo 14). Pero Thomas y Znaniecki intentaron refinar el concepto de valor para que fuera más útil

en

teoría social, e introdujeron

en

la

suya

el

concepto de actitud.

Nota Metodológica de El campesino polaco, tantas veces citada, ambos conceptos son definidos de un modo más bien confuso: "Por

En

la

192

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

valor social entendemos todo dato

que tenga un contenido empírico accesible a los individuos de algún grupo social y un sentido con referencia al cual hay o puede liaber un objeto de actividad Por actitud entendemos un proceso de conciencia individual que determina la actividad real o posible del individuo en el mundo social ... La .

actitud, pues, es el equivalente

valor de un

En

las obras posteriores

modo más

Tilomas definió

Y

del actor.

ambas cosas” la actitud y el

sencillo: la actitud es la tendencia a obrar, y

representa un impulso o un deseo; el valor representa

meta

.

individual del valor social; la acti-

vidad, en cualquiera de sus formas, es el vínculo entre

(pp. 49-50).

.

aun más tarde combinó

los

la

finalidad

dos conceptos en

o

la frase

"actitud hacia el valor”.

La sustitución de claramente

las

las

primeras definiciones por

las

últimas revela

opiniones de los autores de El campesino polaco acerca

las relaciones causales entre actitudes y valores. Su principal teorema es que la causa de una actitud o de un valor no es nunca una actitud o un valor solos, sino siempre una combinación de actitudes y valores. Por esto los hombres no reaccionan del mismo modo a las mismas influencias. Los autores ilustran este teorema (de una manera

de

quizás inadecuada) citando el caso de dos hijos que viven sometidos

mismo gobierno tiránico del padre pero que reaccionan ante él de un modo distinto. Si para un hijo es poderoso el valor solidaridad, puede resultar de ello una actitud de sumisión; si el otro hijo ama al

los valores individualistas,

puede resultar una actitud de

lliomas no descartó nunca por completo

los conceptos

rebeldía.

de actitud

y de valor, pero en sus últimas obras no tienen lugar tan prominente como en El campesino polaco. Mas aun allí no estudió actitudes y valores aisladamente del contexto de la situación total. La situación

como

total,

hemos

ya

advertido, incluye elementos objetivos, de los

cuales son parte esencial los valores mismos. Entre éstos se cuentan

de conducta, es decir, las normas sociales por las cuales grupo mantiene, regula y hace más generales y frecuentes tipos de

las reglas el

acción definidos reglas

man

forman

la

como

deseables. Los sistemas estabilizados de tales

y estas últimas a su vez forLa organización social, que es un sistema

las instituciones sociales,

organización social.

normativo, es la materia propia de la sociología. diferencia la sociología, cial,

de

que

que enfoca

es la ciencia general

la cultura).

de

De

esta suerte se

los valores, de la psicología so-

las actitudes

(o del lado subjetivo

Las dos disciplinas juntas forman la "teoría social”.

Las circunstancias objetivas, primero de los tres elementos de

la

CHARLES H. COOLEY Y W.

I.

THOMAS

193

Thomas, son prácticamente idénticas que moldean las actitudes de una persona

situación total, en opinión de

a y,

las reglas

c instituciones

por lo tanto, sus conceptos de



situaciones

señala

padres,... es continuada por

representada por

mismo

las situaciones.

Thomas en un estudio— la

"La definición de

comunidad... y

las

iniciada por los

es

está

formalmente

derecho, la Iglesia" (p. 8). Pero, al

la escuela, el

tiempo, la definición de la situación,

como punto de

vista

cuando llega a la decisión de actuar, se describe también como el tercer elemento de la situación total. Esta última siempre contiene factores subjetivos (actitudes). Sólo puede entenderse la del actor

conducta cuando es estudiada dentro de su contexto completo:

no sólo como

tuación

también como parece factor subjetivo

en forma verificablc, objetiva, sino

existe existir

para la persona misma. Este último

no debe ser nunca desestimado en

que, para citar el conocido teorema de

finen las situaciones (p.

como

la si-

reales,

Thomas,

análisis social, ya

"si

los

hombres de-

son reales en sus consecuencias"

81).

Desorganización individual y social El análisis

en

de

la teoría

ción, existe,

la

humana

conducta

de Thomas, además de

como hemos

visto,

hecho de que, definición personal de la situa-

se complica por el la

una situación cultural o socialmcntc

definida, y las dos definiciones están en acción recíproca compleja. En una sociedad estabilizada, las dos son muy congruentes y la acción

puede predecirse fácilmente. Pero en casos de crisis, que puede ser social o absolutamente personal (basada en nuevas relaciones o conocimientos, en cambios del medio o en otras perturbaciones), se debifuerza de las definiciones sociales.

lita la

En en

el

caso de la conducta individual, pueden observarse dos fases

este proceso:

cuando

el

vaguedad e

indecisión, seguidas

de "cristalización”

individuo empieza a dominar su nueva experiencia.

se debilita la influencia

de

las

Cuando

reglas sociales sobre los individuos,

tiene lugar la desorganización social.

La desorganización no es de ningún modo un fenómeno excepcional; está presente

en

cierto

grado en todas

las

sociedades en todos los

tiempos. Pero durante los períodos de estabilidad social la desorganización incipiente es neutralizada en gran parte por actividades del

grupo que refuerzan de

el

las instituciones del

poder de las reglas vigentes. La estabilización

grupo

es,

pues,

un equilibro cambiante o diná-

DOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

194 mico de

y reorganización. Pero ese equilibrio puede ser perturbado de una manera tan fuerte, que los intentos para reforzar las reglas vigentes no puedan ya tener buen los procesos de desorganización

deben crearse nuevas normas de conducta y nuevas instituciones mejor adaptadas a las nuevas exigencias: éste es el proceso de reconstrucción social. Si ha de realizarse la reconstrucción, es éxito.

En

esencial

este caso

que algunos de

los individuos del

organizarse individualmente durante

el

grupo no lleguen a

des-

período de desorganización

social.

Este concepto de la desorganización y del grupo como equilibrio dinámico, expuesto en El campesino polaco, es completamente análogo a algunos de los teoremas fundamentales del Tratado general de so-

que había aparecido pocos embargo, razón para creer que Thomas y Zna-

ciología de Pareto (véase capítulo 13),

años antes.

No

hay, sin

niecki recibieron la influencia del sociólogo italiano, pues las opi-

niones arriba esbozadas fueron expuestas en embrión por ya en

Thomas

1906.

Los cuatro deseos, tipos de personalidad, documentos personales La preocupación de Thomas por

una situación

social

el

aspecto subjetivo de

lo llevó a introducir dos series

la

acción en

adicionales de

conceptos y a sugerir y ensayar una nueva técnica para recoger hechos sociológicamente importantes. La primera de esas series de conceptos comprende cuatro deseos que, sin una razón válida, son considerados a veces portante

o

parte im-

hasta esencial de la teoría sociológica de Thomas. Sos-

tenía éste que "todo individuo tiene

sólo pueden

Postulaba

como

satisfacerse

como

una gran variedad de deseos que

mediante su incorporación a

la

sociedad”.

que representan tipos generales observables, los deseos de experiencia nueva, de seguridad, de consideración social y de superioridad. Esta lista aparece en El camlos cuatro deseos fundamentales,

pesino polaco; pero en La muchacha inadaptada el deseo de superioridad es reemplazado, sin ninguna explicación, por el deseo de ser

correspondida.

Nunca logró Thomas formular claramente

las

relaciones de los

cuatro deseos con las actitudes, ni incorporó los deseos a su sistema

conceptual general. Describe los deseos

como

el

elemento motor,

el

punto de partida de la actividad humana en sociedad, pero ésta parece ser también una función de las actitudes. Thomas sostiene en una

CHARLES

H.

COOLEY Y W.

THOMAS

I.

195

ocasión que los deseos no son ni exhaustivos ni biológicamente instintivos,

pero da por entendido que los deseos corresponden en ge-

mecanismo nervioso. En todo caso, el que un deseo u otro tienda a dominar la conducta de esta o aquella persona se explica neral al

a base del temperamento,

cual a su vez parece ser una cuestión

el

química que depende de las secreciones del sistema glandular. Esta

manera de razonar, análoga en

de

ciertos respectos a la teoría

los sen-

timientos y los residuos de Pareto

(véase capítulo 13), es, por lo menos, incongruente con la firme actitud de rechazo adoptada por las explicaciones biológicas

Tilomas ante

de

personalidad y de los fenómenos sociales y se opone a la decisiva influencia sobre la conducta que atribuye a la cultura y a la experiencia personal. la

La segunda serie de conceptos adicionales se refiere a de personalidad, a

las cuales

llama

filistea,

actitudes del filisteo están tan estabilizadas,

tres

tipos

bohemia y creadora. Las que es casi imposible la

formación de actitudes nuevas; es el conformista. La personalidad del bohemio se caracteriza por las actitudes inestables e independientes

que hacen

individuo susceptible a gran diversidad de influencias;

al

bohemios muestran un

los

alto

grado de adaptabilidad, pero esta

adaptación es siempre provisional. La personalidad del individuo creay organizada, pero implica la posibilidad y aun la necesidad de desarrollo, porque sus actitudes incluyen la tendencia a

dor está

fijada

cambiar implícita en

Thomas que

esos tres

humana; son

Weber)

tipos ideales (expresión

en

y,

planeadora y productiva. Decía tipos no agotan las variedades de la personalidad actividad

la

la realidad concreta,

probablemente tomada de

Max

todos los individuos, aunque en

uno de los tres. moldeada por la experien-

diferentes proporciones, presentan rasgos de cada

Aunque, en general,

la

cia de la vida dentro del

(cultura),

de

la

el

personalidad es

marco de

la

definición social de la situación

individuo creador puede influir en la cultura por medio

invención. Pero

Thomas no

aceptaba

la teoría

de

la

invención

hombre. Su opinión sobre la materia está representada por unas palabras de uno de sus primeros escritos: "La mente individual del grande

no puede

subir

muy

por encima del nivel de

presión por la cual en aquel tiempo

la

Thomas

mente

del

grupo

[ex-

entendía aproximada-

mente cultura], y la mente del grupo será simple si las circunstancias 5 del medio exterior y las experiencias raciales anteriores son sencillas. En este aspecto es justo atribuir movimientos c invenciones 6 texto,

En sus últimas obras Thomas no habría usado probablemente hubiera dicho "de grupo".

la

palabra "racial" en este con-

ÍKX)A DE

196

LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

importantes a ios individuos sólo en un sentido limitado” (p. 221). I

»t.t

posición es generalmente aceptada hoy por los teóricos del cam-

bio social.

de personalidad y los cuatro deseos fueron desarrollacon alguna extensión en El campesino polaco, pero en años pos-

I.os tres tipos

tíos

teriores fueron descartados

por

el

mismo Thomas de manera más o

menos completa, aunque

siguieron siendo utilizados por otros muchos no obstante haberlos abandonado su creador. La presentación que Thomas realizó de una nueva técnica de investigación inició, por otra parte, una tendencia importante en la investigación de la cienautores

cia social.

La nueva técnica implicaba

el

uso de documentos personales, tales

como

cartas, diarios y en especial historias de las vidas o autobiografías escritas a petición de un investigador. (Recientemente los docu-

han recibido el adecuado nombre de "biogramas”.) 0 Una sola historia de una vida constituye gran parte de un volumen de El campesino polaco, y en la misma obra se emplearon extensamente otros documentos personales. Thomas y Znaniecki opinaban mentos de

este tipo

que esos documentos permiten penetrar de un modo inestimable en

el

juego recíproco entre actitudes, valores y circunstancias objetivas en

una situación

social.

La importancia de El campesino polaco no se limita

a los conceptos,

teoremas y sugestiones de procedimientos que hemos señalado. Igualel hecho de que esa investigación representa el

mente importante es

primer intento en gran escala de aplicar conceptos generales de antropología moderna al estudio de

la

cultura y de la organización rápidamente cambiantes de las sociedades avanzadas. Numerosas obras

que adoptaron un punto de

vista

la

análogo han enriquecido

la

sociología

contemporánea, por ejemplo los famosos volúmenes de MidJlctown 1929, 1937), por R. L y H. M. Lynd, y la serie de Yatikee City de W. L Warner y sus colaboradores (véase capítulo 17). (

Pero a

Thomas

cómo puede

la

le

más importante que mostrar punto de vista comúnmente em-

interesaba algo

sociología utilizar el

pleado en etnología: el estudio de las culturas totales. El Libro fuente de los orígenes sociales (1909) subraya el principio de que, en los estudios analíticos, ningún

fenómeno puede

plenamente comprendido si se le separa del conjunto de la estructura de que forma parte, y no puede comprenderse ninguna cultura cuando se examinan aislaser

6 Véase 'The Namre and Use of Biograms”, ("Naturaleza y uso de los biogramas”), por T. Abel, en Amrricjn Journal of Sociology, vol. 53 (1948).

CHARLES damente

sus elementos.

de tomar en cuenta

el

THOMAS

H.

COOLEY Y W.

En

El campesino polaco señaló

conjunto de

la vida

I.

197 la

de una sociedad en todos

los análisis sociales. Esta actitud es hoy, naturalmente, la

asumir

que suelen

antropología cultural y también la sociología.

la

Resumen

necesidad

y crítica

El sistema conceptual y la teoría metodológica de Thomas atrajeron de tal manera durante muchos años la atención de los sociólogos

norteamericanos, que en 1937 y 1938 tuvo lugar un acontecimiento desacostumbrado. El Social Science Research Council organizó una discusión de

mesa redonda sobre El campesino polaco y los resultados como volumen inicial 7 de una serie de estudios

fueron publicados

sobre problemas metodológicos editados por el Consejo. El principal crítico, Herbert Blumer, advirtió que, aunque

Thomas

y Znaniecki se habían propuesto formular leyes, realmente habían propuesto muy pocas; que los conceptos de actitud y de valor eran

vagos; que los dos conceptos se traslapan

o recubren en

la

medida

misma en que

tienen sentido, y que por lo tanto no puede establecerse entre ellos una relación causal; que los autores en realidad no

metodología que se habían propuesto; y que su interpretación de los documentos personales empleados en el estudio es habían usado

la

no verdaderamente científica. admitió que el material concreto no había sido puesto suficientemente en relación con el esquema metodológico, y que no se habían formulado leyes sociales, sino sólo proposiciones de un alto grado de probabilidad. Tilomas reconocía eso de acuerdo con las opiniones que había elaborado durante los veinte años transcurridos desde la publicación de El campesino polaco. Además, Znaniecki recosubjetiva,

Thomas

noció que los autores habían tratado las actitudes y los valores como elementos constantes (cosa discutible) y que habían pasado muchos

años antes de que

él se diera

cuenta de este error metodológico.

El resumen de la discusión de

proporciona otras valoraciones de

mesa redonda hecho por Read Bain la obra.

Por ejemplo,

el sistema

con-

ceptual constituido por la actitud, el valor, los deseos, los tipos personales y la definición de la situación, no puede, según algunos, producir leyes del cambio social. Las interpretaciones teóricas de los autores 7

no habían sido derivadas, según

H. Dlumcr: Critique

se hizo observar,

/

(Nuca

los do-

de ¡a investigaYork, Social Science Research Council, 1939).

of Research in the Social Sciences: ( Crítica

ción en ¡as ciencias sociales)

de

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLOGICA

198

comentos personales ni tenían ningún otro apoyo empírico. Pero se reconoció que algunas teorías subsidiarias, por ejemplo la relativa a la desorganización social, han resultado útiles en investigaciones ulteriores.

Esas críticas a El campesino polaco son justificadas. Pero no ofre-

una explicación satisfactoria del lugar de los escritos de Thomas en el desarrollo de la teoría sociológica. ¿Cuáles fueron las soluciones de Thomas a los problemas fundamentales de la teoría sociológica planteados en el capítulo I? Pueden resumirse cen, desde luego,

modo

del

siguiente:

Primero:

Thomas nunca

definió expresamente la naturaleza de la

En vez de hacerlo, sostuvo que la organización social está compuesta de instituciones, las cuales, en su conjunto, constituyen un sistema de reglas impuestas por los grupos sociales a sus individuos. Empicó la palabra cultura para designar los valores materiales y sociales de todo grupo o pueblo. Segundo: La sociedad y la cultura deben ser analizadas en relación con su unidad fundamental, que para Tilomas es la acción social. Esta última consiste en la acción de un individuo en una situación sociedad.

determinada por

las circunstancias objetivas, las actitudes y los valores del actor adquiridos durante su experiencia de la vida, y su

social

definición de la situación.

Tercero: Las relaciones entre la sociedad y la cultura y la personalidad son de influencia recíproca: la personalidad recibe de la cultura la

de

mayor

parte de sus actitudes y valores dentro de

la

estructura

organización social, pero a su vez influye en la cultura y la organización social. En este aspecto, las personalidades creadoras desla

empeñan un papel prominente; no

obstante, su influencia está limi-

tada por las circunstancias culturales que afrontan.

Cuarto:

No

hay un determinante único del estado de

la sociedad

y de la cultura ni de sus cambios. Las diferencias en la conducta y en la cultura son consecuencias de diferencias en la experiencia de la vida de los diversos grupos, así

como de

diferencias en la interpreta-

ción psicológica de dichas diferencias (las consecuencias de niciones

humanas son

Quinto: Se define

Pero

la

como

la ciencia

de

las instituciones.

sociología debe ser suplementada por la psicología social,

la sociología

dos en

c importantes).

la sociología

ciencia de las actitudes

de

reales

las defi-

la

y de

misma

o aspecto

subjetivo de la cultura. Los métodos

la psicología social

lógica

que

los

de

las

deben

ser científicos, basa-

ciencias naturales.

Pero la

CHARLES

COOLE Y Y W.

H.

materia de la sociología es única,

como

I.

THOMAS

199

ocurre con la de toda ciencia,

y en consecuencia hay que emplear procedimientos particulares. El procedimiento más adecuado se manifiesta en el enfoque situacíonal; análisis

de

las circunstancias

viduos en situaciones

totales.

combinados de

que determinan

Más

las acciones

de

los indi-

particularmente, hay que establecer

de individuos y de situaciones, incluidos los cambios que experimentan; siempre que sea posible, este método debe comprender la medición del efecto de las varialos efectos

la diferenciación

ciones de los factores y el uso de grupos de control. Para comprender la integración de factores diferentes en la vida del individuo, son de

inestimable valor los documentos personales.

Tales son

Thomas. En

más

al

los la

principales elementos de los escritos

teóricos

de

perspectiva histórica, ..cuáles de ellos han contribuido

desarrollo

de

la

teoría

sociológica?

Quizás sea demasiado

pronto para hacer esc balance, pero parecen claros los siguientes puntos:

Primero: zaron

¡p

Thomas

la teoría

fue

uno de

evolucionista

y,

los

primeros sociólogos que recha-

con Cooley, uno de

los opositores

más

convencidos y más convincentes a las teorías monistas que interpretan la sociedad, la cultura y sus cambios a base de un solo carácter.

Segundo: Concurrentemente con Pareto, pero con independencia de

él, y

con

los neo-positivistas.

Tilomas subrayó

la

necesidad de usar

procedimientos científicos en sociología. Su propia obra ilustra

mismo tiempo

las posibilidades y las dificultades

de

la

al

investigación

social empírica.

Thomas

Tercero:

fue uno de los primeros promotores de una ten-

contemporánea que puede llamarse normativismo. Esta tendencia señala la importancia central de las normas o reglas de conducta en la sociedad, normas que ejercen "presión moral’’ sobre el actor. Sin embargo, la obra de Sumner (véase capítulo 5), que señala ese mismo hecho, ya podía servir como fuente dencia persistente de

la sociología

de inspiración antes de que aparecieran

los escritos

más importantes

de Thomas. Cuarto:

Thomas

enriqueció el tesoro teórico de la sociología con

varios conceptos importantes, entre los cuales la situación social, la

definición de la situación y la desorganización social han resultado adquisiciones duraderas. La distinción entre actitud y valor, a pesar

de su falta de precisión, ilustró el problema básico de tratar los elementos subjetivos y objetivos en el análisis de la acción, problema reflejado, por ejemplo,

en

los

más

recientes estudios de

Maclver sobre

DOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLOGICA

200

parece

mucho

18). Este último concepto se

interés (véase capítulo

la actitud y el

al "valor”

de Thomas,

afinidades con el valor tal

como

Durkheim y Max Weber. Quinto: Thomas fue uno de

los

el cual, a

su vez, tiene ciertas

habían tratado anteriormente

lo

primeros promotores del que puede

llamarse principio de integración, según el cual los fenómenos sociales

deben ser estudiados en el contexto total de las culturas. El campesino polaco ha mostrado el camino a muchos estudios de ese tipo sobre sociedades modernas. En la actualidad ese principio es una parte central del punto de vista funcional en sociología y en antropología cultural.

Sexto y último: Tilomas llamó la atención sobre la fundamental importancia del estudio de las relaciones entre la personalidad y la cultura. Insistió

en que

el

social se centra

en teoría

principal

problema que hay que resolver

en torno de

la

interdependencia del indi-

viduo y de la organización social y la cultura. Este problema sigue siendo una de las principales incumbencias de la sociología, de la psicología social y de la antropología. obstante estas importantes aportaciones, las opiniones de Tilo-

No

mas contienen algunos elementos

peligrosos por su potencialidad para

llevar a la sociología a un callejón sin salida.

Thomas, sino

la

la

En

la

formulación de

unidad básica del estudio sociológico no es

acción del individuo en una situación social.

con persistencia en que

Thomas

insistió

en parte de naturaleza

la situación social es

objetiva. Pero la importancia

la interacción,

que concedió a

los factores subjetivos

Max Weber, como

(juntamente con una tendencia originada por

veremos en el capítulo 14) ha estimulado a algunos sociólogos norteamericanos de hoy a traspasar ampliamente la demarcación convencional entre sociología y psicología, y han identificado la teoría social

con

la teoría

que hasta ahora

la

la psicología. Así,

de

la acción

(o con parte de esta teoría), mientras

acción había sido

para

uno de

muchos sociólogos

temas centrales de

los

su disciplina ha venido a

interesarse primordialmentc por la motivación

de

la

conducta humana.

Este interés hace borroso y confuso el objetivo de la sociología, ya

que no parece haber ninguna tendencia a abandonar los perdurables problemas del campo perteneciente a la estructura y los cambios socioculturales.

Como hemos

visto anteriormente, varias

de

formulaciones de Los cuatro deseos, por ejemplo, aunque

Thomas están sujetas a críticas. el mismo Thomas abandonó esta

las

concepción, se convirtieron durante

CHARLES

H.

COOLEY Y W. L THOMAS

201

algún tiempo en manos de algunos autores en una especie de cliché para explicar

determinar

la

las

conducta; pero ni Tilomas ni sus discípulos pudieron

funciones específicas de los diferentes deseos en condi-

ciones específicas. Los tres tipos de personalidad de

Thomas, que

también han sido excesivamente empleados por algunos

escritores,

eran en esencia conceptos más literarios que científicos. La diferencia entre actitud y valor no está claramente definida en el tratamiento que Ies da Thomas: ambas cosas parecen ser personales y sociales, subjetivas y objetivas, lo cual impide el establecimiento de relaciones

causales entre ellas.

Pero estos puntos débiles de en gran parte sobre

la

la teoría

de Thomas

base de progresos de

la

lian sido expuestos

ciencia social

reali-

zados años después de haber sido publicado lo fundamental de su

En realidad, el mismo Thomas formuló algunas de esas críticas en sus últimos años, y no pueden usarse como varas para medir el valor de sus realizaciones. Porque Thomas fue un audaz explorador científico, y tiene pocos iguales en la sociología norteamericana. Por mucho tiempo estarán propia obra, especialmente El campesino polaco.

en deuda con

él

la teoría y

la

investigación sociológicas.

Capítulo

13

VILFREDO PARETO La

sociología psicológica puede ser tan diversa

como

psicología

la

misma. Queda demostrada la verdad de esta proposición cuando compara la teoría de Thomas con la de Vilfredo Pareto.

se

Pareto y sus escritos El distinguido sociólogo italiano Vilfredo Pareto

(1848-1923) nació

en París; su padre era italiano y su madre francesa, lo cual explica su bilingüismo. Se fue a Italia a la edad de once años, y después de los

graduó en el Instituto Politécnico de Turín. Durante algunos años estuvo empleado como ingeniero consultor de una compañía ferroviaria y después fue superintendente de unas minas estudios clásicos, se

de

hierro.

En

el curso

de esas ocupaciones se interesó por los pro-

blemas económicos. En 1882 recibió una herencia que dedicar

el resto

de su vida

le

permitió

al estudio y la investigación.

Pareto publicó algunos excelentes trabajos sobre economía, a los cuales debió su

nombramiento de profesor de

versidad de Lausanne en 1892.

En

esa materia en la Uni-

los años siguientes hizo aporta-

ciones notables a la economía matemática. Poco después del cambio

de siglo publicó Los sistemas

socialistas ,

en aquel tiempo quizás

el

más detallado y profundo sobre la materia. Al poco tiempo comenzó su obra más importante, el Tratado general de sociología, estudio

publicado en 1915 simultáneamente en italiano y en francés. Pero la primera Guerra Mundial no era tiempo propicio para lanzar un tratado sobre problemas teóricos, y el estudio de Pareto pasó inadvertido hasta algunos años más tarde. El Tratado contenía algunas expresiones cáusticas contra cracia

c

la

demo-

(que Pareto conocía principalmente en sus formas francesa

italiana,

un tanto

falseadas). Esas partes de su obra atrajeron la

benévola atención de Benito Mussolini, quien, una vez en ofreció a Pareto

un asiento en

el

Senado

italiano.

Hay que

el

poder,

decir,

para

su prestigio, que Pareto declinó el ofrecimiento.

En 1936 apareció una traducción inglesa del Tratado con el título de Mind and Society. La traducción era, en muchos aspectos, superior al original: todas las citas fueron referidas a sus fuentes (cosa

que Pareto había descuidado) y

se le

202

puso un excelente índice suma-

VILFREDO PARETO

203

mente

útil a causa del difuso y asistemático carácter del Tratado. Esta traducción acentuó la corriente de interés por Pareto que había

comenzado en los Estados Unidos a fines del decenio de los 1920. La boga fue especialmente fuerte entre ciertos científicos de preparación no sociológica, como el profesor L. J. Hcnderson, de la Universidad de Harvard, fisiólogo que estimuló el interés de los sociólogos jóvenes por la teoría de Pareto, entre ellos Parsons y George

Homans La El

(véase capítulo 18).

sociología

punto de

por su

cias

métodos

de Pareto sobre

vista

la sociología se caracteriza

sobre el carácter científico

(empírico)

ante todo

de esta

Tratado contiene numerosas observaciones mordaces

El

de Comte y Sjxmccr y punzantes referenseculares del progreso, la humanidad y la

seudocienticificismo

el

a

sus

insistencia

disciplina.

sobre

y

las

"religiones”

democracia. Si ha de evitar esas añagazas anticientíficas, dice Pareto

que

sociología debe emplear

la

basado totalmente en

un método "lógico-experimentar’

1

observación y la inferencia lógica, probablemente de acuerdo con el canon estricto de la inducción tal como lo

formuló

Mili.

J. S.

la

En opinión de Pareto,

el

mundo

experimental

(observable) consiste en cosas y relaciones que pueden ser percibidas por los órganos de los sentidos y que por lo general pueden medirse.

Pero en

el

TraUtdo habla Pareto extensamente de problemas que

no pertenecen a ese "mundo experimental"’ y que, gan un gran papel en la vida social, tales como las

embargo,

jue-

ideas, las abstrac-

opiniones, las creencias y los sentimientos. Consideraba su tarca principal la reducción de esos fenómenos a hechos ob-

ciones,

como

sin

las

servables pertenecientes

al

mundo de

la realidad tal

como

él lo defi-

En consecuencia, pone en guardia contra los procedimientos meramente verbales: Las ciencias naturales no fueron nunca estructuradas nía.

"

estudio y la clasificación de los vocablos del lenguaje ordinario, sino estudiando y clasificando hechos. Hagamos lo mismo con

sobre

la

el

sociología"

(núm. 396). 2

Pareto insiste también en que explicar lo desconocido por 1

En

francés

e

italiano

la

lo

palabra

el

procedimiento científico debe

conocido. Por lo tanto, se explica "experimento" significa

también

observación

controlada.

2

De

el deseo de Pareto, las numerados del mismo.

acuerdo con

rencia a los párrafos

citas

de su TraijJo se hacen con

refe-

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

204 mejor

lo

pasado por lo presente que lo presente por lo pasado, prin-

muchas veces violado en las monografías y libros de texto sociológicos. Finalmente, advierte que los conceptos fundamentales de una cipio

ciencia

deben

ser definidos

con precisión y sus teorías formuladas en no obstante, que el propio Tratadlo de

términos precisos. Es dudoso,

Parcto cumpla esos requisitos metodológicos.

El sistema social: Su estructura y dinámica

La aportación más importante de Pareto a la teoría sociológica es su concepto de la sociedad como un sistema en equilibrio. Esta formulación permite a la sociología abandonar el organicismo crudo sin abandonar ciertas proposiciones organicistas sólidamente fundadas. Si la sociedad es un sistema, es un todo formado por partes interdependientes; el cambio de una parte afecta a las otras partes y al todo. Los "puntos materiales o moléculas’’ del sistema, según Pareto,

son los individuos, que son afectados por fuerzas sociales que

se

distinguen por propiedades constantes o comunes. El estado de un

un momento dado está determinado por las siguientes circunstancias: primero, el medio extrahumano; segundo, otros elementos exteriores a la sociedad en aquel momento, incluidas otras sistema social en

sociedades y los estados previos de la sociedad dada; y tercero, elementos internos del sistema, a saber, intereses, conocimientos, "resi-

duos" y "derivaciones" que son manifestaciones de "sentimientos". De estas circunstancias determinantes sólo los residuos y las derivaciones

son sometidos por Pareto a un estudio detallado.

En

esa fórmula general de equilibrio

no parece haber lugar para

fenómenos culturales como el derecho, la política, la religión o el arte. Pero la falta de tratamiento explícito no significa que Pareto dejara de reconocer su importancia.

mantenimiento de

mente en El papel

la

de

Todos

ellos tienen su parte

los sistemas sociales, pero,

en

el

en su opinión, única-

medida en que manifiestan sentimientos fundamentales. los

sentimientos

es,

pues, esencial en la conservación del

equilibrio social.

Para Pareto

que

la sociedad es

existen, dentro

un sistema en

equilibrio. Esto significa

de cada sociedad, fuerzas que conservan

(o configuración) que

la

sociedad ha alcanzado

o que

la

forma

garantiza el

cambio igual e ininterrumpido; en este último caso, el equilibrio es dinámico. De esto se sigue un importante corolario: si el sistema social s(.í sometido a la presión de fuerzas exteriores de intensidad modei

VILFREDO PARETO

205

rada, las fuerzas internas actuarán para restablecer el equilibrio, vol-

viendo

la

sociedad a su estado de tranquilidad. 8 Estas fuerzas internas

consisten principalmente en el sentimiento de revulsión contra todo lo

que perturba

el

equilibrio interior. Sin ese sentimiento, toda alteración

incipiente del sistema

muy

no encontraría sino

poca o ninguna

resis-

tencia y se produciría con impunidad. Esta situación puede presen-

de hecho, pero sus probabilidades son reducidas al mínimo por el sentimiento de resistencia independientemente del número de inditarse

viduos directamente afectados positiva o negativamente por los cambios propuestos.

Este teorema del restablecimiento del equilibrio de los sistemas sociales

ha sido confirmado hasta cierto punto por

el estudio

de

la

reacción social contra el delito, de los resultados de las revoluciones

y del efecto de la guerra sobre las sociedades. En esos casos, lo mismo que en otros, una gran cantidad de pruebas indican el carácter frecuentemente provisional de los trastornos sociales y de las ordenaciones sociales fundamentales.

en

El análisis de las fuerzas internas se basa

acción lógica

y

el carácter persistente

la

distinción entre

acción alógica. Según Pareto, una acción es lógica

su finalidad es objetivamente alcanzable y si los medios empleados son objetivamente congruentes con la finalidad dentro del marco si

demás acciones son alóno quiere decir que sean ilógicas o contrarias a la lógica). Es probable que las acciones lógicas sean raras. En el tratado del mejor conocimiento disponible; todas las

gicas (lo cual

de Pareto sólo aparecen unos pocos ejemplos, entre formulación de teorías lidad

de ningún

gados en un

de que

el

modo

pleito.

los

que figuran

la

económica (que en reasiempre lógica) y la conducta de los abo-

científicas, la acción

es

Pero aun

la actividad judicial es alógica a causa

papel de juez implica

más

cosas que

la

mera aplicación

lógica de reglas legales abstractas a casos concretos. Pareto sostiene

que

las sentencias

judiciales manifiestan

en gran medida

los senti-

mientos de los jueces (sentimientos que comparten con otros individuos del grupo), y que la referencia a la ley escrita es una explicación ex post fado de una decisión a que se ha llegado por otros

caminos. "Las sentencias de los tribunales



escribe

— dependen

en

gran parte de los intereses y los sentimientos operantes en una sociedad en un momento dado, y también de caprichos individuales y de hechos fortuitos, y sólo ligeramente, y en ocasiones nada, de los 3 Más exactamente, en la teoría de Pareto de fuerzas que acaban por restablecerlo.

el

equilibrio se define por la presencia

206

BOGA

I)E

LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

códigos o leyes escritas” (núm. 466). Este ejemplo es uno de los

chos

dominio de 1-a

listas

mu-

Paleto para demostrar su teorema fundamental: el pre-

cjue usa

la acción

alógica en la vida social.

acción alógica se relaciona con los residuos y las derivaciones, dos últimas cosas son manifestaciones de sentimientos que a su

vez son estados biopsíquicos indefinidos, pero probablemente básicos.

Aunque Pareto admire que

cognoscibles, señala

el

esos estados

no son directamente

carácter probablemente específico de su ex-

presión en residuos, derivaciones y conducta humana. Pareto parece creer que los sentimientos son instintos o tendencias humanas innatas;

por ejemplo, a uno de los sentimientos más importantes lo llama "el instinto

de combinación”. Por otra parte, admite que

son correlativos con seres

humanos, que

las circunstancias

los residuos

cambiantes en que viven los

las acciones en que se expresan los sentimientos

refuerzan a éstos y hasta pueden suscitarlos en individuos que carecen de ellos, que los sentimientos son engendrados o acentuados por la

persistencia de los grupos y, a su vez,

puede ayudar a sobrevivir

no son propiedades de instintos innatos e inmutables, sino características de la conducta aprendida. Precisamente en los días de Pareto empezaba a desarrollarse en psicología la teoría de la conducta aprendida, hecho que indudablemente explica en parte la ambigüedad de su terminología. Según Pareto, algunos sentimientos impulsan a los hombres a justificar sus acciones formulando teorías alógicas que sus defensores a esos grupos. Estas cualidades

consideran altamente lógicas. El

examen de

esas "teorías” revela la

diferencia entre los residuos, elementos profundos, constantes y en consecuencia importantes, y las derivaciones, elementos superficiales,

variables y en consecuencia menos importantes. Los residuos pueden descubrirse estudiando diferentes enunciados relativos a un mismo

asunto y abstrayendo de ellos los elementos constantes. El conocimiento de los residuos, que están más cerca de los sentimientos que

permite penetrar

las derivaciones,

humanas. Pero

más en

la

causación de las acciones

también son manifestaciones, y en definitiva la causación debe buscarse en lo más profundo de los sentimientos. Aunque esta formulación particular sea conjetural o discutible,

los residuos

debemos

estar

de acuerdo con Pareto en que explicar

las

acciones aceptando al pie de la letra lo que los individuos dicen acerca de su conducta es, desde luego,

un procedimiento vacío de

validez científica, principio reconocido desde hace los estudiosos

de la vida humana.

mucho tiempo por

VILFREDO PARETO

207

Pareto subrayó la diferencia entre su opinión acerca de las acciones

humanas y la explicación racionalista de las mismas. Esta última supone que los hombres primero piensan, primero formulan ideas y teorías y después obran de acuerdo con ellas. En opinión de Pareto, la

conducta sigue

nalización.

proceso inverso: la comisión precede a

el

Por ejemplo, termina

sobre el nacimiento de milia, la

o un grupo .

de

la

propiedad privada declarando: "Una

la

fa-

ocupa un trozo de tierra. El hecho de ocupación, de la posesión, es con toda proba.

.

a todo concepto de derecho de herencia

.

populares

las teorías

étnico,

perpetuidad de

bilidad anterior.

el estudio

la racio-

(número



256). Para Pareto no hay relación causal directa entre la teoría y la acción. Ambas son causadas por sentimientos básicos que se revelan en

la

acción de una manera constante, pero en la teoría o justificación

los sentimientos se manifiestan casi al azar.

alguna

es justificado por

caso concreto

la

teoría,

justificación

Todo modo de conducta

con toda seguridad; pero en cada

teórica

está

determinada por

el

acci-

dente de la invención, y por lo tanto no es de gran importancia en el análisis de la conducta. Esta conclusión es otro teorema importante

de

la

sociología de Pareto.

Según

este autor,

cada una de ellas)

:

hay

seis clases

primero,

de asociar cosas; segundo, la

el

de residuos (y

instinto

el

de combinación,

la facultad

residuo de la persistencia de los agregados,

tendencia conservadora; tercero, el residuo de la manifestación de

sentimientos mediante actos exteriores

de justificaciones; en términos sencillos, el

varias subclases en

residuo de

sociabilidad,

(entre ellos la formulación la

auto-expresión); cuarto,

o tendencia a formar

sociedades

y a integridad

imponer una conducta uniforme; quinto, el residuo de personal, que impulsa a acciones que restablezcan la integridad perdida, tales como las que forman la fuente del derecho penal; sexto, el residuo sexual. En la vida social estos residuos pueden combinarse de diferentes maneras. Por ejemplo, mediante una combinación de

de equilibrio y de |>ersistenc¡a del grupo se forman fuerzas compuestas de gran importancia social, correspondientes a los fuertes los residuos

y poderosos sentimientos del tipo vagamente designado con "ideal

de

la

frase

justicia”.

La clasificación de ni justificada

los residuos

en ninguna

parte.

hecha por Pareto no está explicada

La

sexta clase,

el

residuo sexual, es

heterogéneo, y lógicamente parecería requerir un complemento, como el hambre. Las clases tres a cinco se relacionan con la tendencia de los sistemas sociales a permanecer en estado de equilibrio

o

a restalle-

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLOGICA

208

cerlo. Las clases

gentes,

como

se

concede que esta

Aunque

una y dos se muestran en su distribución entre las indica más abajo. Un gran admirador de Pareto clasificación fue "el trabajo de pala de un iniciador ”.4

han sugerido adiciones y mejoras a ese trabajo de pala, parece improbable que los investigadores intenten desarrollar este se

aspecto de la obra de Pareto a causa de sus manifiestos defectos.

La

que hace Pareto de los residuos, se basa en parte en su estudio de material tomado predominantemente de autores clásicos. Sostiene que una gran literatura refleja aproximadamente la clasificación

vida real, que el estudio

de

la literatura clásica

destruye prejuicios y que, puesto que los residuos son constantes, del análisis cuidadoso de

pueden derivarse proposiciones universales. (A pesar de esto, con trozos de los clásicos se mezclaron recortes de prensa). Cada texto seleccionado de esas fuentes fue interpretado primero como manifestación de un sentimiento particular; después se compararon ios textos individuales, que fueron clasificados en clases la

literatura clásica

y subclases. Este procedimiento (que difícilmente puede considerarse precursor del actual análisis de contenidos usado en el estudio empírico de comunicaciones,

mayor aproximación la

aunque análogo en sus propósitos) es la método inductivo que puede encontrarse en

obra de Pareto.

Su de

al

análisis

de

los residuos. Las derivaciones,

deran

como

las fuerzas

menos detallado que el estudio como dijimos más arriba, se consi-

las derivaciones es

manifestaciones superficiales

subyacentes en la vida

social.

—como

— de

explicaciones

Pareto examina primero las

derivaciones desde el punto de vista del carácter subjetivo de esas explicaciones, y después esboza cuatro clases principales de derivaciones: primero, las derivaciones de afirmación, incluidas las afirma-

ciones de hecho y de sentimiento; segundo, las derivaciones de autoridad, ya sea de individuos, grupos, costumbres o deidades; tercero; las derivaciones que están de acuerdo con sentimientos y principios comunes (y en consecuencia sirven para conservarlos); cuarto, deri-

vaciones de prueba verbal, por ejemplo, metáforas y analogías diversas. Los numerosos ejemplos que da Pareto de estas diferentes clases

de explicaciones verbales de

la

conducta revelan que las cate-

gorías se recubren y confunden. Sin embargo, no hay ninguna conexión estrecha entre las clases de residuos (arriba esbozadas) y de derivaciones; unas cortan a otras. 4 L. J. Hendcrsoo: Pareto' s Sociclogy: A Pbyiiologitt's Interpretación (La sociología da Párelo: Interpretación de un fisiólogo), 1935. p. 58.

VILFREDO PARETO La circulación de minorías o

En opinión de

"¿lites”

aunque

Pareto,

209

comunes a todas

los residuos son

las

sociedades y tiempos, están desigualmente distribuidos entre los individuos, y su frecuencia relativa en sociedades y épocas diferentes está sujeta a cambios. Pareto estudia

en cuanto

se relaciona

con

de combinación y tiene por consecuencia

de

las ¿lites,

el

cambio

social,

dos primeras clases de residuos (el

las

la persistencia

tinto

extensamente

de

ins-

los agregados). Esc estudio

formulación de la teoría de la circulación que constituye un teorema fundamental más de la sociola

logía de Pareto. Las élites están formadas por individuos de alta ca-

pacidad en sus respectivos campos.

una

élite

Hay dos

clases principales de ¿lites:

gobernante, que comprende a los individuos que directa o

indirectamente representan un papel importante en la manipulación del poder político; y una élite no gobernante, formada por hombres competentes que no ejercen poder político. La distribución diferen-

miembros de ¿lites es mucho más importante para ios asuntos sociales que su distribución en las masas/’ Dependientes del predominio de residuos de la clase uno y de la clase dos respectivamente, describe Pareto dos tipos de hombres, a los que designa cial

de residuos entre

los

palabras especulador y rentista* Cuando la élite gobernante está dominada por especuladores, la sociedad está sometida a cambios

con

las

relativamente rápidos; cuando

predominan

los

que

rentistas,

los

cam-

una tendencia natural en las élites de los dos tipos a alternarse en puestos de poder político. Cuando una élite de un tipo ha gobernado durante algún tiempo, en la clase gobernada se acumulan elementos superiores e, bios se producen lentamente. Pareto sostiene

existe

inversamente, en las clases gobernantes se desarrollan elementos inferiores.

En

consecuencia, una élite formada de especuladores,

por caso, comete errores que abren tas;

el

camino

pongamos

ascenso de los rentis-

al

pero después de haberse consolidado éstos en sus puestos, tam-

bién cometen errores y abren la puerta a los especuladores. Así se presenta una teoría cíclica de los cambios sociales, caracterizándose las dos fases del ciclo por el predominio de las actitudes

conservadoras o de las actitudes progresistas respectivamente. La historia, pues,

dice Pareto, "es

2 053). Esta 6

Es

éste

un punto de

que vista

se parece

que

atraco

mucho a de un

modo

aristocracias”

la

(número

de Saint-Simon sobre

especial a los

designa en francés a la persona que busca invierte sus ahorros en bonos (en Francia, rent#>.

0 Rcntittr tanto

teoría,

un cementerio de

seguridad

fascistas.

y

que por lo

BOGA

210

I)E

LA SOCIOLOGÍA PSICOLOGICA

necesaria alternación de periodos orgánicos y críticos, halla mula historia antigua y en la literatura clásica. Pero los

la

chos ejemplos en

ejemplos (como se ha observado

al

exponer

la

de Spcncer)

teoría

no son una demostración sistemática. En ausencia de esta última, parece que no hay razón bastante para atribuir validez universal a esta teoría a base

Resumen y

de

obra misma de Pareto.

la

crítica

¿Cuáles fueron, en suma,

las soluciones

fundamentales de

sociológica? Concibe la sociedad

la teoría

de Pareto a

los

problemas

como un

sistema en equilibrio, cuyos puntos materiales de referencia son los individuos que están expuestos a un

número limitado de

las

llamadas

determinan

fuerzas. Esas fuerzas, sentimientos y residuos ante todo, el estado del sistema social. En esta concepción parece

haber poco

lugar para la cultura.

La unidad básica para Pareto, una

el

análisis sociológico es,

en

el

sistema de

simple manifestación de esas fuerzas persistentes que

la base. El análisis debe interesarse ante todo por los reque son manifestaciones de fenómenos biofísicos incognos-

actúan en siduos, cibles.

problema de las relaciones entre el individuo y la sociedad es un aspecto del problema general de las relaciones entre la parte y el todo en cualquier sistema. Su punto de vista en esta Para Pareto,

el

cuestión es esencialmente funcional: todos los cambios en las partes

de un sistema afectan

al todo, y viceversa. Esta última opinión guarda consecuencia con

la

actitud de re-

chazo que adopta Pareto ante toda versión de monismo sociológico

que

reduciría las explicaciones de la vida social a factores o causas

embargo, esboza un número limitado de factores que él cree que determinan el estado de la sociedad y los cambios sociales. únicos. Sin

En

caso de dichos cambios, subraya la naturaleza y distribución de residuos específicos, o tendencias a obrar de cierta manera, en el

la élite

gobernante. Los cambios en las

¿lites

parecen ocurrir por una

necesidad inmanente.

Pareto no define las relaciones de la sociología y

las

demás

cien-

en que la sociología debe basarse en el método lógico-experimental, método que requiere observación disciplinada e inferencias lógicas de las observaciones. Sus fuertes admocias sociales;

pero

insiste

niciones a este respecto las debilita su propia inclinación a sustituir

VILFREDO PARETO

211

coa afirmaciones de otros los hechos recogidos por observación y a abandonar el procedimiento inductivo por sistemas de clasificación manifiestamente intuitivos. Estas características contribuyen a hacer excepcionalmente difíciles el estudio e interpretación

de

los escritos teóricos

tado contiene, ciertamente, gran

de Pareto. Su Tra-

número de proposiciones

plausibles

sobre diversos aspeaos de la realidad social y cultural, que representan una fuente de sugerencias e hipótesis en el estudio actual de la estructura y los cambios sociales. Pero se ha hecho relativamente poco uso de la obra de Pareto en este respecto, siendo una excepción notable

Management and

Worker (La administración y

tbe

notable investigación sobre sociología industrial de F.

ger y W. J. Dickson Las principales aportaciones de Pareto son

el obrero).

Roethlisbcr-

J.

7

.

no

la práctica,

como hemos

visto) en

que

la insistencia

(aunque

la sociología se

gobierne

por cánones estrictamente científicos, y la concepción de la sociedad como un sistema en equilibrio perfecto. Respecto de esta última concepción, las proposiciones de Pareto concernientes a la tendencia los sistemas sociales a

de

diferentes factores

al

los

estado de los sistemas sociales,

acción alógica en la vida social y el carácter intermitente de los cambios sociales, señalados por períodos sucesivos la

importancia de

restablecer el equilibrio perturbado,

que contribuyen la

de alteraciones lentas y rápidas, son formulaciones sugestivas que se aproximan a las circunstancias observables.

Mucho menos

útil

es

el

análisis

que hace Pareto de

las

fuerzas

internas operantes en la vida social, especialmente la reducción de esas fuerzas a residuos.

A

fin

de cuentas,

una derivación?) que da Pareto de en una teoría biopsíquica acerca de algo ella

Hoy sabemos que es

la

los

explicación (¿también

hechos sociales descansa

muy

parecido a los instintos.

esa explicación de la conducta individual o social

engañosa a causa del papel ubicuo de los factores culturales

e institucionales en la conducta

humana.

Pero aun cuando identifiquemos los sentimientos y los residuos la conducta aprendida más bien que con los instintos, su procedimiento para fundamentar esas fuerzas es altamente discu-

de Pareto con tible.

En primer lugar

"en vez de

ser

citar al filósofo F. S. C.

dados inmediatamente



Northrop

los estados psíquicos

de

pri-

de una fábrica de la Western Electric Company en Hawthornc, lili, de la teoría de Pareto sobre el equilibrio; véanse particular(nota), 567-68.

7 Este estudio

nois, hace uso especialmente

mente pp. 272

— para

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

212

mera mano

al

psicólogo introspectivo bien preparado", los rasgos

psíquicos de Pareto son "características de segunda o tercera

asignadas a personas .

. .

que, en

'observaciones', existen sólo

el

en su

mano

momento en que Pareto hace sus imaginación ... Ni una sola vez

mientras acopiaba sus 'hechos' abandonó Pareto el sillón de su gabinete ".

8

impuso a sí mismo la difícil tarea de entresacar residuos probablemente fundamentales de derivaciones in-

En segundo

lugar, Pareto se

numerables y reconocidamente engañosas. La realización de esa tarea requiere la identificación de derivaciones asociadas con "el mismo asunto"; pero no están claros los criterios para diferenciar los asuntos.

Ni

lo están los procedimientos

empleados para determinar

los residuos

particulares manifiestos en las derivaciones especificadas. Evidente-

mente,

la

científicas

obra de Pareto está

que

él

muy

lejos

mismo proclamó con

de

satisfacer las exigencias

tanta fuerza y claridad.

El tratamiento de los residuos y las derivaciones, que ocupa gran parte de su Tratado, es, pues, el aspecto más débil de su obra. Mas hay, esparcidas por esta parte de la obra,

muchos

atisbos penetrantes

muchas orientaciones sugestivas para investigaciones ulteriores. Y, según hemos visto, el resto de la formulación teórica de Pareto, en particular su concepto del sistema social como un equilibrio dinámico, sigue siendo una aportación importante al desarrollo de la y

teoría sociológica.

8 The Logic of t be Sciences and tbe Humanities (Lógica de las ciencias y de las humanidades), por F. S. C. Northrop, 1947, p. 270. Véase todo el capítulo 15 de «te volumen para la valoración de la obra de Pareto.

Capítulo 14

MAX WEBER El acontecimiento más notable en el desarrollo de lógica durante el primer cuarto del siglo la sociología

fue

el

teoría socio-

florecimiento de

psicológicamente orientada. Esta tendencia se desarrolló

independientemente en varios países está

xx

la

y,

en su nivel teórico más

representada por tres investigadores.

Ya hemos

alto,

estudiado las

aportaciones de dos de ellos: el behaviorismo moderado de

Thomas

"punto de vista cultural"; y la obra de Pareto, incluida su psicología, que se asemeja a la tendencia instintivista. Debemos unido

al

no el menos considerable, de los tres: Weber, cuya sociología es también sub-

estudiar ahora al último, pero el

investigador alemán

jeti vista,

Max

aunque subraya

los

elementos racionales de la actividad

mental del hombre.

Weber y

su obra

Max Weber

nació en el seno de una familia bien ( 1864-1920) acomodada y recibió excelente preparación en derecho y economía. Su padre, persona activa en la política alemana, fue durante muchos años miembro del Keichstag y formó parte del partido liberal nacional. En 1893 Weber fue nombrado profesor de economía de la Universidad de Fri burgo, y poco después pasó a desempeñar un puesto análogo en la Universidad de Heidclberg. En 1900 sufrió una grave

enfermedad y se vio obligado a abandonar la actividad académica; no se reintegró a la enseñanza hasta 1918, fecha en que pasó a Viena y poco después a Munich. Murió en 1920, cuando su talento estaba en plena madurez. Durante los años en que estuvo académicamente activo nunca per-

maneció

ocioso.

Sus recursos personales

—en

le

permitían viajar

mucho



1904 visitó los Estados Unidos y dedicarse a la investigación. Publicó un número sorprendente de estudios y ensayos, muchos de los cuales aparecieron en el Arcbiv ¡ür Sozuilwisscnscha\l ntul Sozialpolitik, que gracias a Weber fue prominente entre las publicaciones alemanas de ciencias sociales. También colaboró con numerosos artícuen periódicos e intervino activamente en política. Sus opiniones políticas eran liberales y reflejaban el punto de vista que había prelos

valecido en el hogar paterno. Protestó contra la guerra submarina

213

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

214

sin restricciones durante la primera

Guerra Mundial y propugnó

la

negociación de la paz. Después de la guerra, formó parte de la co-

misión que preparó

memorándum

el

sobre la culpabilidad de la

conferencia de la Paz de París, y de la comisión que redactó la Constitución de Weimar. Puede decirse que su

guerra presentado a

la

vida se repartió por igual entre una ciencia y una política de ele-

vado

nivel.

Gran número de de

la sociología;

los escritos

de

los

de

Weber no

escritos sociológicos, la

problemas concretos, no cuestiones de tenía

pertenecen

una mentalidad altamente

campo

parte tratan

Weber

general. Pero

teoría

analítica,

mayor

al

y aun cuando tratase pro-

blemas no orientados primordialmente hacia la teoría, hizo a esta última aportaciones importantes.

Al morir, dejó de

la

sin terminar su

teoría sociológica,

obra

más importante en

un tratado monumental sobre

campo Economía y el

sociedad. Fue laboriosa tarea preparar para la publicación (en los diferentes

fragmentos de

la

obra que ya habían pasado de

1922) etapa

la

mismo tiempo fueron recogidos y publicados en la forma de "Colección de trabajos" sus colaboraciones en diversas revistas y otros escritos. De estas colecciones, tres volúmenes tratan de preliminar. Por el

sociología y religión, uno de historia social y económica, otro de sociología y política social, y otro más de lo que llamamos hoy sociolo-

gía de los conocimientos. Esta enumeración indica el

campo

excep-

cionalmente amplio de los intereses científicos de Weber.

El fondo de la sociología de

No

puede entenderse

la

Weber

aportación de

Weber

a la sociología

sin

hacer referencia al clima intelectual, en especial filosófico y científico, de la Alemania de comienzos del siglo XX. La teoría marxista

formaba parte de aquel clima; pero estaba más dominado por el renacimiento de la filosofía kantiana, según la cual existe un abismo infranqueable entre el mundo de los fenómenos materiales y el mundo ¿el "espíritu” que se manifiesta ante todo en los valores. En relación con el

mundo

material, se decía

pueden y deben formular uniformidades invariables.

que

las ciencias naturales

"leyes de la naturaleza”, enunciados de

Aunque

la ciencia

puede adquirir conoci-

estado y procesos de la mente humana "interpretándolos” desde adentro, no puede percibir uniformidades en el mun-

mientos sobre

do del

el

"espíritu” y

debe limitarse a

la descripción y

valoración exactas

MAX WEBER

215

de acontecimientos y sus secuencias en sus manifestaciones únicas y

no

recurrentes.

no ha impedido a Toennies y a Simmel, como hemos

Esta actitud

elaborar sistemas sociológicos del tipo de la ciencia natural,

visto,

descritos

más

arriba.

Ninguno de

esos escritores pretendió, segura-

mente, formular "leyes”; ambos se satisficieron con formular

—de grupos

logías

procesos sociales en

de Toennies, implica

Weber mismo

en el caso de Toennies, de relaciones y de Simmel Pero la obra de Simmel, si no la

sociales el

tipo-



.

la

idea de orden en la realidad social.

hizo un valeroso esfuerzo para superar

la

oposición

entre las ciencias de crear

la naturaleza y las ciencias del "espíritu”, y para sistema sociológico que conservara los elementos más vaun

liosos

de

los

dos puntos de vista) Compartía

ciencias sociales y rentes.

En

las

ciencias naturales

las ciencias naturales, el interés

dominio: quien conoce

las

la creencia

de que

las

son completamente dife-

humano

es

un interés de

uniformidades puede disponer de

las fuer-

zas de la naturaleza. Por el contrario, en las ciencias sociales el interés se dirige a la valoración. El concepto

mismo de

cultura es un concepto

de valor. La realidad empírica se convierte en cultura para nosotros porque, y en tanto que, la relacionamos con valores. La validez de los valores es materia de fe, no de conocimiento, según Weber; por lo tanto, las ciencias sociales deben investigar los valores, pero no pueden proporcionar normas e ideales que obliguen y de los que puedan derivarse principios que dirijan la actividad práctica. Por lo tanto, en opinión de Weber, las ciencias sociales (incluidas la sociología y la historia) deben ser ciencias Ubres de valores.

Cuando Weber

escribía, era bien

conocida

la variabilidad

de

los

sistemas de valores en el tiempo y el espacio. Puesto que los procesos culturales constantemente se están formando y reformando, la

materia de las ciencias culturales está sujeta a cambios; en consecuen-

Weber, no hay que pensar en una ciencia sistemática y generalizadora de la cultura. La ciencia social tiene que ser una ciencia,

decía

cia empírica

Fue

de

la

realidad concreta.

una conclusión que tuvo profundas consecuencias sobre las investigaciones y el pensamiento científico de Weber. Aunque poseyó una de las mentalidades teóricas más brillantes de la socioesta

logía, rara vez se permitió hacer

que trascendiesen

los sistemas

amplias afirmaciones genera lizadoras

de culturas

concretas.

Su mayor

interés

estuvo en el sistema de la sociedad y la cultura en que vivía; su principal esfuerzo, en consecuencia, lo dedicó a laboriosos estudios sobre

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

216

origen y desarrollo de las instituciones políticas, económicas, jurí-

el

dicas y religiosas del mundo occidental. Pero no se limitó a esas materias. Habiendo llegado a ciertas conclusiones relativas a las in-

moderno

terconexiones entre el nacimiento del capitalismo

y el des-

arrollo y carácter del protestantismo, decidió someter a prueba la validez de esas conclusiones examinando situaciones comparables en

algunos, pero no en todos, los respectos en otras civilizaciones.

Con

ese intento,- realizó brillantes investigaciones sobre las civilizaciones china, hindú y judaica (en las que son muy diferentes los sistemas religiosos y filosóficos), estudios que, según creía, confirmaban los resultados a que había llegado en el estudio de la evolución de Occi-

movió quizás

Este estudio comparativo lo

dente.

a vencer su

es-

cepticismo original acerca de la posibilidad de una sociología general.

Hacia el

fin

de su vida empezó a

escribir el tratado arriba

mencionado, Economía y sociedad. La primera parte de esta obra es en gran proporción una teoría sociológica general en la dirección de

una ciencia Existen,

teórica abstracta

como podíamos

como Comte

esperar, diferencias entre las opiniones ex-

Webcr

puestas en las obras de madurez de tos,

pero no

había concebido.

la

y en sus primeros escrison diferencias de principios. Las obras primeras fueron

precursoras de las posteriores. El sistema de ideas de describirse

tomando como base

el

Weber puede

conjunto de sus obras sociológicas.

En su sistema sociológico, Weber intentó aprovecharse de las posique ofrecían tanto las ciencias naturales como las ciencias "del espíritu”. Se alcanza el nivel más alto de comprensión de los fenómenos sociales según enseñó Weber si esa comprensión

bilidades





es a la vez

causalmente adecuada y adecuada en

que

nificación. Esta proposición requiere

¿Qué

es

esfera de la sig-

se analicen tres cuestiones:

comprensión causalmcnte adecuada? ¿Qué es comprensión

significativamente adecuada?

¿Cómo

La comprensión causal y

proceso histórico

En

la

el

se relacionan

ambas

contestación a nuestra primera pregunta dice

cosas?

Weber: La

inter-

pretación de una secuencia de acontecimientos es causalmente adecua-

da

si

observaciones minuciosas conducen a la generalización de que

es probable que la secuencia ocurra siempre de la

misma manera.

Esas generalizaciones, en opinión de Weber, deben derivarse estadísticamente siempre que sea posible. Para los fenómenos que no

pueden

ser estadísticamente descritos

e interpretados, queda

la posi-

MAX WEBER

217

comparar el mayor número posible de procesos históricos o contemporáneos análogos y que difieran sólo respecto del factor cuyo papel se está investigando. bilidad de

La

Weber

realización principal de la erudición de

fue una impre-

sionante investigación del último tipo. Pero esa serie de estudios

empezó de un modo un tanto

Weber

En

diferente.

años de juventud,

los

quiso poner a prueba la afirmación básica del marxismo, según

fenómenos

la cual todos los

culturales, incluso la religión, están fun-

damentalmente determinados por la evolución de las fuerzas económicas. Para Marx, la Reforma protestante fue un subproducto del nacimiento del capitajismo. hipótesis, y llegó a

Weber

una conclusión

El capitalismo en general, dice

decidió someter a prueba esa

diferente.

Weber,

un

es

lucrativas unidas por relaciones de mercado,

sistema de empresas

que

se

ha desarrollado

muchos lugares y en diversos tiempos. Pero el capitalismo maduro de la época moderna se distingue del capitalismo históricamente en

en general por su carácter racional y Ja organización racional de la mano de obra libre. ¿Cómo nació este tipo moderno? Weber advierte

que

problema de

el

la aparición inicial es distinto

de aquel del des-

una vez nacido, un sistema social se mismo. Sostiene Weber que el nacimiento del capita-

arrollo subsiguiente, ya que,

sustenta a

lismo



maduro fue afectado por

la

aparición de la etica protestante,

De un modo preliminar dejó sentado Alemania contemporánea las zonas predominantemente

especialmente -por la .calvinista.

que en

la

protestantes son

más

de

después demostró

la nación, y

del capitalismo

ricas

maduro

que

primordialmente católicas

las partes

la correlación

entre el desarrollo

y el del protestantismo..

Era ése un razonamiento de acuerdo con

el

método de

los

cambios

concomitantes empleado por los investigadores sociales de aquel tiempo. Pero Weber quiso extender esa concomitancia a la relación causal del acuerdo y, como después veremos, presentando una explicación adecuada en la esfera del significado. El capi-

aplicando

el

método

moderno o maduro, dice a base de laborioso estudio histórico, nació no simplemente por una necesidad económica interna, sino talismo

como

si

fuera impulsado por otra fuerza naciente: la ética religiosa

del protestantismo, y en especial la del calvinismo. En las siguientes partes de su estudio, los términos son el espíritu del capitalismo mo-

dern o y el espíritu d el protestantismo. £a palabra espíritu significa aquí un sistema de máximas de conducta humana, y El capitalismo

maduro no

se basa

en

el simple

o

impulso adqui-

servicies Tésrtrccs

C‘

A

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

218

Es una actividad racional en

que tienen gran importancia el orden, la disciplina y la jerarquía dentro de la organización. Considera la práctica de la conducta adquisitiva como una especie de vocación. .Hace hincapié en el éxito como tal, no en las satisfacsitivo.

la

comprar el éxito económico^ La ética protestante no sanciona directamente la adquisitividad, pero insiste en la salvación. En su forma calvinista, se supone que la salvación depende de la predestinación, de una decisión inmutable de Dios, y en consecuencia el individuo no puede hacer nada para ciones que puede

conseguirla; pero

como

la salvación es el centro

de

la vida religiosa

de una persona, inevitablemente se interesa en saber los elegidos. El éxito

o

triunfo en la vocación secular o

está entre

si

mundana

se

como un indicio casi infalible de que se es uno de aqueAdemás, sea cual fuere la vocación, el individuo debe conducirse de una manera disciplinada y ordenada. Según Wcbcr, esas máximas de conducta religiosa y secular estaban tan de acuerdo entre sí, que el nacimiento de la orientación ética protestante puede considerarse como condición necesaria, aunque no suficiente, del nacimiento del capitalismo moderno; En otras palabras, las máximas de acción basadas en la ética calvinista dirigieron a los creyentes a conducirse de acuerdo con el espíritu del capitalismo maduro. (Lo mismo que el capitalismo, la ciencia moderna considera llos.

(

fue estimulada por esa orientación ética, relación señalada claramen-

por

te

Esa

el

sociólogo norteamericano Robcrt K. Merton .)

tesis,

apoyada en extensas investigaciones, no

1

le pareció suficien-

a Webcr. En consecuencia, decidió estudiar situaciones que, aunque análogas en otras cosas, diferían en el factor particular sometido te

a investigación: la religión. Se formuló

ocurre

si

las

circunstancias generales

la

siguiente pregunta:

son tan favorables

al

¿Qué naci-

miento del capitalismo maduro como lo fueron en Europa por tiempo de

la

Reforma, excepto

la ética religiosa?

investigaciones hechas de acuerdo con los lincamientos del

de

las diferencias.

En

consecuencia,

Weber

el

La cuestión exigía

método

realizó los detallados estu-

China y la India mencionados más arriba. Pero no dio por supuesto que Europa en vísperas del capitalismo maduro, de una parte, y la China y la I ndia en ciertas épocas, de la otra, se diferendios sobre la

c iaran sólo respecto

1

tury

de

la presencia

o

la

ausencia de una ética

reli-

Véase de Merton especialmente Society, Technology and Society in 17 th CenF.ngland {Sociedad, tecnología y sociedad en la Inglaterra del siglo xvii) Brujas,

Bélgica,

St.

Cathcrinc Press, Ltd.,

1938.

MAX WEBER

219

giosa favorable al nacimiento del capitalismo maduro. El admitir la posible importancia causa de otros factores debilita sustancialmente

su argumento.

No

obstante,

Wcber mostró claramente que

la

combinación de

cir-

cunstancias sociales y económicas no religiosas fue propicia al nacimiento del capitalismo en la China, pero que el sistema ético del con-

fucianismo no lo fue. En

en especial

el

aunque las circunstancias generales, no fueron tan favorables como en la

la India,

sistema de castas,

China, todavía ofrecían campo suficiente para talismo, excepto el

Karma

el

nacimiento del capi-

tradicional, creencia en la transmigración

de

manera occidental. A base de estos y de otros estudios, pudo afirmar Wcber: No hay circunstancias económicas específicas que garanticen el nacimiento del capitalismo; es necesaria por lo menos otra condición, que pertenece al mundo interior del hombre. En otras palabras, debe almas, que era hostil

las

desarrollo económico a

al

haber una fuerza motriz específica: res e ideas favorables al

la

aceptación psicológica de valo-

cambio.

Los investigadores sociales siguen discutiendo esta tesis central. Cualquiera tipo

de

la

que

si

Webcr demostró

sea la solución, su obra muestra el

operaciones científicas necesarias para alcanzar

una com-

prensión causalmcnte adecuada de las secuencias históricas no rcductibles a tratamiento estadístico.

que hoy

se

Al hacerlo

así,

abrió

camino a lo

el

llama algunas veces "experimento sociológico", y más

exactamente "cuasi-experimcnto".

Webcr comprendió que

este

método comparativo

sistemático

no

siempre es posible en los estudios sociohistóricos. En este caso, queda

c inseguro procedimiento del 'experimento imaginario', que consiste en imaginar ciertos elementos de una cadena de motiva-

el "peligroso

ciones y lo que probablemente se seguiría de la ausencia ciertos fac2

Como

tores".

ejemplo de

los historiadores

este procedimiento citó la obra

eminentes de su tiempo, Eduard Meyer

de uno de

1855-1930),

(

que hizo esa especie de experimento mental respecto de la batalla de Maratón, sacando

las

consecuencias de una imaginaria victoria de los 3

persas y comparándolas con los acontecimientos reales. Empleando la obra del mismo Weber como ejemplo de este método, uno puede

preguntarse cuáles habrían sido las consecuencias para el 2

The Tbeory

of Social

mundo

and Economic Organización (ed. por T. Parsons), Nueva p. 97. Este volumen es una traducción por I de Wiruchaft und Getclhckafi (Economía y

York. Oxford Univcrsity Press, 1947, Parsons y A. M. Hcndcrson de la Parte sociedad). S E.

occi-

Meyer: Geschichte des Altcrtums,

vol.

III

(1901), pp. 420

s¡.

j

/

-

«W

w

4



I

’J: $

t

Stv

/>.

^

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

220 dental

si

más

ción

no hubiera habido

protestantismo.

O, para

citar

que ha preocupado a varios eruditos, de la historia rusa a Lenin e imaginarnos

reciente

"pensar ausente’'

soviético actual? Estos ejemplos ilustran, debe notarse,

mental extraordinariamente

y que requiere

difícil

el

una situa¿podemos el

sistema

un experimento análisis lógico

reconstrucción imaginaria de acontecimientos, y que, sin emy bargo, emplean con frecuencia los historiadores y otros. la

La comprensión en

Mucho más

difícil

comprensión en tido,

Weber

el

el

plano de la significación y la acción humana

de captar es plano de

la

concepción de

la significación.

esperaba conservar para

Weber

Como

acerca de la

ya hemos adver-

la sociología las ventajas

de

las

ciencias del espíritu sobre las ciencias de la naturaleza. Esa ventaja,

según

él,

reside en la posibilidad

de una especie de comprensión

humanos son directamente conolas acciones humanasj En el estudio de los grupos sociales, por ejemplo, podemos ir más allá de la mera demostración de relaciones y uniformidades funcionales; podemos combasada en

hecho de que cedores de la estructura de el

prender las acciones

los ¿seres



y las intenciones subjetivas de los actores individuales. Pero en ciencias naturales no podemos

los miembros comprender en ese sentido

de

movimientos de los átomos, de las sucesivamente, sino que sólo podemos observarlos o los

moléculas, y así deducir uniformidades presentes en rales movimientos. El contraste entre las ciencias sociales y las ciencias naturales ha sido expuesto de manera muy viva por otro sociólogo, Maclver, en los siguientes

términos: Los hechos sociales son todos en última instancia hechos inteligibles.

Cuando sabemos por qué cae un gobierno, o cómo está determinado un precio, o por qué estalla una huelga, o cómo celebra su culto una tribu primitiva, o por qué mengua el índice de natalidad, nuestro conocimiento es diferente en un aspecto vital dei conocimiento de por qué cae un meteoro, o cómo guarda la Luna su distancia de la Tierra, o por qué los líquidos se congelan, o cómo utilizan el nitrógeno las plantas. Los hechos del segundo tipo sólo podemos conocerlos desde afuera; los hechos del primer tipo tro. el

los

conocemos, en

cierta

medida por

¿Por qué los ciudadanos se volvieron contra

lo menos, desde denel

gobierno? ¿Por qué

sindicato declaró la huelga? Para contestar a estas preguntas tenemos

que proyectarnos a nosotros mismos en las situaciones que estamos estudiando. Tenemos que conocer los valores, los fines y las esperanzas de seres humanos que operan en una situación particular. No hay historia

MAX WEBER

221

interior de por qué cae un meteoro o por que se congelan los líquidos. Lo comprendemos como datos, como expresiones de leyes, y nada más. Por otra parte, como en los asuntos humanos hay siempre una historia interna, no podemos alcanzar nunca más que una verdad parcial o relativa. Ésta es la paradoja del conocimiento. Las únicas cosas que conocemos. como verdades inmutables son las cosas que no comprendemos. Las únicas cosas que comprendemos son mutables y nunca plenamente conocidas.4

La idea de científica

comprensión subjetiva llevó a Weber a una decisión mayor importancia. Define la acción como conducta

la

de

la

humana, franca o no, a

la

que

el

individuo actuante concede un sen-

tido subjetivo. La conducta privada de sentido subjetivo pertenece a lá

periferia

Jel estudio sociológico.

Weber, como de

la

to

de

de

La

sociología,

en opinión de

se verá más adelante, es primordialmentc

estudio

el

acción orientada hacia la conducta de los demás. Este concepla orientar ión

de

la

conducta sirve para distinguir

Pero es más importante

la psicología.

la idea

de

la sociología

Weber según

cual la acción social es una especie de conducta que implica tido para el actor

mismo. Nótese que

un

la

sen-

esta posición es contraria a las

enseñanzas del behaviorismo norteamericano,

el cual

excluye

el estu-

dio de los sentidos subjetivos fundándose en que no son nunca observables ni comunicables. Recuérdese que el behaviorismo influyó en la

ciencia social norteamericana, especialmente en los decenios

de

los

que su influjo disminuyó en los tiempos más recientes, cuando las opiniones de autores como Weber, Maclver y Znaniecki subrayaron el papel de la significación o sentido en la 1920 y

los 1930, pero

acción social.

Para

Weber

la

"comprensión en

el

plano de

la significación" tiene

lugar de dos maneras. Primero, hay comprensión directa la

observación del sentido subjetivo del acto de otra persona.

prendemos 2

mediante

X

2

=

lo 4,

Com-

que quiere decir una persona cuando afirma que el sentido subjetivo de los actos irracionales de un

o

hombre hambriento, y el sentido del acto de apuntar a un animal con un arma. Podemos captar esos sentidos porque conocemos las intenciones subjetiva s que atribuimos a nuestras propias acciones semcjantcs.

Segundo, hay nosotros

el

la

comprensión del

mo tiva Podemos .

razonamiento intencional del actor,

o,

si

reproducir en

su acción no

4 Citado en la edición en inglés de Libertad y control en la sociedad moderna de M. Bergcr, T. Abel y H. Pagc (editores), Nueva York, D. Van Nostrand Corapany, Inc-, 1954, p. 290 (en el capítulo XIII, "Rcbert Madrer a Contributions to Sociological Theory”, por H. Alpert).

C

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

222

podemos, mediante la participación simpática o empatia, el contexto emocional en que tiene lugar la acción. (Advertimos aquí estrecho paralelismo entre la metodología de Weber y la comprensión simpática de Cooley. Véase capítulo 12.) El observador no necesita compartir las opiniones teóricas, ni los fines últies racional,

comprender

mos,

ni los valores del actor,

tuación y

la

es colocado tratarse

pero comprende intelectualmente la

conducta implicadas. En otras palabras, el acto particular en una secuencia de motivos cuya comprensión puede

como una

explicación del curso real de la conducta. Este

procedimiento es posible porque

el

motivo o móvil tiene un

do subjetivo que Ies parece al actor mismo y mento bastante para la conducta en cuestión.

Weber en una

"la operación verstehen

los una,

más

uno estímulo y otro

la acti-

Según Abel,6

objetiva.

(comprender) consiste en

los factores observados,

formulación de una

psicología

senti-

observador funda-

al

Recientemente Teodoro Abel ha refundido ingeniosamente tud subjetiva de

de

si-

la internal ización

respuesta, y en la

máxima de conducta comúnmente aceptada que

procedimiento aplicable

a

observaciones de casos, generali-

zaciones o enunciados sencillos sobre regularidad estadística. Así, por

ejemplo, "la inteligente investigación estadística ha establecido una alta

correlación...

entre el promedio anual de

número de matrimonios... Usamos como el

hecho de que

la

disminución de

detalles

cosecha

la

las

.

.

.

cosechas y

el

de información

reduce de manera

y el hecho de que uno cuando se casa. Después internalizamos [el primer hecho] en un 'sentimiento de ansiedad’. y [el segundo hecho]... en 'miedo a nuevas obligaciones’... Podemos ahora aplicar la máxima de conducta: 'La persona que experimenta ansiedad temerá contraer nuevas obligaciones'... Puesto importante los ingresos del agricultor...

está

contrayendo nuevas obligaciones.

.

.

.

.

.

que podemos encajar en esta regla el hecho del menor número de matrimonios cuando las cosechas son malas, decimos que entendemos )' la correlación’*.

9

Seguramente Weber pensaba en casos menos simples que éste cuando expuso "la operación verstehen' Pero en los casos más com1

.

plicados el

procedimiento sigue siendo esencialmente

demos imaginar

las

emociones que suscita en

la

una situación o de un suceso dados; podemos imaginar está detrás de la acción de

el

gente

mismo. Poefecto de motivo que

el

el

una persona o de un grupo, y podemos

6 "The Opcration Calleó Vernebtn" ("La operación llamada American Journal of Sociology, LTV (noviembre, 1948), pp. 211

Vers/ebtn"), //.

en

MAX WEBER encontrar o inventar una

máxima

223

aceptable de acción que mostraría

que atribuimos a una acción humana dada es dirigido por el estado afectivo que suponemos evocado por una situación o un suceso que la infringe”. 6 Dicho en las palabras de MacIver, al analizar la conducta humana tenemos que dedicarnos a la "que

el estado afectivo

"reconstrucción imaginaria”.

7

..•Reclama este procedimiento de comprensión en el plano del sen-

una sociología que no puede diferenciarse de la psicología? Weber lo niega, afirmando que el procedimiento que él recomienda no es de ningún modo psicológico. La confusión dice se basa en el error de suponer que es psíquico todo lo que no es físico. Además de los mundos físico y psíquico hay el mundo de las signitido

— — =

o ideas. Cuando un hombre cree que 2 X 2 un fenómeno psíquico; pero la idea de que 2 X 2 4, ficaciones

=

4, eso es

es indepen-

diente del contenido del pensamiento de toda persona particular. Aunque estamos de acuerdo con esta opinión, debe advertirse que la

queda sin contestar. Porque, en opinión de Weber, significación que es un atributo necesario de la acción es subjetiva:

pregunta la

inicial

es una significación q ue está presen te en la mente del actor mismo o por lo menos es pensada como presente. De otro modo la acción

no

es comprensible

y su estudio

no corresponde

al

campo de

la

sociología.

Weber vence

esta dificultad

en parte afirmando que además del

sentido de un acto para el individuo, hay también un "sentido

me-

dio” atribuible a una pluralidad de actores, o hasta un sentido para actores hipotéticos en tipos particulares de actividades.

Weber tido

el

(Aquí emplea

concepto de "tipo puro” estudiado más arriba.) Pero sen-

medio y sentido

subjetivo. Si la sociología se interesa

p/oblcmas son vidual. Pero si

distintos el

no son lo mismo que sentido meramente por el primero, sus

típico hipotético

sentido

de

los

problemas de

medio o

la

motivación indi-

el sentido hipotético difieren de

los sentidos concretamente experimentados por los individuos y aun así corresponden a la provincia de la sociología, ésta no puede,

entonces, ser considerada la

como

la ciencia

de

la acción social,

definió Weber. Es preciso señalar esta dificultad

No

o

como

inconsecuencia.

es necesario intentar resolverla aquí.

6 ¡bid., 7 R.

nómica,

P

.

216.

M. Mac I ver: 1949.

Causación

social,

capítulo

IX. México, Fondo de

Cultura

Eco-

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

224

Relación entre la causación y la significación

¿Cómo

se relacionan enrre sí el concepto

de causación de

Weber

y

su tratamiento de la significación?

menos

se refiere

Su contestación a esta pregunta conducta concreta que a las acciones típicas

a la

"Una

abstractas. Así, dice:

proceso que se dice ser típico es adecuadamente

típica significa

que

captado en

plano de

el

interpretación causal correcta de la acción

el

la

mismo tiempo

significación y al

la inter-

pretación es en cierto grado causalmente adecuada. Si falta la adecua-

ción respecto de la significación, entonces, por alto que sea

el

grado

de uniformidad y por exactamente que pueda ser numéricamente determinada su probabilidad... es todavía una probabilidad estadística incomprensible.

Por otra parte,

.

la explicación

más ade-

el punto de vista de la significación no tiene sentido no hay prueba de la probabilidad del acto en cuestión; en el mejor caso, sigue siendo una hipótesis plausible. La explicación sociológica satisfactoria, pues, debe ser a la vez subjetivamente significativa y factualmente probable. Pero se ha demostrado que no siempre se dispone de explicaciones causales, ni de explicaciones significativas. Esta última situación, que se presenta con frecuencia, fue bien conocida por Weber, quien reconoce que

cuada desde causal

si

gran parte de

la

conducta

social se distingue

por

la

semiconsciencia

inarticulada del actor y hasta por la ignorancia de su sentido subjetivo (situación que probablemente priva a la conducta del carácter

de "acción”). La

falta

de conocimiento del sentido es

cuente, en realidad, cuando

la

conducta es tradicional, es

está determinada por la costumbre social,

cuando está determinada por Weber no considera sociales

cir,

personas expuestas

al

la

decir,

fre-

cuando

es afectiva, es de-

emoción.

las acciones

mismo estímulo (Aquí

o cuando

muy

ni

análogas de diferentes

la

conducta consistente

con Tarde y sus discípulos); pero no excluye de la sociología esos modos de conducta. Procesos y uniformidades en la conducta humana que no son comprensibles (porque carecen de significación subjetiva) y que por lo

en meras

imitaciones.

está en desacuerdo

tanto no son materia inmediata de la sociología, no deben

ser,

a

causa de eso, descuidados en el estudio de la vida social, aunque se les estudie

con otros métodos. En otras palabras,

la

atención de la

sociología debe enfocarse sobre la acción social que tiene significa-

ción subjetiva (o por lo s Teoría

Je

menos

la organización social

significación

y económica,

p.

99.

media o hipotética).

MAX WEBER mientras que las circunstancias objetivas

en

la

225

o

psicológicas

que influyen

acción social son periféricas, aunque a veces importantes, para

esa disciplina.

El tipo ideal o puro : Su naturaleza y aplicaciones 121

estudio de

la

acción social,

como Weber

lo concebía, requiere el

del tipo ideal o puro. Como esta última palabra aparece Economía y sociedad, la expresión "tipo ideal" aparece más comúnmente asociada con el nombre de Weber. Pero "tipo puro" es quizás la denominación más adecuada, ya que señala más claramente el sentido que da Weber a este concepto metodológico. ( Hay que aclarar que Weber no se atribuyó la invención del tipo ideal o puro; más bien trató de hacer explícito un procedimiento comúnmente em-

método sólo en

pleado en 121

la

el

estudio científico.)

tipo ideal

o puro es una construcción mental. Está formado por

exageración o acentuación de uno

vables en

la realidad.

El

porque existe como una

o más

rasgos o aspectos obser-

tipo así construido puede llamarse ideal

Según Weber, rara vez, o quizás nunca, pueden encontrarse en la vida misma fenómenos que correspondan exactamente al tipo mentalmente construido. Pero el tipo también puede ser llamado puro en el mismo sentido en que un químico designa así un elemento después de haberlo desembarazado de los materiales con que está combinado en el estado natural que precede al análisis. Un tipo ideal o puro difiere de un promedio estadístico, el cual, sin duda alguna, es un instrumento esencial para el análisis social, como hemos visto, aunque para fines diferentes. El tipo ideal no es una hipótesis. Es un instrumento para el análisis de acontecimientos o situaciones históricos concretos. Dicho análisis requiere conceptos que estén precisa e inequívocamente definidos, normas que puedan encontrarse con los tipos ideales. Un tipo ideal es un concepto límite con el que se comparan las situaciones idea.

de la vida o las acciones en el proceso de estudia de esa

manera

la realidad

la

concreta

Cuando

investigación.



dice



Weber

,

se

se

hace

posible establecer relaciones causales entre sus elementos.

Economía y

sociedad, de

Weber, nos proporciona un ejemplo

cuentemente citado de su uso del tipo las dificultades

de este procedimiento.

de acción racional (cuyo carácter se

social y

fre-

nos descubre también

Weber formula un estudia más abajo)

tipo

puro

y sostiene

que para los fines de un análisis tipológico científico es posible tratar

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

226

no racional y la racional como desviaciones del tipo racional ideal. De ese modo, el sociólogo está capacitado para estudiar los modos en que la conducta humana real es influida por elementos no concluye Weber irracionales y no racionales. Este método implica que la conducta racional predomine en la vida social. la conducta





Pero este procedimiento encuentra grandes dificultades, que se velan en social,

la

cuádruple clasificación que

Weber hace de

modo

basada en cada caso sobre el

de orientación de

ducta. Así, dos clases de acción son racionales;

medios apropiados para

la

la

re-

acción la

con-

una hace uso de

consecución de fines racionalmente ele-

gidos, y la otra utiliza medios análogos para realizar 'valores absolutos”, como son los fines religiosos y éticos. Las otras dos clases de

acción son las de los tipos tradicional y afectivo antes mencionados. Ahora bien, si el tipo ideal en este caso es una construcción que des-

cansa sobre los cimientos de la acción racional, ¿cómo es posible construir tipos ideales de acción arracional

tad o inconsecuencia

Weber en sus

no

o

irracional? Esta dificul-

la resuelve la interpretación

de Weber.

hace uso frecuente del procedimiento del tipo ideal o puro

escritos sociológicos.

En

el proceso,

su sociología, que

él quería

centrar en torno del concepto de acción social, que implica una sig-

medida en un estudio de tipos de conducta humana hallados en circunstancias medias o hasta nificación subjetiva, se convirtió en gran

hipotéticas.

Economía y sociedad es en proporción considerable un intento para construir un sistema de tipos ideales. Sus definiciones son, por 9 así decirlo, "impuestas” por el autor las formula más o menos dog:

máticamente y después las explica atributo por atributo, en ocasiones con largas y detalladas descripciones de situaciones históricas concretas que supone ser ejemplos que ilustran la definición. Weber no construye sus tipos por medio de un proceso inductivo rígido; más bien deriva sus rasgos característicos por inducción

poco rigurosa basada en extensos estudios de materiales apropiados y, a lo que parece, selecciona intuitivamente los rasgos que han de ser incluidos en sus tipos les se

ideales.

numerosas definiciones de Weber acerca de tipos idea10 citan con frecuencia las siguientes Relación social, concepto

Entre

las

:

9 Cl. "Definitions ¡n the Social Sciences" ("Las definiciones en las ciencias soN. S. Timasheff, en The Ameritan Journal of Sociology, 53, 206-208. 10 En algunos casos las definiciones han sido un tanto simplificadas y traducidas

ciales"), por

de un modo que difiere del que aparece en la teoría ¿e la organización social y económica.

MAX WEBER lógicamente cercano

al

de acción

227

social, es la

conducta de una plura-

lidad de actores en cuanto, en su contenido significativo, la acción

de cada

uno de

ellos tiene

en cuenta

nizado es una relación social en pecíficos ejecutan regularmente la

grupo.

de

las

los otros.

Un

grupo orga-

medida en que individuos esfunción de imponer orden en el

la

Un

grupo organizado cuyo orden de gobierno se interesa en un grupo territorialmente organizado. Un grupo organizado cuyos miembros están, por virtud de su pertenencia al grupo, sujetos al ejercicio legítimo de un control imperativo es un grupo imperativamente coordinado. Un grupo imperativamente coordinado es un grupo político si su cuerpo administrativo mantiene el orden dentro de una zona territorial dada por la aplicación y la amenaza de Ja fuerza física. Un grupo político es un estado si su cuerpo administrativo ejerce con éxito el monopolio principio por la validez territorial es

del uso legítimo de Ja fuerza física para hacer cumplir sus órdenes.

Es ésta una serie de conceptos en que sucesivo es limitada por la adición de

la

extensión de cada concepto

uno o más rasgos no conte-

nidos en la definición del concepto precedente.

I-a

única excepción

a este procedimiento se encuentra en la definición del grupo organizado, que se limita en dos direcciones para convertirse ya en territorial,

ya en un grupo imperativamente coordinado.

grupo organizado zado, es un grupo

es a la vez territorial

un grupo Cuando un

e imperativamente organi-

cuyo ejemplo típico es el Estado. Las definiciones de algunos de los tipos ideales que acabamos de reproducir contienen a veces atributos que son definidos independientemente, con frecuencia como tipos ideales adicionales. De esta suerte, un subtipo del grupo organizado es definido por la adición político,

del atributo del control imperativo. Éste, a su vez, es definido

como

la probabilidad de que una orden específica será obedecida por un grupo específico de personas. En relación con esto, afirma Weber que cada grupo organizado dotado de control imperativo intenta fundamentar y cultivar la creencia en su legitimidad. Uno de los ejemplos más famosos del procedimiento del tipo ideal es la descripción que hace Weber de tres tipos de autoridad legítima, cada uno de los cuales descansa en un modo diferente de pre-

fundada en tender

la

creencia en reglas o normas impersonales y en el legitimidad. Así, hay una autoridad sobre bases racionales, la

derecho a mandar de los individuos que adquieren autoridad de acuerdo con dichas reglas; este tipo racional legal es aproximadamente el

de

la sociedad occidental

contemporánea. La autoridad tradicional

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLOGICA

228 se basa

en

la creencia

timidad de

en

como en

de

las tradiciones y

en

la legi-

de quienes poseen autoridad de acuerdo con

la posición

la tradición,

la santidad

el

caso de las monarquías consagradas. Final-

mente, la autoridad carismática descansa sobre

devoción

la

a

la

y excepcional santidad, heroísmo o carácter ejemplar de una persona y de los modelos u órdenes mormativos revelados u específica

ordenados por

él ; 11

ejemplos de este tipo son

jefes carismáticos tales

como Gandhi no

y Hitler. Estos tres tipos ideales con toda verosimilitud agotan las posibilidades de tipos de autoridad legítima, probabi-

lidad

que

siones, es

Weber

reconocía.

formular de un

Su intención

aquí,

como en

modo conceprualmente

tipos sociológicamente importantes.

Debe

otras oca-

preciso algunos

recordarse, además,

que

es-

tos tipos puros de autoridad son construcciones abstractas; los sistemas

concretos de autoridad política incorporan dos o los tres tipos. (Así, la autoridad política

en

más elementos de

los Estados Unidos, aun-

que predominantemente racional legal, en ocasiones revela rasgos carismáticos y, especialmente en los mecanismos políticos consagrados, presenta huellas de elementos tradicionales.) La mayor parte de ios tipos ideales de Weber no se refieren directamente a acciones, sino a colectividades sociales (expresión que él prefería a la de

grupo

social).

una desviación del concepto de

Esto puede parecer que constituye la

sociología

que

la

considera pri-

las acciones sociales. Sin embargo, la

mordialmcnte interesada en relación social, el tipo ideal que forma la base de la pirámide de tipos estudiados más arriba y de otros muchos, es definida por Weber como la probabilidad de que tendrá lugar cierto curso de acción social. Esta definición conductista se relaciona con el

conocía

muy

hecho de que Weber

bien el peligro de la "sustancia lización" de las relacio*

nes sociales y de todos los tipos de grupos sociales. "Un Estado, por ejemplo, deja de existir en un sentido propiamente sociológico cuan-

do ya no hay ninguna probabilidad de que ciertas clases de acciones " sociales significativamente orientadas puedan tener lugar .*2 Weber insiste en que la acción sólo existe como conducta de uno o más seres humanos individuales, y las colectividades sociales deben ser tratadas únicamente como resultantes y modos de organización de actos ejecutados por individuos. Para la sociología, conceptos

como

Estado, asociación, parentesco y otros análogos designan categorías de interacción humana. De ahí que sea tarea de la sociología reducir 11 La teoría de la organización social j económica, p. 12 lbid., p. 118-

328.

MAX WEBER

229

esos conceptos a las acciones comprensibles de los individuos participantes. Esta actitud se acerca

mucho

al

nominalismo sociológico

extremo, lo contrario al realismo sociológico de

minamos en

Durkhcim que

exa-

el capítulo 9-

Probabilidad

Hay

Weber que requiere atenconcepto ción: su frecuente uso del de contingencia o probabilidad. Para

otro aspecto de las definiciones de

Weber una

es esencialmente el

explicación causal

de la probabilidad de que

las

cosas ocurrirán de determinada

nera. El concepto

de probabilidad, como hemos

en

de relación

imperativo.

la

fuente):

Sumner) y viación de

la

va implícito

de grupo organizado y de con-

También aparece en

otras varias definiciones, entre

ellas dos frecuentemente

a

visto,

ma-

social,

las definiciones

trol

enunciado

reproducidas (en ocasiones sin referencia

de convención (muy parecida a

la

de

la

norma

ley.

Convención social

la

de costumbre de

es la probabilidad

de que

la des-

tendrá por consecuencia una reacción

de desaprobación relativamente general y prácticamente importante, en tanto que ley es la probabilidad de que la desviación del código legal encontrará la sanción física

o psíquica aplicada por un grupo

especialmente facultado para realizar esa función. La definición que

un ejemplo de un campo muy diferente, también subraya el concepto de probabilidad: "Podemos hablar de 'clase' 1 ) cuando un número de personas tienen en común un componente causal específico de las posibilidades de su vida, en la medida en que 2) esc componente esté representado exclusivamente por intereses económicos en la posesión de bienes y de opor-

Weber da de

clase, para citar

tunidades de ingresos, y 3) esté representado en las condiciones de 18 los mercados de mercancías o de mano de obra”.

la

La importancia que Weber concede a la probabilidad, tal como revelan estos ejemplos y otras partes de sus escritos, y a pesar del

"idealismo" que impregna su obra, ha contribuido a llamar

la

aten-

ción de los sociólogos norteamericanos empírica y estadísticamente orientados hacia la teoría de Weber, porque sus definiciones, en su referencia a las probabilidades de

conducta, son "operativas" y pueden aplicarse a las operaciones de la investigación empírica. 14 13 From

Max Weber:

la

Essays in SocioJogy (Ensayos socioUjgkos da

Max

Weber),

(traducidos y editados por H. H. Gcrth y C. W- Milis), Nueva York, Oxford University Press, 1946, p. 181. i» Cf. "Operational Definitioos in Sociology" ( Definiciones operativas en Socio-

230

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

Sociología de

Weber: En

¿Que concepto

tenía

los principios y en la práctica

Weber de

pregunta lleva implícitas

que examinamos en

las dificultades

primeras partes de este capiculo. Por una tratado final definiendo la sociología

comprensión interpretativa de

la

ese

que

La respuesta a esta

sociología?

la

la

parte,

como una

Weber empezó

tarea

específica

su

"ciencia que intenta

acción social para

medio a una explicación causal de su curso y la

las

llegar por

efectos’'.

15

Añade

de la sociología es la interpretación de la

acción atendiendo a su sentido subjetivo, y que dicha disciplina debe enfocar su atención sobre los fenómenos subjetivamente compren-

Por otra parte, sostiene Weber que la función específica de la sociología es la comprensión de individuos típicamente diferenciados, sibles.

y

que debe

tratar

de formular conceptos de tipo y generalizaciones

de procesos empíricos. El primer enunciado,

si

mantiene consecuentemente, parecería

se

hacer de la sociología una rama de la psicología. Pero el segundo

concepto exige

el

desarrollo de

una tipología de

cativamente orientadas completada por

la

las acciones signifi-

exploración de "procesos

comprensibles" que afectan a la conducta. La obra concreta de estuvo

más de acuerdo con

que con

la

la

segunda concepción de

Weber

la sociología

primera.

Sean cualesquiera

las inconsecuencias existentes

en

las definiciones

formales de

Weber

"definitivas"

de ningún modo), sus investigaciones en diversos campos

acerca de

la

sociología (las cuales

no consideró

concretos han tenido influjo duradero sobre la sociología y otras ciencias sociales. Ya nos hemos referido a sus estudios comparativos

sobre la religión, incluido su tratamiento de las interconexiones entre el

protestantismo y el capitalismo, y a su análisis de la autoridad Otras tres materias por lo menos historia económica, estra-

política.

tificación social y burocracia

— han



sido iluminadas por la actividad

investigadora y teórica de Weber (aunque su trabajo en esos campos quedó sin terminar). Su General Economic blistory, ic basada en notas

de estudiantes de su última serie de conferencias, circula en inglés desde 1927, pero ni hace

Weber

ni tiene especial

justicia

a

las

extensas investigaciones de

interés sociológico.

las clases y la posición social

Pero sus escritos sobre

— fenómenos que

diferencia claramen-

logía ')» por H. Alpcrt. en American Sociological Reviese, vol. 3, núm. 6 (diciembre. 1938). esp. p. 861. 15 La teoría Je ¡a organización social y económica, p. 88. ,fi Traducida por F. H. Knight de tf7inchaftsgeicbkkte (Londres, Gcorgc Alien

and Unwin,

Ltd.,

1927).

MAX WEBER

231



los y las relaciones entre ellas son ampliamente leídos hoy en Estados Unidos, particularmente desde la publicación en 1946 de

te

Prom Max Weber:

Hans Gerth and Economic

Essays in Sociology (traducidos por

Wright Mills), y en 1947 de The Theory o¡ Soc'ud Organization (traducción de A. M. Henderson y Talcott Parsons). y C.

El primero de estos libros contiene también una gran parte del estudio sistemático

de Weber sobre

mulismos, su jerarquía

y

la burocracia.

La burocracia, con sus

su estandarización, es un

modo

for-

de organi-

zación social especialmente adecuado para la economía del dinero y la racionalidad del mundo moderno, como señala Weber. No confinada a las esferas política y económica ni a las sociedades "capitalistas”, la

burocracia, "la

más grande de

hombre, ha llamado inevitablemente

las invenciones sociales” del

la atención de muchos investiga-

dores sociales. Es un tributo rendido a la obra iniciadora de

que su análisis de este campo. el

Resumen y

la

Weber

burocracia siga siendo una guía teórica en

crítica

La sociología de Max Weber es tan diferente de otros sistemas sociológicos, que no es fácil sacar de ella respuestas a las preguntas básicas que hemos elegido como guías en nuestro estudio del desarrollo de

la teoría social.

Aunque no definió nunca la sociedad, puede inferirse que la consideraba como un complejo de interrelaciones humanas caracterizadas por la conducta significativa de una pluralidad de actores. Hizx> penetrantes estudios de lo que hoy llamamos cultura, pero no la definió.

Deseaba evitar

la

"sustancial ización”, es decir, la atribución

existencia concreta a construcciones mentales

en este respecto sus opiniones cuentan con

como la

de

los tipos ideales:

simpatía de los neo-

positivistas norteamericanos.

Para Weber,

elemento fundamental de la investigación sociológica es la "acción social típica", o aun el individuo aislado, a quien él llamó unidad básica o átomo de la sociedad. El problema de las el

individuo y la sociedad no se le planteó a Weber, ya que concebía la sociedad, en último análisis, como la probabilidad relaciones entre

el

de acciones humanas especificadas.

De manera

consecuente y convincente negó Weber la existencia de un solo factor determinante de la sociedad o del cambio social; pero el carácter subjetivo

de su sociología, con su

racional, lo inclinaba a destacar el papel

de

insistencia sobre la acción las ideas

en

la

vida social.

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

232

Como hemos como como el ya

de

el estudio

Weber, definió

la acción social

la

sociología ambiguamente,

en su significación subjetiva, ya

En la empleando

estudio de la acción social típica.

de acuerdo con ideal

visto,

segunda definición,

la

o puro. También señaló

internización por

el

A Max Weber

el

observador de

xx

por

las

el

procedimiento de las acciones

método la

del tipo

verstehen,

o

de sus prójimos.

se le considera justificadamente

sociólogos del siglo

práctica, él trabajó

uno de

los

mayores

siguientes razones. Primera y

más

importante: su obra proporciona ejemplos magníficos del tipo de

es-

que

de-

tudio laborioso sobre situaciones y procesos sociales concretos

ben constituir la base de toda teoría sociológica adecuada. La riqueza de material contenida en sus escritos podrán explotarla generaciones de futuros sociólogos. Segunda:

como en

el

caso de Durkheim, contri-

buyó a aclarar el importante papel de los valores en la vida social, al mismo tiempo que subrayaba la necesidad de mantener a la ciencia social libre de valores. Tercera: demostró que puede conseguirse mucho empleando el procedimiento del tipo ideal en la ciencia social. Finalmente: contribuyó enormemente a la comprensión de la causación social y de su inseparabilidad del problema de la 'significación

en

los asuntos

Ya hemos

humanos.

criticado ciertos aspectos

de

la

obra de Weber. Su ten-

dencia a explicar la realidad social por la motivación individual borró la

línea divisoria entre la sociología y la psicología. Una idea que el fin de su vida es la de la insuperable

parece haber modificado hacia

variabilidad de los sistemas de valores y la consiguiente imposibilidad de construir un sistema sociológico de validez general. En contraste

con este punto de

puede sostenerse que nay valores universalmente válidos, por una parte, y, por otra, que la variabilidad social y cultural puede estudiarse de una manera general izadora. vista,

A pesar de la importancia de su obra, Weber no dejó una "escuela” de discípulos. Esto puede atribuirse en parte a que su mala salud le impidió una actividad docente normal en instituciones de enseñanza superior, y en parte a que la obra de la madurez de Weber fue publicada (postumamente) en una Alemania mirada con recelo espe-

cialmente en

campo de

La ausencia de una esel hecho de que nunca le importó formarla al mismo Weber. De acuerdo con las normas de la ciencia y la sabiduría, buscó la verdad y no secuaces. Pero Weber cuenta con alguien parecido a un prosélito entre los el

las ideas sociales.

cuela weberiana puede reflejar también

sociólogos norteamericanos: Parsons, de la Universidad de Harvard.

MAX WEBER Parsons ha traducido ellas

The

algunas de

al inglés

Protestant Ethic

and the

233 las

obras de Weber, entre

Spirit of Capitalism y

The Theory

and Economic Organiza:ion (primera parte de Economía y sociedad de Weber), y así ha hecho esas aportaciones más asequibles of Social

a

los

estudiosos

angloamericanos.

(Han

aparecido también

traducciones en los años recientes, de suerte que las ¡deas de

otras

Weber

ya no son un misterio que puedan penetrar únicamente quienes dominan el alemán.) Además, Parsons ha publicado notables interpre-

Weber, 17 que ha influido grandemente en sus propias aportaciones teóricas, como veremos en el capítulo 18. El disponer de traducciones de obras de Weber. el importante lugar que investigadores europeos, especialmente alemanes, ocupan taciones de la obra de

académicos norteamericanos desde hace algunos años, la influencia de Parsons y de sus discípulos (algunos de los cuales se cuentan ahora entre las principales figuras de la

en

los círculos intelectuales y

sociología norteamericana), y, cosa

en

la investigación y

en

la

teoría

aun más importante, los progresos realizados en los Estados Unidos

desde fines del decenio de los 1930, han convergido para dar a sociología de

Max Weber una

la

posición hoy prominente en este país.

CONCLUSIÓN DE LA CUARTA PARTE Los sociólogos de principios del siglo portante

menos afortunados que

Estos últimos habían compartido

los

una

xx

fueron en un aspecto im-

de

la

serie

generación

precedente.

de proposiciones que con-

sideraban científicas y que dieron considerable unidad a los conocimientos poseídos y orientación para las investigaciones ulteriores, a la teoría de la evolución. Debe recordarse que el evolucionismo fue no sólo una teoría del cambio social, sino que proporcionaba

saber,

también un punto de

vista

para

el estudio

de

la "estática” social, ya

que, por referencia a la evolución, parecían recibir sentido científico todos los aspectos de

A

la

estructura social.

principios del siglo xx,

como hemos

visto, la

teoría evolucio-

nista se derrumbó. Este colapso no carecía de precedentes en la historia del pensamiento sociológico. Pero, en el campo social, era desacostumbrado que un punto de vista general fuera abandonado a causa

de hallarse en discrepancia con

pruebas directas y no por la victoriosa competencia de otra teoría general no comprobada. Una con17 Véase en particular social).

Pacte

III,

las

The Struclure o/ Social Action (La enruecara de Nueva York, McGraw-Hill Book Co., Inc., 1937.

la acción

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA

234

secuencia de esc estado de cosas fue que, por primera vez desde su nacimiento,

la

una orientación

sociología careció de

los sociólogos

teórica general.

Pero

de aquel periodo empezaron a trabajar en busca de

otros tipos de teoría. Los esfuerzos

más importantes en

esta dirección

comunes de ideas. En primer lugar, muchos sociólogos se esforzaron en construir su teoría sobre una base empírica más sólida que la que habían tenido sus antecesores. Esperaban construir la teoría de una manera auténticamente científica. De los sociólogos de aquel tiempo, Pareto fue el revelan dos líneas

más

explícito en este respecto:

ciencia,

debe tener sus

raíces

según

en

lógica a base de la observación.

la

De

él,

sociología,

la

como

toda

observación y en la inferencia manera análoga, Thomas señaló

la necesidad de emplear en sociología las categorías intelectuales que

se

emplean en

las ciencias naturales:

en sus primeras obras

insistió

búsqueda de relaciones causales, pero este punto de vista cedió el lugar en sus últimos escritos a la determinación de probabilidades.

en

la

La importancia de Max Webcr.

la

probabilidad impregna también

Esta posición central fue flanqueada, de

un

la

obra de

lado, por el neo-posi-

tivismo naciente, que destacó los métodos cuantitativos, y en especial los estadísticos, e hizo de su uso condición sitie qua non de la ver-

dadera ciencia; y del otro, por cual

la

la

opinión de

Max Wcber

según

la

diferencia entre las ciencias naturales y las humanas hace el conocimiento de los fenómenos sociales el empleo

imperativo para

de métodos especiales, además de

Hay que

advertir

que

los

propios de la ciencia natural.

esc interés por hacer científica la sociología

no fue compartido por un famoso escritor de esc tiempo: pswald Spengler. Aunque Spengler no fue sociólogo, La decadencia de Occidente ( 1917-21) ejerció gran influencia en ciertos medios de Europa y de los Estados Unidos y es una obra sociológicamente importante. (Sus principales conclusiones se exponen brevemente en el capítulo 20.) En ella, Spengler, yendo mucho más allá de la distinción característicamente alemana entre las ciencias naturales y las ciencias sociales, niega la posibilidad de una ciencia de la sociedad y de la cultura y afirma que el concepto de causalidad es inaplicable a los

mundo

Pero las opiniones pesimistas de Spengler no representaban a los sociólogos, quienes se movían en la

acontecimientos del

social.

dirección de una ciencia empírica del

hombre

y de su vida de grupo.

La segunda manifestación importante de este período fue la creencia, compartida por la mayor parte de sus representantes, de que la

MAX WEBER

la participación del

en vez de

no fueron

como

a aceptar la psicología

o

la física

base de la socio-

xx

las

que iniciaron

tendencia psicológica en sociología. Se recordará que

la

anterior había

estudio de

periodo precedente. Pero

la biología del

figuras de principios del siglo

las

el

individuo en la vida social. Esta convicción inclinó

muchos sociólogos

logía,

en

sociológica debiera basarse necesariamente

teoría

a

235

dado nacimiento

el

período

evolucionismo psicológico de

al

de Tarde, que reducía

Ward

proceso social a

y de Giddings invención e imitación, consideradas principalmente en el plano de y a la teoría

el

la acción individual.

La mayor

que encontraron sus sucesores

dificultad

comúnmente

fue la ausencia de una teoría psicológica

del siglo

XX

aceptada, situa-

ción que aún prevalece. Por consiguiente, cada intento para formular

una

pudo basarse en una

teoría social general

teoría psicológica dife-

Mientras los neo-positivistas adoptaban el behaviorismo y rechazaban la introspección, Cooley escribía en el estilo de la psicología rente.

de

común" centrada en

''sentido

introspección. La psicología de

la

Pareto estaba a medio camino entre teoría

de

el

conducta aprendida, con

la

la

instintivismo y la naciente que él, en el mejor caso,

sólo superficialmente estuvo familiarizado.

behaviorismo mitigado,

la

Thomas

teoría psicoa na linca

fluctuó entre

un

(que acabó por

re-

chazar) y una psicología de la situación que subrayaba la determinación de la conducta humana por circunstancias objetivas, entre ellas

normas y

las

los valores implícitos

vida personal del individuo. psicológica, y sostenía

de

la experiencia real

Puede

psicológica, y

o

la sociología

o hipotética de

decirse, pues,

cultura y en

la historia

negó que su

de

la

teoría fuera

debía interesarse por el

mundo

que

los individuos relativa a signifi-

la teoría

de Weber es esencialmente

que destaca de un modo especial

nales de la conducta. Por alógicos

la

o significaciones; pero, como hemos dicho, tenía presente

las ideas

caciones.

que

en

Max Weber

irracionales

de

el contrario, la

los

elementos racio-

Pareto destacaba los aspectos

conducta humana.

La aceptación de estas dos ideas directivas: qüe

la

sociología debe

una

ciencia empírica y que debe formular una teoría de la acción humana en sociedad, no constituye por sí misma una teoría sociológica ser

general. Sin embargo, las principales figuras de ese tiempo asentaron

sobre esas bases algunos

Quizás

gún

la

aportación

sillares del

edificio

más importante

el cual la sociedad es

de esa

teoría.

fue el teorema de Pareto se-

un sistema, un conjunto formado por partes

interdependientes y caracterizado por fuerzas internas que tienden a

236

BOGA DE LA SOCIOLOGÍA PSICOLÓGICA •

r

restablecer el equilibrio levemente perturbado.

mismo Cooley,

ciso dijo lo

organicista)

en

En

lenguaje menos pre-

iniciador del punto de vista orgánico (no

estudio de la sociedad. Pero estos autores enun-

el

interdependencia y la integración del sistema social, pero no las exploraron. Dejaron el estudio concreto a la generación siciaron

la

guiente de sociólogos, algunos de los cuales crearon una "escuela funcional", y

uno, Sorokin, formuló una teoría de

la

integración

(Véanse capítulos 17 y 18.) Otra aportación importante fue el rapprocbemcnt de la sociología y la etnología, o, más exactamente, la aplicación del método etnológico de investigación al estudio de la sociedad moderna. Este método fue empicado por Thomas, quien fue asimismo uno de los prisocio-cultural.

meros sociólogos que comprendieron la fundamental importancia de la cultura en la determinación de la conducta humana. Finalmente, se formularon o redescubrieron muchos conceptos

so-

ciológicos valiosos. Cooley, por ejemplo, especificó la naturaleza de los

grupos primarios, concepto que se ha convertido en parte normal

de

la

sociología contemporánea, así

formación de

tivos a la

la

como numerosos

conceptos rela-

mucho en

personalidad que han influido

psicología social moderna.

Thomas

y Znaniecki aclararon el significado de la organización y la desorganización sociales y personales y dieron definiciones precisas de los conceptos de actitud y valor. la

un tanto

Aunque en

sentido

tacados por

Max Weber

diferente, los valores fueron

y por

pondientes cronológicamente Se hicieron

más

advertido

Durkheim en

también des-

sus últimas obras (corres-

período que examinamos).

al

Como hemos

importantes progresos metodológicos. arriba, el neo-positivismo y

Max Weber

asignaron

res-

pectivamente un papel predominante o por lo menos importante en sociología al

Healy)

1

método

estadístico.

Thomas

puso en primera línea

el

(influido por

el

Dr. William

método del estudio de

casos par-

W

una idea de Le Play. ^fax eber demostró el arte de emplear el método sem i-experimental, yTo secundó Thomas, cuya defensa del uso de grupos de control en la investigación social ticulares, reviviendo así

en consideraciones lógicas análogas. Por otra parte, Max Weber sugirió el método un tanto discutible del experimento mental e hizo explícita la operación llamada verstehen, que puede proporse basaba

A

Texibook of Diagnosis and Prognosis (El delincuente Individual Delinque ni; texto de diagnóstico y pronóstico), por el Dr- W. Healy (Boston, Lítele Brown and Co., 1915), es considerado comúnmente como el primer libro norteamericano 1

individual;

basado en

el

método de estudio de casos

particulares.

MAX WEBER cionar una respuesta a esta

237

pregunta:

difícil

¿En qué condiciones

puede considerarse como una proposición sociológica válida una generalización estadística? Weber hizo también explícito un procedimiento cojnúr.rnente

los historiadores y los investigadores so-

empleado por

ciales, consistente

utilizar tipos ideales

en

sido anticipado por

Comtc). Por último,

o puros (método que había Thomas y Znaniecki, en su

fundamental estudio sobre Fl campesino polaco, hicieron uso en escala sin precedentes de documentos humanos, entre ellos autobiografías, cartas,

riales

informes sobre hechos, estimulando

en

el

empico de

esos mate-

la investigación social.

'

podemos ver

unidad en los es- \ fuerzos de los sociólogos de comienzos del siglo xx, dirigidos a ly creación de una teoría general de la sociedad. Pero esa unidad parcial procedía de la analogía de las circunstancias, especialmente del am*

Volviendo

la

vista

atrás,

cierta

a esos investigadores, y no de esfuerzos deli-V Juradamente concertados. En realidad, esos esfuerzos para formular

bicntc científico

una



Capítulo

15

NEO-POSITIVISMO Desde principios del segundo cuarto del siglo XX la sociología ha progresado rápidamente tanto en los Estados Unidos como en la Europa occidental. Algunas de las tendencias aparecidas con anterioridad alcanzaron la madurez. Éste es el caso de la escuela neo-positivista, que había sido anticipada en la última obra de Giddings, como vimos en el capítulo 11; de la sociología analítica, que se había originado a fines del siglo xtx, según expusimos en los capítulos 8 y 9, y había adquirido importancia en las obras de los más destacados sociólogos de comienzos del siglo xx, cuyas opiniones presentamos en los capítulos 12, 13 y 14; y de la sociología histórica, que se remonta a Comte, Spencer y Danilevski, estudiados en los capítulos 2, 3 y 4, y que a principios de nuestro siglo gozó de cierta boga a través de la obra de Spengler, a la que nos hemos referido en la conclusión de la cuarta parre de este volumen. A esas antiguas tendencias se añadieron en los últimos decenios algunas orientaciones nuevas en el campo de la investigación y de la teoría; entre ellas

son

las

más importantes

la ecológica, la

sociomé-

funcional, la institucional y la fenomcnológica. Las corrientes ecológica y sociométrica pueden considerarse como modificaciones, trica, la

quizás

como

especificaciones,

de

la

escuela neo- positivista. El funcio-

nalismo ha sido tomado en gran parte de

la

antropología cultural, pero

puede presentar su ascendencia sociológica en las obras de Durkheim y de Thomas (véanse capítulos 9 y 12). Las escuelas institucional y fenomcnológica se parecen en que creen que la sociología debe basarse sobre

fundamentos

comienzos en del siglo

los

xx han

filosóficos definidos;

pueden descubrirse sus

segundo cuarto miembros importantes de la familia de

primeros periodos, pero sólo en llegado a ser

el

tendencias que constituyen la teoría sociológica.

Hay, además, en

los

tiempos más recientes de

la actividad socio-

lógica, supervivencias de diversas tendencias que habían florecido en

periodos anteriores, pero que después habían decaído. Entre ellas

debemos mencionar

evolucionismo moribundo,

el

falso determi-

contumaz monismo geográfico, y la estéril ten"formal”, desdichada renovación de la prometedora actitud

nismo económico, dencia

el

el

de Simmel respecto de la sociología analítica (expuesta en pítulo 8).

241

el

ca-

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

242

pues, la

Así,

teoría

sociológica

parece

más

estar

dividida

que

nunca, y en ciertos respectos ésa es la verdad; pero las relaciones entre las diversas tendencias ya no son las mismas que a fines del siglo xix. Se

han acumulado gradualmente conocimientos efectivos

sobre la realidad social y cultural. Además, lia sido aceptado un número considerable de inferencias y generalizaciones, y las emplean

mayor

parte de los sociólogos, aunque las dife-

rencias de expresión formal

muchas veces oscurecen su acuerdo en

en

la

investigación la

cuanto

No

al

contenido.

obstante, las tendencias difieren

de

métodos más

ampliamente en

lo relativo a

para obtener y ordenar conocimientos empíricos, a los procedimientos adecuados para acrecenla elección

tarlos, y a los

mentos de

los

útiles

sistemas conceptuales que han de usarse

como

instru-

Pero aun en estos respectos, es manifiesta

análisis.

la

convergencia gradual de opiniones. Comparado con los tiempos de lucha de las escuelas en el último cuarto del siglo xix, el periodo actual

puede llamarse de convergencia, aunque compitan entre



diferentes estructuras de referencia.

G cor ge

A. Lundberg

más

George A. Lundberg (1895-), de la Universidad de Washington, donde ha enseñado durante varios años. Lundberg ha sido miembro de varias facultades del país, fue presidente de la American Sociological Society en 1943 y sigue publicando profusamente. La mayor parte de sus escritos exponen vigorosamente sus puntos de vista "positivistas". ¿Puede salvarnos la ciencia? (1947) es una exposición popular de sus ideas; su obra más importante hasta la fecha es Foundations of So dolo gy ( Fundamentos de sociología, 1939). Para Lundberg, toda ciencia, social o no, es esencialmente una adaptación técnica. Toda investigación empieza con una tensión o desQuizás

el

influyente de los neo-positivistas sea

el

profesor

equilibrio de cierto tipo que experimenta el organismo investigador.

Es ésta una opinión que está de acuerdo con

el espíritu del

behavio-

rismo, puesto que evita toda referencia a hechos mentales.

Además,

humana se aproxima (o de probabilidad máxima), que es

toda adaptación en equilibrio

la

vida

a una situación de

estado de cosas

el

normal. Esta concepción parece estar de acuerdo con la teoría de la ciencia natural contemporánea, por ejemplo, con la bioquímica.

Lundberg describe en

los términos

que siguen

la

"adaptación" par-

243

NEO-POSITIVISMO ticular

que forma

las ciencias sociales, incluida la sociología.

Todos

fenómenos de interés científico consisten en transformaciones de energía (movimiento) en el cosmos físico. Todo "movimiento” se realiza en el tiempo en un "campo de fuerza”, este último constituido los

por

segmento del universo que, para fines de estudio, encuentra

el

uno conveniente o apropiado está

de acuerdo con

definir

como

situación. Esta formulación

pragmática característicamente norteconcepto de "campo", cuando se le aplica

la filosofía

americana, mientras que el

a fenómenos sociales, es análogo a la "situación toral" de

la

obra de



Thomas. Los movimientos (conductas) de los hombres prosigue situaciones sociales Lundberg que determinan su posición en las forman el contenido de las ciencias sociales. La sociología con-





cluye



de

se diferencia

las otras ciencias sociales

fórmula de Sorokin, que hemos esbozado en

de acuerdo con

la

el capítulo 1.

La conducta recíproca o interdependiente entre cualquier número de componentes (entre ellos, los hombres) de una situación dice



Lundberg



es interacción.

La mayor parce de

la interacción

humana

implica la creación y uso de símbolos, y se llama comunicación. Los dos tipos fundamentales de comunicación son la asociación y la diso-

que recuerda la teoría de Simmcl y de su escuela. fundamentales de comunicación denotan movimiento

ciación, distinción

Los dos tipos

de aproximación a una posición o de alejamiento de logos a la atracción y

Puede

la

que

verse, pues,

ella,

repulsión entre las partículas de un átomo. el

punto de

vista

de Lundberg respecto de

una doble analogía: con bioquímico del restablecimiento del equilibrio y con la subatómica. Esta actitud es expresión de la tendencia de la teoría

sociológica se basa en

también de otros muchos autores),

positivistas (y

de Spenccr,

a

adoptar

y son aná-

como modelos

las teorías

muy

el principio

teoría física ciertos neo-

a

en boga de

la

manera

las ciencias

naturales.

Las

tres raíces históricas del neo-positivismo,

que examinamos en

marcadamente manifiestas en la obra de Lundberg. Ya nos hemos referido a dos de ellas, el behaviorismo y el pragmatismo. La tercera, como veremos más abajo, toma la forma de

el capítulo 11, están

operacionalismo, pero concede importancia especial

En uno de

sus primeros trabajos

la generalización científica es

En un 1

(1936)

"Quantitativc Methods

cuantitativismo.

escribió

Lundberg que

siempre y necesariamente cuantitativa. 1

trabajo posterior condena la separación

Psicología Social”)

al

que

suele hacerse entre

¡n Social Piychology" ("Lo* métodos cuantitativos en en American Sociológica! Rciicw, vol. i, p. 44.

la

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

244

métodos de estudio cualitativos y cuantitativos 2 En su conocido libro de texto titulado Social Research (Investigación social), dice que "es .

necesaria la formulación cuantitativa para la descripción

que exige

la ciencia

". 3

más

exacta

Este libro insiste en la medición de actitudes

y en la construcción de "escalas" de actitudes para dicho fin. En este respecto, niega Lundberg que la manipulación de unidades artificiales

de medida (basadas por lo general en difiera

fundamentalmente de

la

acuerdo entre expertos)

el

manipulación de unidades

físicas in-

tercambiables, y sostiene que toda medida es "artificial”. Además, su operacionalismo mantiene que la "actitud" (como la "inteligencia”,

debe

la "opinión", etc.)

ser,

para

los*

fines científicos, definida

como

aquello que es medido por esos instrumentos de investigación. Esta idea se halla en aguda oposición con las de

muchos

sociólogos y otros

investigadores.

Las ¡deas de Lundberg sobre

la

medición fueron discutidas en una

controversia con Paul Furfey, quien, en su artículo "Valué Judgcmcnts

hecho de que hay ciencias naturales no cuanti4 tativas, como la biología y la geología Lundberg replicó que la biología es esencialmente cuantitativa, ya que sus generalizaciones in Sociology", cita el

.

descansan sobre numerosas observaciones confirmadas. Contestó Furfey

que

grado de cuantificación que Lundberg propugna en

la clase y el

sus escritos (y que aplica su discípulo Stuart Dodd) no es rasgo esencial de toda ciencia. En una carta posterior Lundberg reiteró la opi-

nión de que las generalizaciones que constituyen las ciencias de la biología, geología, etc., son resultado

de

la

observación de

muchos

casos y que ésta ha sido siempre su tesis fundamental en lo que se refiere a la cuantificación en la ciencia. Creemos que en su crítica final Furfey

tificación

demostró convincentemente que Lundberg habla de cuan-

en dos sentidos diferentes: primero,

tiva puesto

que

se basa

satisface los criterios

la

ciencia es cuantita-

en múltiples observaciones,

tesis

débil

que no

formulados por Lundberg en sus principales

obras; segundo, la ciencia es cuantitativa porque sus resultados deben

expresarse cuantitativamente, posición sólida de Lundberg. Esta

ma-

nera de razonar puede reducirse a un silogismo: puesto que toda cien-

en

cia es cuantitativa

el

primer sentido, debe ser cuantitativa en

el

segundo. 3 "Operational en

Defin idoos in thc Social Sciences” (' Las definiciones operativas en The Ameritan Journal of Sotiology, vol. 47 (1942), p. 73 6.

las ciencias sociales")

3 Segunda edición *

Este

artículo

1946 (vol. S); la 1947 (vol. 9).

zo

(1942),

p. 24. junio, en la American Cafbolic Sociological Revieiv, discusión subsiguiente apareció en tbid., octubre 1946 y mar-

apareció

NEO- POSITIVISMO

Como hemos

Lundberg considera el cuantiinseparable del behaviorismo. Su oposición a la

advertido

como

ta civismo

casi

más

245

arriba,

introspección es franca: palabras

— —

como

voluntad, sentimientos, fines,

motivos y valores dice son "el flogisto de las ciencias sociales”. Sostiene que el canon científico de parquedad exige, por ejemplo, la formulación de un solo principio para explicar todos los objetos que corren, trátese de

una hoja llevada por

el

viento

o de un hombre

6

que huye de una muchedumbre que lo persigue Merece señalarse que la firme actitud de Lundberg en apoyo del behaviorismo no le impide considerar el estudio de los valores y los ideales como tarca importante de la sociología. Define el valor funcionalmente como aquello hacia lo cual se conducen las personas .

para conservarlo

mente,

como

o para aumentar

su posesión de ello, o, negativa-

aquello hacia lo cual las personas reaccionan para dis-

minuir o evitar

el

"valor" en cuestión. Por otra parte, en una ocasión

define las instituciones

para conseguir

como mecanismos que

o alcanzar

sus fines primarios

hombres han creado y aquí vemos la inde "fin” Lundberg

los



trusión del concepto probablemente acientífico

propone varios procedimientos empíricos para estudiar



.

los valores y

las instituciones, prefiriendo particularmente cuestionarios sobre acti-

tudes informados por técnicas cuantitativas.

De tal

acuerdo con Max Wcber, dice Lundberg que la ciencia como no puede o no debe formular juicios de valor; los enunciados mo-

rales y los científicos son irreductibles los unos a los otros. logía debe ser una ciencia. Rechaza un análisis funcional

Y

la socio-

de

los va-

que descanse sobre su importancia para la supervivencia de los individuos o de los grupos; pero, de un modo más bien inconsecuente, deriva los valores "del conjunto de la historia evolutiva y social”. lores

En

su larga experiencia, "el hombre ha visto que ciertas formas de

son ventajosas en conjunto y a la larga, y que otras conductas desventajosas desde el punto de vista de sus objetivos”.

conducta

le

Esto se halla de acuerdo con las ideas de Sumner; pero, en contraste

de

6 Este ejemplo (la hoja que vuela y el hombre que huye) lo tomó Lundberg la obra de R. M. Mac I ver. Mae ver señala la diferencia cualitativa entre las relaI

que Lundberg considera anticientífica. Esta discuejemplo citado juega un papel principal, puede ser seguida consultando S otiely: A Tex/book o/ Sociology (Lo sot sedad: texto Je sociología), por R. M. MacIvcr, Nueva York, Rinehart and Co., Inc., 1937. pp. 476-677; Foundations of So ciology ( Fundamentos Je Sociología), por A. Lundberg, Nueva York. The Macmillan Co., 1939, pp. 12-14; Causación social, por R. M. Maclvcr, México, Fondo de Cultura Económica, pp. 251-2; y Society : An ¡ntroductory Analytis (/-a sociedad: análisis introductorio), por R. M. Maclvcr y H. Page. Nueva Yotk, Rinehart and Co-, Inc., 1949, p. 623. ciones físicas

y

en que

el

sión,

las

sociales,

actitud

G

G

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

246 con

Lundberg concluye: "La gran aportación de la ciencia a la ética consistiría en proveer al hombre de un registro y una interpretación más fidedignos de su experiencia”.* El tercer componente de la sociología neo- positivista de Lundberg es su insistencia en definiciones funcionales, lo cual, como hemos el apóstol del laissez ¡aire,

1

visto anteriormente, está

de acuerdo con su epistemología pragma-

Según este punto de vista, los fenómenos son "objetivos” en la medida en que se ajustan a los conceptos de acuerdo, corroboración y predicción, adoptados como criterios. Por consiguiente, definiciones a priori de 'naturaleza esencial”, de "sociedad", "cultura”, "institución”, etc., en opinión de Lundberg son manifestaciones de una lógica aristotélica anticuada y científicamente inútiles. Según él, la pregunta fundamental para la ciencia es: ¿Cuáles son las definiciones más "útiles” de esos fenómenos? Ésas son, según cree él, las definiciones funcionales que especifican los procedimientos u operaciones empleados para identificar y medir los fenómenos estudiados. En consecuencia, para Lundberg el espacio es lo que es medido por la regla u otros instrumentos; el tiempo, lo que es indicado, digamos, por un reloj; la inteligencia, lo que es medido por las pruebas de cociente tista.

intelectual.

Podemos preguntar: ¿La población humana por

el

es lo

que

es

medido

censo? Por lo demás, ¿qué son esos instrumentos estandari-

zados: reglas, relojes, pruebas de "inteligencia”, etc.? Esos artificios se

han inventado para medir aspectos o Pero nosotros sostenemos que

total.

fases específicas

las definiciones

conducen a esos progresos técnicos tan

útiles se

de

la realidad

conceptuales que

forman de una ma-

nera no funcional.

No

obstante, el operacionismo

fica esencial al exigir

que

moderado

realiza

una tarea

cientí-

las definiciones se refieren a atributos

em-

píricamente verificables, trátese de cualquier clase de estudios cientí-

forma extrema en que lo definen Lundberg y ciertos individuos de su "escuela", el operacionismo o funcionalismo tiene por consecuencia dar una forma tosca e incómoda a proposificos.

Pero en

la

ciones bien conocidas y sobre las cuales ya no se discute. La vigorosa adhesión de Lundberg a la cuantificación, el behavio-

funcionalismo, distingue un

número impresionante de

rismo y

el

artículos,

en menor grado sus libros de texto titulados Técnica de la

6 "Can Bulletin

274-75.

sciencc cthics?" (¿Puede la ciencia hacer válida a of tbe American Aaociaiion of Umivertity Professors, vol.

la

ética"?)

en

36 (1950), pp.

NEO-POSITIVISMO

247

investigación social y Sociology (Sociología 1954), y de manera especial los primeros capítulos de Fundamentos de sociología. Pero,

como han observado algunos críticos, la mayor parte de Fundamentos, su obra sistemática más elaborada, difiere muy poco de otros tratados generales de sociología. Así, cuando trata de "dinámica

social’’,

de

grupos sociales y de cambios sociales, hace frecuente uso de aportaciones de escritores (¿precientíficos?) como Sumner, Veblen, Cooley, Park, Mead, Thomas y Sorokin. Esto quiere decir que Lundberg,

como

la

mayor

parte de los sociólogos contemporáneos, admite y de orientaciones de su disciplina, de acuerdo

emplea gran diversidad con

la característica

general de nuestro tiempo, consistente en

vergencia de las teorías sociológicas. Además,

como

la

con-

ha dicho Furfey,

su amigo y contrincante intelectual, "Lundberg es uno de los muy pocos sociólogos norteamericanos que ha procurado exponer sus definiciones, sus postulados y sus

a ellos de un

Stuart C.

modo

métodos franca y claramente y atenerse

consecuente". 7

Dodd

segundo representante destacado del neo-positivismo extremo es Dodd, que fue durante algunos años colega de Lundberg en la Universidad de Washington. Antes de la segunda Guerra Mundial, Dodd había enseñado y dirigido extensas investigaciones en el Medio Este, donde elaboró también los principios que 1:1

el profesor Stuart

G

más importante, titulada Dimensiones de la soSegún Lundberg, este libro desarrolla las "implica1942. ciones metodológicas" de su propia posición teórica y viene, pues, a ser un compañero de sus Fundamentos de sociología. Según Dodd, el propósito de Dimensiones es formular una teoría cuantitativa sistemática de la sociedad. La teoría se llama teoría-S, donde el símbolo S quiere decir situación. Las situaciones explica Dodd pueden descomponerse en cuatro clases de componentes: tiempo ; espacio, que es común a todas las ciencias; población, que se encuentra en toda clase de fenómenos sociales; y finalmente, características de las personas o de su medio, constituyendo este último una categoría residual que comprende "todo lo demás”. Tal como la define Dodd, la clasificación es exhaustiva: nada puede escaparle. Para designar esos cuatro componentes, Dodd emplea los símbolos T incorporó a su obra ciedad,





(tiempo),

L

(espacio),

7 Paul Furfey,

P

(población) e I (indicador). El indicador

en American Catholic Sociological Re:iew,

vol. 9,

marzo, 1947,

p.

48.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

248

puede, por definición, representarlo sofía budista, el ruido

de

Ja

todo, por ejemplo, la filo-

casi

ciudad o

extensión del deseo humano.

la

Estas designaciones simbólicas representan el primer paso en el procedimiento de Dodd. El segundo paso adscribe a toda situación social una "fórmula cuántica", formada por los cuatro símbolos fundamentales y exponentes. Si, en una situación concreta, falta uno de

componentes básicos o no

los

lo cual,

en

1.

En

=



la

=

T"

las

=

men.

=

2

manera que indican

los siguientes ejemplos:

que no incluyen espacio, que incluyen superficie,

no incluido tiempo;

aceleración. P°

/°,t

= clase

un

individuo; /°

T

=

1

sin población;

de cosas llamadas dólares;

=

relacionadas entre

Según

=

esas





situaciones

neas, L~

exponente es cero,

según los principios algebraicos, convierte toda magnitud — 1 y 2 se emotros casos, los exponentes 1, 2, 3,

plean de



es mensurable, el

Ll

=

=

las

que incluyen líque incluyen volu-

las

= cambio; P = grupos.

duración; T' 1

P

l

7° b

=

2

plurcls;

=

cociente intelectual de

características cualitativas; 7

s2

=

características

sí.

indicaciones se elaboran las fórmulas cuánticas. Por

ejemplo, una fuerza social se simboliza

como T' 2

I

P

porque, proba-

blemente, comprende aceleración, ausencia de espacio y una población, característica peculiar a cada fuerza particular. Dodd insiste en

que con

dón si

de

este tipo

de formulación señala

las características cualitativas. Estas

su magnitud fuera

Una fórmula tico

los

camino para

el

la cuantifica-

últimas son tratadas

como

1.

cuántica puede transformarse en un

número cuán-

simplemente formando una cifra de cuatro dígitos que repitan exponentes de la fórmula cuántica. Con fines de simplificación,



2 es sustituido por 8 y -- 1 por 9, la fórmula cuántica de "fuerza social” se convierte en el número cuántico 8011. Dodd cree que si

todas las situaciones sociales que pueden simbolizarse con

número

el

mismo

cuántico deben tener "algo” común.

Dodd

El tercer paso del procedimiento de

es el

establecimiento

de una "matriz interrelacional", donde la palabra matriz es el nombre matemático de una ordenación de números en hileras y columnas. Se pretende

un grupo

que

social. Así,

esta técnica es la

más adecuada para

en cada célula, compuesta por

la

describir

intersección

de una hilera y una columna, aparecería una magnitud observada de un indicador (por ejemplo, la actitud positiva o negativa de una persona hacia otra). La matriz puede ser

tri-,

cuatri-

o quinti-dimen-

249

NEO-POSITIVISMO sional, posibilidades

fuera del alcance de la representación gráfica

convencional. Esta exposición de

de

clasificación.

Pero

ticos y profécicos.

la teoría

Dodd

Cree que

S

la

hace parecer meramente un sistema

sostiene

que

la aplicación

la

de

teoría tiene usos analíla

marriz interrelacional

puede contribuir grandemente a mejorar las definiciones funcionales de conceptos como intragrupo, extragrupo, aislamiento, contacto, interacción, jefes, estrellas, piurel, grupo, comunidad, proceso económico, control social y así sucesivamente. Por ejemplo, una columna de grandes cifras cuando el indicador celular es de prestigio señala una estrella, y se hace mensurable el grado de esa cualidad; mientras que si la hilera y la columna correspondiente contienen grandes cifras, queda identificado un jefe. La matriz de interrelación permite definir con exactitud un grupo, mientras que una serie de tales matrices, una para cada característica poseída en común, define una comunidad. La exploración de fórmulas cuánticas en células desocupadas nos permite predecir propiedades de situaciones aún no observadas, tal como la tabla periódica de elementos le permitió a Mcndclcyev predecir las propiedades químicas de elementos aún no aislados. Pero esas supuestas ventajas de la teoría-S sólo pueden conseguirse si

el

sociólogo se limita estrictamente a definiciones funcionales. Se-

gún Dodd, una cifica el

medida en que espeo generar el fenómeno en

definición es ''funcional” en la

procedimiento para identificar

cuestión y vence la prueba de veracidad. Mientras la primera parte de la definición es análoga a la formulación de Lundbcrg, el segundo requisito se refiere al grado de acuerdo entre las observaciones sucesivas del

mismo fenómeno empleando

la

misma

definición funcional.

Ese grado de acuerdo debe medirse estadísticamente, lo cual, para

Dodd,

es condición necesaria

de todo enunciado

científico.

Observa Dodd que su manera de presentar la teoría-S puede pareun ejercicio de deducción. Pero insiste en que la teoría nació de una gran cantidad de estudios inductivos. El procedimiento

cer sobre todo

inductivo es invocado por

la

selección de conceptos básicos relativos

a situaciones sociales de entre numerosas monografías y textos sociológicos, y por la asignación a ellos de fórmulas cuánticas. Únicamente el

13 por ciento de los conceptos

que aparecen en

esas fuentes

adecuados para una presentación simbólica (entre ellos de "realidad

pudo

”,

que

el

concepto

autor considera irreal). Pero, según nos dice,

traducir a sus fórmulas cuánticas

gidas en los

el

no son

campos más

diversos.

1

600

relaciones sociales esco-

CONVERGENCIA DE LAS TEORIAS SOCIOLOGICAS

250

Dodd

pretende que su teoría es amplia, fidedigna, precisa, austera

y fructífera. Es amplia por su categoría residual abierta, que designa con el símbolo / "todo lo demás”. Es fidedigna, como lo demostró el

hecho de que las clasificaciones hechas por dos estudiantes cuidadosamente preparados coincidieron con las de su mentor. Se supone que es precisa, porque se expresa en conceptos y símbolos funcionalmcnte definidos.

Y

se la considera austera

porque sólo se emplean

dieciséis

símbolos: cuatro para los componentes básicos; cuatro para las operaciones aritméticas; otros cuatro para crucial, la correlación y el

sentar

el

número

la

agregación, la clasificación

exponente; y los cuatro últimos para reprede las clases, los intervalos entre

y la naturaleza

las clases y los casos.

Pero

la

parquedad

parece, ilusoria. El símbolo residual

I

es

así

obtenida

es,

a lo que nos

usado con un gran número

de "prescriptos" y de "posteriptos", necesarios para concretar las "características”, por ejemplo, como advertimos más arriba, para diferenciar la filosofía budista del ruido de la ciudad y de la extensión de un deseo humano. Pero es preciso señalar que no hay más justifi-

cación para ejecutar operaciones matemáticas con

el

símbolo

1

do-

tado de varios prescriptos y posteriptos, que la que hay en aritmética para sumar el número de metros que separan dos puntos y el nú-

mero de paquetes que se llevan de uno a otro. El mismo Dodd reconoce que la fecundidad de su teoría sólo quedará demostrada después que muchos sociólogos hayan empleado su sistema durante algún tiempo y hayan acumulado material abundante. Es digno de notar que durante

los

años transcurridos desde

la

publicación de Dimensiones Je

no han aparecido muchos trabajos con esa orientación. En artículos posteriores, especialmente en "The Transact Model” ("Transacción modelo") Sociometry and tbe Science of Man (La sociometría y las ciencias del hombre, vol. 18, 1956), Dodd ha sustituido su cuádruple clasificación de los componentes de situaciones por una séx tupie, en que los nuevos elementos son conducta o acción

la sociedad,

(A) y objetos de valores (V). La teoría, llamada ahora "teoría de transacción", abarca, según Dodd. la conducta probable y los valores personas en un contexto de tiempo, espacio y otras circunstancias, y ha sido aplicada por su autor al estudio experimental de la difusión de mensajes. Se muestra muy satisfecho de que los resultados

de

las

hayan comprobado sus predicciones

teóricas;

pero

la hipótesis

some-

tida a prueba no se derivaba de su "fórmula dimensional", que

se limita a llamar la atención sobre las preguntas:

hace? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Por qué y cómo?

¿Quién? ¿Qué

NEO- POSITIVISMO

251

El ala matemática del neo-positivismo Entre

los neo-positivistas,

más

sistemáticos y claros. manifestaciones tienden a

teamericana actual.

A

Lundberg y Dodd probablemente son los Pero el neo-positivismo o algunas de sus

dominar

el escenario

esta conclusión lleva el

de

la sociología nor-

examen de

forma y

la

contenido de los artículos que aparecen en las principales revistas sociológicas del país. Pero son escasos los rasgos teóricos en la obra

de

la

mayoría de

los colaboradores cuyos escritos e investigaciones se

ajustan a este criterio.

Merecen atención especial

los escritos

de

tres

profesores cuyas obras ofrecen considerable desarrollo teórico. Estos

autores son George K. Zipf,

codos ellos

N ¡cholas

Rashevsky y Hornell Hart, pertenecientes al ala matemática del neo-positivismo.

La obra de Zipf se dirige a "integrar teóricamente cierto número de mediciones sociales" y a ofrecer "una penetración considerable en los resortes de la conducta humana" considerada como fenómeno

La obra descansa sobre un postulado tomado del razonamiento matemático, postulado que se supone que "gobierna la conducta de los individuos y del grupo colectivo", y está apoyado por material empírico que probablemente corrobora ese razonamiento. La teoría de Zipf está expuesta en el volumen titulado Human Bebavtor and the Principie of Least Effort (La conducta humana y el principio del esfuerzo mínimo, 1949), que lleva el engañoso subtítulo puramente

natural.

de "An Introduction to este libro se

más

Human

encuentra en

el

Ecology". El carácter "ecológico" de

tipo de problemas concretos que trata

bien que en la metodología del autor.

la teoría

(Véase un examen de

ecológica en el capítulo 16.)

El postulado

"principio del

que

sirve

menor

de fundamento a

la

teoría

de Zipf es

el

esfuerzo”. Este principio dice, en forma simpli-

que en situaciones que permiten elegir conducta, los hombres eligen los procedimientos que tienen por consecuencia "el promedio ficada,

mínimo de

trabajo probable".

En

otras palabras, los seres

humanos

mínimo el gasto de energía, no con respecto de inmediatas, sino más bien en relación con el promedio

tienden a reducir al tareas

las

de trabajo requerido para alcanzar sus metas. Así, por ejemplo,

hombres construyen al

mínimo

la

carreteras

o

túneles porque de ese

modo

los

reducen

cantidad de trabajo que probablemente habrán de em-

plear en los transportes. Este principio es aplicable a la distribución de la gente en diversas comunidades. La población

puede

distribuirse

de una de

las

CONVERGENCIA DE LAS TEORIAS SOCIOLOGICAS

252

dos maneras siguientes. Primero,

personas pueden preferir vivir

las

en numerosas pequeñas comunidades cada una de ellas próxima a las fuentes de materias primas, como suele ocurrir cuando son pocas las clases

de materias primas. Los hombres prefieren eso

"fuerza” de la diversificación de su habitat. Por

ción puede* concentrarse en un pequeño lo cual ocurre cuando el

número de

tipos

a

causa de la

el contrario, la pobla-

número de grandes

centros,

de materias primas es grande

y es esencial el transporte a los lugares de trabajo; en economía de trabajo se manifiesta reduciendo al mínimo

este caso la los esfuerzos

realizados para llevar hasta los consumidores los artículos acabados.

La fuerza que actúa detrás de esta segunda preferencia ficación”.

Zipf reconoce que en

se

llama "uni-

no se conocen métodos investigadores calcular la magnitud absoluta de

que permitan a los esas dos fuerzas. Pero

la

la actualidad

razón entre sus magnitudes puede ser empí-

ricamente establecida, según

de un

él cree,

modo que vamos

a ex-

poner brevemente.

Según Zipf, el efecto de las fuerzas de d ¡versificación y unificación (ambas derivadas del principio del mínimo esfuerzo) obliga a los hombres a reunirse en comunidades de un tamaño preestablecido. 1*1 tamaño de cada comunidad formada en una gran superficie, tal como una nación, se expresa por la fórmula. 8

Pn

=

donde P n representa la población de la comunidad que ocupa el lugar n en la lista, P es la población de la mayor comunidad del país, y q la razón de la magnitud de la fuerza de unificación dividida por la fuerza de di versificación. La fórmula puede expresarse también de la siguiente manera:

C

=

-P 1“

+

—P + —P

—P

2*

TV

3

q

C

representa la población total del territorio y los otros símbolos tienen el mismo significado que en la fórmula anterior. Esta

donde

S Esta fórmula y la siguiente están presentadas con algunas simplificaciones y con cienos cambios en los símbolos.

253

NEO-POSITIVISMO fórmula es del cipo que

se

llama en matemáticas "serie armónica

generalizada”.

Las magnitudes teóricamente previsibles de los tamaños de las co-

munidades pueden representarse gráficamente. Zipf cedimiento a

las

aplica este pro-

poblaciones de las 100 zonas urbanas mayores de los

Estados Unidos, con arreglo

censo de 1940, y encuentra que las posiciones de los puntos que corresponden en su gráfica a esas pobla-

muy

ciones están

al

45°

respecto de

este país las

dos fuerzas

cerca de una línea recta inclinada

la horizontal. Este resultado significa

que en

de unificación y d ¡versificación son casi iguales. Zipf prosiguió su análisis "prediciendo" el número y diversidad de establecimientos de servicio, de fabricantes y de comercios por

menor en las ciudades de los Estados Unidos según su población. Los números varían en la razón de la cuantía de la población, la diversidad en la razón de sus raíces cuadradas. También "predice" Zipf la magnitud de los grandes ingresos, el número de empleados de tiempo completo y el total de las nóminas de los establecimientos de servicio,

cuando

estos establecimientos están dispuestos

en orden decre-

ciente de su personal. Zipf volvió a calcular los datos recogidos por

número de viajes, enque median entre las residen-

otros relativos a la circulación de periódicos, tregas por tren expreso, las distancias cias

de personas que

residenciales,

solicitan licencias para casarse, y

movimientos

siempre con resultados aparentemente satisfactorios para

de este procedimiento matemático. Pero cuando aplica sus fórmulas a otros países, encuentra

el autor

tades. Declara zonas

Hungría,

la

se ajustan a

dificul-

de "equilibrio inestable" a Alemania, Austria-

Comunidad Británica y Europa en conjunto, porque no su sistema. La mayor dificultad aparece cuando Zipf trata

desmembración del imperio austro-húngaro después de la primera Guerra Mundial. Poblaciones que pudieron haber encajado en su fórmula matemática antes de la desmembración, ya no lo hacen de

la

después. Zipf "explica" esta dificultad del

modo

siguiente:

"Muchas

personas reprimidas se separaron del imperio para fundar países independientes, resucitando neuróticamente culturas que habían perdido

toda significación económica efectiva hace siglos", 9 y lo hicieron en el siglo XX, cuando (de acuerdo con sus teoremas) las naciones iban a aumentar de

tamaño y a disminuir en número.

No

intenta el

autor aplicar su fórmula a la población del imperio ruso, por ejemplo,

que

se distingue por

una enorme diferencia entre

el

tamaño de

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

254

segunda y tercera de las grandes comunidades, ni a Francia, donde la ciudad que sigue en importancia a París es cinco veces menor la

que la

que sigue es sólo

la capital, y la

segunda. Estos casos

den encajar en

Una

el



y quizás

40 por ciento más pequeña que otros muchos difícilmente pueel



sistema matemático de Zipf.

fuente de dificultades para Zipf es que

el

"principio del mí-

nimo esfuerzo" supone que los hombres obran siempre racionalmente y que de acuerdo con él pueden analizarse sus tipos de conducta. Esta suposición ha coloreado la teoría social por 150 años o más, de manera sumamente clara en la economía política clásica; pero representa una curiosa anomalía en el análisis actual de la conducta hu-

mana. Por otra

parte, la obra

matemática";

de Zipf revela una especie de "obsesión

autor parece dar por sentado que fenómenos

el

muy

obedecer a una fórmula

complejos deben, por

cierta necesidad interior,

matemática

La probabilidad de semejante coincidencia po-

demos

sencilla.

calcular

ranza de que

que

es

aproximadamente del cielo

la línea

la

misma que

que uno admira en

los

ofrece

la

espe-

Alpes o en

las

Rocosas siga una curva matemática.

En obras

del tipo de

Human

Bebavior, de Zipf, no podemos espe-

rar hallar respuestas a las interrogaciones básicas de la teoría sociológica, salvo quizás

a

la cuestión relativa a

mentales de los fenómenos

sociales.

los

determinantes funda-

Parece que la teoría de Zipf

supone que el estado de la sociedad está determinado por el juego de una ley matemática. Sin embargo, su obra se distingue acá y allá por "respuestas" a preguntas relativas a la sociedad y a las relaciones entre la sociedad y el individuo. Así, leemos que "la sociedad humana puede ser considerada como un campo que influye en los miem-

Y

bros individuales y es influido por ellos...”. 10 también: "El sistema social es un grupo de individuos que persiguen cooperativamente finalidades iguales por

medio de procedimientos iguales, en el supuesto de que todos rinden la misma cantidad de trabajo y reciben la misma recompensa, con un mínimum de trabajo". 11 Creemos que es éste un supuesto que no tiene nada de realista. La preocupación matemática de Zipf es superada por Rashevsky en su Mathematical Tbeory of Human Relations (1947), obra que citamos aquí únicamente a título de ejemplo de esta orientación. Pero

Rashevsky sabe

muy

bien que, por

el

momento,

el

tratamiento máte-

lo ibid., p. 347. 11 The Hypothcsis of thc Mínimum Equation" ("La hipótesis de la ecuación mínima"), por G. K. Zipf, en American Sociologicd Revtcu>, vol. 12 (1947), p. 627.

NEO-POSITIVISMO

255

mítico de fenómenos sociales complejos sólo es posible para casos y situaciones imaginarios y extraordinariamente simplificados. En otras palabras, lo que se explora matemáticamente son construcciones

mentales que, en contraposición con el

Max Weber, de

ferentes

ideal

de

los tipos

puros de

están constituidas por características inevitablemente di-

que pueden observarse en

las

vida social.

la

No

obstante

reconocida limitación, el análisis que Rashevsky hace de tales

esta

construcciones a veces da por resultado sistemas de ecuaciones que

son matemáticamente insolubles. AI contrario que en Zipf. en la de Rashevsky

También

no hay postulado

es adepto del postulado del

la

obra de

central.

orden matemático c r. la vida

social Horncll Hart, profesor de sociología en la

Duke

University.

Mientras que Zipf y Rashevsky tratan matemáticamente fenómenos de "estática social", Hart. por el contrario, intenta dar expresión

matemática a una teoría de dinámica

social.

No

basa,

como

Zipf, su

obra en un solo postulado, sino que trata de unificar numerosos resultados hallados por plo,

que

él

y

por otros investigadores. Dice, por ejem-

estudios diferentes en el

nes sobre el

número de inventos

de extensión de

imperios,

los

campo de

la población,

informacio-

records de velocidad, y patentes, de

etc.,

demuestran que tales fenómenos

por una curva logística adecuada. Así, en diferentes campos dp cambios sociales y culturales hay, después de un comienzo lento, una aceleración, después una declinación y un lento

pueden

ser expresados

descenso, todo de acuerdo con una fórmula matemática exacta. Orros procesos, el

como

aumento

número de inventos

tecnológicos, y en especial de poder destructor de los explosivos, siguen otra curva el

(la llamada "curva loglog"),

precedente,

la cual,

no muestra declinación

corttinúa la aceleración hasta

que

Mientras otros expositores de

a diferencia del tipo temporal ni

retardo;

en otras palabras,

se alcanza el límite físico. teorías

matemáticas se contentan

frecuentemente con fórmulas y leyes matemáticas, Hart, como si siguiera el consejo de Max Weber, procura descubrir por qué es probable que en

la

vida social se obtengan ciertas curvas. Ejemplo de

ese esfuerzo es su explicación general de

envolvimiento de

la cultura":

el

'la

aceleración del des-

progreso cultural ha dependido de

invenciones, es decir, de combinaciones nuevas de viejos elementos culturales.

es la

Cuanto mayor es

el

número de unidades

culturales,

posibilidad de invenciones. Así, se encontrará

mayor

una tendencia

general a la multiplicación geométrica de las invenciones. Pero Hart sabe que en los cambios culturales hay retrocesos, los cuales son

256

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS como

interpretados

conjunto de

supervivencias de elementos

la cultura.

Señala

la

mal integrados en

el

tendencia (que no explica) de los

agentes destructores a aumentar en eficacia con una aceleración que adelanta a la de cualquier otro tipo de cambio cultural. Hart niega

de explicar

la posibilidad

conformidad de ciertos procesos sociales

la

con curvas matemáticas como cosa de puro azar, y pretende que detrás de la logística y de otras tendencias hay algo presente a la manera de leyes subyacentes 12 Pero las leyes de la naturaleza son siempre proposiciones hipoté.

ticas

del tipo "si A, después B". Por ejemplo, una ley demográfica

que dice que requiere que

el

crecimiento de la población sigue la curva logística,

se

enuncien las condiciones en que comienza

como

miento ascendente,

así

que se "rompe"

curva

la

la explicación

logística.

de

el

movi-

las circunstancias

Puede observarse que

el

en

mismo

de este último tipo. Nosotros sostenemos que ningún razonamiento matemático como tal puede dar el conoHart

registra varios casos

cimiento de esas condiciones. Mientras Zipf y Rashevsky por lo general descuidan el aspecto funcional del neo-positivismo, Hart no; pero su defensa del "método





funcional" es cauta y reflexiva. Este método dice Hart "consiste en enunciar de un modo verificablc las observaciones y operaciones

medio de las cuales han de presentarse, identificarse o medirse variables, y en determinar, con la mayor aproximación posible, las series específicas de operaciones selectivas y causales por medio de las cuales pueden modificarse las variables en direcciones específicas por

deseadas, el grado en que las variables pueden ser controladas y los márgenes de error probablemente implícito en las conclusiones pre-

cedentes ". 13

La mayor parte de

guirían estas aseveraciones

como

los sociólogos

indudablemente

se-

principio orientador en investiga-

ción empírica.

Por otra parte, Hart no es un "determinista matemático" a





la

manera de Zipf. Ha estado de moda declara "hablar de determinismo tecnológico". Pero "la Revolución Industrial tuvo sus raíces en una serie de inventos que, a su vez, tenían las suyas en ideas anteriores. La tecnología misma ha sido conceptual mente determinada. Si queremos controlar la dirección de la evolución cultural, no debemos dejarnos persuadir por la idea de que la tecnología es la causa 12

"Logistic Social

of Sociologj, vol.

Trcnds” (“Tendencias

50 (1945),

p.

logísticas sociales")

en American Journal

350.

13 "Operarionism in Sociology and Psychology’’ ("El operacionismo en Sociología y Psicología"), manuscrito inédito, p. 3.

NEO-POSITIVISMO

257

primera de todo”. 14 El remedio contra los peligros que representa el advenimiento de la Edad Atómica, cree Hart que se encuentra en el rápido desarrollo de la ciencia social, en lo cual coincide con Lund-

Puede dudarse que dicho desarrollo resultara completamente eficaz; pero al sugerirlo así, Hart se sitúa entre los sociólogos que creen que el hombre no es un mero objeto movido por procesos sociales impersonales, y no su dueño en cierto grado. No es sorprendente, pues, que Hart se dé plena cuenta de que su ascendencia sociológica se remonta a Comte, quien esperaba formular una ciencia empírica de la sociedad para salvar a la humanidad del desastre. berg.

WiUiam

/•'.

Ogburn y

La preocupación por

F. Stuart

las "altas

Chapín

matemáticas" distingue

la

obra de sólo

que incluimos en el grupo neo-positivista. La mayor parte de los investigadores de este grupo no son matemáticos; pero todos insisten en la necesidad de medir los fenómenos sociales siempre que sea posible y en el papel fundamental del análisis estadístico en Ja investigación social. La mayor parte de ellos tamalgunos de

los sociólogos

bién señalan la importancia de crear técnicas de investigación empírica y se inclinan al escepticismo en cuanto a las teorías sociales de "butaca" o gabinete. Estos rasgos caracterizan los escritos de los neopositivistas

moderados, incluidas

William

las

importantes aportaciones de los

Ogburn, de la Universidad de Chicago, y F. Stuart Chapín, de la de Minnesota. Debe advertirse que Ogburn y Chapín recibieron sus grados doctorales en la Columbia University al empezar el segundo decenio del presente siglo, cuando era allí la figura predominante Giddings, precursor del neo-positivismo contemprofesores

F.

poráneo (como se dijo en el capítulo 11). Solo o en colaboración con otros investigadores, Ogburn había realizado ciales,

cientes

un impresionante número de estudios sobre fenómenos

so-

caracterizados especialmente por la determinación

de coefide correlación entre sus diversos aspectos, concediendo par-

importancia a las materias tecnológicas y económicas. The Social Effects of Aviation (1946), obra bien conocida de Ogburn, ticular

lo acercó al ala anteriores.

Uno

matemática del neo-positivismo más que sus obras los temas de ese libro es la necesidad de crear mé-

de

todo: con los cuales predecir de manera fidedigna las manifestaciones sociales futuras. 14

"Social Science ¡n the

Aromic

Crisis

("La

ciencia social en

en Journal of Social Issuet, Serie de Suplementos, núm. 2,

abril.

crisis atómica"), 1949, pp. 13-14.

la

— CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

258

mayor de Ogburn a la teoría sociológica está contenida en su obra anterior, Social Change (1923), que apareció simultáneamente con los últimos escritos de Giddings y antes de las recientes formulaciones de los neo-positivistas más extremosos. Puede considerarse Social Change como un preludio a las aportaciones posteriores de Ogburn en estilo neo-positivista, preludio importante y Pero

la

aportación

bien meditado que afectó de

modo

importante

al

pensamiento socio-

lógico posterior.

Se atribuye a ese libro ción social"

por "cambio

el

haber reemplazado la expresión "evolu-

social”.

En una

edición de él aparecida en

1950, Ogburn destaca este punto y explica la elección del título por su interés en superar el evolucionismo psicológico, que aún era poderoso en la fecha en que escribió su éste en

como

ocasiones

sistemáticamente

acumulados de

el

el

la

También

se considera a

primer estudio sociológico que empleó

concepto de cultura referido a "los productos

la sociedad

Thomas empleó

libro.

humana". 15 Pero esto

es discutible, ya

que

palabra "cultura" en ese sentido muchos años antes

(véase capítulo 12), aunque no de un

modo

tan consecuente

como

Ogburn. Entre las varias generalizaciones teóricas que contiene

el

libro

cambio social y cultural (Ogburn no expone claramente las relaciones que hay entre los dos), una en particular ha atraído la atención y provocado muchas críticas: la hipótesis del retraso cultural. (El autor afirma en la edición de 1950 de Sopial Change que esa hipótesis no es de ningún modo fundamental en su obra.) Dicha hipótesis es interpretada a veces como una expresión de determinismo económico o tecnológico, interpretación que Ogburn niega explícitaacerca del

mente. 16

La hipótesis del retraso cultural parte del hecho de que una gran proporción de la herencia social del

hombre

es cultura material. Para

hacer uso de ésta, son necesarios reajustes culturales, que

Ogburn llama

en la cultura material preceden a los cultura adaptativa; no pueden operarse reajustes antes

cultura adaptativa. Los cambios

cambios en

la

de que hayan ocurrido los cambios que los reclaman. Pero las viejas

costumbres (partes de

duciendo "retrasos"



la

cultura adaptativa anterior) persisten, pro-

que pueden

ser

sumamente

perjudiciales.

De

ahí

y en esto es en lo que se revela la posición neo-positivista del autor que haya que medir en cada caso el grado de retraso y la gravedad

L

15 Cf. Cuhure (Cultura. 1952), por A. Kroeber y C. K!uckhohm. p. 15. 16 Para una interpretación reciente en ese sentido y una crítica de la teoría del retraso cultural, véase Society..., por Mac! ver y Page. pp. 574 ss.

NEO-POSITIVISMO de la inadaptación. Este cálculo es

el

más

259

importante, porque

la cul-

tura adaptativa está conectada con otras partes de la cultura y pueden ramificarse a través del orden social las tensiones sociales que reflejan

muchos problemas

retrasos culturales. Así, relativa lentitud del

cambio de

la legislación protectora

de

tienen sus raíces en

la

la cultura adaptativa: el retraso

de

los obreros

en relación con

el

desarrollo

del sistema fabril, el retraso de las medidas legales para la represen-

tación política en relación con los cambios de la población, quizás

hoy

el retraso

el desarrollo

de

de

la descentralización

de

las

ciudades en relación con

armas nucleares, y así sucesivamente. Esta interproblemas sociales ha sido empleada por muchos

las

pretación de los

sociólogos y otros investigadores, siguiendo la formulación original de Ogburn, y del modo más extenso por Barnes.

La

teoría del

retraso cultural,

como algunos

observado, suscita las siguientes preguntas:

investigadores

"¿Qué

retrasos

en

han rela-

ción con qué?” y "¿La cultura material va siempre por delante de la no material?". Ogburn ha tenido cuidado en evitar respuestas estricta-

mente unilaterales, y en la primera edición de Social Cbange sostiene que puede haber cambios en la cultura no material, y aun en la adaptativa, aunque no haya cambiado la cultura material. En la última edición, la hipótesis del retraso cultural está expuesta con especial cautela; se reconoce la importancia de las invenciones en todas las partes de la cultura y se destacan sus consecuencias ramificadas. Esta actitud no debe ser interpretada como deterininismo económico o tecnológico. En lo que más bien insiste Ogburn es en la necesidad de medir

los "retrasos” y sus consecuencias.

El otro neo-positivista

moderado cuyas opiniones estudiamos aquí, F. más importante a las Contcm -

Stuart Chapín, ha dedicado su libro

porary American Institutions (instituciones norteamericanas contemporáneas, 1935).

y definirse el

En

él

cómo pueden describirse de un modo más preciso que con

plantea la cuestión de

las instituciones sociales

lenguaje popular. Para Chapín, las instituciones son esencialmente

tipos

de conducta humana: redes de reacciones condicionadas, de

hábitos individuales y

de

actitudes. El estudio

de

las instituciones es

conexiones en que consisten; no son diferentes de las fuerzas invisibles que están en la base del universo difícil

porque son invisibles

las

visible de las cosas materiales.

Vuelve a manifestarse aquí

la

tendencia

del neo-positivismo a apoyarse en las ciencias naturales.

Un

manera más precisa es el simbolismo gráfico. Muchas páginas de la obra de Chapín están ocupadas por gráficas que el autor cree que ayudan a percibir tipos

método para

definir las instituciones de

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

260

de relaciones medidas.

En

invisibles.

Pero esas relaciones también tienen que

sociología, dice pesarosamente Chapin, son

damente escasos

de fuerzas

los estudios

sociales

ser

aún extrema-

comparables a

las

unidades de peso. 17

que que la causa de esta situación es que el problema estudiado consiste en actitudes psicológicas, en reacciones condicionadas, en acciones recíprocas y en rasgos culturales. El sociólogo tiene que ininvestigaciones en ciencias físicas

Cree

utilizan

él

ventar unidades e instrumentos uniformes de medida; esto hará a los

fenómenos

más aptos de lo que son ahora para el comunicación exactos. En consecuencia, durante algunos

institucionales

registro y la

años Chapin y sus alumnos han ideado numerosas escalas para medir diferentes formas de "conducta institucional", por ejemplo, la posición social, los efectos

sonalidad”.

A

de

la

vivienda, el ambiente familiar y la "per-

18

procedimientos del simbolismo gráfico y de la medida por escalas Chapin ha añadido otro que él llama experimental, pero que, los

cuando más, miento,

tal

es scmi-expcrimental.

como

La idea básica de este procedi-

aparece expuesto en Experimental Design in Social

Research (El diseño experimental en la investigación es la

de emplear

social,

1947),

experimento de laboratorio. En su

la lógica del

19

la-

boratorio, el físico mantiene constantes o controla todas las circuns-

tancias salvo una, y haciendo cambiar ésta observa los efectos de los cambios. Puesto que el investigador social no puede controlar los cambios sociales con fines de estudio, debe observar dos o

un sistema la presencia

social,

o

la

o dos o más

ausencia de

la

situaciones sociales,

más

que

estados de

difieren por

circunstancia cuya importancia causal

se estudia. Así, puede observarse una población antes y después de cambiar de vivienda e investigar la influencia de esto sobre la morbi1“ Chapín distingue dos tipos de mente, en lo cual se acerca mucho a cas de instituciones, que las concibe pitulo 19). Como Hauriou. Chapin

instituciones, el nuclear las ideas

y

el

difundido simbólica-

de Mauricc Hauriou, investigador

fran-

de acuerdo con la filosofía platónica (véase caha elegido para estudiarlos sólo las instituciones del primer tipo, en las que predomina el elemento personal, mientras que en las del segundo tipo predomina el elemento normativo. 18 Para una descripción (neo-positivista) de tales escalas, véase Técnica He la investigación social, por George A. Lundbcrg. Nueva York, Longmans, Green and Co., 1942, capítulo IX. sobre “Conducta institucional’’; y para un tratamimro reciente y más complicado del "método de escalas", véase MetkoJs in Social Research (Los métodos en la investigación social), por W. J. Goode y P. K. Hatt, Nueva York. McGrawHill Book Co., Inc., 1952. capítulos XV. XVI y XVII. 19 La idea dtl procedimiento experimental aparece en un artículo publicado por Chapin ya en 1917, pero no se expone en él ninguna técnica. El artículo decisivo apareció en 1940. En 1945 publicó Erncst Grecnwood Experimental Sociology (Sociología experimental). Nueva York, King’s Crown Press, donde aparece muy desarrollada una de las modalidades del punto de vista de Chapín.

NEO- POSITIVISMO

261

lidad y la delincuencia. O, para citar un caso más complicado, pueden estudiarse dos poblaciones con las mismas distribuciones de edad, sexo, raza, nacionalidad

de

los padres y situación profesional del padre,

número de años de

diferentes en el

escolaridad;

las

si

pero

dos poblaciones

muestran una diferencia considerable en ingresos o en adaptación a

comunidad, el experimentador puede pensar que probablemente ha encontrado una relación causal. Chapín describe algunas aplicaciones ingeniosas de este procedimiento experimental. Pero no abren nuevos horizontes. La concomila

con toda probabilidad podría predecirse a base de la observación participante. Además, la validez de las medidas de fenómenos institucionales, o más exactamente, su expresión en tancia de las variaciones

símbolos matemáticos, sigue, creemos nosotros, sujeta a serias dudas.

De conformidad con importancia de

la actitud

neo-positivista,

Chapín apoya

la

las definiciones funcionales

en la ciencia social, pero adopta una posición más bien moderada. "La llamada definición funcional —escribe

— no

se presenta

como

solución final

o

absoluta, sino

simplemente como un movimiento útil en dirección de la objetividad". 20 La mayor parte de los sociólogos suscribirían hoy esta opinión. A diferencia de la mayoría de los neo-positivistas, Chapín ha mostrado considerable interés por el problema de los movimientos de gran alcance que ocurren en las civilizaciones consideradas como conjuntos. Este aspecto de su obra lo examinaremos en el capítulo 20, dedicado a

Resumen y

la sociología

histórica.

critica

como un viproblema goroso intento para resolver un que la sociología tiene planteado desde su comienzo. La tarea de hacer esta disciplina plenamente científica ha sido preocupación fundamental de Córate, Puede considerarse

la

obra de

la

escuela neo-positivista

Durkheim, Gumplowicz, Ratzenhofer,

'Liornas, Giddings y Pareto,

entre otros.

Creemos nosotros que ésa es la meta de casi todos los sociólogos. Pero el problema de si la cuantificación, el behaviorismo y el funcionalismo son los mejores, o aun los únicos medios para alcanzarla, es cosa sometida a debate. La discusión prosigue: en 1955 y 1956 fue ilustrada por la aparición de tres aportaciones

un

artículo

muy

importantes:

de Lundberg, otro de Herbert Blumer y un nuevo libro

de P. Sorokin. 21 20 Experimental Detignt. p. 155. 21 "The Nacux.il Science Trcnd in

Sociolcgy".

por

G.

Lur.Jb.rg.

en

American

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

262

El artículo

de Lundberg fue escrito a propósito de otro publicado

autor de estas líneas cinco años antes y en el que subrayaba 22 la convergencia de tendencias en la sociología contemporánea. Lund-

por

el

berg parece interpretar esta convergencia

como una

victoria

completa

del neo-positivismo, al que prefiere llamar "tendencia de la ciencia

natural en sociología’’.

No

obstante, se conservan los tres

compo-

nentes neo-positivistas.

En primer

lugar, según Lundberg, todos los

como en

cuantificados. Pero,

el

fenómenos pueden

ser

caso de su polémica con Paul Furfey,

sostiene el significado "débil’' de la palabra cuantificación, a saber, que

corroboración y la generalización implican numerosas observaciones, cosa en la que están de acuerdo la mayor parte de los investiga-

la

dores. Pero en

un

artículo reciente el profesor P. V7.

presentante del funcionalismo en

Bridgman,

re-

ha llamado la atención hacia

física,

hecho de que hay algunas situaciones que no pueden repetirse. 2 * Por otra parte, muchos, si no la mayor parte, de los neo-positivistas discutirían la reducción de la cuantificación a la conveniencia de la el

pluralidad de observaciones. Ellos quieren que la sociología sea

ma-

temática.

En cuanto

al

behaviorismo, Lundberg afirma que

el

neo-positivismo

no deseó nunca excluir fenómenos "mentales’’ como los sueños, las esperanzas, los temores, en cuanto se expresan en palabras o símbolos y pueden, por lo tanto, ser observados, registrados y corroborados mediante el estudio empírico de la conducta lingüística. Un inteligente crítico

ha advertido que Lundberg concede importancia

conocer y menosprecia lo conocido.

24

Éste es

el

núcleo de

al

la

acto de

diferencia

entre los behavioristas y sus opositores. Lundberg mismo y otros neo-positivistas a lo que parece,

el

no observan estrictamente, canon del procedimiento que querrían imponer a

todos los sociólogos.

Finalmente, el artículo de Lundberg da nueva importancia al fun61 (1955); "Sociological Analysis and American Sociológical Retirte, vol. 21 (1956); FaJs and Foiblet JoHrn.il of Sociology, vol.

tlic in

Variable",

en

Conlemporary

Sociology, Chicago. Regnery. 1956. 22 "Sociological Theory Today" ("La teoría sociológica en la actualidad"), en American Caikolic Sociology Reriete. vol. 11 (1950). Las ideas expresadas en este artículo

aparecen en forma ampliada y modificada en el capítulo 22 del presente volumen. 23 ''Science and Broad Poínts of View" ("La ciencia y los puntos de vista amplios"), en Procecdtngi of toe National Academy of Science vol. 42 (1956), pp. 315-25. 24 "Methodological Convcrgcncc of Mead. Lundberg and Parsons" ("Convergencia metodológica de Mead, Lundberg y Parsons”), por John C. McKinney, en American Journal of Sociology, vol. 59 (1954). El articulo fue publicado antes de la aparición del de Lundberg analizado en el texto; pero Lundberg sostiene que su posición no ha sufrido cambio alguno a través de los años. ,

NEO- POSITIVISMO

263

cionalismo, y pone el siguiente ejemplo: "Inteligencia es lo que miden las pruebas de inteligencia”. Pero quienes inventaron las pruebas

de inteligencia y las administran ven "en las señales negras que aparecen en algunos sirios de una hoja de papel y no en otros” algo que trasciende de la operación de marcar y de contar las marcas; de otra suerte,

nunca hubieran sugerido

el

hacer esas marcas ni hubieran

seguido ese procedimiento para probar la inteligencia. Porque creen que, detrás de la operación, hay algo independiente de ella.

Fads and Fotbless, de Sorokin, es una aguda

de aberraciones

crítica

que, según cree, abundan en la sociología norteamericana contem-

poránea.

Aunque no

señala explícitamente el neo-positivismo, es su

principal blanco. Sorokin aprueba el uso el estudio

de

los

fenómenos

sociales,

de métodos

cuantitativos en

habiéndolos usado extensamente

en Social arul Cultural Dynamics (véanse capítulos 18 y 20). Pero rechaza, por infundada, la hipótesis de que puedan localizarse en continuos matemáticos toda clase de atributos cualitativos, y denuncia la frecuente sustitución de las verdaderas matemáticas por "símbo-

y fórmulas taquigráficos”, así como la aplicación sin distinciones de métodos estadísticos a materias sociales. Según él, esos métodos son los

inapropiados para

el estudio de la conducta dentro de sistemas sociaporque esa conducta es metódica y puede ser interpretada mejor por referencia al orden que prevalece en el sistema. Por otra parte, los métodos estadísticos son aplicables a fenómenos que dependen

les,

del azar, a los cuales llama él "congeries”,

o

sea la presencia simul-

ningún orden común a ellos. validez científica de los estudios de "reac-

tánea de fenómenos irreductibles a

Además, Sorokin niega

la

ciones de lenguaje a conversaciones y cuestionarios usados como reactivos” y que a menudo se refieren a situaciones hipotéticas o a cuestiones de las cuales sabe las investigaciones

muy

poco

de ese tipo no llegan a

conducta reales acerca de

interrogado.

el

los cuales las

los

En todo

caso,

hechos mentales ni a la

personas hablan o escriben

en conversaciones y cuestionarios. Pero esos estudios forman volumen de las aportaciones de los neo-positivistas.

el

gran

Blumer critica severamente la práctica del "análisis de variables” que hoy prevalece. Este tipo de análisis trata de reducir "la vida del grupo humano a variables y sus relaciones”: se supone que algo influye en la vida del Sin atacar directamente al neo-positivismo, Herbcrt

grupo, y

el

efecto de ese "algo” es alguna modificación de la activi-

dad del grupo. Blumer observa, en primer

lugar,

variables es con frecuencia defectuosa, de suerte

que

que

la

elección de

el análisis

hecho

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

264

a base de ellas tos teóricos.

no enriquece

En segundo

lugar, y en este aspecto la opinión de

de Sorokin,

se acerca a la

ni puede enriquecer nuestros conocimien-

Blumer

procedimiento es inadecuado en rela-

el

ción con el núcleo central de la vida del

grupo, consistente

en

interpretaciones de hechos externos por los individuos del grupo. El

de tales interpretaciones exige sus propios métodos: debe

análisis

enfocarse el estudio de la actividad del grupo por los ojos de las

personas que participan en aquella actividad. El procedimiento simplificador y esquematizante del "análisis de variables" (que necesariamente es matemático o estadístico) no hace justicia a las relaciones

aunque

reales,

método puede

el

empleado para

ser eficazmente

diar aquellos sectores de la vida social que

no implican

el

estu-

proceso

interpretativo.

El neo-positivismo

domina gran parte de

la

sociología norteameri-

cana y ha impresionado a muchos sociólogos de Europa (pero que todavía no han producido ninguna obra de inspiración neo-positivista

de valor comparable a

no deja de

producidas en este país.) Esc predominio

las

ser discutido, y es perfectamente posible

que

el

neo-posi-

tivismo retroceda en beneficio de la sociología funcional y analítica (véanse capítulos 17 y 18).

La aportación principal Si

su

la tríada

en

fe

del neo-positivismo lia sido metodológica.

cuantitativismo-bchaviorismo-funcionalismo (deri-

vación del pragmatismo) es injustificada, sin embargo, su insistencia sobre cada

de

uno de esos

tres

elementos ha dado

fruto.

sociólogos contemporáneos coinciden en

los

muy

La mayor parte

que

las

cuantifica-

y debieran emplearse como una ayuda de la investigación siempre que fuera posible. 25 También coinciden la

ciones técnicas son

mayor de

útiles,

parte de los sociólogos en que las descripciones introspectivas

los

fenómenos

behavioristas.

sociales

Muchos

debieran completarse con

definiciones, formulándolas

menos sobre

base de hechos observables de lo

la

descripciones

sociólogos despliegan hoy gran cuidado en sus bases a priori y más sobre que era corriente hace una

generación.

Creemos, desde luego, que

con en

los el

25

poco

conocimiento conseguido de acuerdo

cánones neo-positivistas, seguirá siendo limitado; continuará

plano o nivel de

la causalidad

nivel de comprensión de titud

el

misma de Debe

de

Max Webcr,

sin alcanzar el

Esta limitación es inherente a la ac-

los ncopositi vistas,

advertirse

al desarrollo

Weber.

de

quienes consideran la conducta

que los neo-pos iri vistas mismos han contribuido relativamente modernas técnicas estadísticas.

las

NEO- POSITIVISMO

265

como última frontera de la ciencia y adoptan una filosofía pragmática que lleva consigo un nominalismo extremado. Los neopositivistas creen que así se librarán de la metafísica, que en su opiverbal

nión es incompatible con

la ciencia.

Como

personaje de Moliére

el

que no sabía que cuando hablaba hacía prosa, los neo- positivistas parecen ignorar el hecho de que su punto de vista descansa inevitablemente sobre una de las posiciones metafísicas posibles. El pragmatismo extremo también dificulta mucho a los neo-positivistas hallar respuestas a las

es la cultura?

¿Cómo

Lundbcrg, quizás

un grupo desde

el

punto de

dentro de

la interacción

la sociedad. Así,

de mentalidad más filosófica de esos una conducta de acciones recíprocas

el

social es

¿Qué

se relacionan la sociedad y los individuos? Iden-

con

tifican la sociedad

preguntas: ¿Qué es la sociedad?

vista estructural.

Siendo

la

para

escritores,

clasificada

sociedad una construc-

ción mental, difícilmente puede ''interactuar” con

el

individuo; pero

Lundbcrg, Zipf y otros suponen una interacción recíproca entre ambos. Sus opiniones fundamentales no Ies imponen a los neo-positivistas elección de unidades para el análisis sociológico. Pero hay

un denominador común fundamental: la unidad de análisis es aquella que es cuantificable. En este respecto, Dodd realiza un tour de force hala

ciéndolo todo cuantificable y tratando las características cualitativas como si fueran igual a 1.

En

obra de los neo-positivistas no aparece ningún determinante particular de la estructura ni del cambio sociales, aunque la teoría de la

Zipf se acerca peligrosamente

En

conclusión,

verdad a

determinismo económico.

podemos comparar

tivismo originario de Comte. bir la

al

el

neo-positivismo con el posi-

Ambos muestran la tendencia a adscriAmbos destacan la importancia de la

la ciencia sola.

observación y de la inferencia. Pero el método histórico de Comte es reemplazado por el método estadístico, y el realismo moderado de

Comte ha cedido

el

lugar a un nominalismo extremado. La moderada

Comte y su "física social” han cedido el lugar una confianza mucho mayor en la metodología de la física mo-

analogía orgánica de a

derna. Por último,

por

los

ha desaparecido

padres fundadores.

la tesis del

progreso, sustentada

Capítulo 16

ECOLOGÍA

HUMANA Y

SOCIOMETRÍA

La cuantificación, aunque es atributo esencial del neo-positivismo, no se limita a esta orientación. Otras dos tendencias por lo

menos de

la

sociología actual insisten en la cuantificación: la ecológica y la sociométrica. Los representantes de estas "escuelas” no comparten necesaria-

mente las opiniones behavioristas y funcionalistas del neo-positivismo; en realidad, los sociómetras se inclinan a concentrar la atención sobre procesos mentales específicos. Sin embargo, las dos tendencias difieren del neo-positivismo

porque no suscriben todas sus opiniones que por

el

menos

hecho de que

cada una de ellas se enfoca sobre aspectos específicos de la vida hu-

mana como

objetos de investigación. La ecología

humana

se interesa

primordialmente por fenómenos sociales que tienen sus raíces en la

dependencia de

de

medios

los

los

hombres respecto de

la

limitación de existencias

necesarios para satisfacer sus necesidades.

Los socióme-

ponen su empeño en la medida de fenómenos que son especialmente observables en grupos pequeños e informales. Las dos tendencias representan actitudes altamente especializadas, y como tales no pertenecen a la provincia de este estudio general; pero al mismo tiempo llevan implícitas teorías que ofrecen nuevos caminos para penetrar en aspeaos básicos de la interdependencia humana, y por lo tanto debemos examinarlas, aunque sea brevemente. En cierto sentido, la ecología humana puede considerarse como tras

un renacimiento estuvo

muy

del determinismo biológico

que a

fines del siglo

XIX

bien representado por el darwinismo social. Pero el tipo

fenómenos biológicos que destacan los ecólogos es completamente diferente; además, la ecología combina puntos de vista particular de

y geográficos, estableciendo correlaciones entre el biológico de los fenómenos sociales y el medio geográfico.

biológicos

do

Pueden el

fon-

seguirse las huellas de la sociometría contemporánea hasta

penetrante estudio de Toennies sobre la comunidad, el análisis

de Simmel de

y el tratamiento de grupos primarios. La sociometría también

los procesos sociales elementales

Cooley respecto

de

los

ha tomado algunas cosas de

la

psiquiatría

contemporánea. Estos

diversos elementos se han entretejido con la extremada importancia

concedida a las mediciones,

esto

tivista.

266

último de inspiración

neo-posi-

ECOLOGÍA

HUMANA Y

SOCIOMETRÍA

267

humana

Ecología

El termino ecología fue creado en 1869 por

el

Haeckel (1834-1919). La ecología biológica es dependencia de

biólogo alemán Ernst la ciencia

de la

inter-

animales que viven juntos en una

las plantas y los

región natural. Los principales conceptos desarrollados por esa ciencia

son los de habitat, gradiente, simbiosis (o vida conjunta), com-

petencia, cadena de alimentos, invasión y sucesión. La ¡dea de aplicar el punto de vista ecológico y esos conceptos a las relaciones

humanas apareció por primera vez

a comienzos del siglo

xx

en

la

obra de Charles Galpin titulada Social Anatomy of an Agravian Commumty (Anatomía social de una comunidad agraria, 1915). Galpin,

que no usó

la

que vivían en un

palabra ecología, recogió datos acerca de familias distrito agrario

de Wisconsin, relativos a

las

si-

guientes cuestiones: dónde compraban sus suministros, dónde depo-

qué iglesia asistían y a que escuela iban sus Los resultados fueron señalados en un mapa. La técnica carto-

sitaban sus ahorros, a hijos.

gráfica iba a hacerse

muy

corriente en ecología.

Aunque

los dife-

rentes

campos de

modo

exacto espacialmente, sin embargo la prueba justificaba

de que en

la

actividad estudiados por Galpin no coincidían de

sociedad

humana

la

un

idea

existen "zonas naturales" determi-

nares.

En

mismo año (1915) de

el

esa investigación, Robert E. Parle

(1864-1944), de la Universidad de Chicago, llamada a convertirse en el principal centro de investigaciones ecológicas, publicó un artículo sobre la ciudad, sin emplear tampoco la palabra ecología. Decía Park que

la

ciudad es un fenómeno natural, un producto de fuerzas

espontáneas y en gran parte incontrolables, organizadas en zonas fabriles, comerciales y residenciales. Añadía que la gente con características

económicas y culturales análogas tienden a reunirse en zonas

de

ciudad, y que las características sociales y culturales de cada zona tienden a imponerse a las vidas de los habitantes. Los específicas

la

escritos y las enseñanzas

de Park fueron

el

origen de una nueva ten-

dencia del determinismo, en esta ocasión de carácter ecológico.

De

1921 a 1923, R. D. MacKenzie, con Park y Ernest W. Burgess, el tercer fundador de la ecología contemporánea, realizó una investigación sobre

las

zonas de

la

ciudad a

la

manera de Galpin; fue

él

quizás el primer sociólogo que usó la terminología conceptual de la

humana en una investigación empírica sistemática. La execología humana fue empleada por Park en colaboración con

ecología

presión

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

268

Burgcss, su colega en Chicago, en su texto general titulado

ducían

to the Science of Sociology

(Introducción

An

Intro-

a la ciencia de la

Sociología, 1921).

"The Growth of the City” ("El crecimiento de la ciudad”), clásico artículo de Burgess, apareció en 1923. En ese trabajo estaba formulada la hipótesis básica de la ecología urbana, a saber: que la ciudad crea característicamente como una serie de círculos concéntricos

en torno de

la

zona que es núcleo del

distrito central

de los

negocios. Hacia afuera de esa zona central están las de transición,

empeoramiento material y social, de las casas de trabajadores y de las residencias de la "clase media”, y por último la zona periférica de gentes que van y vienen todos los días de ella al marcadas por

el

centro y viceversa. Pero este tipo básico o ideal en los casos concretos aparece deformado por la topografía local, el sistema de trans1 portes y otras circunstancias. La existencia de la zona de transición fue explicada por la expansión de la zona central; conocedores de ese

crecimiento, los propietarios de edificios en céntrico,

o zona de

transición,

no conservan

el

siguiente círculo con-

sus propiedades en

buen

estado y así proporcionan viviendas malas pero relativamente baratas a los estratos de la sociedad menos privilegiados económica y social-

mente. Este cuadro de

estructura espacial y social de la ciudad probablemente es exacto para el primer desarrollo de la mayor parte, o la

por lo menos de muchas, de Unidos,

como

lo indican

las

zonas metropolitanas de los Estados

gran número de investigaciones ecológica-

mente orientadas. 2 Pero el tipo de zonas concéntricas carece de la validez universal que algunas le atribuyen o suponen los ecólogos urbanos.

En

el

segundo cuarto del

siglo

xx empezaron

a multiplicarse las

obras de orientación ecológica, de suerte que puede hablarse legítima-

mente de una "escuela”

ecológica.

En

el

decenio 1930-1940 empezó

a subrayarse la diferencia entre interacción estrictamente ecológica e

mismo tiempo se declaró que la mera descripde fenómenos humanos a base de una distribución especial no era

interacción social, y al

ción

verdadera ecología. La interacción estrictamente ecológica, dijo James

A. Quinn, destacado representante de la escuela, opera a través de

la

Véase Land Uie in Central Boston (El uso de la tierra en ¡a zona central de Bospor Waltcr Firey, Cambridge. Massachuserts. Harvard Univcrsity Press. 1947, para un estudio que revela la extrema distorsión de la hipótesis de los circuios concéntricos y para una crítica de la hipótesis misma. 2 Entre otras ciudades norteamericanas de cuyo tipo ecológico se han dado informes figuran Chicago. St. Louis, Minncapoiis, St. Paul. Filadelfia, Nueva Orleáns, Los Angeles, Boston, New Havcn, y Rochcstcr, Nueva York. 1

ton),

ECOLOGÍA

HUMANA Y

SOCIOMETRÍA

269

dependencia de un abastecimiento insuficiente de recursos del medio ambiente; cada organismo vivo inevitablemente afecta a los demás

aumentando o disminuyendo

el

abastecimiento de recursos de que los

otros dependen. El proceso es impersonal, y como no implica ningún cambio de significados, es subsocial; pero su estudio es parte impor-

tante del análisis sociológico

dadores de las

3 .

la escuela, sostenía

sociedades

Por otra parte, Park, uno de durante

humanas había que

(o sociológicos):

el

quien

mencionado decenio que en

distinguir dos planos ecológicos

simbólico, con sus raíces en la competencia im-

personal, y el cultural, basado en neral.

el

la

comunicación y

Pero esta opinión de amplio alcance no la ecología

de abstracción de

los fun-

humana

la

consenso geacepta Quinn, para el

uno de los modos posibles de relaciones humanas dentro de

sólo proporciona

la red indivisible

un área de vida en común.

Comenzando con

las

primeras obras de Park y Burgess,

los ecó-

logos han relacionado diversos fenómenos sociales y culturales con las "zonas naturales" de la ciudad. Han elegido para estudio especial la la zona de los barrios bajos o miserables, como el donde florecen el delito, el vicio, la enfermedad,

zona de transición, terreno especial

desorganización familiar y otros tipos de conducta exalgunas obras probablemente se ha exagerado el papel

el suicidio, la

traviada.

En

del habitat local, llegando en ocasiones a señalársele cipal determinante de la conducta

humana en

como

sociedad.

el prin-

Cuando, por

la población de una zona deprimida y pobre ofrece las mismas tendencias desviadas (manifestadas en la delin-

ejemplo, so insiste en que

cuencia, la criminalidad, etc.)

a pesar de los sucesivos cambios de

su composición étnica (mediante

el

proceso de 'invasión-sucesión"),

muchas veces se tiene la impresión de que en las mentes de los autores las mismas paredes y tejados de los edificios arruinados y el repugnante polvo de las calles mismas moldean tipos de conducta. El crudo ambiental ismo de esta suerte no se encuentra ya en las obras de los sociólogos, ya utilicen en sus investigaciones un punto de vista ecológico u otros métodos. Además, existen pocos expositores de una posición ecológica extremada, que durante algunos años ha sido atacada por ignorar o menospreciar el papel de los factores culturales y subculturales en la formación de la conducta y el carácter humanos. A pesar de esas refutaciones de la teoría ecológica en su variedad 3 "Human Ecology and Interactional Ecology” ("Ecología humana y ecología ínteractuante”). por J. A. Quinn, en American Sociológica! Retiew, V (octubre, 1940); para una exposición completa de la materia véase Human Ecology (Ecología humana), por Quinn, Nueva York. Prcntice-Hall, Inc., 1950.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

270

radical, la escuela

ha hecho aportaciones importantes a nuestro cono-

cimiento de la estructura social



así

como

del tipo espacial

— de

la

ciudad norteamericana moderna, del proceso de desarrollo y movimiento que caracteriza la vida urbana (y en cierto grado la rural),

y el papel de esos fenómenos en la producción de formas características de conducta convencional y de conducta extraviada. Así, estudios

como Family Disorganization (La desorganización de la familia), de Ernest R. Mowrer, y The Gang (La pandilla), de Fredcrick M. Thrasher, publicados ambos en 1927; Delinquency Areas (Zonas de delincuencia), de Clifford Shaw, y The Gold Coast and the Slum (la Costa de Oro y

de Harvey Zorbaugh, en 1929; y Mental Disorders in Urban Areas (Perturbaciones mentales en ¡as zonas urel barrio bajo),

banas), de R. E. L. Faris y H. Warren Dunham, publicado en 1939, todos los cuales aplican un enfoque ecológico a materiales recogidos

en Chicago, no sólo proporcionan una información descriptiva reveladora acerca de diversos aspectos de la vida social de las metrópolis del

Medio

Oeste, sino que son monografías importantes sobre

campos

especializados de estudios sociológicos.

Librados de

la falacia

del determinismo monista, los hallazgos de

una aportación importante a nuestro conocimiento de los determinantes de la estructura y el cambio de las 4 sociedades humanas. Los métodos ecológicos, frecuentemente en combinación con otras técnicas, en la actualidad se aplican muchas veces a diversos campos de investigación. No puede dudarse que ciertas la escuela ecológica representan

características

de

la vida

urbana, tales

pueden hacer uso eficaz de

como

los conceptos

vasión y sucesión, productos de

las relaciones interétnicas,

de

habitat, simbiosis

e

in-

la teoría ecológica.

Sociometría

Moreno, su principal promotor (n. 1892), intenta dar un sentido exacto y dinámico a las leyes del desarrollo y de las relaciones sociales. Trata de la estructura interna de La

sociometría,

según Jacob

L.

grupos sociales y estudia las complicadas formas que nacen de las fuerzas de atracción y repulsión entre los individuos del grupo. Se los

dice,

además, que

la

sociometría estudia el grupo

humano como una

totalidad: cada parte es considerada en relación con el todo y la totalidad es mirada con relación a cada parte. Se concentra en las rela*

Para una presen ración reciente a toda escala de la teoría ecológica, que contesta que se le han hecho, véase Human Ecologj (Ecología humana), por Amos

a las críticas

H. Hawley. Nueva York, The Ronald Press Co.,

1950.

ECOLOGÍA dones entre

HUMANA Y

SOCIOMETRÍA

271

individuos, dejando el estudio de éstos en cuanto tales

a la psicología y a la psicología social. Sostiene la sociometría que los grupos sociales son una realidad sui generis,

de que están compuestos.

irreductibles a los elementos

Como

veremos más adelante, uno de los problemas que ataca metría se refiere al grado de realidad del grupo.

Como

que propugnan esta actifenómenos sociales en ge-

indica la palabra sociometría, los

tud se consagran a la medición neral, sino

que

no de

la socio-

los

basadas en Los sociómetras advierten que los sistemas

se limitan a las relaciones interpersonales

la atracción y la repulsión.

de preferencias humanas que tienen sus raíces en esos procesos no pueden ser descubiertos por métodos estadísticos, ni pueden ser satisfactoriamente investigados confiándose únicamente a los métodos que

prevalecen en las ciencias

físicas,

porque, para obtener resultados vá-

lidos, los sociómetras deben solicitar la cooperación de los sujetos a

quienes investigan.

Nacido en Rumania, Moreno empezó su trabajo profesional en Austria. Publicó (en alemán) en 1914 el volumen titulado Invitación a una conferencia, y después participó en la reorganización de una comunidad próxima a Vicna donde iban en aumento las dificultades sociales. En 1925 emigró a los Estados Unidos. En este país, después de haber dirigido algunas investigaciones sociométricas en escuelas públicas y correccionales, apareció en 1934 Wbo Sball Survive?

(¿Quiénes serán los que sobrevivan?) su libro más conocido.

I-a

obra

recibió atención favorable de varios neo-positivistas, entre ellos Lund-

berg y Dodd. En 1942, Moreno y sus colegas abrieron en Nueva York un Instituto Sociométrico donde se hacen frecuentes demostraciones de sus métodos.

número, parecen

Los secuaces de Moreno, aunque pocos en

nings, es autora de Letulersbip

miento, 1943), volumen que

cedimientos de

muy

ser discípulos

la

fieles.

Uno

de

ellos,

Helen Jcn-

and

Isolation (Acción directiva y aislamuestra con claridad las técnicas y pro-

sociometría.

Bajo

la

Moreno

orientación de

se

Sociometry, y desde 1947 la revista adicional Sociatry, dedicada al problema del tratamiento terapéutico de publica desde 1937

la revista

grupos desorganizados. En 1950 su

título se

cambió por

el

de Group

Psychothcrapy.

Puede considerarse

la sociometría

teoría sobre la estructura informal

de

como

la

combinación de una

las sociedades y los

grupos hu-

manos y un método para investigar esa estructura. Las proposiciones fundamentales de la teoría pueden resumirse brevemente.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

272

La sociedad humana, según Moreno y sus discípulos, es más que una red de relaciones intermentales; tiene existencia objetiva por sí misma, opinión que discrepa en absoluto del nominalismo extremo de los neo- positivistas. La estructura de la sociedad no es idéntica al "orden social” ni a la forma de gobierno. Por ejemplo, puede desaparecer el Estado y, sin embargo, persistir la "estructura sociodinámica” subyacente de

la sociedad. Esta estructura es

o

ceso de opciones

evidenciada por el pro-

preferencias que hace la gente, basadas en la atrac-

ción o la repulsión, esto

es,

por una especie de afinidad selectiva

entre los individuos. Esas relaciones selectivas entre individuos dan su realidad a los grupos sociales. El grado de realidad de una confi-

guración social puede determinarse midiendo tipos selectivos.

Unos grupos

las preferencias y los

tienen una estructura que los sitúa

más

cerca del plano del azar que otros, lo cual quiere decir que la atracción y la abstención de relacionarse entre los individuos afectados no son más frecuentes ni intensas que entre individuos elegidos al azar.

Pero otras estructuras se aproximan

nivel

al

de

la

cohesión social

óptima.

Para determinar

el tele,

término usado en sociometría para desig-

nar las fuerzas de atracción y repulsión entre los individuos, se emplea un procedimiento llamado prueba sociométrica. La prueba requiere que cada sujeto de investigación indique sus elecciones de

compañeros en situaciones diferentes, tales como el juego, o el estudio. El número de selecciones o de exclusiones de puede

ser restringido

o

ilimitado,

dependiendo de

la

el

trabajo

los sujetos

amplitud de

la

investigación.

Para obtener un cuadro

deben lo

ser

y auténtico de un grupo o sociedad, considerados como agentes activos todos los individuos que total

componen. Una tarea importante

del sociómetra consiste en estimu-

personas estudiadas a obrar y elegirse o rechazarse unas a otras de acuerdo con los procedimientos sociométricos. Si esa tarea se realar a las

liza,

serán "excitados” e incluidos en

el

cuadro de

la

investigación

todos los dominios de las relaciones sociales: económicos, éticos, culturales.

to

En

consecuencia, los sociómetras propugnan un procedimien-

de "caldeamiento” propio para provocar

la

mayor espontaneidad

posible de las respuestas de los sujetos a las preguntas y sugerencias del observador. El investigador debe también coactuar con el grupo;

en otras palabras, debe actuar como observador participante. Las pruebas en que se usan esas técnicas proporcionan material para gráficas llamadas sociogramas.

Un

sociograma es una especie de

HUMANA Y

ECOLOGÍA

mapa

de un grupo en

el que,

las elecciones positivas

SOCIOMETRÍA

273

con símbolos apropiados, se representan

y negativas de

Los

los individuos del grupo.

sociogramas permiten representar gráficamente los átomos sociales, definidos

como

la

suma

de relaciones que rodean a cada

total

indi-

viduo, numerosas en algunos casos y escasas en otros. Pero los átomos sociales sólo son partes de una unidad mayor, la retí psicosocial, re-

presentada por

el

engranaje de numerosos átomos sociales. Este proce-

dimiento gráfico revela un número limitado de configuraciones picas: el aislado,

de otros y de

¿I

se basta a



o

cifra solitaria relativa a las elecciones

las

hechas de

mismo;

sucesivamente);

la

cadena

y la estrella

él

por otros;

(A

el

par; el triángulo

elige a B, pero

B

con su grupo. Además

tí-

hechas por

que

elige a C, y así de esas configu-

raciones, características de pequeños grupos, los sociómetras señalan

más

comunidad compuesta de redes psicosociales, y la humanidad, formada por comunidades. Aunque ni Moreno ni ningún sociómetra destacado han estudiado el asunto, otros, 5 entre ellos Lundberg han empleado sociogramas para representar tipos de relaciones sociales en pequeñas comunidades norteamericanas. estructuras

extensas:

la

,

Además de usan

el

de sociogramas, los sociómetras que presenta esquemáticamente

la construcción y análisis

método del átomo

cultural,

los diferentes papeles sociales

o pasivamente,

así

como

la

en que participan

los individuos, activa

matriz de interrelación propuesta por

Dodd. Los resultados de numerosos estudios sociográficos han

ani-

mado

a los sociómetras a formular estas conclusiones:

vida

social

hay una concentración de elección humana sobre unos pocos

en

la

individuos, lo cual reduce la cantidad de elección invertida en otros.

Esta situación produce

un proletariado sociometría), los aislados, el más antiguo y numeroso proletariado de la sociedad humana. Además, existe una correlación entre la inclinación del individuo a hacer elecciones positivas y su capacidad para ser objeto de la elección de otros. Los que son muy preferidos en las elecciones de los demás

fácilmente asumen

el

papel de jefes o líderes.

Otra conclusión de Moreno es que ciales

antagonismo y la tensión soaumentan en proporción directa de la diferencia sociodinámica el

sociedad oficial y la matriz soc ¡ométrica (que expresa relaciones de atracción-repulsión). Los sociómetras han estudiado desentre

la

Véase “The Sociography of Some Community Rclations" (“Sociograíía de algunas G. A. Lundberg y M. Lawsing. en American Sociologicat Retine, vol. 2, 1937; y "Social Attraction Paneros ¡n a VilLage” (Normas de atracción social en una población pequeña"), por G. A. Lundberg y M. Steele, en Soáometry, vol. i, 1938. 5

relaciones comunitarias"), por

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

274

órdenes producidos en grupos, por ejemplo, en casas correccionales, y han averiguado las relaciones existentes entre diversas formas de organización de los grupos y los diferentes tipos de desórdenes. Por ejemplo, si los intereses emocionales de la mayoría de los individuos del

grupo de una casa

se dirigen

al grupo, el funcionamiento

principalmente a individuos ajenos

de este se verá perturbado por

exactitud en el trabajo, la superficialidad de su ejecución, etc. el

contrario, el

grupo

es fuertemente introvertido, pero

individuos se rechazan entre

sí,

de

la falta Si,

muchos de

por sus

aparecerá un desorden de otro tipo,

expresado en disensiones

y conflictos entre los individuos sobre la ejecución de acciones necesarias. Si muchos de los individuos rechazan

a la directora del correccional, pero se atraen entre

en

el trabajo

Sobre

y

la rebelión abierta

pueden

sí,

el retroceso

ser las consecuencias.

base de varios estudios de conflictos ¡ntragrupalcs, los so-

la

ciómetras han creado técnicas para reducir esas tensiones, en especial el

psicodrama y

para otros

fines,

Moreno

el sociodrarna. Estas técnicas

como

pueden usarse también

preparar a individuos para la jefatura del grupo.

y sus discípulos,

como muchos

innovadores, propenden a

sobrestimar la importancia de sus hallazgos.

Con

como

el

si

hubieran encontrado la clave para

relaciones interpersonales.

Con

frecuencia escriben

conocimiento de

las

toda probabilidad, la afinidad selec-

que ellos subrayan, opera en combinación con una afinidad basada en el parentesco, en la proximidad espacial y en otros factores. Además, las relaciones ¡ntcrpersonales tiva entre los individuos del grupo,

son afectadas por

las

No

costumbres

y

las

instituciones tradicionales

y

han abierto un prometedor campo de estudio. Recientemente sus ideas han hallado terreno propicio en Francia, donde se ha fundado un Instituto Sociometría). por

la

coacción.

obstante, los sociómetras

Gurvitch ha señalado una sorprendente analogía entre

las

opiniones

fundamentales de los sociómetras y su propia microsociología (véase capítulo 19). Las dos tendencias comenzaron independientemente, y

pueden considerarse como otro ejemplo de la tendencia convergente que prevalece en la sociología contemporánea. sus analogías

Resumen y

Aunque

los

crítica

campos de

investigación cultivados por las dos escuelas

estudiadas en este capítulo son completamente diferentes, la ecología y la sociometría tienen mucho de común. Las dos insisten en la cuantificación y las dos la combinan con procedimientos gráficos.

humana

Los ecólogos dibujan mapas de

la

comunidad

local,

especialmente de

ECOLOGÍA

HUMANA

Y SOCIOMETRÍA

275

mostrando diferentes zonas ecológicas y representando gradientes o indicadores de diferencias de magnitudes de variables tala

ciudad,

les

como

crimen y el suicidio en las diferentes zonas. Los sociómetambién trazan mapas, más exactamente, cartas de grupos socia-

tras

el

que simbolizan

les

por

las

las fuerzas

de atracción y repulsión descubiertas

pruebas sociométricas.

En sus formas extremas, las dos escuelas se acercan mucho a un monismo estricto. Aunque los ecólogos no pretenden explicar la totalidad de las relaciones humanas con su teoría, algunos de los primeros representantes de los

la

escuela dan a veces esta impresión. Presentaban

hechos ecológicos como

si

fueran causados por alguna fuerza des-

conocida, de manera parecida a los

hechos sociales

como

como

algunos neo-positivistas tratan

fueran determinados por las exigencias de

si

ecuaciones matemáticas. Los sociómetras que siguen de cerca a

reno afirman expresamente que

Mo-

la estructura social es reducrible al

factor único de la atracción y la repulsión espontáneas entre los individuos. Pero mientras la fuerza desconocida de los ecólogos es tratada

a veces

como

si

fuera independiente de la voluntad

ciómetras conciben sus configuraciones relaciónales

de

la

humana,

como

los so-

resultantes

composición de fuerzas humanas.

Las dos actitudes dan sólo soluciones parciales a los problemas básicos de la teoría sociológica. Los sociómetras interpretan la socie-

dad como una red de afinidades selectivas entre dades

a las

que

se atribuye

una realidad que trasciende

nes intermitentes entre ellos. la

los individuos, afini-

Aunque

las interaccio-

rara vez usan los sociómetras

palabra sistema, tratan sistemáticamente las relaciones entre la so-

ciedad y el individuo: cada individuo es el centro de un átomo social en el que otros individuos quedan implicados mediante los procesos

de atracción y

repulsión, mientras

que

la sociedad es

una complicada

red de tales átomos. Por la otra parte, los expositores de la ecología

humana han encontrado un nuevo enfoque para

el

problema de

los

aunque sus opiniones acerca de los determinantes de los cambios sociales no son únicas. Las dos escuelas se han mostrado propensas a formular exageradas determinantes de la estructura

social,

pretensiones en relación con sus teorías de la vida social y sus métodos de investigación, característica de algunos de los escritos ecológicos aparecidos de 1920 a

1940 y de algunas publicaciones sociométricas más recientes. Por otra parte, el esquema conceptual de la sociometría está expresado en términos un tanto nebulosos que requieren aclaraciones, cosa que pueden hacer los trabajos actuales.

Capítulo 17

EL

PUNTO DE VISTA FUNCIONAL

En germen, el punto de vista funcional para el estudio de los fenómenos sociales se remonta a los padres fundadores de la sociología, y a partir de ellos adelanta, especialmente a través de las obras de Durkheim, Coolcy, Thomas y Pareto. Pero sólo en el segundo cuarto del siglo xx, bajo la influencia de la antropología cultural, conquistó

una posición definida en el campo de la sociología. Sus avances en los años recientes han sido tan rápidos, que muy bien se la puede considerar como un competidor del neo-positivismo por el predominio en la sociología contemporánea Por otra parte, presenta notable afinidad con algunas características de la sociología analítica, otra tendencia importante de la sociología de mediados del siglo xx esta actitud

1

.

(véase capítulo 18); muchas obras recientes podrían quizás ser ficadas al mismo tiempo como funcionales y como analíticas.

clasi-

Génesis y alcance del punto de vista funcional

¿Qué

es el funcionalismo? Es ésta una pregunta que no puede con-

palabras función y funcional, en sociología y en antropología cultural, reciben sentidos diferentes y sin relación entre sí. veces, y particularmente en la obra de Sorokin, testarse fácilmente,

porque

las

A

se

emplea

la

palabra función en el sentido matemático, significando

una variable cuya magnitud otra.

Más

está

determinada por

la

magnitud de

frecuentemente, la palabra función se refiere a la aporta-

ción que una parte hace a

un

todo, por ejemplo a

una sociedad o una

muchas veces a "función” por antropólogos tan destacados como A. R. Radcliífc-Brown, Ralph Lincultura; éste es el sentido atribuido

tcn y Bronislaw Malinowski, y también, germinal mente, en los escritos de Durkheim. (Nosotros usamos la palabra función en este sentido

cuando decimos que la función del gobierno es asegurar la paz y el orden en la sociedad.) Como modalidad de este segundo significado, el término función se amplía en ocasiones para designar también las funcionalismo son muchos libros de texto, (La sociedad humana), de Kingsley Davis, Nueva York, The Macmillan Co., 1949. Nócese también la importancia concedida al punto de vista funcional en los siguientes estudios sobre Sociología de la Random House: Sociological Perspectiva (La perspectiva sociológica), por El y Chinoy, Nueva York, 1954; The De vdopment of American Sociology (Desarrollo de la sociología norteamericana), por R. C. y G. Hinkle, Nueva York. 1954; Interpreting Social Change in America (Interpretación del cambio social en los Estados Unidos), por N. F. Washburne, Nueva York, 1954. 1

Ejemplos de

entre ellos

la creciente influencia del

Human

Society

276

PUNTO DE

VISTA

FUNCIONAL

277

aportaciones que el grupo hace a sus individuos (verbi gratia, las de

para la supervivencia de los bebés), o las de grupos grandes

la familia

Además,

a grupos pequeños.

cuentemente a

la

el

punto de

importancia de

vista funcional se refiere fre-'

la integración

de

las partes

en todos,

mismo, a la interdependencia de las partes. También se encuentra este uso en las obras de los autores que acaban de mencionarse. Finalmente, la expresión "análisis funcional" se emplea para designar el estudio de fenómenos sociales como operaciones o efectos de estructuras sociales específicas, tales como los sistemas de o, lo

que

es casi lo

parentesco

o

los

de clases; por consiguiente, suele aparecer en

la

forma

compuesta estructural funcional. Esta fraseología puede encontrarse en las obras actuales de Parsons y sus discípulos (cuyas opiniones expondremos en el capítulo 18), pero se le puede seguir la pista hasta Spencer. Esta situación terminológica es verdaderamente confusa, y la -

confusión aumenta cuando se tiene en cuenta que también se emplean

con frecuencia otras palabras para expresar los diversos significados de función. 2 Sin embargo, la observación de las manifestaciones recientes tanto

en sociología como en antropología cultural revela que el movimiento conocido por funcionalismo se centra en torno del segundo y tercero de los cuatro significados

juzgarse, pues, los

fenómenos

que

el

de

la

palabra función anotados arriba. Puede

funcionalismo sustenta

sociales abarcados

la hipótesis

de que todos

por esos dos significados van juntos

y que la teoría sociológica debiera concentrarse sobre ellos. En una forma que no está expresamente manifiesta en ningún escrito determi-

nado, el teorema funcional básico dice

así:

Un

sistema social

(los

funcional istas usan con frecuencia esta expresión) es un sistema real

desempeñan funciones esenciales para la subsistencia (y finalmente para la expansión o fortalecimiento) del todo, y en consecuencia son interdependientes y están más o menos integradas. El punto de vista funcional es más antiguo en biología, psicología y antropología cultural que en sociología. La biología es una ciencia organizada en torno de la idea de que cada órgano, o parte del sistema llamado organismo, realiza una o varias funciones esenciales para la conservación del organismo y /o de la especie a la cual pertenece. Como corolario, se subraya el principio de la interdependencia de los órganos. En suma, se concibe el organismo como un sistema de comen que

las partes

ponentes funcionalmente interrelacionados. 2 Social Tbeory end Social Slructure (la teoría y la estructura Merton, Glencoe, 111., The Frec Press, 19*9, pp. 22-27.

sociales),

por R,

K.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

278 En

psicología, a fines del siglo

xix y

XX

principios del

escuelas analíticas describieron laboriosamente las partes

como

proceso mental (tales

tes del

diferentes

componen-

cognición, emoción y volición), con anterio-

pero fueron incapaces de captar su unidad, Iniciada pero llegada a

ridad,

1940, surgió

la

plenitud de su desarrollo entre

la influyente escuela

de

1920

y

(configuración), que

la Gestalt

que todo elemento del proceso mental, si lia de obtenerse un conocimiento verdadero de él, debe ser estudiado en relación con el todo, porque el sentido de cada elemento varía de acuerdo con la configuración total de que forma parte. sostenía

En etnología o antropología

punto de vista funcional fue anticipado por Franz Boas ( 1858-1942), quien escribía en 1887: "El arte y el estilo característico de un pueblo sólo pueden compren3 derse estudiando sus productos como un todo". Pero el funcionalismo se desarrolló

con

en antropología mucho más tarde, en oposición tanto

evolucionismo

el

cultural, el

como con

el difusionismo.

evolucionismo en capítulos anteriores,

así

como

expuesto

el

su colapso al aparecer

teorías, entre ellas el funcionalismo. El

nuevas

Hemos

difusionismo es una

posición adoptada por algunos etnólogos que destacan la propagación

un número relativamente pequeño de centros de cultura y su importancia en el desarrollo cultural. Contrariamente a la orientación histórica de esas dos escuelas, que explican toda manifestación cultural localizándola ya en el esquema evolucio-

o

difusión de las invenciones desde

nista

o en un proceso

histórico concreto

de difusión,

los funcionalistas

declaran que la explicación de toda manifestación de cultura se encontrará

en lo que supone para

con su interdependencia con cultura.

Como

el

todo

las otras

y,

correlativamente, en relación

manifestaciones que forman la

ocurre frecuentemente con los innovadores, los funcio-

nalistas incurrieron

en exageraciones, dando

la

impresión a veces de

que pretenden que toda manifestación de cultura es funcional en el sentido de que contribuye positivamente al conjunto de la cultura,

olvidando manifiestamente

Sumner.

De un modo

las

manera de antropólogos funcionales suponen

costumbres dañosas, a

parecido, los

la

a veces que todo sistema social está perfectamente integrado, olvi-

dando

el

bien conocido hecho de la desorganización social.

Las tendencias señaladas de la biología, la psicología y la antropología cultural estimularon grandemente el nacimiento de la sociología funcional. Pero los sociólogos funcionales también

montar su genealogía dentro de su propia 3

En un

disciplina.

artículo publicado en Scienct, vol. 9, pp.

485

ss.

pueden reLas ideas de la

PUNTO DE

VISTA

FUNCIONAL

279

integración de las partes en todos y de la interdependencia de los diferentes elementos de una sociedad están ya en el consensus uníversalis

de Comte, en

la

como compensadora de

preocupación de Spenccr por la diferenciación,

en

la integración

la teoría orgánica

de

Cooley, y especialmente en la concepción sustentada por Pareto de la sociedad como un sistema en equilibrio. Las aportaciones hechas

por estructuras sociales particulares

conjunto fueron destacadas por Durkheim y por Thomas. El campesino polaco, de este último y de Znaniecki, puede considerarse como la primera obra importante de la al

sociología contemporánea escrita con espíritu funcional.

Algunas obras importantes del

En 1929 Robert

estilo

funcional

y Helen M. Lynd publicaron Middletown, que se ha convertido en una obra clásica de la literatura sociológica norteS.

americana. Esc estudio es un intento bien planeado y bien ejecutado para conocer una comunidad norteamericana (Muncie, Indiana) más

o menos representativa como un sistema

social y cultural relativamente

cerrado y que satisface las necesidades de sus miembros. Esas necesila vida (adqui-

dades están enunciadas en términos dinámicos: ganarse rir los

el

medios necesarios para

matrimonio y

la crianza

subsistir); hacerse

de

los

un hogar (incluidos

niños); preparar a los jóvenes;

utilizar los asuetos; dedicarse a prácticas religiosas; participar

vidades de la comunidad, en especial

de

la

ción.

el

en

acti-

manejo del gobierno; cuidar

salud pública; atender a los indigentes, proporcionar informa-

La investigación fue realizada en gran parte por observación

manera de los estudios etnológicos contemporáneos, aunque también se usaron documentos históricos y datos estadísticos. Los resultados convencieron a los Lynd de que las modalidades en la satisfacción de necesidades que se manifestaban en Middletown participante, a la

indicaban un tipo definido de estructura social, a saber, la división básica de la población en gente de negocios y trabajadores, cada una de las cuales clases desempeña las funciones sociales esenciales de

manera un tanto

diferente.

La hipótesis de

la

plena integración del

sistema social-cul rural no fue comprobada, distinguiéndose la vida

comunidad por un laberinto de actividades institucionales engranadas y con frecuencia contradictorias. Los autores encontraron el uno de

la

al

lado del otro intentos para emplear la psicología del siglo xix en la

educación de los niños y la psicología del siglo XX en la práctica de los negocios, confianza en el laissez faire del siglo xviii y el uso

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

280

de máquinas del siglo xx, y así sucesivamente. Sin embargo, se comprobaron algunas uniformidades en los cambios sociales, por ejem-

hecho de que las innovaciones materiales hayan sido aceptadas con mejor voluntad y mayor rapidez que las ideas nuevas concernientes a las relaciones entre maridos y mujeres, entre padres e hijos o plo, el

entre las clases sociales. Este resultado parecía corroborar la hipótesis

Ogburn. Middletoum, saludado por algunos comentaristas como la primera demostración importante de la aplicabilidad de los métodos y la teoría del retraso cultural de

antropológicos a las complejas comunidades modernas, y citado por otros como un “nuevo tipo de historia”, fue ampliamente leído en las universidades norteamericanas en el decenio de los

1930. En 1937

Lynd publicaron Middletoum in Transition ( Middletoum en transición), continuación del estudio de Muncie durante los primeros años de la crisis que, aunque conservando el penetrante punto de vista del los

más

a la estructura de las clases y a las relaciones del poder económico y político en aquella localidad. Estos trabajo anterior, se dedicó

libros

como El

han estimulado muchos

estudios similares, tanto en el país

en otras partes.

más conocido de

Ciudad Yanqui (Yankcc Warner, informe en cuatro volúmenes

ellos es la serie de

City), dirigida por William L.

sobre una pequeña ciudad de la

Nueva

que señala su estructura de clase y de posiciones sociales, sus cambiantes normas éticas y su sistema industrial. El primer volumen, The Social Ufe of a Modern Community (La vida social en una comunidad moderna), presenta el punto de vista funcional de Warner en relación con las ideas

Cuando

siguientes:

la

Inglaterra

interacción recíproca se organiza en relaciones

definidas, produce sistemas de agrupaciones reguladas o irreguladas,

llamadas estructuras sociales, que dirigen

Cada una de

(individuos.

económica,

la

la

conducta

social

esas estructuras (la familia, la organización

iglesia, etc.)

se manifiesta por reglas tipificadas im-

puestas por sanciones reguladas

o

¡rreguladas. Finalmente, las diversas

estructuras sociales están intcrrelacionadas de tal manera,

una

de los

que forman

totalidad dinámica. Esta intcrrelación integrada del sistema social

es producida

estructura

en todas

las sociedades

que da forma a

tructuras en

una unidad

la

social

por la importancia dada a una

sociedad total e integra las

de un

modo muy

demás

parecido a

como

esel

esqueleto proporciona un armazón para las demás partes del cuerpo.

En Yankee

City y a través de toda la sociedad norteamericana, la estructura en clases sociales desempeña el papel del esqueleto.

PUNTO DE Gran parce de

VISTA

FUNCIONAL

Yankce

la serie sobre

City, así

281

como

otros varios

volúmenes a cargo de Warner o que hacen uso de su teoría y su método, pintan en detalle los sistemas de clases sociales y sus relaciones con la economía, con la posición genealógica y con los factores étnicos en comunidades de diversas partes de los Estados Unidos. Así, este aspecto de la sociología funcional está representado, por ejemplo, por Deep South (Sur profundo, 1941), dirigido por Warner, Plainville, 1945), de James West, y Elmtown's Youtb (Li juventud de Elmtown, 1949), de A. B. Hollingshead. U.S.A.

(

En American M. Williams,

Society (La sociedad norteamericana, 195

se persigue

un

objetivo

mucho más

1

),

de Robín

ambicioso: el de

describir y explicar en términos sociológicos las relaciones sociales y las creencias y valores concomitantes que caracterizan al pueblo

de

Estados Unidos. Williams distingue entre organización social

los

(definida

en

cultura,

para

la

como una trama de

interacciones sociales recurrentes)

especial cultura normativa, entendida

y

como "un plano

conducta”. Los complejos de normas respaldadas por sanciones

sociales intensivas,

que gozan de

fuerte

apoyo y asociadas con

necesi-

dades importantes u orientaciones valorativas, son instituciones. La mayor parte de la obra está dedicada al examen de instituciones impor-

Unidos contemporáneos. Pero quizás el rasgo sobresaliente de este estudio es el modo como trata Williams el problema relativo a la integración de instituciones parcialmente autónomas. Resuelve el problema mediante una teoría conjetural, pero getantes de los Estados

neral,

de

la integración

de

la sociedad y

medios de integración son, primero, ficio y los intereses individuales;

cohesión, incluido la

el

la

de

la cultura.

Según

él, los

dependencia mutua del bene-

segundo, mecanismos explícitos de

acuerdo sobre

las reglas a

que debe someterse

consecución de los intereses, la existencia de organizaciones extensas

que vinculen a

organizaciones menores y a los grupos primarios, y por último sistemas de representación y de control imperativo; tercero, reacción contra las presiones exteriores, tales como la guerra las

amenaza de guerra; cuarto, la común aceptación de símbolos y valores. Cree Williams que empleando estos instrumentos analíticos podemos comprender "el milagro diario de la sociedad en existencia”. El conocimiento de esos mecanismos integradores no es estéril: en nuestro tiempo la mayor parte de los errores en la dice Williams o

la





vida pública y privada son consecuencia de no prever las repercusiones de acciones particulares que tienen lugar dentro de un sistema social total.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

282

Las obras que acabamos de examinar tratan de sociedades o comunidades consideradas en conjunto; pero hay otras en estilo funcional dedicadas a aspectos particulares de la vida social. Éste es el caso de (Muchachos

Delinquent Boys

1956), de Albert K. Cohén. El autor desarrolla la idea de que, en la sociedad norteamericana, existe

una "subcultura

delincuentes,

delincuente’’,

and utilitaria, maléfica y

negativista; esta subcultura se encuentra primordialmente entre

varones jóvenes de

de

de

la

clase trabajadora.

Cohén plantea

los

la cuestión

subcultura, y la resuelve en términos funcionales demostrando que esa "subcultura” satisface necesidades reales de los las causas

tal

jóvenes de familias obreras. Los muchachos pertenecientes a esa clase están expuestos a problemas de adaptación

difícil,

especial mente

en

escuelas orientadas en gran parte de acuerdo con las tradiciones de la clase media. Las valoraciones

de un posición

de esta tradición fomentan

social baja a los

cual les hiere tanto

más

muchachos de

la

adscripción

la clase trabajadora, lo

a causa del ingrediente igualitario

tura norteamericana. La pandilla

o banda delincuente

es

de

la

cul-

una respuesta

a esa situación: en su ambiente, los muchachos son estimados según

normas completamente diferentes de las de la clase media, y estas últimas son negadas. La delincuencia aislada no es respuesta adecuada a esas circunstancias (excepto en el plano psicológico de frustraciónagresión), mientras que la actividad en grupo, en este caso la con-

ducta delincuente, opera dentro de la banda para conferir y reforzar posiciones. Formulada en términos funcionales, la explicación que da

Cohén de

formación y las actividades de bandas delincuentes, es que contribuyen a solucionar uno de los grandes problemas de los la

jóvenes varones de la clase trabajadora norteamericana. Hay, desde luego, "alternativas funcionales"

"muchacho de

la calle”

de colegio” (cosa más de

las

la

fácil

un en un "muchacho

sección siguiente):

puede tratar de convertirse

situación absteniéndose de los individuos

(véase

de decir que de hacer), o puede aceptar su

una conducta delincuente. Desde luego que

bandas delincuentes no suelen tener ¡dea de

las

funciones sociales de la banda, pero ésta es una situación frecuente

que

se revela

en

el análisis funcional,

punto del que trataremos bre-

vemente. Si

Muchachos

do con

el

delincuentes, de Cohén, puede interpretarse de acuer-

funcionalismo, Religión

Among

the Primitivos (La religión

entre los primitivos, 1951), de \V. J. Goode, es expresamente funcional. Afirma el autor que su análisis es sociológico (lo cual identifica él

con

el análisis a

base de la orientación de los valores comunes),

PUNTO DE

VISTA

FUNCIONAL

283

funcional y comparado. El estudio general del funcionalismo que hace

Goode identifica este punto de vista con la concepción de la sociedad como un proceso unitario, llegando hasta sostener que la sociedad tiene metas que no son idénticas a los fines individuales. En su estudio teórico subraya el autor el aspecto del funcionalismo relativo a la

integración de las partes en el todo. Pero la

mayor parte de su obra

un laborioso estudio de la interdependencia del aspecto de la vida social en cinco sociedades primitivas, con sus

está dedicada a religioso

actividades económicas, políticas y familiares. Por ejemplo, muestra

cómo el

producción económica se mezcla para

la

uso de lo sobrenatural;

y,

el

dahomeyano con

en términos más generales, sostiene que,

entre las sociedades estudiadas, lo sobrenatural y sagrado actúa en el dominio económico fijando una conducta concreta, cambiando los

que hay que perseguir y proporcionando móviles o motivos de acción. El sistema religioso sostiene al político no sólo expresamente, sino también implícita y simbólicamente, en especial imponiendo norfines

mas

Y

la estructura y situación familia se reflejan con frecuencia en la religión, pues los dioses de la

institucionales para evitar conflictos.

manera humana. En esas sociedades, las reglas Goode no es aficionado a la extrasirven por lo menos

forman familias a religiosas

polación ciales

los

— como

la



instrumentos de integración, ofreciendo valores so-

comunes que ayudan a

dirigir la sociedad

como un

todo. Pero

elementos del sistema religioso no son necesariamente funcionales

por completo, porque pueden inhibir otras zonas de acción que

re-

fuerzan el bienestar de la sociedad, de lo cual aparecen diversos ejemplos en los detallados estudios de las actividades económicas, políticas y familiares.

Hacia una teoría funcional sistemática Esos estudios constituyen una muestra pequeña pero representativa del enfoque funcional que ahora se usa frecuentemente en sociología.

muy

Pero hasta teórica.

Jinowski

Un (

recientemente no se había realizado su codificación

intento de esto fue

1884-1942). Su Teoría

para la antropología cultural

el

el

del antropólogo

científica

Bronislaw

de la cultura

(

Ma-

1944) pide

papel de ciencia social genera lizadora

(véase capítulo 1), ofrece una definición, no desarrollada, del funcionalismo, y es ejemplo del uso del funcionalismo en la investigación.

Malinowski rechaza

lo reduce al casi inútil

la tosca

concepción del funcionalismo que

enunciado de que todo se relaciona con todo.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

284

Para evitar esc peligro propone Malinowski el procedimiento del

ais-

lamiento, según el cual "el aislado funcional es la Institución". (En la

terminología de Malinowski la palabra institución se refiere tanto a

un grupo

social

como

a los

modos consagrados de proceder). Cada menos una función social, lo cual quiere

desempeña por lo que satisface una necesidad

institución

decir

social reconocida.

Malinowski pre-

senta dos axiomas que, según declara, deben servir de base a toda teoría científica de la cultura. Dice el primero satisfacer las necesidades biológicas del

que toda cultura debe

hombre

tales

como

la nutri-

ción, la procreación, la protección contra las fuerzas dañinas del clima,

contra los animales y contra los hombres; pero también debe proporcionar descanso y regulación del crecimiento. Dice el segundo que toda conquista cultural es un refuerzo instrumental de

la

fisiología

humana

y se refiere directa o indirectamente a la satisfacción de una necesidad corporal. Malinowski expresa la convicción de que es po-

funcionalmente los diversos tipos de reacción cultural,

sible "enlazar tales

como

religiosa",

la

económica,

mágica y

la educativa, la científica, la

la

con necesidades biológicas, elementales o derivadas. Así,

"la explicación funcional del arte, del esparcimiento y del ceremonial

público puede tener que recurrir a reacciones directamente

organismo combinaciones ".4

como

físicas

del

forma y sus

al ritmo, al sonido, al color, a la línea, a la

expone Malinowski, quien, con Radcliffe-Brown, es considerado como la figura más destacada del funcionalismo en la aunque no sus famosos antropología cultural, la teoría funcional Tal

la



estudios sobre los trobriandeses



casi parece convertirse

en una resu-

rrección parcial del determinismo biológico, cosa que pocos de sus expositores contemporáneos creen que sea funcionalismo.

Los funcionalistas están produciendo actualmente un tipo de teoría, especialmente aplicable

al

estudio de la estructura social y de la di-

que puede resumirse en los términos siguientes. En primer lugar (y este punto de partida con frecuencia aparece disfrazado en los escritos de los funcionalistas), la conservación y la posible versidad cultural,

expansión de un grupo

y

el

posible progreso

implícitamente,

como

de su sistema

y de la cultura del

objetivos

social, así

como

la

persistencia

grupo, se definen, por lo menos

o metas

del grupo. El estudio empírico

un sistema dado, es decir, las condiciones en que esos objetivos pueden ser alcanzados. Puede demostrarse, entonces, que partes específicas de la estructura social y de revelará los requisitos funcionales de

4

Malinowski, op.

cit.,

pp.

174, 175.

PUNTO DE la cultura del

VISTA

FUNCIONAL

285

grupo funcionan como mecanismos que

satisfacen

(o no

satisfacen) los requisitos funcionales. Se siguen nuevas proposiciones

como amplias

guías teóricas. Primero, las necesidades funcionales uni-

pueden

versales

ejemplos

satisfacerse

de diferentes maneras, de

las

que son

las diferencias sociales

y culturales; y las sociedades indivihan "seleccionado” sus particulares procedimientos de entre un ancho margen de posibilidades culturales. Pero, segundo, el número de esas "selecciones" es siempre limitado, limiduales, por así decirlo,

tado por las características biológicas del

hombre

y por sus necesidades

de aquí que prevalezcan invenciones indepen-

sociales y psíquicas;

dientes y paralelas en sociedades diferentes (fenómeno que sirvió a los evolucionistas como uno de sus argumentos mas poderosos). Ter-

margen de "selecciones" para una sociedad específica es limitado mas aun por las interrelacioncs y, en cierta medida, por la interdependencia de Jas selecciones mismas; así, la adopción de un tipo de sistema de parentesco, por ejemplo, restringe el número de posibilidades en otras zonas institucionales. (Más concretamente, como se ha observado muchas veces, el desarrollo industrial moderno en sociedades tradicionalmente agrarias indudablemente limita, pero no determina, el número y tipo de posibles manifestaciones políticas e cero, el

de otras

institucionales

clases.)

Tarca importante del

análisis funcional

número

y tipo de posibilidades culturales en diversas condiciones sociales. Un esfuerzo ambicioso en esa dirección puede es descubrir el

verse en

The Structure

por Marión Levy,

Jr.,

of Socicty (La estructura de la sociedad, 1952),

influida también por la orientación "estructural-

funcional" de la teoría de Parsons (véase capítulo 18). El progreso ulterior de la teoría funcional requiere una clara

prensión del concepto

mismo de

función, así

como

la

com-

creación de

una metodología que pueda emplearse para descubrir

las interrclacio-

un sistema

sociocultural y

nes funcionales de diferentes sectores de su importancia para la persistencia (o el sistema

la

expansión eventual) de todo

o de subsistemas contenidos en

Merton define

la

función

como

él.

"las consecuencias

observadas que

adaptación y de un sistema dado”.6 Nos parece esta definición un tanto errónea. La función de una estructura contribuyen a

la

parcial, esto es,

tución

reajuste

de un rasgo cultural, de una costumbre, una

o un subsistema (A), o más exactamente, de

N

insti-

su funcionamien-

no es idéntica para el sistema a las consecuencias del funcionamiento de A, sino al significado de esas consecuencias o de la to,

5 Op.

cit.,

p.

50.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

286

aportación específica de esas consecuencias para N. Representémoslas

M. Podemos

por para

que contribuye a

que

decir, pues,

la persistencia la

la

aportación específica que

A

hace

N es M.

O, dicho de otra manera: una causa persistencia de (digamos, la familia) es A (el de

N

tabú del incesto, por ejemplo) a causa de fusión de los papeles familiares). Pero

mente, sino teleológicamente,

si

M

no

(deseo de evitar

la

con-

sería razonar funcional-

se pretendiera

que

el evitar la

confu-

sión de los papeles en la familia es la causa del tabú del incesto. El

problema

del origen de los rasgos funcionalmente importantes cae

fuera del alcance del análisis funcional. 6 usarse para aplicar y comprobar hipófuncionales? El experimento mental es una posibilidad. A veces

¿Qué procedimientos pueden tesis

podemos

por lo menos dentro de límites amplios, lo que

calcular,

ocurriría en una sociedad

si

una estructura parcial fuera eliminada o

se interrumpiera su funcionamiento. Así, pueden "pensarse ausentes"

Weber) una institución económica determinada, por ejemplo, o una norma sociocultural, como un deporte organizado, (según

idea de

la

y calcular las consecuencias probables para la sociedad. Pero no debemos olvidar las advertencias de Max Weber acerca del experimento

mental que sin duda,

él

proponía

como

instrumento legítimo de análisis causal,

pero sin embargo señalaba sus limitaciones

(véase capí-

tulo 14). El

método comparativo

es otra posibilidad.

La comparación puede

hacerse en el plano cualitativo y en el cuantitativo. Cualitativamente, si se encontraran dos situaciones sociales que difieren por la presencia o la ausencia de

pueden descubrirse

un rasgo

particular o

de una

las consecuencias diferenciales

estructura parcial,

de esa desemejanza

supervivencia y la prosperidad del sistema total. Un camino para la comparación cuantitativa se encuentra en las obras de Soro-

para

la

kin (acerbo enemigo del punto de vista funcional, aunque funcional ista extremoso

en

cierto

sentido,

como veremos en

20). Sorokin sugiere métodos para cuantificar

las

el

capítulo

proporciones de

elementos de una cultura funcionalmente contradictorios o congruentes, por ejemplo, el arte religioso en una cultura laica o en una cultura religiosa. Sostiene Sorokin, primero, que puede determinarse la fluctuación el espacio;

de esas magnitudes en el tiempo y su distribución en

segundo, que pueden determinarse interrelaciones funcio-

nales de los rasgos

o

características,

si

esas fluctuaciones y distribu-

G

6 Estas proposiciones las ha desarrollado H. Bredcmeyer en su artículo "The Mcthodology of Functionalism" ("La metodología del funcionalismo"), en Am. Soc. Rev., vol. 20 (1955), pp. 173 //.

PUNTO DE dones siguen

el tipo

VISTA

FUNCIONAL

de cambios concomitantes; pero,

287 tercero,

queda

refutada la interconexión funcional

producen

nes se

al azar. Estas

si las fluctuaciones y distribucioproposiciones están incorporadas a la

sociología histórica de Sorokin.

Otro procedimiento de que se dispone para

el análisis

funcional es

observación y el análisis de las consecuencias para una sociedad de diferentes tipos de desórdenes causados por acontecimientos intela

riores

o

o por ambos.

exteriores,

Así, el estudio de las consecuencias

de una declaración de guerra, por ejemplo, o de un invento revolu-

como

cionario,

la

fuerza atómica,

puede revelar

persistencias

o

rela-

ciones funcionales (o debilidades) hasta entonces insospechadas en un

número de mayor parte investigaciones siguiendo estos lincamientos, y aunque la de ellas no son expresamente funcionales, es indudable que contribuisistema social.

rán

En

hoy

realidad,

al desarrollo ulterior

de

se están haciendo gran

la teoría funcional.

Estos procedimientos representan sólo algunas de las posibilidades

metodológicas que pueden emplearse en

el análisis funcional.

(Expe-

rimento mental, método comparativo, y estudio de las consecuencias de desórdenes han sido y son, naturalmente, empleados por represen-

La interdependencia y acción recíproca de investigaciones empíricas de diferentes tipos y del progreso de la teoría funcional, han sido señaladas recientemente por varios investigadores, y quizás con la mayor eficacia jx>r Merton en su Teoría y tantes de otras escuelas.)

estructura sociales.

En

ese

mismo

libro hace

Merton algunas aportaciones importantes

a la teoría funcional. Intenta codificar sistemáticamente

colo "el

o paradigma para resistente

el

un

proto-

funcionalismo, esfuerzo dirigido a presentar

núcleo de conceptos, procedimientos e inferencias del 7

Merton hace expresa la diferencia entre funciones manifiestas y latentes, diferencia que se encuentra en forma implícita en las obras de muchos investigadores. Las funciones manifiestas se refieren a las consecuencias objetivas de una unidad social o cultural específica que contribuye a su adopción o adaptación y que fueron deseadas por los participantes; las funciones latentes se refieren a consecuencias indeliberadas y no reconocidas. Así, para citar el conocido ejemplo de Merton, una función manifiesta de consumo económico es el uso, mientras que una de sus funciones análisis

funcional ”.

En

esc intento,

latentes es

(o fue en otro tiempo), como señaló Veblen,

vación o

el

acrecentamiento de prestigio. En

7 Ibid.,

P

49.

.

los

la conser-

pocos años transcurri-

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

288

dos desde la publicación (1949) de

la

obra de Merton, esa diferencia

empleada por los sociólogos norteamericanos. La diferencia, como el mismo Merton indica, y como lo ilustra en un breve pero magistral ensayo sobre la máquina política urbana en el

ha

sido extensamente

cual se dice que esta organización satisface necesidades existentes de

que no son eficazmente satisfechas por las instituciones oficiales, es particularmente valiosa porque llama la atención hacia funciones latentes que pueden pasar inadvertidas en el análisis social. El estudio que Merton hace de la máquina política sirve también diversos grupos

de ilustración para

de

la

concepto de

al

el análisis

alternativas funcionales, esencial

las

"una vez que hemos abandonado

de

indispensabilidad funcional

el

supuesto gratuito

estructuras sociales dadas”.

No

debe suponerse, por ejemplo, que la máquina proporciona el único modo de satisfacer las necesidades de grupos como el de los hombres de negocios o

el

de

los individuos ambiciosos

de sectores pobres de la

población. El concepto de las alternativas funcionales "enfoca ción sobre

margen de variación

el

la

aten-

posible en las manifestaciones

que

ejemplo dado, servir a una exigencia funcional. Descongela la identidad de lo existente y lo inevitable”. 8 Por último, Merton nos previene contra la preocupación por la "estructura social estática”, tendencia de ciertos representantes de pueden, en

el

la escuela funcional.

En

de

la

emplea el concepto de disfunciones: "Las consecuencias observadas que disminuyen la adaptación o ajuste del sistema". (Puede decirse, por ejemplo, que la discriminación racial es disfuncional en una sociedad que destaca los valores la

libertad y



de

este respecto,

igualdad de oportunidades.)

declara Merton

disfunción



,

"que implica

el

El concepto

concepto de

de

tiran-

esfuerzo y tensión en el plano estructural, proporciona un enfoque analítico para el estudio de la dinámica y del cambio".9 tez,

Resumen y

crítica

teoría y la investigación funcionales representan un punto de vista joven, pero que se desarrolla rápidamente. Sus resultados son

La

prometedores, pero todavía no pasan de tanteos. La posición del funcionalismo en relación con los problemas fundamentales de la teoría

puede resumirse del modo siguiente: La tendencia adopta la concepción de la sociedad como sistema

sociológica

social, tal 8

ibid., p.

9 ibid

como 52.

p. 53.

la sustentó Pareto,

pongamos por

caso.

La mayor

PUNTO DE

VISTA

parte de los funcionalistas suponen,

FUNCIONAL

que no lo dicen expresafunciona en determinado sentido. El

mente, que un sistema social

si

es

funcionamiento del sistema se orienta hacia

las

Con frecuencia aparece en la literatura cultura como equivalente de sistema social.

individuos.

bra

289

necesidades de los

funcional la pala-

Las unidades de observación varían de un autor a otro. Por ejemplo,

Malinowski

institución).

elige,

desgraciadamente, el grupo social (que él llama

Los Lynd se concentran sobre

las necesidades

humanas

que han de ser satisfechas por una sociedad concebida como un negoMerton esboza un esquema muy amplio para la obser-

cio en marcha.

vación sociológica, pero sus propios estudios se interesan primordial-

mente por

No

la estructura social.

se estudia

expresamente

el

problema de

las

relaciones entre el

individuo y la sociedad, aunque Thomas, como vimos en el capítulo 12, inició un trabajo importante sobre las interrelaciones funcionales entre la personalidad y la cultura. Las cuestiones de los determinantes de la estructura y los cambios sociales son resueltas en favor de la causación múltiple. Muchos factores,

minan

pero relacionados entre la



funcionalmente, son los que deter-

configuración de una sociedad así

como

sus cambios. Esta

opinión parece tener aceptación amplia. Pero los funcionalistas no comparten una definición sociología.

Algunos de

incorporan

la

ellos,

en especial

los

común de

la

que no son sociólogos,

sociología a la antropología cultural.

La metodología de estribado sobre

la

la escuela

intuición

o

la

ha sido débil, y con frecuencia ha capacidad del observador para "ver”

funciones realizadas por estructuras parciales, correlaciones, integra-

hemos indicado algunas ideas acerca de procedimientos más exactos. En la obra de Merton puede encontrarse un estudio más completo de los problemas metodológicos. ciones, y así sucesivamente. Nosotros

La experiencia relativamente breve del funcionalismo parece

indi-

car que una descripción, con sentido, de las estructuras sociales y de las culturas en términos funcionales, requiere un "tema central" en

torno del cual pueda organizarse inteligiblemente el resto del sistema 10

Además, como han señalado Sorokin, Merton y otros, es preciso reconocer que la integración social nunca es completa y que toda sociedad y toda cultura contienen elementos que no encajan socio-cultural.

10

Cf. Warner y Lunt. op. cit. Véanse también Pattems of Culture (Patrones cultúde Ruth Bencdiet. Boston, Houghton Mifflin Co., 1934. y Social and Cultural Dynamics, de P. A. Sorokin. 4 vols., Nueva York. American Book Co., 1937-41, para intentos en mayor escala de formular temas centrales de las culturas en su conjunto.

ralos),

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

290

bien en el conjunto. La incapacidad para concebir la sociedad

como

un

equilibrio dinámico e imperfecto caracteriza, desdichadamente,

la

obra de algunos funcionalistas, especialmente en antropología

cultural.

Por último, hay buenas razones para creer que

la hipótesis

de

los

funcionalistas radicales, según la cual todas las partes de una cul-

tura tienen funciones positivas,

más

cautas y

más

realistas del

ha

sido engañosa. Las formulaciones

antropólogo Ralph Linton, quien

su-

función ", 11

pone la existencia de "elementos sin y de Merton, quien supone consecuencias no-funcionales 12 y disfunciones, debieran estimular el desarrollo de una teoría funcional más elaborada. El funcionalismo quizás es más promesa que realidad. Pero es una promesa importante. El neo-positivismo, como hemos visto, reduce la sociología a

mediciones. El funcionalismo no excluye la medición

(ni otras técnicas de investigación). Pero el análisis funcional dirige la

atención hacia la significación; se esfuerza en responder a la pre-

gunta:

¿Qué

punto de

A

significan

vista del

fenómenos

específicos

y

diversos desde el

conjunto del orden social?

veces el funcionalismo se hace

sem i- filosófico

al identificar fun-

ción y objetivo, o sea finalidad transpersonal. Esto se advierte, por ejemplo, en la afirmación de Goode según la cual las sociedades tie-

nen metas propias. investigador belga

Aun

con más fuerza expresa

H. Janne, quien entrevé un

la

tipo

misma idea el nuevo de teoría

general unificando en un todo coherente las principales tendencias de 13

— —

dice admiQuien habla de función te una finalidad inconsciente y objetiva; en otras palabras, los fenómenos o procesos sociales se interpretan como si se desenvolvieran hacia la consecución de fines definidos. Esta situación es notoria en educación. Al comunicar conocimientos, las instituciones educativas persiguen fines propios, mientras que los niños y los jóvenes se esfuerzan hacia metas personales. Pero al terminar la educación formal, los jóvenes están con frecuencia bien preparados para adaptarse a la vida social, exactamente como si hubiera un centro que dirigiera consecuentemente las actividades de los grupos y de los indila

sociología contemporánea .

viduos afectados y equilibrara sus tendencias particularistas; análogamente al sistema económico basado en la libre iniciativa, y a la in11 Estudio del hombre, Fondo de Cultura Económica, 4* edición, México, 1959, 59312 Merton, op. cit., pp. 50-51. 13 "Fonction ec finalicé en sociologic” ("Función y finalidad en sociología"), en Cabiers ¡ntemationaux de Sodologie, vol., 16 (1954). p.

PUNTO DE

VISTA

FUNCIONAL

291

vención de instrumentos determinada por las exigencias funcionales de la adaptación dinámica de los individuos del grupo al medio ambiente. El proceso histórico, tal

interpretarse

como

si

como

lo muestra

Henri Pirenne, puede

poseyera una finalidad objetiva, metas orientadas

hacia aspectos específicos del presente.

Semejantes ampliaciones del significado del funcionalismo no son necesarias en absoluto.

Un

funcionalista

puede permanecer en terreno

firme limitándose a resolver cuestiones relativas a las aportaciones averiguables de las partes a los todos (o viceversa), y a los elementos de un sistema social.

grado de unificación de

i

la clase

y

i

Capítulo 18

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA En

periodo que estudiamos, la sociología analítica

el

por muchos hombres de

ciencia.

lia

sido cultivada

Pero es erróneo hablar de una

"es-

cuela" analítica, porque el vínculo entre esos hombres consiste pri-

mordialmente en que coinciden en reconocer la necesidad de formular una teoría sociológica unificada que sirva como medio de análisis,

fenómenos

interpretación de los

descripción e

sociales.

A

primera

sistemas de conceptos y las proposiciones que los expresan parecen ampliamente divergentes, como si expresaran meramente las vista, los

opiniones y preferencias de los autores particulares. Pero si se estudian detenidamente las cosas que representan los símbolos conceptuales, se

hace manifiesto que detrás de

las diferencias

importante margen de acuerdo. superficiales son superados y,

Si

terminológicas hay un

esos desacuerdos frecuentemente

cuando

ello suceda,

si

se

pone

cierto

sentido de unidad entre los cultivadores de la sociología analítica,

entonces será correcto considerarlos

ma

como

constituyentes de una mis-

escuela.

Dos observaciones

previas son oportunas en este punto. Primero, a

puntos de vista ya examinados y a los que aún hemos de examinar, se les pueden atribuir aportaciones importantes a la las escuelas y

sociología analítica. Pero, a diferencia de los sociólogos analíticos, los

individuos de esas escuelas se dedican a aspectos particulares de teoría sociológica trica,



tal es el caso

funcional e histórica

cíficos

—como

mcnológica



.

hacen



;

de

las escuelas ecológica,

o destacan métodos o

la

sociomé-

principios espe-

las escuelas neo-positivista, institucional y feno-

Naturalmente,

los sociólogos analíticos tienen

también

sus preferencias, pero generalmente las subordinan a la tarea de for-

mular una Segundo,

teoría unificada y amplia. las estructuras

se reflejan actualmente

y en libros de texto.

de referencia de

los sociólogos analíticos

en muchas monografías sobre investigaciones

En

el

presente estudio sólo excepcionalmente

pueden mencionarse las ramificaciones de ese tipo. Las aportaciones a la que llamamos sociología analítica son ya tantas, que la selección es obligada, e inevitablemente incurrirá

en

la

omisión de obras va-

Limitamos nuestro examen, por la mayor parte, a los escritos de unos pocos investigadores contemporáneos. Pero los orígenes de la sociología analítica se remontan a fines del siglo xix y comienzos liosas.

292

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA del xx. Sin

Toen ni es, Simmel, Tarde

8 y 9), no habría nacido

la

y

293

Durkhcim (véanse

capítulos

sociología analítica contemporánea. 1

Pitirtm A. Sorokin

Entre los sociólogos analíticos de nuestro tiempo, creemos que hay

que destacar especialmente a uno y concederle el primer rango en talento creador, erudición y dominio de los requisitos previos a un sistema científico de ideas. Este sabio es Pitirtm A. Sorokin (n. 1889).

Sorokin nació en una remota aldea del nordeste de Rusia. Estudió

en

la

Universidad de San Pctcrsburgo y desde

muy

joven se dedicó a

la investigación científica y a escribir, así como a la actividad política. En 1914 apareció su monografía Crimen y castigo, la

enseñanza, a

acto heroico y recompensa, y en 1919 su Sistema de Sociología (dos volúmenes, en ruso), obra de orientación un tanto behaviorista.

En 1917 Sorokin actuó como jefe del

secretario de Alejandro Kcrensky,

gobierno provisional de Rusia, y después de

participó activamente en

la

lucha contra

el

la caída

de este

comunismo. Fue detenido,

procesado, condenado a muerte, pero esta pena fue conmutada por el destierro.

Después de dos años en Checoslovaquia,

se trasladó a los

Estados Unidos.

En

este país Sorokin llegó a ser profesor

versidad

sociología en la Uni-

de Minnesota, donde escribió dos obras notables, Social

Mobility ( Movilidad social, ries

de

1

927 )

y

Contcmporary Sociological Thco-

(Teorías sociológicas contemporáneas, 1928). Este último libro es

un estudio

crítico sistemático

de

las principales "escuelas’'

de socio-

maneras de enfocar el problema de los estructura de la sociedad y de los cambios so-

logía, destacando sus diferentes

determinantes de

la

En 1930 Sorokin fue nombrado profesor de sociología de la Universidad de Harvard, donde fundó el primer departamento de sociología que hubo allí y cuya dirección tuvo a su cargo durante un decenio. En sus años de Harvard fueron muchas sus publicaciones. Entre sus escritos principales se cuentan su obra magna, Social and Cultural Dinamics (Dinámica social y cultural, cuatro volúmenes, ciales.

obras no estudiadas en

el texto, las siguientes forman una especie de y la sociología analítica contemporánea: Sy tiernatic Sociology (Sociología sistemática), por L. von Wiesc y H. Bccker. Nueva York. John Wilcy and Sons, 1932; nueva edición. Gary. Ind.. Norman Paul Press. 1950 (véase también capítu lo 21); Principies of Sociology ( Principios Je Sociología), por E. T. Hiller. Nueva York, Harper and Bros., 1933, y Social Retalióos and Structures (Relaciones y estructuras sociales), por el mismo. Nueva York. Harper and Bros.. 1947; Estudio Je! hombre, por R. Linton, Fondo de Cultura Económica, México, 1959. 1

Entre

las

transición entre la anterior

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

294

1937-41); la monografía Sociocultural Causality, Time and Space (Causalidad sociocultural, tiempo y espacio, 1943), que puede considerarse como un suplemento de Dinamics; y un tratado sistemático de sociología, único en la sociología norteamericana en cuanto a amplitud y unidad titulado Society, Culture, and Personality (Sociedad, cultura y personalidad, 1947). En 1950 realizó una importante adición a sus Teorías sociológicas publicando The Social Philosophies

an Age of Crisis (Filosofías sociales en una época de crisis.) En and Poíbles in Contemporary Sociology (Noveda1956 publicó Fads 2

of

des y flaquezas en la sociología contemporánea), valoración crítica de la sociología de mediados del siglo xx (véase capítulo 15). Las publicaciones de Sorokin pueden dividirse en dos grupos: las

que son primordialmente aportaciones a

mente dicha, y estudiaremos

las

que

la sociología analítica propia-

tratan de sociología histórica.

En

las primeras.

el capítulo

En este capítulo 20 examinaremos la socio-

logía histórica.

Dijimos en

que Sorokin había definido

el capítulo 1

la sociología

de una manera que parece aceptable a sociólogos de diferentes tendencias y que define con exactitud el alcance de la sociología teórica. Así, la sociología es, según les

comunes a todas

él, el

las clases

estudio de las características genera-

de fenómenos

sociales,

de

las relaciones

entre esas clases, y de las relaciones entre los fenómenos sociales y lo no sociales. En Sociedad, cultura y personalulad da Sorokin una

nueva delincación del campo, señalando con mayor precisión los sectores propios de la investigación sociológica: Sociología es la teoría genera Iizadora de la estructura y dinámica de a) sistemas y congeries sociales [elementos funcionalmcnte congruentes], b) sistemas

y con-

geries culturales, y c) personalidades en su aspecto estructural, tipos principales, relaciones entre ellas

gunas de la cual se

De

las

las

personalidad* Al-

acuerdo con

páginas siguientes.

la

opinión de muchos sociólogos, hasta Simmel,

la interacción

como

nerse los fenómenos sociales. lo

la

palabras usadas en esta definición requieren explicación,

da en

Sorokin elige

y procesos de

superorgánico

[palabra

los

que

— —

ya

había

empleado Spencer]

se

de seres humanos que actúan productos de su interacción.” 4 interacción

encuentra exclusivamente en

unos sobre otros y en

unidad en que deben descompo"En sus formas desarrolladas dice la

la esfera

2 Contemporary Sodological Tbeoríes (Teorías sociológicas contemporáneas). Nueva York. Harper and Bros., 1928, p. 760. 8 Society, Culture, and Personality Nueva York, Harper and Bros., 1947, p. 17. 4 Ibid., p. 4.

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA

295

"todo acontecimiento por el cual una parte influye

significa aquí

ánimo de la son ya individuos humanos o

visiblemente en las acciones patentes o en el estado de 6

otra’’.

Los sujetos de

interacción

la

grupos organizados de seres humanos. Sorokin limita

concepto de interacción afirmando que

el

delo más genérico de todo fenómeno sociocultural es

mo-

"el

la interacción

6 individuos”. La razón de esta limitacon sentido de dos o más. ción puede verse en el concepto que tiene Sorokin de interacción .

Comprende

sociocultural.

lacionados entre la sociedad,

2)

entre

sí.

como

y 3)

.

"1)

sí:

la

.

componentes inseparablemente recomo sujeto de interacción; totalidad de las personalidades que actúan ésta tres

personalidad

la

como

la cultura,

la totalidad

de

las significaciones,

valores y normas poseídos por las personalidades que actúan entre sí comunican y la totalidad de los vehículos que objetivan, socializan y 7 esas significaciones”.

a minucioso análisis

Oda

en

la

uno de

esos tres

componentes

obra de Sorokin. Lo relativo a

embargo, su aportación más considerable. La sociedad cristaliza en grupos o sistemas sociales.

es sometido

la cultura es,

sin

el carácter

de

la interacción, los

De

acuerdo con

grupos pueden ser organizados,

in-

organizados o desorganizados. Dice Sorokin:

Un grupo está

sí,

como motivo y

social,

como

organizado cuando

asume

la

totalidad la serie

de

individuos que

actúan

entre

central de sus significados y valores,

para su interacción, es algo consecuente dentro de sí mismo forma de normas-leyes que definen exactamente todas las

acciones-reacciones pertinentes

de

que actúan entre sí en mundo en general; y obligatorias y, en caso necesario, im-

los individuos

sus relaciones mutuas, con los extraños y

cuando esas normas son

efectivas,

puestas, en el gobierno de las personas

con

el

que actúan y reaccionan entre

sí 8 .

Esa complicada exposición puede descomponerse en cuatro proposiciones relacionadas entre

sí:

1)

Cada grupo organizado

se carac-

por "una serie central de significados y valores"; aquí la palabra "significado” es casi sinónima de "idea”. Esta proposición es análoga

teriza

a la opinión de los institucionalistas (véase capítulo 19) según la cual

un grupo social se forma alrededor de una "idea directiva”, es decir, una idea que expresa algún valor que ha de ser realizado por el

5 Ibid., p. 40. 6 ibid., p. 40. 7 Ibid., p. 63. 8 Ibid., p. 70

(en cursiva en

el

original).

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

296 3

2) La serie central de ideas y valores debe ser consecuente consigo misma: principio que se acerca mucho a un teorema sustengrupo.

tado por

asumen

muchos funcional istas. 3)

Esas ¡deas y valores consecuentes la forma de normas que deben seguir los individuos del

grupo. 4) Esas normas, que Sorokin llama "normas-leyes”, deben ser efectivas y por lo tanto poder ser impuestas en caso necesario.

Se advertirá que

la

identificación

de

las

normas de conducta

grupo con la ley sólo puede sostenerse si se usa la palabra en un sentido mucho más amplio que de ordinario. Según el tigador ruso Petrazhitsky,

10

Sorokin define

la

norma-ley

como

del

"ley” inves-

aquella

una parte c impone los deberes correspondientes a otra parte. Esta formulación da al concepto un significado que concede derechos

más

a

extenso que el asignado a las normas legales, que exigen ser im-

puestas por una sociedad políticamente organizada.

Afirma Sorokin que de su definición de la interacción, que enfoca la conducta humana que influye en otras, puede derivarse la proposición de que "todo grupo de individuos que actúan entre sí es ante todo una unidad causal-funcional, en la cual todos los componentes son mutua y perceptiblemente interdepend¡entes". n F.n otras palabras, para Sorokin todo grupo social, aun el inorganizado, es un sistema social.

¿Cómo

trata

Sorokin

la cultura que,

como hemos

dicho anterior-

mente, es parte tan importante de su teoría? En Dinámica social y cultural se define la cultura como "la suma total de todo lo creado

o modificado por

la actividad consciente

o inconsciente de dos o más

individuos que actúan el uno sobre el otro o que

la

conducta del uno

12

determina la del otro”. Como ya hemos visto, en Sociedad, cultura y personalidad se define en relación con sus partes componentes: en esa obra

el sentido

de interacción

de

la

palabra cultura es incorporado a

social, y

la

definición

cada uno de sus componentes es cuidadosa-

mente definido, a la vez que se hace ver cómo está interrelacionado con los otros. Hay, en primer lugar, "sistemas de cultura pura”, que son sistemas de significaciones o ¡deas en el sentido más elemental, por ejemplo, la proposición de que Esos sistemas son

2X2=4.

de la teoría de R. M. Maclver, entre otros. de grupos que hace Maclver, como se dice más adelante en este capítulo, se basa en gran parte sobre los tipos de inrereses (o valores) que promueven. >0 La obra magna de Petrazhitsky. Teoría Je la ley y JeI Estajo (2 vols., 1907), puede leerse ahora en traducción inglesa abreviada con el título de Late anJ Morality, Cambridge. Mass., Harvard Univ. Press, 1955. 11 Societj, Culture. anJ PertonaJity, p. 147. 12 Social anJ Cultural Dynamics, Nueva York, American Book Co., 1937-41, 4 vols., 9

Esta proposición es parte importante

Así,

d

análisis

vol.

I,

p.

3.

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA

297

independientes de que los hombres los admitan

o

los rechacen.

En

segundo lugar, un sistema de cultura puede ser "objetivado” o expresado para hacerlo cognoscible a seres humanos. En tercer lugar, los sistemas de cultura pueden ser "socializados”, llegando a ser operativos en

Un

interacción social.

la

de significaciones que se ex-

sistema

presa en términos comunicables y que constituye un elemento importante de una zona de interacción, es un sistema sociocultural, con-

cepto clave de la teoría sociológica de Sorokin.

La propiedad más importante de

turales es su tendencia a integrarse en sistemas de

más

un

nivel cada vez

elevado. El problema de la integración de la cultura aparece

modos un

tratado de

námica

social

misma

obra, así

En

o sociocul-

los sistemas culturales

y

tanto diferentes en el primer

una parte, y en

cultural, por

como en

volumen de Divolumen de la

el cuarto

Sociedad, cultura y personalidad, por otra.

primer tratamiento, "las numerosas interrelaciones de los

el

versos elementos de la cultura



declara Sorokin

— pueden

di-

reducirse

a cuatro tipos básicos”. Así, las interrelacioncs culturales se distinguen

por

la

contigüidad espacial o mecánica, por la asociación debida a

algún factor externo, por mente, por

la

la integración causal

o funcional,

integración interna o lógico-significativa

o, final-

13

Aquí

.

la

integración causal-funcional de los fenómenos sociocul tura Ies se iden-

con

tifica

menos

las relaciones causales-funcionales

en

naturales, señalada por la uniformidad

riables.

Pero

el criterio

de

la

esfera de los fenó-

de relaciones entre va-

la unificación "lógico-significativa” es

identidad de la significación

En su tratamiento más

o

la

la ¡dea central.

reciente de las interrelaciones culturales, al mínimo la menos como se usa

muestra Sorokin cierta tendencia a negar o a reducir aplicabilidad del concepto de causalidad (por lo

a los fenómenos socioculturalcs, y a identificar la causalidad sociocultural y la integración lógico-significativa.

en

las ciencias naturales)

De

en Sociedad, cultura y personalidad afirma Sorokin que "los fenómenos culturales, en sus recíprocas relaciones pueden esta suerte,

.

.

.

no integrados (neutrales), o contradicto(antagónicos). Son integrados. cuando dos o más fenómenos

ser integrados (solidarios), rios

.

culturales que actúan entre

entre



sí,

.

esto es, causalmentc conectados, guardan

una congruencia lógica

por lo que

o,

artísticos, estética. Éstos son, pues, los

culturales.

Continúa Sorokin:

"No

y las normas pueden estar entre 13 IbU.,

toL

I.

p.

10

.



se refiere

que forman

a fenómenos

los sistemas socio-

sólo las significaciones, los valores

en

la relación

de congruencia lógica

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

298

o

estética,

o no

tener relación alguna, o ser contradictorios, sino tam-

bién las acciones manifiestas y los demás vehículos materiales, en la medida en que articulan y expresan las respectivas significaciones, valores y

normas ." 14

Sus escritos teóricos revelan

de

el interés

los sistemas socioculturales y su

sociocultural total de

la jerarquía

grado de integración. El sistema lo concibe

una "población”

sistema" que puede estar

de Sorokin por

más o menos

integrado.

como un

"super-

Cada supersistema

consta de los cinco sistemas básicos y funcionalmente esenciales del lenguaje, la religión, las artes, la ética y la ciencia. Cada uno de ellos, a su vez, se subdivide en sistemas, subsistemas, subsubsistemas y así sucesivamente, que también están más o menos integrados.

Advierte Sorokin que su "supersistema” de ningún tico a la

suma

modo

es idén-

total de manifestaciones culturales que se encuentran

de una sociedad comprende, además de un supersistema, cierto número de congeries * Las en una sociedad dada. Porque

la cultura total

y con el supersistema mismo por contigüidad mecánica o por asociación debida a factores externos. Al des-

congeries se relacionan entre



arrollar este punto, Sorokin se

opone enérgica y convincentemente

a la opinión que sustentan ciertos funciona listas radicales según la cual todas las manifestaciones culturales tienen funciones positivas en

un

sistema dado.

Pero a Sorokin

le interesan

primordialmentc

los

grandes supersiste-

mas. Cada supersistema se caracteriza por un tema o idea central, que es el criterio

de verdad predominante en una cultura dada. Así, pueden

hombres

atribuir validez definitiva al testimonio de los sentidos,

los

caso en el cual Sorokin llama sensible al supersistema. Si los hombres

admiten en general

la

verdad de

la fe y

creen que detrás de

presiones de los sentidos hay otra realidad

más profunda,

las

im-

el supersis-

Pueden combinarse ambas actitudes. Si la combinación de lo sensible con lo ideativo es armoniosa, nace un tercer sistema de verdades, el de la razón, lo cual significa un supersistema tema

es ideativo.

idealista. Si los tivo,

dos sistemas básicos de verdades,

son meramente yuxtapuestos,

La clasificación de

el

el sistema es

los cuatro estilos (palabra

sensible y el idea-

"mixto”.

que no emplea Soro-

kin) fundamentales de cultura: sensible, ideativo, idealista y mixto, 14 Edición

en ingles de Sociedad, cultura j personalidad, p. 314.

En páginas anteriores alguna re* hemos traducido ya la palabra congeries del texto inglés por esa misma voz, de origen latino, recibida en nuestro idioma con la significación de cúmulo o conjunto de cosas, aunque no tengan entre si ninguna afinidad. •

(N.

del

T.)

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA forma en

la base

de su teoría del cambio

social,

299

materia que estudiaremos

el capítulo 20.

El principal teorema de Sorokin, desarrollado y extensamente ilustrado con ejemplos en los cuatro volúmenes de Dynamics y en otros libros,

puede exponerse en los términos siguientes. El tema central impregna la fábrica de la sociedad y cultura. Si se conoce el sistema de verdades que prevalece en

del supersistema sociocultural

de

la

una sociedad, podría deducirse

el carácter

general de su arte,

litera-

tura, música, filosofía y ética, así como los tipos predominantes de relaciones sociales. este modo según Sorokin, el estilo de una cul-

De

—materia

tura

tratada por otros investigadores de un



puede

modo más

bien

enfocado científicamente y hasta ser estudiado cuantitativamente. (Más abajo examinaremos las opiniones meimpresionista

ser

todológicas de Sorokin.)

Ya hemos

advertido que Sorokin define la sociología

genera lizadora de

de

la estructura y la

los sistemas culturales

y de

la

dinámica de

como

la teoría

los sistemas sociales,

"personalidad”. El estudio de

la

per-

menos

desarrollado y quizás el aspecto menos influyente de su obra, aunque están dedicados a este tema dos capítulos

sonalidad es el

de Sociedad, cultura y personalulad y otros muchos pasajes de demás obras. Las siguientes palabras indican el punto de vista

enteros sus

sociológico, bastante convencional, de Sorokin:

La personalidad

es

un microcosmos que

refleja el

macrocosmos

cultural dentro del cual el individuo nació y vive. La vida de

viduo es un gran drama determinado primero por su universo después por nacer

el

las

propiedades biológicas de su organismo.

organismo,

el

Aún

un

socioindi-

social

y

antes de

universo sociocultural empieza a influir en

él

determinar sus propiedades, y mantiene incesantemente este proy ceso de moldeamicnto hasta la muerte del individuo y aun más allá. 16 a

Aunque tural

de

en

la

señala enérgicamente la influencia del ambiente sociocul-

formación de

la

personalidad, Sorokin,

los sociólogos actuales, evita

unilateral

de

la

conducta humana.

como

la

mayoría

una interpretación "sociologística"

Ve al

individuo y a la personalidad,

de una

parte, y a la sociedad y la cultura, de la otra, interdependientes e interactuantes de una totalidad.

correspondencia punto por punto entre

como elementos Ni supone una

cultura y la personalidad. Pero destaca el carácter "pluralista” de la estructura de la personalidad, considerando el pluralismo IB Ibid., p. 714.

la

de "yoes” en

el

individuo

como un

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

300

de

reflejo del pluralismo

los grupos,

y

los "egos sociales” múltiples

como una consecuencia de su pertenencia a varios gruEn Movilidad social, lo mismo que en sus obras más recientes,

del individuo pos.

16

Sorokin señala también interconexiones entre

los tipos y los

cambios

sociocul rurales y la desorganización de la personalidad. Análogamente, sostiene que cada uno de los grandes sistemas socioculturales: el sensible, el ideativo y el idealista, produce tipos característicos

de

per-

sonalidad.

alma empírica" (que iden"ego"), advierte prudentemente que el análisis

Aunque Sorokin emplea tifica

del

con

el

"yo" o

el

expresión

la

'

"alma superempírica o transcendental" cae fuera del estudio

so-

17 ciológico: "Su análisis corresponde a la religión y la metafísica." Sorokin desarrolla más por extenso sus opiniones metodológicas en el cuarto tomo de Dinámica y en Causalidad sociócultural, tiempo y

espacio. Se declara partidario

de una "escuela integralista” en

socio-

fenómenos sociales de tres maneras. En su fenómenos sociales son estudiados mediante la aspecto empírico, los percepción sensible y la observación empírico-sensorial. En segundo lugar, el aspecto "lógico-racional" de los fenómenos socioculturales debe ser comprendido mediante la lógica discursiva de la razón logía

que investigue

humana. Finalmente,

los

"la realidad

sociocultural tiene su aspecto su-

prasensible, superracional y mctalógico. Está representado por las grandes religiones, por la ética absolutista y por las bellas artes

verdaderamente grandes... cultural decir,

.

.

.

debe

ser

Este...

aspecto de

aprehendido mediante

la

la

realidad

verdad de

la

sociofe,

es

mediante un acto de intuición o experiencia mística supra18

sensible, superracional y metalógica". Todo esto es, realmente, muy discutible.

un acto de fe, que supone concepto que Sorokin tiene de a

la

La intuición no equivale aceptación de alguna revelación. El

la intuición se acerca

mucho

al procedi-

que veremos en el capítulo 19. Por consiguiente, el pluralismo metodológico de Sorokin no abarca tanto como a primera vista sugiere. Además, nos parece que su posición metodológica no convierte su teoría sociológica (en el sentido definido en el capítulo 1) en una teoría filosófica. Uno de los aspectos que más decepcionan de la metodología de miento fenomenología) de

16 Vcase especia Une me

la

la "abstracción ideativa",

edición

en

ingles

de Sociedad, cultura y

personalidad,

XIX

y XLVIII. 17 ¡bid.. p. 345 n. 1» Edición en inglés de Causalidad Univcrsuy Press, 1943. pp. 227-28. caps.

sociocultural.

tiempo y espacio, Durham, Duke

SOCIOLOGIA ANALÍTICA Sorokin es la

falta

301

de precisión concerniente a lo que

todo lógico-significativo. En

él

llama mé-

método es puramente lógico, es comprensible; y quizás lo es también (aunque algunas autoridades lo discuten) cuando se comparan entre sí fenómenos artísticos. Pero la correlación de los fenómenos intelectuales y estéticos suscita una cuestión grave. ¿Cómo puede establecerse sólidamente, a base de concomitancia en el tiempo y en el espacio, que ciertas configuraciones de fenómenos intelectuales están "internamente” o la

medida en que

este

significativamente integradas con configuraciones especificadas de fe-

nómenos

ejemplos que aduce Sorokin de

estéticos? Los

tal

integración

son totalmente plausibles muchas veces, pero brilla por su ausencia la

prueba convincente.

Aunque Sorokin

en fuerte desacuerdo con las pretensiones de expositores extremados del cuantitativismo en sociología, hace uso

los

está

abundante de métodos cuantitativos. Así, a

fin

de determinar

de un subsistema sociocultural particular, por ejemplo

la

el estilo

filosofía,

fenómenos culturales que manifiestan más clasubsistema (en este caso concreto, las obras de los filó-

computa

listas

ramente

el

de

los

sofos de la época), distribuye cada manifestación entre los tres tipos

fundamentales de cultura y atribuye a cada uno un grado de autoridad (que depende del número de discípulos de los filósofos, del número traducciones y de otros criterios objetivos). Sencillos cálculos aritméticos dan resultados que toman la siguiente forma:

de sus ediciones

y

En

A

el siglo

y el

B

social

N,

el

por ciento

por ciento de

idealista.

Esos resultados apoyan la teoría del cambio

de Sorokin, pero también demuestran una posibilidad limitada

de cuantificar datos sobre se

la filosofía occidental era empirista

mide

estilos

la intensidad variable

de cultura.

De un modo

de fenómenos como

análogo,

las guerras y las

revoluciones. Las mediciones son toscas, indudablemente, cosa

mismo Sorokin

que

el

reconoce. Pero, con raras excepciones, no conducen a

conclusiones que se aparten

términos cuantitativos

mucho de las opiniones expresadas en por muchos historiadores. Por otra parte, las

correlaciones de Sorokin abren a veces perspectivas inesperadas sobre

regiones inexploradas del pasado sociocultural del hombre.

Talcott Parsons

Pasamos de

la

obra de Sorokin a

la

de Talcott Parsons

(n.

1902),

colega suyo en Harvard y también sociólogo analítico de mucha autoridad. Aunque hay analogías importantes entre las teorías de estos

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

302

dos profesores,

como veremos, no

obstante se Ies considera con

fre-

cuencia rivales sociológicos.

Aunque nacido en

los Estados

Unidos y graduado en

College, donde su interés primordial

muy

Como

influido por sabios europeos.

el

Amherst

fue la biología, Parsons estudiante graduado

fue

en

la

Escuela de Economía de Londres, estudió con los sociólogos L. T.

Hobhouse y Morris Ginsberg y con el antropólogo Malinowski, que despertó su interés por el punto de vista jfimciqnal* Posteriormente, en Hcidelberg, estudió

una

tesis

los investigadores sociales alemanes, y escribió

doctoral sobre El concepto del capitalismo en las teorías de

Max Weber y Wemer Sombart;

a los pocos años tradujo

La

ética pro-

Weber. En 1926-27 fue insaño siguiente desempeñó el después miembro del recién creado

testante y el espíritu del capitalismo, de tructor de economía en Amherst, y al

mismo cargo en Harvard, para

ser

departamento de sociología bajo la dirección de Sorokin. Como profesor de sociología, Parsons fue nombrado jefe del departamento de relaciones sociales de Harvard en 1946, cargo que sigue desempeñando.

En Harvard no

tardó Parsons en entrar en relaciones con un grupo

de economistas distinguidos y fue asiduo estudiante de la obra del teórico clásico Alfrcd Marshall (1842-1924). También estudió las obras de Durkheim, adversario del individualismo spcnceriano y expositor de una ciencia de la sociedad como realidad sui generis (véase capítulo 9), y cayó bajo la influencia del fisiólogo L.

J.

Hcndcrson,

De

admirador de los escritos de otro gran sociólogo europeo: Pareto. esos varios maestros, las obras de

heim y Pareto tuvieron

como

cada vez más por

A

los

economistas Durk-

lo indica su primera obra impor-

Tbe Structure of Social Action ( La

publicada en 1937.

y de

especial importancia en la formación de las

opiniones teóricas de Parsons, tante,

Weber

partir

estructura de la acción social),

de esa época, Parsons se ha interesado

la teoría psicoanalítica,

como

lo

prueban todas sus

obras recientes.

Durante muchos años Parsons ha

insistido

consecuentemente en

la

necesidad de formular una teoría general sistemática de la conducta

humana. Considera el desarrollo de la teoría abstracta como indicio madurez de una ciencia. Esa teoría facilita la descrip-

principal de la

ción, el análisis y la investigación empírica. Esas actividades



Parsons

requieren una estructura general de referencia



dice

(como

el

espacio tridemensional y la fuerza en mecánica) y exigen la comprensión de la estructura del sistema teórico como tal. Según él, la teoría sociológica debe ser estructural - funcional.

(Como veremos

después,

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA

303

Parsons emplea con frecuencia la palabra "funcional" en un sentido

que

difiere del

de otros funcionalistas.)

Los primeros escritos de Parsons se basaban en

de que la materia apropiada de

la sociología es la

nión que refleja la fuerte influencia de

cieno grado, de la obra de Tilomas.

19

el

convencimiento

acción social, opi-

Max Weber

En La

y quizás, en estructura de la acción

social presenta Parsons una teoría extremadamente complicada de la

acción social, en la que se sostiene que ésta es conducta voluntaria.

esquema medios-fines. Esta de la acción social, que repre-

El estudio se basa en gran parte en el

complicada formulación de una teoría

senta un ambicioso pero prematuro esfuerzo de Parsons, se entreteje

con un detallado

análisis

de

las teorías

de Weber, Durkhcim, Parcto

y Alfrcd Marshall (y como tal constituye una importante fuente de segunda mano sobre esos autores), y además se la ha considerado con frecuencia como demasiado difícil o excesivamente abstracta para ser

usada en

la investigación.

Bajo

la influencia

volvió a exponer su teoría en una forma

de Hcnderson, Parsons

más apropiada para

pre-

sentarla aquí.

La teoría en su nueva forma fue expuesta por primera vez en una serie de trabajos reunidos en Essays in Sociological Theory, Puré and Applied (Ensayos sobre teoría sociológica, pura y aplicada, 1949), pero sufrió nuevas modificaciones en The Social System (El sistema social, 1951).

Y

mientras escribía este

libro, ciertas

opiniones teóricas de

Parsons estuvieron sometidas a un proceso de cambio, en parte por el

influjo de la colaboración

de Parsons se acerca de un

con varios colegas. 20 La obra reciente

modo

especial a la

de Edward A.

Shils,

con

quien escribió un extenso trabajo titulado "Valúes, Motives, and Systems of Actions ("Valores, motivos y sistemas de acción"), publicado

en una colección de artículos editada por

los dos y titulada

Toward

a General Theory of Action ( Hacia una teoría general de la acción, 1951). El punto de vista teórico expuesto en este trabajo, que es una de bs manifestaciones más recientes del pensamiento de Parsons,21 19

Znaniecki, coautor coo Thomas; Parsoos; R. M. Maclver y Howard Bcckcr han como los principales teóricos de la "acción social" por R. y G. Hinkle

sido tratados

en The Detdopment of American Socio!ogy (Studies in Sociology) (Desarrollo Je la sociología norteamericana. Estudios sociológicos), Nueva York. Random House, 1954. 20 Véase T. Parsons: The Social System. Glenoe, III., The Free Press, 1951, 537-38. Parsons ha publicado después nuevas modificaciones de sus puntos de vista, a saber: Working Papen in tbe Theory of Action (Papeles de trabajo sobre la teoría de la acción) (con E A. Shils y F. Bales, 1953); "Some Comments on the State of the General Theory of Action”, en Amer. Soc. Rev.. rol. 18 (1953); y Family, Socializaron and Intercesión Process (Familia, socialización y proceso de interacción) (con F. Bales pp.

21

y otros, 1955).

*304

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

comparado con La estructura de la acción social es aun más complicado en ciertos respectos; no obstante, en muchos aspeaos se acerca a la opinión sociológica más ampliamente compartida. Pero aquí vuelve a conceder la mayor importancia a la acción social, en contraste con la concedida al asunto que expresa el título en El sistema social.

un El

Según Parsons, la estructura de referencia de la "acción" supone actor, una situación y la orientación del actor hacia la situación. foco de su teoría es la orientación del actor (concepto análogo a la

"definición de

la

situación" de

Thomas). Pueden

com-

distinguirse dos

ponentes orientadores: la orientación por motivos y la orientación por valores. La orientación por motivos, que proporciona la energía que ha de emplearse en la acción, es triple: 1 ) cognoscitiva, correspondiente a lo que

el

actor percibe en la situación, en relación

con

su sistema de necesidades-disposiciones (lo cual, quizás, en el pensa-

miento de Parsons coincide con las aaitudes); 2) catódica, que implica un proceso mediante el cual un actor confiere a un objeto un

o emocional; 3)

evaluativa, por

medio de la cual el actor dirige su energía a varios intereses entre los que debe elegir. I-a orientación por valores señala a la observancia de ciertas normas o principios sociales, en contradicción con "necesidades", centrales en la orientación por motivos. También hay tres modos de orientación por valores: cognoscitivo, estimativo y moral. Este esquema sirve de fondo a la construcción de tres sistemas analíticos: el sistema social, el sistema de la personalidad y el sistema cultural. Parsons subraya que, aunque los tres modos son abstracciones de la conducta social concreta, los referentes empíricos de los tres tipos de abstracción no están en el mismo plano. El sentido que Parsons da a la expresión sistema social varía de un lugar a otro de su análisis. Primero es definido como una pluralidad sentido afectivo

En otros lugares se dice aaores o una red de relaciones

de actores individuales que rcobran entre

que es una red de relaciones entre interactiva.

Esta

sí.

diversidad de definiciones suscita una

importante

cuestión conceptual: ¿Los "puntos materiales” del sistema social son los actores

mismos o

las relaciones sociales?

Otras veces el sistema social se presenta individuos movidos por

la

tendencia a

como una

la satisfacción

relación con esa situación se define de acuerdo con

pluralidad de

óptima y cuya un sistema de

normas culturalmente estructuradas y compartidas. Esta proposición,

como

tantas de la obra de Parsons, requiere largas explicaciones guia-

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA

305

das por una referencia continua a los precedentes análisis de la acción

Los individuos "son movidos por la tendencia a la satisfacción óptima" de necesidades que, como se ha advertido más arriba, domisocial.

nan con

la orientación

por motiva. Además,

la relación

sus situaciones sociales se define de acuerdo con

Probablemente

específicas.

de

los individuos

normas

culturales

palabra "relación'’ se refiere a lo que

la

en otros lugares se llama "orientación", caso en

el

cual esta parte de la

proposición de Parsons apunta al otro componente fundamental de la orientación del actor hacia la situación, la orientación

En

por valores.

no aparece expresamente en el análisis; pero puede suponerse que las normas implican valores. Esas normas son culturalmentc estructuradas y compartidas. Este aspecto del sistema social puede servir como una especie de puente entre los sistemas social y cultural: el sistema social comprende algo que pereste lugar, la palabra "valor"

tenece a

el

la cultura.

El sistema social en el sentido expuesto en el párrafo anterior y sistema social como pluralidad de individuos que reobran entre sí,

son dos cosas diferentes. Muchas pluralidades de individuos interactuantes no poseen las características comprendidas en el primero y más

complicado enunciado. Puede alegarse que Parsons todavía no ha tinguido de un

que priva

modo

elementos de un sistema

fijo los

estudio sociológico de

al

un enfoque

riguroso.

social,

acuerdo con

la definición

más

sencilla

1 social estable?

más bien

Pero estas críticas,

no hacen desmerecer

caso

de

social,

de Parsons. Frecuentemente

refiere éste a "sistemas sociales estables”;

sistema social puede decirse que

falta

Todo

de interacción humana puede considerarse como un sistema

dis-

se

en realidad, su teoría del es

una

teoría del sistema

proclamadas por diferentes

crí-

esfuerzo en gran escala y quizás prometedor de Parsons tanto para distinguir conceptual mente como para ticos,

unificar en

un esquema

el

teórico los sistemas sociales, la cultura y la

personalidad.

Parsons considera

la

cultura

como "por una

parte el producto de,

y por otra parte el determinante de, sistemas

humana

”. 23

De

cional, sostiene

acuerdo con

que

el

punto de

vista

la cultura es transmitida,

de interacción

social

antropológico conven-

aprendida y compartida.

22 Parsons se refiere también a los sistemas estables como "estructuras" en algunos palabra que usa igualmente para designar agrupaciones de papeles sociales,

lugares,

como

se

verá

más

a la frase

"grupo

comparten miento de

tipos

abajo.

Emplea, asimismo,

la

palabra

"colectividad"

(que prefiere

más frecuentemente empleada) para referirse a axiológicos comunes, el sentido de la respon sabilidal para social",

(papeles) obligaciones, y la solidaridad del grupo. 23 Edición en ingles de Tbe Social Syttcnt, p. 15.

actores el

que

cumpli-

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

306

Según sus

modos de

tres

(descritos

más

normas de

cul-

orientación por motivos

arriba), Parsons distingue tres ciases fundamentales de tura:

de

1

sistemas de ideas o creencias, caracterizados por la primacía

)

los intereses cognoscitivos;

tales

como

las

formas

2)

sistemas de símbolos expresivos,

por

artísticas, caracterizados

primacía de los

la

o rechazo de ellos); y 3), sistemas de orientación por valores, o "normas unificadoras". Las normas de cultura tienden a convertirse en sistema a base de la congruencia intereses catécticos (adhesión a objetos

lógica de los sistemas

formas

artísticas,

reglas morales. turales, y

de

o de

No

la

creencias,

de

la

armonía

estilística

de

las

compatibilidad racional de un cuerpo de

prosigue Parsons el análisis de los sistemas cul-

parece considerarlo tarea propia de

Le interesan primordialmcnte

la

antropología cultural.

los sistemas culturales

en cuanto

afec-

tan a los sistemas sociales y a la personalidad. El tema central de la teoría sociológica de Parsons es "el funciona-

miento de estructuras".

El análisis estructural-funcional requiere

un

tratamiento sistemático de las posiciones y de los papeles de los actores en una situación social, así como de las normas institucionales implicadas.

La posición

se refiere al lugar del actor en

relaciones sociales considerado

como una

estructura; el

un sistema de papel, que en

todo caso concreto es inseparable de la posición y representa el aspecto dinámico de ésta (de ahí el concepto posición-papel), se refiere a la

conducta del actor en sus relaciones con los otros, cuando

se la

con-

sidera en el contexto de su importancia funcional para el sistema social.

Las normas institucionales se consideran

como

expectativas nor-

madas (o "estructuradas") que definen culturalmente la conducta apropiada de personas que representan diversos papeles sociales. Una pluralidad de normas de papeles interdependientes forman una institución.

En

otras ocasiones Parsons identifica las "instituciones” con

un

complejo de normas institucionales que es "conveniente” analizar como unidad estructural en

el

sistema social. Esta actitud transfiere

el

con-

un símbolo que

representa una rea-

lidad social al del estudio de la realidad social,

porque dicha con-

cepto de institución del plano de

veniencia es científica,

no

social. Pero esta opinión aparentemente

nominalista parece haber sufrido modificaciones en los escritos cientes de Parsons.

Porque en estos últimos

se dice

que una

más

re-

"institu-

ción" es de importancia fundamental en todo sistema social sometido a estudio. Esto

probablemente

significa

miento más o menos eficaz de

que

la existencia y el funciona-

las instituciones

son requisitos previos

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA de

307

que selecciona una estructura o un sistema estable sistema social en general.

la estabilidad

del





sostiene Parsons son el punto focal de la soDefine este autor la sociología o teoría social (en contraposición con la antropología, que considera como la teoría de la cul-

Las instituciones

ciología.

tura)

como

aquel aspecto de la teoría de los sistemas sociales que

de la /nstitucionalizactón Según Parsons, la "institucional ización debe ser considerada como el mecanismo unificador fundamental de los sistemas sociales".2 * Porque la institucional ización comprende ./ la vez la estructural ización o conversión en normas de las orientaciones por valores en el sistema social y la interiorización" de los sistemas de valores en la personalidad humana. La institucional ización, pues, es el proceso integrador y estabilizador por excelencia; forma un sólido vínculo entre la sociedad y la cultura de un lado, y la personalidad y la motivación de otro. "Expresado en relación con la personalidad, esto significa que hay un elemento de organización del superego correlativo con toda norma de papel-orientación del individuo en cuestión. En todos los casos, la interiorización de un elemento de superego significa motivación para aceptar la prioridad de los intereses colectivos sobre los personales, dentro de límites apropiados y en ocasiones apropiadas ". 28 Este enunciado, cuya esencia es largamente ilustrada en "Valores, motivos y sistemas de acción", y en El sistema social, es un ejemplo de por quó a la teoría más reciente de Parsons se Ja considera con frecuencia tan psicológica (y hasta cierto punto psicoanalítica) como sociológica. Parsons sabe muy bien, naturalmente, que su manera de tratar el sistema social lleva a la sociología muy cerca de la psicología. Las siguientes palabras expresan su opinión sobre las relaciones de estas dos ciencias: "Las relaciones de la psicología con la teoría de los sistemas sociales parecen ser muy análogas a las de la bioquímica con la fisiología general. Así como el organismo no es una categoría de química general, así un sistema social no lo es de psicología. Pero dentro de la esrructura de la concepción fisiológica de lo que es un organismo que funciona, los procesos son de naturaleza química. Análogamente, los procesos de la conducta social, como los de cualquier otra, son psicológicos. Pero sin el sentido que les da su contexto trata

'

24 Toward a General Tbeory of Action (Hacia ana teoría general de la acción), por T. Parsons y E. A. Shiis, editores. Cambridge, Mass.. Harvard Umvcrsity Press, 1951, p. 150.

25 Ibid.

:

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

308

institucional-cstrucrural pierden su importancia para la

de

fenómenos

los

comprensión

26

sociales”.

Entre las muchas ramificaciones de la teoría que acabamos de

una ha llamado más poderosamente la atención de los colegas sociólogos de Parsons. Es la que él llama "las variables normativas”. Según él, este descubrimiento es el núcleo de su aportación teórica. esbozar,

Las variables normativas denotan

en

to

las

las alternativas

que aparecen tan-

normas, o tipos de expectativas de un papel, como en las

preferencias individuales.

En El

sistema social presenta Parsons cinco

pares de alternativas, y los considera exhaustivos en cierto nivel de generalización. Pero en un trabajo posterior (citado en la nota 21

303) señala la posibilidad de constituir un sexto par, aunque no ha desarrollado este punto en sus trabajos más recientes. de

la pág.

Las cinco variables normativas son delineadas del Afectividad contra neutralidad afectiva

1)

permite

mente

la satisfacción

la

modo

norma

siguiente:

es afectiva

si

inmediata del interés del actor, pero afectiva-

impone disciplina y pide el renunciamiento en favor intereses; 2) Egoísmo contra interés colectivo: las normas

neutral

de otros

si

pueden definir como legítima la persecución de los intereses privados del actor, u obligarlo a actuar en interés del grupo; 3) Universalismo contra particularismo: aquél se refiere a las normas de valor que están altamente generalizadas, éste a las que tienen valor sociales

para un actor particular en relaciones particulares con objetos particulares;

4)

Realización contra

contra adscripción"):

cualidad

(originariamente

puede atribuirse importancia ya a

la

"logro conse-

cución de ciertos fines (realización), o a los atributos de la otra

hecho de que es esto o lo otro, por ejemplo, padre del médico, etc.; 5) Especificidad contra difusión: puede definirse

persona, por actor,

el

específicamente un interés, de suerte que no se suponga que existe

ninguna obligación fuera de los límites así señalados; o de un modo difuso, de suerte que pueda suponerse que las obligaciones van más allá

de

la definición expresa.

Como, en

t

principio, estas alternativas son independientes las unas

que hay treinta y dos combinaciones posibles de "normas de expectativas de un papel". En El sistema social Parsons mismo ha examinado dieciséis de esas combinaciones; aquí

de

III. .

las otras, podría decirse

25 Edición en inglés de Estays i» Sociología! Tbeory, Puré and Applied, Glcncoe, The Frce Press, 1949, p. 38. En su obra posterior El sutema socio!. Parsons subraya

que su icoria sociológica no se basa en la psicología, sino más bien en una teoría general de la acción cuyo esbozo presentan Parsons y sus colaboradores en la Parce 1 de Hacia uno teoría general de la acción.

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA

309

ha sido "colocada en el medio" la segunda alternativa a causa de su especial importancia para la unificación.

En Working Papers

la

mis-

ma

alternativa se aplica sólo a relaciones entre sistemas y no a la constitución interna de los sistemas, mientras que las demás alternativas se

emparejan de

tal suerte,

que sólo quedan cuatro combinacio-

nes, a saber: especificidad y universalismo, afectividad y realización, difusión y particularismo y neutralidad afectiva más cualidad. Este sistema revisado de variables normativas se empica en Familia

socialización y proceso de interacción, obra dedicada a la socialización del niño en la familia. En ella se expone una teoría de "fisiones

binarias" sucesivas mediante las cuales nace

mente

socializada. Dícese

que

una personalidad plenamarcado por fases

este desarrollo está

preestablecidas y universales, cosa que está de acuerdo con la teoría freudiana. Durante las fases más elevadas de desarrollo, cuando la socialización dentro de la familia es riencias, el proceso

complementada por

fisión binaria es afectado

por

otras expe-

de normativas descritas en Papeles de trabajo. El fondo empírico de

las alternativas

este estudio parece ser la observación participante de la familia nor-

mal de

la clase

media, que quizás es algo más autoritaria que

En un

yor parte de las familias norteamericanas. escrito por Morris Zelditch, Jr., se

en

les

capítulo especial

la distribución de pape-

nuclear" de 36 sociedades, y el autor concluye que de ellas la socialización se verifica de acuerdo con la teoría

de que

Si este resultado es válido, anula, el

proceso de diferenciación,

sons, tenga validez universal.

No

ma-

la "familia

en 46 de Parsons. tesis

compara

la

tal

desde luego,

como

la

hipó-

lo describe Par-

27

es fácil situar la teoría

de Parsons en

sociológicas contemporáneas. Parsons

no

el

universo de teorías

es neo-positivista, y cierta-

Expone un punto de vista funcional, que ofrece quizás su mejor ejemplo en la opinión de que las estructuras sociales parciales funcionan como mecanismos a través de los cuales se cumplen los requisitos previos funcionales de la continuidad de mente no

es behaviorista.

Pero Parsons parece

los sistemas sociales.

tido

de

la

función con

observador infiere

la

de

la vida social.

función

existencia de

La teoría de Parsons, tivo

la

como

veces identificar este sen-

acción social, de la cual el

una estructura

como hemos

La acción

a

social.

visto, destaca el aspecto

social es considerada

norma-

como conducta

que implica orientación por valores y como comportamiento dirigido por normas culturales o códigos sociales. La sociedad es, pues, 27 P. M. Blau en

Am.

Jour. Soc., rol. 61,

mareo de 1936, estudia

este punto.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

310

en esencia un "orden moral" en

el sentido

de que tiene sus raíces en

normas moral mente sancionadas. Con respecto a esta actitud normativa de Parsons, su ascendencia se remonta a Durkheim, Thomas y Sumner. Parsons ha producido ya un cuerpo de escritos teóricos que ha estimulado extensa e intensamente

el

comentario en

los círculos so-

que nos parecen par-

ciológicos. Entre las críticas hechas a su obra

ticularmente acertadas se cuentan las siguientes. Primera: la teoría de

supuesto arbitrario (y, desde nuestro punto incorrecto) de que la teoría sociológica es un aspecto par-

Parsons se basa en

de

vista,

el

de una teoría general de

cial

sociológica de Parsons,

la

conducta humana. Segunda:

no obstante

la teoría

sus explicaciones limitadoras,

como

hemos observado más arriba, es inseparable de la teoría psicológica. Tercera: Aunque la teoría de la cultura sustentada por Parsons responde a esas objeciones, el, como muchos antropólogos culturales, considera la cultura como sistemas normados de símbolos que son objetos de la orientación de actores, y la interpreta, no como un sistema empírico, como describe la personalidad y la sociedad, sino

como una si

especie de abstracción de elementos de esos sistemas. Pero

reducimos

la

cultura a símbolos, "no queda nada para que lo sim-

bolicen los símbolos culturales ”.

28

Por otro lado,

que una construcción mental (como La

cultura,

como

la

cultura es

más

lo son todas las abstracciones).

dice Parsons con frecuencia, es interiorizada por

quienes la comparten; y cuando una norma de cultura es interiorizada, se convierte en una tendencia aprendida de la conducta, que es tan real

como

cualquier clase de energía potencial.

No

hay, pues,

diferencia esencial entre cultura y sistema social si, como Parsons sostiene, este último se identifica con una red de expectativas de papeles.

Finalmente, las obras teóricas de Parsons están escritas en un estilo

muchas veces extraordinariamente

difícil

para

el

lector,

en particular

para los estudiantes no iniciados, y se distinguen por empleos de palabras en que a viejos conceptos se les dan nombres nuevos y en ocasiones materias bastante sencillas resultan oscuras.

No

está

completamente claro

si

Parsons se propone presentar un

no de todas las "ciencias de la conducta”) o simplemente un programa para la formulación de dicha teoría. En Papeles de trabajo leemos: Concebimos el esquema sistema teórico general de sociología

conceptual de 2S p.

Tbeoretical

157.

la

teoría

de

la

acción

Anthropologj (Antropología

(si

como teórica),

aplicable en

por

un margen

David Bidney

(1953),

SOCIOLOGIA ANALITICA que va desde

los sistemas

de conducta de

los

311

organismos elementales

hasta los sistemas sociales y culturales más complejos, y en el plano humano, desde los elementales procesos de aprendizaje del niño hasta los procesos

más

significa, la

de producción de cambios históricos en

complejas."

(p.

172) Puede

desde luego, que

la teoría

interpretarse

las

general de la acción sólo poseerá

generalidad descrita en ella cuando revista una forma

arrollada que aquella

en que ahora

sociedades

que esta afirmación

la

más

des-

presentan Parsons y sus colabo-

radores.

Como quiera que sea, cada vez más y más obras sociológicas hacen uso de las orientaciones teóricas de Parsons. Son ejemplo de ello libros

como Human

Society (I¿t sociedad

humana, 1949), de Kingsley

Davis, American Society (La sociedad norteamericana, 1951), de R.

M. Williams, estudiado en

el capítulo 17, Structure

of Society (La es-

tructura de la sociedad, 1952), de Marión J. Levy, Science and the Social Ordcr (La ciencia y ti orden social, 1952), de Bernard Barber,

and

Social Structure ( Carácter y estructura social, de Hans Gerth y C. W. Mills, 1953), que estudiaremos en una sección posterior de este capítulo. La influencia de Parsons se

y posiblemente C.haracter

también en recientes artículos alemanes y en el hecho de que algunos de sus escritos hayan sido traducidos al francés. Pero las ideas de Parsons no son de ningún modo una innovación absolutamente refleja

única en

la

sociología actual, sino que, en realidad, presentan diversas

afinidades con las obras de otros autores contemporáneos, entre ellos

Sorokin.

Florión Znaniecki I w

El tercero de los grandes representantes de la tendencia analítica la sociología

en

norteamericana es Florian Znaniecki (n. 1882), conocido

ya de nuestros lectores

como coautor de

El campesino polaco en Europa

y en Estados Unidos (véase capítulo 12). Znaniecki nació en Polonia y comenzó su actividad académica en su país natal como filósofo y

como

sociólogo.

Vino a

los Estados

Unidos durante

la

primera Guerra

Mundial, y colaboró con Thomas en su famoso estudio. Regresó después a Polonia, pero en años subsiguientes visitó este país como profesor en las Universidades de

Columbia y de Chicago. Se

estableció

aquí permanentemente durante la segunda Guerra Mundial y en 1953 fue presidente de la American Sociological Society. Sus aportaciones

más

importantes a la sociología general, además de El cam-

pesino polaco, son

The Laws

I

of Social Psychology (Las leyes de la

z D

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

312

psicología social, 1925),

The Method

of Sociology (El

método de

193 4), Social Actions ( Las acciones sociales, 1936), y Cultural Sciences: Thetr Origin and Development ( Las ciencias de la cultura, su origen y desarrollo, 1952). El breve examen que sigue se

la sociología,

basa en gran parte en

la

última de esas obras, que representa

el

pen-

samiento más maduro de Znaniecki. El sistema teórico de Znaniecki puede ser bien comprendido consi-

derándolo versal.

como un

desarrollo del postulado del orden cultural uni-

La aceptación de este postulado es esencial para

la

compren-

fenómenos sociales y culturales. Esta proposición presupone definiciones conceptuales precisas y que puedan aplicarse en general de los fenómenos sociales y culturasión sociológica de los

les.

muy amplio que

La cultura, según Znaniecki, es un concepto

simboliza la religión, el lenguaje, la literatura, bres, las

normas morales,

las leyes, la

el

arte,

costum-

las

organización social, la produc-

ción técnica, los cambios económicos, la filosofía y la ciencia. Las sociedades son consideradas como conjuntos independientes, territo-

rialmente localizados, que incluyen seres

humanos

y culturas siste-

máticamente unificadas. Znaniecki, lisis

como

Farsons, especifica la acción

sociológico. Define la acción

como conducta

como unidad

del aná-

"consciente”, opinión

que con y, en este respecto, con la de Pareto. Pero no todas las acciones humanas tienen significación sociológica. La acción social de primordial interés para la sociología es la conducta que tiende a influir en seres humanos o en colectividala posición behaviorista

contrasta

des conscientes.

En

otras ocasiones la palabra "interacción” se

emplea

para designar aproximadamente esa misma clase de fenómenos. Las acciones sociales se clasifican en tres tipos: creador, reproductor y destructor, clasificación que se basa en la obra muy anterior de Tarde.

Los individuos cuya acción es mutua se relacionan frecuentemente por consenso o acuerdo mutuo. Este hecho indica que

los

valores

sobre los cuales se basan los juicios de individuos relacionados de esa

manera son compartidos en algún grado. Ese acuerdo puede tener sus raíces en la aceptación común de modelos ideológicos, caso en el cual las acciones son "axionormativamente ordenadas”. La observación revela

que

la

mayor parte de

las acciones

colectividad siguen por coacción

de

los participantes

normas culturales

en toda

definidas.

Zna-

niecki explica esta ubicuidad normativa de la conducta social haciendo

ver que las normas culturales de acción tienden a satisfacer necesidades

humanas fundamentales. En

otras palabras, las acciones son ñor-

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA

madas culturalmentc de respectivas finalidades

313

manera que, si se siguen las normas, sus pueden ser realizadas con regularidad. Esta tal

explicación sirve para dar cuenta del "orden cultural universal" pos-

tulado al principio del estudio de Znaniecki. Ese orden está cristalizado

en 'sistemas limitados" (expresión que Znaniecki prefiere ahora a "sistemas cerrados", empleada en sus anteriores obras). Las acciones funcionalmente interdepend ¡entes de seres humanos o de

sociales

"agentes" se unifican en sistemas axionormativamentc organizadas.

El orden cultural

tiene, pues,

conformidad (con

las

normas

un doble

significado: es un orden de

sociales) y

un orden de interdependen-

cia funcional.

Esta opinión es consecuente con el concepto que tiene Znaniecki 1

del carácter de la sociología (parecido al de Simmel). La sociología

— — dice

concentra su atención sobre relaciones sociales o humanas

y sobre grupos dentro de los cuales o entre los cuales existen esas relaciones.^ La limitación de la sociología a las relaciones sociales y a los

grupos en general es consecuencia del rápido avance de

la investi-

gación social; porque los resultados de las investigaciones permiten ahora a los sociólogos generalizar acerca de las bases sociales comunes a codas las categorías de orden cultural. La importancia de logía para las

en

la

ciales

demás

ciencias sociales

ha aumentado, según Znaniecki,

proporción en que se ha limitado

de que depende

la existencia

la socio-

al estudio

de

los sistemas so-

de toda esfera cultural.

La posición metodológica de Znaniecki no aparece expuesta en su libro sobre Las ciencias de la cultura; pero sus publicaciones anteriores,

especialmente El método de la sociología, lo sitúan en un grupo

a Weber, Coolcy y Maclver. Como estos dos últimos autores, Znaniecki se opone fuertemente a la psicología

de sociólogos que comprende behavíorista en

el

sociológico, y considera el behaviorismo especie de superstición científica. Destacó esta

análisis

extremado como una opinión en El método y repite su argumento en Las ciencias de la cultura. Según él, quienes condicionan la conducta humana proceden así

para hacer que

duzcan como

si

los objetos

ellos

de su actividad condicionante se con-

mismos fueran agentes

conscientes, y esas acti-

vidades son con frecuencia eficaces en alto grado.

de Znaniecki está implícito que

el éxito

En

el

pensamiento

de dichas actividades condi-

29 Para un eraba jo reciente sobre este punto, véase "Social Groups in dic Modem World" ("Los grupos sociales en el mundo moderno"), de Znaniecki. capítulo V de Freedorn and Control in Modem Soíiety (Libertad y control en ¡a sociedad moderna), de M. Berger, T. Abel y C. H. Pagc, editores. Nueva York, D. Van Nostrand Co., Inc.,

1954.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

314

donantes es un argumento a favor de

gún

la cual los objetos

cientes

la

proposición fundamental se-

humanos de condicionamiento son

seres cons-

con capacidad para comprender acciones simbólicas

dirigidas

hacia ellos.

La metodología de Znaniecki,

así

como

su concepción de la natu-

raleza del orden social, encarna su concepto del "coeficiente

que señala

nístico”,

de

la

conciencia

importancia

las relaciones sociales y manifiesta la

humana en

las vidas

de los individuos

huma-

de

y

la socie-

dad. Esta convicción presta apoyo a la defensa que hace Znaniecki



del uso de autobiografías y otros documentos personales que revelan las actitudes y las valoraciones de las personas en la investi-



También proporciona apoyo

a su oposición a una confianza métodos cuantitativos. Finalmente (y también en esto se parecen sus opiniones a Jas de Cooley y Maclvcr), la importancia que Znaniecki concede a la acción humana consciente y gación.

sin distinciones en los

selectiva lo lleva a opinar

que

disciplinas inevitablemente

la sociología y la psicología social

muy

relacionadas entre

interdependientes. Su propia obra representa

ción a los dos campos.

Robert

Como

Ai.

se

sí,

si

es

son

que no

una importante aporta-

80



Maclver

ha indicado más

arriba, la sociología

de Znaniecki se parece

de su amigo y antiguo colega Robert Maclver (n. 1882), a quien elegimos como el último representante de gran

en varios respectos a

la

importancia del punto de vista analítico. Escocés de nacimiento y educación, Maclver ha enseñado en su país natal, en el Canadá y, desde

Columbia University. Como Znaniecki y Parsons, ha sido presidente de la American Sociológica!

1927 hasta su

retiro

hace pocos años, en

la

Society.

Maclver es autor de una larga lista de libros notables sobre teoría política, economía y sociología. En este último campo sus obras más sistemáticas son Community (Comunidad, 1917), Society (Sociedad,



revisada en 1937, y de nuevo en 1949 en colaboración con Charles H. Pagc y Social Causation (Causación social, 1942). Una

1931),



reciente valoración de los escritos sociológicos de

Maclver considera

cuádruples sus aportaciones: 30 Este pumo así como las analogías metodológicas entre Weber, Cooley, Znaniecki Maclver, los estudió brevemente George Simpson en Man ¡n Society (Studics in Sociology) (El hombre en la sociedad . Estudios sociológicos), Nueva York, Random House. 1954, capítulo IV. • Esta sección sobre Roben Maclver fue escrita por Charles H. Pase. y

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA En primer

lugar..

.

315

ha desarrollado sistemáticamente y explorado con de conceptos sociológicos fundamentales. En

fruto una red impresionante

segundo lugar, ha contribuido a contener la marea del positivismo excesivo y de tosco empirismo. En tercer lugar, ha reafirmado el concepto del hombre como ser humano creador con esperanzas, sentimientos, aspiraciones móviles y valores subjetivos. Por último, ha demostrado positivamente que los escritos sociológicos pueden ser bellos, claros, artísticos y literarios. 31

La mayor fuerza de Maclver está en

la síntesis,

en

el

talento para

interpretar y unificar diferentes materiales del gran legado de la ciencia social y pdra formular un claro sistema de teoría sociológica. Insis-

madura requiere un plena comprensión conceptos organizadores que guían sus esfuerzos, Maclver

tiendo en que una sociología

de

los

como

define con precisión conceptos claves

sociedad, comunidad, aso-

ciación, institución, actitudes c intereses, códigos sociales, clase social

muchedumbre, cultura y civilización. Estos y otros conceptos son utilizados en sus obras con desacostumbrada consecuencia. Además, la

y

taxativa distinción conceptual que establece entre diferentes aspectos

de fenómenos empíricamente relacionados tereses parecidos (individualizados)

y

— por ejemplo,

entre in-

comunes (compartidos), entre

Estado y sociedad, entre fenómenos "interiores" (que implican consciencia humana) y "exteriores" (biológicos, geográficos y tecnológicos)

de

— forma

los

A

cambios

la

mayor

la

armazón básica de su

teoría

de la estructura

social y

sociales.

parte de los conceptos fundamentales de

puede seguir la manos de este autor

Maclver

se

primeros sociólogos, aunque en

les

pista hasta

Así. su concepto

se refinan y se relacionan lógicamente entre sí. la sociedad como una red de relaciones sociales,

los

de materia de primera importancia para

la sociología,

se parece al de

Simmel y otros. La distinción de Toennies. muy anterior, entre Ge memschaft y Gcsellscbajt (véase capítulo 8) proporciona la base para el contraste que señala Maclver entre comunidad, el grupo social más extenso y con raíces territoriales, y asociaciones, organizaciones que fomentan un número limitado de intereses específicos. De acuerdo con esta distinción, la comunidad es la matriz de toda organización social, mientras que el Estado y la familia, lo mismo que otras muchas asociaciones menores, son inevitablemente limitados en su margen de actividades. El concepto que sustenta Maclver de los intereses sociales SI "Roberc M. Maclver s Contributions to So» iolopical Thcory" (' Las contribuciones de Robert M. Maclver a !a teoría sociológica"), por Harry Alp rt. capítulo XIII de Vrcedom and Control in Modcrn Socitly ilJhertad y control en ¡a sociedad moderna), de Bergcr, Abel y Pase, editores, pp. 286-S7.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

3 16

y de su papel esencial en moldear tipos de relaciones y la organización del grupo, tiene afinidades con las opiniones de diferentes teó-

Giddings, Small y Durkheim; pero su clasificación de los intereses y su análisis de lo que socialmente implican ricos, entre ellos Spencer,

va

más

de la obra de esos primeros investigadores. Para poner muchos), la distinción de Maclver

allá

un ejemplo

definitivo (hay otros

entre intereses objetivos, "objetos" hacia los cuales se orientan las

personas (por ejemplo, "amigo

’,

"enemigo", paz, dinero),

1

estados de conciencia dentro del ser

subjetivas,

1

Thomas

a la dis-

entre valores objetivos y actitudes subjetivas (véase

capítulo 12). Tanto niciones completas

actitudes

individual

muy próxima

con relación a objetos”? es conceptualmente tinción de

humano

y

Thomas como Maclver

de

relaciones sociales

insisten

deben

en que

incluir

las defi-

siempre

acti-

o valores, y que en consecuencia una teoría completa conducta humana necesariamente comprende las dos discipli-

tudes e intereses

de la

nas de la sociología y de la psicología social. Hemos señalado más arriba que la sociología de Maclver tiene

también semejanzas con

opiniones de Cooley.

las

No

sólo hay entre

que Maclver destaca y desarrolla interdependencia del individuo y de

ellos analogías metodológicas, sino

el

tema de Cooley

relativo a la

la sociedad, pero sin hacer

de

esta relación

fundamental y recíproca

una relación de completa armonía. Así, en su estudio del tantas veces olvidado aspecto normativo de la vida social, analiza en detalle no sólo la naturaleza de las normas sociales y de los "códigos sociales fundamentales” (religión, moral, costumbres, derecho, moda), sino las relaciones tanto positivas

mativo y

la

como

negativas entre

vida del individuo/*

el

control social nor-

3

En Sociedad, que expone de manera más completa su teoría sociológica general, el tratamiento que da Maclver a las normas sociales forma parte del largo estudio sobre la estructura social (se refiere a las normas como "las fuerzas sustentadoras del derecho y de la costumbre"). El resto del estudio de la estructura social está dedicado en

gran parte a diversos tipos de grupos comunidad,

la clase social

y

sociales, incluidos la familia, la

la casta, los

grupos étnicos,

dumbre y las grandes asociaciones políticas, económicas y Aunque gran parte de este estudio, especialmente en la 32 Edición en

inglés

introductorio), por R.

1949,

p.

de Society:

M. Maclver y

An

Jntroductory Analysis

C. H. Pagc,

la

muche-

"culturales".

más

edición

(La sociedad: análisis

Nueva York, Rinehart and Co.

t

Inc.,

24.

33 Ese estudio comprende un breve pero fundamental ensayo sobre "The Problem of Moral Liberty" ("El problema de la libertad moral"); véase Maclver y Pagc, op, cit.,

Parte II.

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA reciente de Sociedad, está concebida

sobre sociología,

el

como un

sistema teórico de Maclver

317 libro general es,

de texto

no obstante,

utili-

zado en todo él y sus definiciones conceptuales básicas son aplicadas de un modo consecuente a una gran diversidad de materiales saca-

moderna. Por otra parte, la insistencia de Maclver sobre el papel fundamental de los sentimientos, las aspiraciones y las actitudes subjetivas en la vida social se entreteje todo a lo largo de su interpretación con la arraigada convicción de que el hombre es un ser creador tanto como un ser social y culturalmente dos de

la investigación social

creado.

Esa convicción se manifiesta agudamente en Causación social, obra de Maclver un tanto olvidada, pero quizás la más madura del autor.

Creemos que en

Maclver ha encontrado el áureo medio entre la posición de muchos neo-positivistas, que identifican la causalidad social con la causalidad natural, y la opinión escéptica, recientemente proclamada por Sorokin entre otros, que niega la aplicabilidad del concepto de causa a los fenómenos sociales. No mantiene Maclver que podamos conocer las circunstancias o causas determinantes de toda la conducta del hombre; pero insiste en que es posible formular una concepción general de la causalidad que comprenda las relaese libro

ciones psicológicas y sociales tanto como las asociales. Pero estas últimas, por ejemplo la relación causal entre el viento y la ola o el sucio y la producción, deben ser entendidas como relaciones de "ca-

que reflejan leyes naturales no sociales. Las proposiciones y los métodos empleados para estudiar esas relaciones (por físicos y biólogos) no bastan, como sostiene un neo-positivista del tipo de Lundberg, para comprender la causalidad rácter invariable"

de

la naturaleza exterior,

fenómenos sociales. Porque esta última incluye un elemento psicológico: hay una fundamental "distinción entre el tipo de causade

los

un papel salga despedido por el viento y el que se revela cuando un hombre se escapa de un grupo que le per'el papel no tiene ningún miedo ni el viento odio, pero sin sigue. miedo y ni odio ni el hombre se escaparía ni el grupo lo perselidad que implica que

.

1

guiría

.

”. 84

Afirma Maclver que diversidad tres

de

la

humana es influida por una gran sociales como asociales. Distingue

conducta

circunstancias, tanto

"grandes esferas dinámicas":

la

de lo

físico, la

del ser orgánico

y la del ser consciente. Aunque cada una tiene sus propios atributos (que requieren métodos distintivos de investigación), están

distintivos

34 Carnación social,

Fondo de Cultura Económica. México, 1949,

p.

251.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

318

esencialmente relacionadas entre

sí.

Pero

"la esfera del ser consciente”,

constituida por los órdenes cultural, tecnológico y social, es la que primordial mente interesa a Maclver; es ahí donde pueden descubrirse las peculiaridades

En

de

la

causalidad social. Dice Maclver:

roda conducta consciente hay.

.

.

un doble

proceso de organización

Por una parte el sistema de valores del individuo, su activo compersonalidad, se enfocan en una dirección particular, hacia un objetivo particular. . Por otra, ciertos aspectos externos de la selectiva.

plejo cultural, su

.

realidad son selectivamente relacionados con

distinguen del resto del

de

él,

mundo

la

valoración dirigente, se

externo, en cierto sentido, son sacados

ya que ahora llegan a ser factores valiosos, medios, obstáculos o

condiciones que tienen que ver con el valor dirigente. El sistema interior, o subjetivo, se enfoca en virtud de una valoración dinámica; y el sistema

o externo, es "iluminado” por ese enfoque, y la parte que cae dentro del haz luminoso se transforma de mera exterioridad en algo que

exterior,

también pertenece al mundo de los valores, obstáculo y costo de la obtención del valor aB Estas palabras sugieren

Maclver:

el

la

como

vehículo, accesorio,

significación del concepto estratégico de

avalúo dinámico, acto consciente por

el cual los seres

hu-

manos

relacionan los medios con los fines y pesan las alternativas. Los avalúos dinámicos de los hombres concentran en un solo foco

"todos los factores que determinan la conducta consciente”, social y asocial; representan la singularidad y la inevitable variación de la acción social. El estudio de la causalidad social (a diferencia del de la

motivación psicológica) se centra sobre "ponderaciones dinámicas parecidas o convergentes a que están sujetas las actividades de los grupos de los órdenes institucionales,

las

maneras de

ser populares,

en

general, los fenómenos de la conducta social ”. 56

Avalúos convergentes se encuentran en rentes de

fenómenos

sociales dinámicos.

base de

tres tipos dife-

En primer

lugar, cambios

la

como

modificaciones de las normas morales y de los estilos de vida y fluctuaciones de los índices de natalidad, de delincuencia, de matrimonios, etc., representan una "suma de muchas distributivos, tales

acciones individuales”, pero no implican objetivos conscientes del

grupo. Estos últimos son fundamentales en

nos colectivos,

tales

como movimientos

el

segundo

tipo,

fenóme-

sociales organizados, políticas

administrativas y revoluciones políticas. Finalmente, fenómenos conjeturales son persistencia o cambios en gran escala de la estructura as \bU.,

p.

246.

36 lbid., p. 252.

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA

319

por ejemplo, fluctuaciones del ciclo económico o

social,

paso de una

el

sociedad agraria a una sociedad industrial, que no son planeados por

hombres pero que,

embargo, representan consecuencias importantes de miríadas de avalúos individuales. Sin duda varía el modo de los

de estos

análisis

tipos

tres

papel fundamental de

hemos de captar

la

sin

la

de fenómenos; pero debe estudiarse

acción selectiva consciente en los tres

dinámica de

la

causalidad social.

su idea de la interdependencia de los individuos y Iver enuncia su tesis clave:

No

De

la

el si

acuerdo con

sociedad,

Mac-

ponderación individual de la ponderación uno guarda su propia coherencia. Tenemos la personalidad individual, por una parte, y las costumbres (mores) del grupo por otra. El esquema de valores es imperfectamente coherente en ambos niveles, se desvía en ambos de las normas profesadas y está sujeto constantemente al cambio. Pero estos esquemas ¡ntcrdepcndicntes de valoes

del grupo.

posible separar

No

la

obstante, cada

ración constituyen juntos

el

sistema ponderador por

medio

del

diversos factores son canalizados dentro del orden único de

la

cual

los

causación

social 37 .

El estudio de Maclvcr sobre la causalidad social está estrechamente

relacionado con su tratamiento de los cambios sociales y de la evolución social. Sus aportaciones en esas materias las examinaremos en el capítulo 21.

En

estos diversos

campos de

investigación sociológica

social y regulación normativa, estructura social y



grupos



control

sociales, cau-

salidad social y cambios sociales Maclver escribe con desacostumbrada pericia y fino conocimiento de las complejidades de la vida

marcha de su argumentación. Además, sus escritos sociológicos son sumamente difusos, y constituyen un problema para el lector empeñado en seguir el esquema del sistema sociológico de Maclver. La sociología misma (aunque menos que su igualmente famosa teoría política, que no essocial.

Pero su envidiable

estilo literario oscurece

a veces

la

tudiamos aquí) resulta manifiestamente tenida de sus convicciones sociales

y

políticas,

en especial por su decidida defensa de

la

demo-

cracia política y por su idealista filosofía social. Pero, cualesquiera que sean las insuficiencias de su obra, Maclver es figura de la mayor

importancia en

37 ibid., p. 261.

la sociología analítica

de

la actualidad.

.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

320

Homans, Gerth y Mills La presentación de

las

más importantes de

nuestros días quizás deba complementarse con

breve examen de

de

opiniones

las aportaciones

los cuatro sociólogos analíticos

un

de otros autores con puntos de vista

muchos posibles, seleccionamos dos libros, The Human Group (El grupo humano, 1950), de George Homans, y Carácter y estructura social ( 1953), de H. Gerth y C Wright Mills. La proposición inicial del primero de esos libros es que el grupo humano, que para Homans es el punto central de la sociología, es un análogos. Entre los

G

de sistema es fundamental para la teoría cientísociología queda conceptúa lmen te vinculada a las cien-

sistema. El concepto

y así

fica,

la

cias teóricas

más antiguas y más

adelantadas. Considerando que el

estudio de la conducta del grupo es la tarea propia de la sociología,

Homans empieza

por descomponerla en cierto número de elementos mutuamente dependientes. Pasa después a estudiar el grupo como un sistema social que sobrevive en un

medio ambiente. El grupo es definido funcionalmcnte: A, B, C. forman un grupo si, dentro de determinado periodo, A interactúa con B y C con mayor frecuencia que con o N, y si es posible decir lo misme de la conducta de B y C. Explica Homans que los elementos de la conducta del grupo son, primero, activ'uladcs, lo que hacen los hombres, movimientos musculares; segundo, interacción, que tiene lugar si la actividad de uno sigue .

M

a la actividad de otro o es estimulada por ella (definición dudosa, ya

que

la

mera sucesión en

el

tiempo es

criterio insuficiente

de interac-

ción); tercero, sentimiento, o estado interno del cuerpo del actor. El "sentimiento” recuerda a Parcto, una de ricas

las

principales fuentes teó-

de Homans, cuyas opiniones son asunto de un libro anterior de

Homans. Según

éste, los

sentimientos pueden inferirse del tono de la

voz, de la expresión facial, de las posturas del cuerpo y de lo que el individuo dice de sus sentimientos interiores, palabras que tienen sen-

podemos reconocer en nosotros mismos las circunstancias a que los demás se refieren. (Esta opinión recuerda las de Max Weber y H. Cooley y, como ellas, no es behaviorista.) tido porque nosotros

G

Esos tres elementos y sus recíprocas relaciones constituyen el sistema social, formando los demás fenómenos parte del ambiente social. Ho-

mans

un

y un sector interno. El sistema externo es el estado de actividades, interacciones y distingue en

sentimientos,

más

el

sistema social

sector externo

sus relaciones recíprocas, en la

estado contribuye a la solución del problema de

medida en que ese

cómo

sobrevive

el

grupo en su medio ambiente, enunciado que manifiestamente pide un

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA análisis

en

estudio del sistema interno,

grupo más

neamente

allá

otras

compuesto de

la

los requisitos funcionales, pero

de

demuestra estas proposiciones

de casos de estudio,

serie

análisis funcional el

conducta de detalle del

que nace simultá-

del sistema externo y reacciona sobre él.

Homans una

También implica

el estilo funcional.

321

análisis

en

con

teóricas

el

cual se

el análisis

de

emplean también

proposiciones concernientes a la vida del grujx>. Se concede

especial importancia a las

normas y

al

control sociales. El control

concepción de Parcto relativa al restablecimiento del equilibrio, entendiéndolo como proceso por el cual, si la conducta de una persona se desvía atípicamcntc de una norma social es casi idéntico a la

(Homans

observa que las desviaciones ligeras de

munes), vuelve a

las

normas son

co-

ajustarse al grado típico de conformidad.

Carácter y estructura social, de Gerth y Mills, es digno de atención por el intento de usar el papel social como un concepto central que unifica los puntos de vista psicológicos y sociológicos, empresa por el estilo de la de Parsons. La palabra carácter (la primera del título)

designa

al

individuo

como una

entidad total, pero en la cual pueden

distinguirse el organismo,

hombre como

la estructura psicológica y representante de papeles. Se hace resaltar

del papel en el concepto de la sociedad

como

la la

persona u

importancia

estructura compuesta de

numerosos papeles institucionales. Según los autores, la estructura social total puede descomponerse en órdenes institucionales, por ejemplo, el económico, el político y el religioso. Dichos órdenes son reconocibles como combinaciones de instituciones (palabra vagamente definida,

como

es tan frecuente)

que tienen consecuencias,

fines

o fun-

ciones análogas. El grado de autonomía de los órdenes institucionales

que ha de investigarse en toda sociedad dada. Pero en todas partes hay varios aspectos o esferas de conducta social que caracterizan es materia

a todos los órdenes institucionales, a saber, la tecnología, los símbolos, la posición social y la educación. Por otra parte, algunos aspectos de la vida social no son identificables desde el punto de vista

de la estructura ni del orden institucional: hay también modos de interacción amorfos o efímeros.

Dado

este

fondo

preocupa tanto a

¿Cómo

está

teórico,

Gerth y Mills estudian un problema que

los sociólogos funcional istas

integrada

la

como

a los analíticos:

sociedad? Se ofrecen cuatro alternativas:

La correspondencia se refiere a la unificación de la sociedad por la aparición de un principio estructural común que opera de un modo paralelo en cada orden institucional, de lo que es ejemplo el caso de la 1 )

CONVERGENCIA DE LAS TEORIAS SOCIOLOGICAS

322

sociedad norteamericana en la primera mitad del siglo xix. 2) Se obtiene la coincidencia si diferentes principios estructurales elaborados

en diversos órdenes producen una unidad pleta,

de lo que es ejemplo

el

parcial, pero

nunca com-

nacimiento del capitalismo moderno

combinación de la caída de los privilegios feudales con de una estructura jurídica y una estructura administrativa (interpretación que difiere de la de Max Weber). 3) La coordinación

mediante

la

la creación

implica

la

unificación de la sociedad por

cionales que llegan a predominar,

uno o más órdenes

como en

institu-

las sociedades totalitarias

contemporáneos. 4) La convergencia tiene lugar cuando dos o más órdenes institucionales coinciden hasta el punto de fusionarse (proceso

que parece una especie de inversión de

la diferenciación social).

Carácter y estructura social ofrece atisbos interesantes, en especial porque las proposiciones teóricas se entretejen con la presentación de materiales históricos (en este respecto el libro difiere esencialmente

de El grupo humano, de Homans, que estudia casos particulares). Indudablemente, el método histórico implica el peligro de concentrarse sobre lo concreto y único, lo cual no constituye la finalidad del estudio sociológico. Pero Gerth y Mills persiguen la meta sociológica de

formular proposiciones de aplicabilidad general.

Resumen: Convergencia en la

¿Forman

sociología analítica

examinadas en este capítulo una "congerie”, para emplear una palabra usada con frecuencia en las obras de Sorokin?

¿O

las teorías

representan esfuerzos convergentes en dirección a

la

meta de una

teoría sociológica unificada?

Con

relación a las teorías de Sorokin y de Parsons, estas cuestiones dieron lugar a un documento por demás desacostumbrado. Tras la

publicación de El sistema social y de Hacia una teoría general de de Parsons, Sorokin puso en circulación un memo-

la acción en 1931,

rándum sobre

"Similaritics

and Dissimilarities bcrwccn

Two

Sociolo-

Systems” ("Semejanzas y diferencias entre dos sistemas sociológicos”); parte del cual fue reproducido, en traducción alemana, y gical

comentada por Leopold von Wiese, sociólogo muy destacado, en la Kólner Zeitschrift für Soziologie). En él alega Sorokin que hay una concordancia sorprendente entre el esquema básico de Parsons y sus colaboradores y su propia estructura conceptual, expuesta en una serie de obras de fecha anterior a las publicaciones teóricas de Parsons. El alegato va apoyado por una sinopsis de extractos de los escritos de

ambos

autores. Sorokin concluye

que

las analogías entre los dos siste-

SOCIOLOGÍA ANALÍTICA

323

mas son mayores que

las que hay entre las opiniones de Parsons y las de Weber, Parero, Durkheim y Freud, que son francamente reconocidas por Parsons, mientras que las obras de Sorokin son cita-

teorías

radas una sola vez

en El sistema

social.

Señala también que la estruc-

tura básica de este libro difiere notablemente de la del libro anterior

de Parsons, titulado Estructura de la acción

social,

un cambio en dirección hacia su propio esquema

No

nos interesa aquí averiguar

si

Sorokin. Pero la tendencia hacia

contemporánea

es

un tema

habiéndose operado teórico.

están justificados los alegaros de

la

convergencia en

central de este volumen.

sociología

la

Parece caber

poca duda en que dicha tendencia está representada por importantes analogías entre las teorías de esos dos autores rivales. Son parte, consecuencia

ellas,

de que Sorokin haya pasado muchos años

giendo y sometiendo a prueba

las teorías

en

corri-

de muchos eminentes pen-

sadores sociales anteriores, sistematizándolas y enriqueciéndolas con valiosas aportaciones personales. Más recientemente, Parsons se ha

dedicado a una empresa análoga y expone proposiciones teóricas que son similares en contenido a las de Sorokin, aunque claramente dis-

forma (y decididamente contrapuestas en estilo). Las aportaciones creadoras de Parsons, aunque no tan espectaculares como las tintas

en

la

de Sorokin, son, como hemos dicho, considerables. Pero



las afinidades

y hasta cierto punto entre sus opiniones y las de Znaniecki y Maclvcr requieren un estudio más ss detenido que el que se Ies ha dcdicado. El siguiente resumen indica teóricas entre Sorokin y Parsons

brevemente

la

En primer



dirección que podría tomar dicho estudio.

lugar, todos los autores cuyas obras sistemáticas

han sido

estudiadas en este capítulo coinciden en un problema básico para la teoría sociológica, a saber, la cuestión

Porque esos sociólogos

como un

sistema, o

analíticos,

de

naturaleza de

la

y muchos

otros,

más exactamente, como un

Los componentes primarios de

conciben

la

la

sociedad.

sociedad

sistema de sistemas

89 .

los sistemas sociales son los actores, las

personalidades humanas, cuya conducta social necesariamente implica selección

de

o

avaluación, pero es también

normada por

las expectativas

y por valores culturales. Pero la unidad básica para el sociológico no es el actor mismo, sino su "acción”, como Par-

los otros

análisis

sons propone, o, quizás

más exactamente,

la

interacción

o acción

38 Volvemos a llamar la atención sobre la reciente obra de los Hinkle, The Developmcnt of Ameritan Scciologj (Desarrollo de la sociología norteamericana), en que se analizan las analogías teóricas entre Znaniecki, Maclvcr y Parsons. Desgraciadamente, los autores omiten el estudio de Sorokin. 39 Gerth y Mills sustentan una opinión un tanto particularista sobre la significación de la frase “sistema social”.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

324

recíproca. Las "relaciones sociales” de

punto de

Maclver implican también un

vista interactivo.

Sorokin, Parsons, Znaniecki y Maclver están de acuerdo, asimismo, en que la cultura es un sistema de sistemas. Pero el concepto de cultura

no

se refiere a las interacciones sociales

ductos duraderos, tanto materiales

como

tifica la

"cultura" con los productos

de

diferenciando

fines,

la

tales,

sino a sus pro-

(Maclver iden-

humanos señalados por valores

cultura en este sentido de los productos uti-

o instrumentales, tales como

litarios

como

inmateriales.

la tecnología,

que

él

llama "civi-

aunque con otra terminología, aparece también en los escritos de Sorokin y de Parsons.) 40 Los dos sistemas, el de la sociedad y el de la cultura, están en una complicada relación de interdependencia. Aunque esa relación ha sido aclarada en parte por los sociólogos analíticos, en especial por la lización". Esta diferenciación,

teoría conceptual

blema a

los

de Sorokin y Parsons, aún les queda un gran proanalistas de cuestiones sociales y culturales.

demás

Los sociólogos analíticos parecen estar fundamentalmente de acuer-

do sobre

problema de las relaciones entre la sociedad y el individuo. El individuo, por una parte, es un agente activo y creador en los sistemas de la sociedad y de la cultura, y por otra es un producto de esos sistemas. Es digno de notarse que Sorokin, Znaniecki y Maclver el

reconocen expresamente su acuerdo fundamental con Cooley,

muy

anterior pero

muy parecida, sobre

la

la

opinión de

interdependencia del

individuo y de la sociedad. Entre nuestros principales sociólogos analíticos, Znaniecki en El

método de

la sociología y

Maclver en Causación

social

han estudiado

extensamente problemas metodológicos. Pero todos, expresa o mente, se oponen

tácita-

behaviorismo extremado; y tres de ellos, Sorokin, Znaniecki y Maclver, se oponen decididamente al neo- positivismo radical. Pero todos coinciden en que la teoría abstracta debe ser sometida a

al

prueba por la investigación empírica. En ese empeño, Sorokin

ha hecho amplio uso de

Gerth

y

Homans

los procedimientos histórico

y cuantitativo, Mills hacen uso abundante de material histórico, en tanto que prefiere inferir sus proposiciones teóricas del estudio de casos

particulares.

dado a su

De

acuerdo con

la calificación

de "analíticas" que hemos

obras, todos muestran poseer las virtudes de razonamiento

lógico y de fino conocimiento en relación con las complejidades sociales. En un sentido muy amplio de la expresión, todos son insuperables

"observadores participantes” del 40

Homans

y

mundo que

Ies rodea.

Gerth y Mills sólo incidcctalmcntc estudian

la cultura.

Capítulo 19

ESCUELAS FILOSÓFICAS La escuela La rama

institucional:

institucional

de

Etapa platónica la

escuela filosófica nació en Francia a

diados del decenio 1920-1930. liaridades: primera, todos sus

excepción del fundador de

de sociología sobre

la

lista actitud se

miembros son

distingue por dos pecu-

católicos

la escuela, intentan

base de

la filosofía

me-

romanos

y,

con

formular un sistema

tomista; segunda,

la

mayor

parte de los miembros de la escuela son juristas, y la teoría sociológica cjue presentan es un subproducto de sus esfuerzos para resolver

un problema

problema de

jurídico, a saber, el

la naturaleza

de la

personalidad corporativa.

En

romana y con

pensamiento angloamericano, que niegan la realidad de tales personalidades, y con las ideas de Otto Gierkc (1841-1921), el gran jurista alemán de fines del siglo XIX, quien, en la esfera de la jurisprudencia, profesaba un realismo social extremado (a la manera de Durkheim), atribuyen a los grupos sociales, entre ellos a las sociedades por acciones, una realidad sui generis, que puede ser o no ser reconocida por la ley, pero que es independiente de ese reconocimiento. contraste con

la

tradición

el

El padre de este punto de vista fue Maurice Hauriou,

más

uno de

los

Pueden encontrarse huellas de la que habría de llegar a ser la "teoría institucional” en sus primeras obras; pero la Teoría de la Institución y de la fundación, que apareció en 1925, poco antes de la muerte del autor, es una expresa y vigorosa exposición de este punto de vista. Hauriou estaba influido por Henri Bergson y por Claudc Bernard; pero encontró el meollo de su teoría en

ilustres juristas franceses.

"Un pueun común acuerdo

redescubrimiento de unas palabras de San Agustín:

el

blo es

una reunión de

seres racionales unidos por

en cuanto al objeto de su amor”. 1 El

punto de partida de Hauriou

es la proposición platónica: "'Exis-

ten ideas objetivas anteriores al vasto

mundo que

esas ideas están las relativas a tareas

que hay que

pueden "vagar

al azar”

nos rodea”. Entre realizar. Éstas

no

en una sociedad amorfa; tienen que ser cap-

turadas y encarnadas en instituciones. Hauriou distingue dos tipos de instituciones, constituido el primero * Tal como lo expone Moothouse Thougbt, marzo de 1932.

I.

X

Millar en "Hauriou, Suarcz and Marshall”, en

325

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

326

por cosas que corresponden a sistemas de reglas de conducta, y el segundo formado por personas o grupos sociales. Hauriou se interesó ante todo por las instituciones del segundo tipo 2 Por consiguiente, sus .

una

escritos sociológicos son principalmente

teoría del

campo en su tiempo sorprendentemente descuidado

grupo

social,

por los sociólogos

profesionales.

Según Hauriou,

la

institución

(o grupo social) comprende

tres

elementos: la idea organizadora, el gobierno organizado y la intercomunión de los individuos en torno de la idea. La idea organizadora,

que hay que ejecutar, penetra en las mentes de un número indeterminado de individuos. En un estilo verdaderamente platónico, subraya Hauriou que, aunque la idea común recibe formas la ¡dea

de

la tarea

algo diferentes en

mentes individuales, objetivamente” sigue siendo la misma. Las ¡deas organizadoras confieren a las instituciones existencia propia y son significativamente diferentes de las de los individuos constitutivos de los grupos. El segundo elemento institucional de Hauriou es la organización, análoga

al

'

las

gobierno en

el

Estado. El gobierno es una manifestación

por lo tanto, un

de voluntad humana. El ejercicio de

la

elemento esencial de

de una institución; pero

la realidad social

tada por los miembros individuales

voluntad

y, así,

no es

es,

la

es

apor-

"voluntad” de la

misma. elemento institucional es la intercomunión de los individuos. Hauriou rechaza todo concepto de mentalidad colectiva. Su idea de la intercomunión se refiere al hecho de que los individuos son afectados de un modo análogo por el contacto con la misma idea institución El

tercer

organizadora, de que reconocen espontáneamente la analogía de sus inducidos a la ac-

estados mentales, y de que, de esta suerte, son ción común.

Este análisis de los elementos interactivos de los grupos sociales

completa con

instituciones se

nacen, viven y las fases

de

mueren

la

la

teoría

las instituciones.

o

de Hauriou acerca de cómo

Como

era jurista, identificaba

vida del grupo con procesos jurídicos. Así, las insti-

tuciones nacen mediante "actos de fundación” y mueren por "disolución”. Sus vidas, según Hauriou, consisten principalmente en los

funcionamientos legales de sus "gobiernos", en 2 Varios teóricos contemporáneos, entre ellos Parsons y sociales concretos, colectividades a las

mente entre grupos

las elecciones

Mac I ver.

y las

distinguen taxativa-

que pertenecen

la

gente,

e

instituciones, procedimientos consagrados y socialmente impuestos que distinguen la vida de grupo. Hauriou, como Sumner unos años antes, incluye ambos sentidos en la palabra

aunque su concepto del primer tipo uso más comúnmente admitido.

"institución”,

ponde

al



sistemas

de conducta



corres-

ESCUELAS FILOSÓFICAS deliberaciones del grupo y

en

la

327

adhesión gradual de nuevos miembros.

La duración de una institución no depende tanto de

la

voluntad de sus

como de la persistencia de la Porque los iniciadores de una institución siembran una idea viva en una sociedad amorfa, la cual, una vez sembrada, se desarrolla por idea organizadora esencial.

fundadores



misma.

La escuela

institucional:

Etapa tomista

No

obstante su fundamento filosófico platónico y la excesiva importancia cjue daba a los aspectos jurídicos, Hauriou produjo una suges-

grupo social. Otro institucionalista, George Renard, desarrolló la teoría de Hauriou, pero trasladó su base del platonismo al tomismo en la Teoría de la institución (dos volúmenes, 1930-39). Para Renard, una institución o grupo social es "comunión de hombres en una idea”. Renard subraya que en su concepción son cosas idénticas institución y grupo social. Pero con frecuencia amplía la significación de este concepto sociológico clave. Así, menciona la posibilidad de "instituir la paz", y en una ocasión aun expresa la idea de que la naturaleza humana es una institución primaria. Pero la mayor parte de Teoría de la institución se limita al análisis del grupo social, constituyendo el cuerpo de principios que nos interesa aquí. Según Renard, la "idea generadora" produce cierto grado de solidaridad entre las personas que sostienen o sostendrán al grupo social. Así, el grupo o institución une a las personas, pero no anula su individualidad como seres racionales. La estructura interna de una institución se compone de relaciones sociales. Pero mientras otras relaciones unen a las personas como individuos en cuanto tales de diversas maneras, dentro de las instituciones el grupo es resultado del hecho de que los individuos participan en una entidad que los domina. En el segundo volumen de su obra principal, que es más filosófico que el primero. Renard desarrolla las siguientes ideas: cada persona tiene el concepto de un yo distintivo y la creencia en la vinculación del yo con el nosotros.* El vínculo mismo no es puramente lógico; tiva

teoría del

es real

o

existencial. El objeto del estudio sociológico es

mostrar cómo

esos individuos y elementos sociales se adaptan mutuamente. En opinión de Renard, la institución, como un organismo, unifica a sus

miembros en un

todo, pero

su individualidad. Por

el

no de modo tan completo que destruya

contrario, la institución proporciona a los

3 Esta opinión es similar en lenguaje y. en cierto grado, en contenido, a de Coolcy y Mead, estudiadas en el capítulo 12.

las

teorías

328

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

que de otro modo no poseerían. En otras palabras, el grupo no es reductible a la suma total de sus partes. Renard afirma que la vida interior de un grupo social o una insseres individuales propiedades

titución se caracteriza por tres cosas: intimidad, autoridad y objetividad. La intimidad institucional es un "vínculo de confianza", pero esa

confianza está socialmente normada difiere de la amistad individual.

u organizada,

En un grupo

y

en este respecto

social es esencial

algún

de autoridad; ella es, en realidad, la condición de su existencia, su manera de ser, y es inseparable de las exigencias de la vida social. (Como han observado algunos críticos de Renard, olvida éste la posibilidad de agrupaciones igualitarias en las que la autoridad es ejercida por todos los individuos con arreglo a un principio de justicia.) La tipo

autoridad está enraizada en el todo, pero es ejercida por individuos

en cuanto sirven bablemente

se

al "bien

identifica

particular. luis relaciones

común"; con

la

este último, en esta ocasión, pro-

¡dea generadora de una institución

mutuas entre

las

personas que constituyen

una institución son esencialmente relaciones entre órganos de un organismo jurídico; su estabilidad requiere la existencia de reglas y sanciones de grupo. Esas reglas y sanciones esenciales forman lo que Renard llama la objetividad de una institución. Finalmente, estudia Renard la cuestión de los cambios institucionales. Las instituciones se originan por un "acto de fundación” que manifiesta una

comunión de voluntades. Una vez formadas,

las insti-

tuciones escapan, por decirlo así, a la voluntad de sus fundadores. Así, pues, las instituciones tienen su vida propia, que se desenvuelve a través del tiempo según su particular naturaleza.

de Renard acerca de la estructura y los cambios institucionales es muy parecida a la de Hauriou, pero está libre del platonismo de éste. Según Renard, la voluntad común de los

En general

la teoría

individuos, consecuencia del

apoyo común a una

idea, es la

instigadora del desarrollo institucional. Pero esa voluntad

fuerza

común

crea

que difiere de los individuos ajenos a la vida del grupo. Este punto de vista general caracteriza los escritos de otros varios sociólogos, entre ellos los instituciona listas Andrés Desquéyrat y Rene Clémens. 4 Estos autores, cuyas obras principales una especie nueva de

ser social

aparecieron entre 1930 y 1940, conceden especial importancia a la persistencia

de

las instituciones

o grupos

sociales,

subrayando

el

hecho

4 L’lnstifution: Le Droit objtctij et la lecbnique politice (La institución: el derecho objetivo y la técnica política. 1933). por A. Desquéyrat; Personalité mótale et personalité juridique ( Personalidad moral y personalidad jurídica, 1935), por R. Clémens.

ESCUELAS FILOSÓFICAS de que

la

miembros

Más

329

duración de su vida excede característicamente a originarios así

original

que

como a

la

de sus

sus intereses iniciales.

esas concepciones es lo

que dice

J. T.

Délos en

El problema de la civilización: La nación (dos volúmenes, 1944).

Según Délos,

los

grupos sociales son engendrados por relaciones so-

y poseen su propia realidad. Los grupos son entidades especiales constituidas por la totalidad de las relaciones entre los hombres ciales

y los objetos que unifican a los hombres. Mas, como las relaciones son "accidentes”, en la terminología filosófica, la realidad de los grupos sociales es de un orden inferior a

de

la

los

nombres, que son

substancias.

En nunca

contraste con Renard, cree Délos que las relaciones sociales se extienden

directamente de una persona

otra,

a

sino que

medio de un ‘"objeto". Tales objetos pueden ser de naturaleza material o pueden consistir en fines o ideas. La ciencia, por ejemplo, es una realidad objetiva aunque inmaterial que unifica a atraviesan el

maestros y estudiantes.

En un común a

respecto corrige Délos lo que consideramos

como un

error

sus predecesores filosóficos en la escuela institucional. En-

tiende Délos que los grupos sociales no siempre son instituidos por la aceptación

común de

viduos están vinculados

ideas directivas; el

uno

al

otro

en algunos

como

casos, los indi-

consecuencia de

la

in-

fluencia que ejerce sobre ellos un objeto antes de la aparición

de

todo propósito consciente. En este caso, consecuencia de alguna

el

influencia objetiva,

propósito individual es

como

la

que procede

de compartir un suelo y una tradición comunes. En grupos de esta clase el propósito colectivo domina al propósito individual. En otros casos, el propósito individual precede al hecho social y a la formación de un grupo. Uno o varios individuos conciben la idea de una tarea común. La propagan y ganan partidarios. Surge una voluntad común, indudablemente; pero

Recientemente

la

ha precedido

las teorías

de

el propósito individual.

los institucional ístas

5

han empezado a

penetrar en algunos tratados generales de sociología. Tal ocurre con

Ensayo de sociología (1946), del investigador belga Jean Haesaerf, quien, quizás de un modo significativo, es hombre de preparación jurídica, como los demás individuos de la escuela institucional. Según Haesaert, las estructuras sociales que nacen del conel libro titulado

tacto y la cooperación son "sistemas smérgicos R

La distinción de Délos entre

tinción conceptual ha>’3

tomado

de Maclver

los

Estos sistemas pueden

dos tipos de grupos se parece mucho a

citada en el capitulo anterior; pero es

esa distinción del citado sociólogo.

la

dis-

dudoso que Délos

)

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

330

o complejas, constituidas estas últimas por cierto número de sistemas más sencillos. El sistema sinérgico es un fenómeno absolutamente original y trasciende a los individuos cuyas

ser estructuras simples

actividades le dieron

Tiene su "realidad” propia, aunque secun-

ser.

daria y artificialmente creada. Los elementos básicos del sistema sinergia) comprenden una idea directiva, los medios para realizarla

miembros del grupo, y normas de acción consagradas compatibles con la idea. Esta formulación de las características de las estructuras sociales mediante

las actividades

de

los

parece tener poca influencia sobre el contenido del extenso ensayo sociológico de Haesaert, excepto

autor

en su parte

concepto de disergia, suma

el

total

de

En ella estudia el fenómenos mediante

final.

los

empeora y decae la sinergia o estructura social. Esc empeoramiento puede ser total o parcial; pero los elementos de la disolos cuales

lución virtual están siempre presentes en todo sistema sinérgico. Si el

sistema absorbe esos elementos, se restablece el equilibrio, idea

muy

parecida a la de Pareto (a quien Haesaert cita). Si las fuerzas de

no son absorbidas,

disergia

el

sistema se disuelve.

La obra de Haesaert representa un progreso sobre de

los

institucional istas anteriores,

jurídica

de

titución

y grupo y

La escuela

las teorías

las

ya que se despoja de

opiniones la

fachada

de aquellos. Dicha obra identifica también

se esfuerza

institucional:

ins-

en describir su naturaleza.

Resumen y

crítica

La mayoría de los individuos de la escuela institucional dicen que sus obras han sido inspiradas por la filosofía tomista. Pero las autoridades en tomismo dudan que hayan conseguido sus propósitos.0 Mas debe advertirse que, independientemente de toda inspiración fica, Jas

filosó-

enseñanzas de los institucional istas ofrecen valiosos atisbos

acerca de la naturaleza de los grupos sociales. Las aportaciones de las

modo

escuelas institucionales pueden resumirse del

Primero,

las

siguiente:

opiniones metodológicas individuales difieren amplia-

mente. La actitud de Hauriou es un tanto intuitiva, y descansa en la observación impresionista (pero perspicaz de los fenómenos socia-

Renard. Clémens y Délos emplean el método deductivo, y derivan sus enunciados más importantes de la filosofía tomista o de lo que les.

dicen serlo. Renard propugna también

la

inducción, pero no demues-

tra

cómo

cia,

su inducción equivale a la intuición de Hauriou.

Don

de

la

experiencia sus proposiciones; en esen-

por ejemplo. The Inncr Ltus of Socidy Luigi Sturzo, 1944, p. 243.

0 Véase,

por

se derivan

(Las

leyes

¡memas de

¡a sociedad),

ESCUELAS FILOSOFICAS Segundo,

los inscitucionalistas están

331

de acuerdo en cuanto a

la rea-

que todos se inclinan a identificar con los grupos sociales. Pero al mismo tiempo todos rechazan el tipo tosco de analogia orgánica y la idea de una mente colectiva. También coinlidad de las instituciones,

ciden en sostener que la realidad de los grupos sociales es la de un todo que trasciende a sus partes, pero sin eliminar la existencia real e independiente de ellas.

o

Tercero, la tesis de Hauriou según la cual la ¡dea organizadora directiva

une a

cierto

número de individuos en un todo

colectivo,

sido adoptada por los institucional istas posteriores, después la librado

de su sabor platónico

ha

de haber-

inicial.

Cuarto, los institucionalistas lian contribuido a nuestra comprensión de la duración persistencia

de

de

los

grupos sociales independientemente de

las circunstancias iniciales

que

los engendraron.

la

Tam-

bién lian sugerido un método para el análisis de diferentes tipos de

grupos sociales no comprendidos por lo general en las defina iones 7 corrientes de comunidad y asociación. La obra de Délos representa

una nueva y sugestiva formulación de

la teoría

de

las relaciones so-

ciales.

Quinto, por ser importancia

al

juristas, los institucionalistas

vida social y a identificar el orden social. Pero esta identificación no se sigue

aspecto jurídico de

orden jurídico y

el

tienden a dar excesiva

de sus premisas fundamentales. Sexto, en general las obras de

la

los institucionalistas contienen

mu-

chas ideas estimulantes; pero ninguno de ellos ha conseguido ofrecer los grupos sociales o de que cubra todos sus aspectos y variantes.

una teoría coherente de ciales

las instituciones so-

La escuela fenomenológica

Una la

perspectiva filosófica particular proporciona también

la

escuela fenomenológica. Esta escuela refleja la filosofía de

base de

Edmund

importante, Ideas para una

(1859-1938), cuya obra más fenomenología pura y filosofía fenomenológica, apareció en 191 3. La manifestación sociológica de la posición filosófica de Husserl fue iniHusserl

Sin embargo, como hemos señalado en el capítulo 18, los sociólogos analíticos han formulado teorías de diferentes tipos de grupos sociales. Véanse en especial Snciety: An Introductor? Analysis, por R. M. Maclver y H. Page, Nueva York. Rinehart and Co., Inc., 1949, capítulo X; "Social Groups in the Modero World”, por F. Znaniecki. capítulo V de Freedom and Control in Modera Social?, de M. Bcrgcr, T. Abel y C. H. Page. editores, Nueva York, D. Van Nostrand Co., Inc., 1950; y Tbe Human Group, por C. C. Homans, Nueva York, Harcourt, Brace and Co., 1950. •

C

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

332

ciada por Thcodor Litt, cuya principal aportación teórica es Individuo

y sociedad (1919). Según Litt, la fenomenología es aplicable a los fenómenos de naturaleza psíauica constituidos de tal suerte que en

una sola experiencia cognoscitiva del observador es perceptible una estructura, una ordenación interior, y señala el camino para el análisis. Tal es el caso de los fenómenos estudiados por las ciencias sociales. En esto, el punto de vista de Litt se parece al de Max Wcber. I-a

la

obra

más conocida de

sociología que sigue esta orientación es

Teoría de la sociedad, de Alfred Vierkandt

nació en

Hamburgo,

(

estudió en Leipzig con

1867-1952). Vicrkandt el

Wundt

psicólogo

y

publicó su primera obra, Pueblos naturales y culturales, en 1895. De 1921 a 1934 fue profesor de ciencias sociales en Berlín. Su Teoría

de

primera vez en 1922 (revisada en 1928), y en los años siguientes las opiniones expuestas en este libro fueron ampliadas en numerosos libros y ensayos. En 1949 fue publicada una nueva versión de la Teoría. la sociedad apareció por

Según Vierkandt, la misión de la sociología es la formulación de una teoría de la sociedad y de la cultura. Define la sociedad como la suma total de interacciones humanas, idea que recuerda a la teoría de Simmcl, que Vierkandt cita. Entre los diversos modos posibles de enfocar la sociología, el

en

el

más adecuado, según Vierkandt,

basado

es el

método fenomcnológico. Este método, llamado "abstracción que no pueden ser re-

ideativa", se orienta hacia conceptos primarios

ducidos a otros conceptos. Pero los conceptos básicos pueden ser

captados por "un mirar a" (Ansicht)

la

vida social, en otras palabras,

aclarando su naturaleza específica mediante

la

contemplación interior

de ejemplos, o aun de un solo ejemplo, que puede Esto no obstante, es un procedimiento conveniente de conceptos derivados de esa manera con Por medio de esa contemplación de

las disposiciones innatas

timiento de

de

las



de

los

ser imaginario. la

comparación

otros.

interior, es posible la

comprensión

hombres, que comprenden

el

"sen-

mismo"

demás. La

y la dependencia de las personas del juicio sociedad es, pues, un "estar juntos" de hombres que

se encuentran ligados por una dependencia mutua. Advierte Vierkandt

que esta opinión no constituye un concepto psicológico de la sociedad. Los miembros individuales de ésta experimentan una especie de coacción interior; pero los lazos entre ios individuos se basan en

la inter-

comunicación, que puede tener lugar en ausencia de movimientos físicos

o de reflexiones conscientes.

Vierkandt subraya las propiedades básicas de las sociedades huma-

ESCUELAS FILOSÓFICAS ñas.

En primer

333

lugar, cada sociedad posee integridad, en el sentido de

que es un sistema, una estructura en la que todo lo que acontece en una parte afecta a los demás sectores del todo. Este principio funcional se completa con una segunda teoría, a saber, que las familias, las naciones y otras organizaciones sociales tienen hasta cierto punto "vidas propias”: lo que hacen, cómo se desenvuelven, lo que tribus, las

realizan,

no puede

ser arbitrariamente

Las sociedades tienen su propio

determinado por los individuos.

estilo, sus leyes, sus

órdenes, que mol-

conducta de las personas, quienes muchas veces no perciben su dependencia del todo. Los individuos vienen y van, pero la estruc-

dean

la

tura y el orden y, en realidad, los propósitos y las realizaciones de los

grupos

y.

i

sociales, perduran.

Los grupos sociales

—añade Vierkandt— muestran grados

diversos

Gemeinschaft o tipo de comunidad los lazos son estrechos y cálidos; la conciencia del ego se amplía más allá de los límites de lo individual. Pero hay gradaciones de dicha solidaridad entre los diferentes tipos de comunidades o Gemeirucbaften. Por otra parte, las asociaciones, en el sentido de las Gcsellschaften de Toennies de solidaridad. En

(muy

parecido

en

capítulo

el

al

la

concepto de asociación de Maclver,

como expusimos

18), también se distinguen por grados diversos de

cohesión del grupo.

Según Vierkandt, cada grupo

social posee su propio espíritu,

que es "superior” al espíritu subjetivo de sus miembros individuales. La inconsciente intencionalidad de la vida del grupo es casi un "mila-

*•

V

¡¿Al

gro”. Pero el individuo y el grupo no están en oposición, ya que cada persona está impregnada de las características del grupo, y la actitud

grupo es fundamentalmente de amor y admiración. Debe advertirse que la concepción sustentada por Vierkandt de una armonía fundamental entre el individuo y el grupo y del "amor” del individuo hacia el

de aquel por

éste, es

consecuente con una orientación intelectual

tra-

dicional en Alemania, expresada, por ejemplo, en las obras del filó-

sofo Hegel y sus discípulos y en el movimiento romántico. Nacida, pues, en Alemania, la sociología fenomenológica se exten-

dió a Francia, donde su principal figura

lia

sido

Georgcs Gurvitch

1896). Gurvitch nació en Rusia, vivió en Alemania, Checoslovaquia y los Estados Unidos, y finalmente se estableció en Francia, donde (n.

es ahora profesor en la Sorbona. Es autor de varios libros, entre los

(1936) pertenecen al campo de En 1950 apareció una nueva versión de los Ende La vocación de la sociología.

cuales sus Ensayos sobre sociología esta investigación.

sayos con

el título

í

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

334

Gurvitch formula una "sociología en profundidad”, en que el punto de partida son fenómenos inmediatamente dados, y pasa a planos cada vez más profundos. Estos planos comprenden: 1 ) la base geográfica y demográfica de la sociedad; 2) el plano simbólico manifestado, por ejemplo, en el hecho de que la gente responda de un

modo

como

banderas y las señales de tráfico; 3) las "superestructuras organizadas” de la sociedad; 4) los hábitos y prácticas sociales (más correctamente, las costumbres); definido a símbolos tales

las

5) los fenómenos revolucionarios o reformistas (la relación entre este plano y el anterior es la misma que hay entre invención e imitación

de Tarde); 6) los valores que están en la base de las actividades observables en el plano anterior; y 7), la realidad social en

la teoría

inmediata,

o mente

colectiva,

que es indicio de

parte de Gurvitch de ciertos aspectos

mente

colectiva

— —

hombre

el

la teoría

de Durkheim. La

la profundidad de la concienmentes individuales y proporconocimiento íntimo de la reciprocidad de las rela-

dice

cia individual, opera

ciona al

de

aceptación por

la

se siente

a través de

en

las

ciones de valor en la vida social.

Hay que

destacar dos clasificaciones en la sociología de Gurvitch

La primera es su distinción entre microsociologia y macrosociología, que indica dos tipos principales de sociología, cada uno de los cuales usa métodos completamente diferentes de investigación. (Niegan esta distinción metodológica

y funciona listas el

muchos

como Merton,

mismo procedimiento

sociales.)

sociólogos, entre ellos neo-positivistas

quienes sostienen que debe emplearse

lógico para estudiar todos los

La microsociología estudia, por ejemplo,

los

fenómenos

pequeños gru-

pos irregulados, mientras que la macrosociología se interesa por fenó-

menos de grandes dimensiones, como

En segundo

los estados y las civilizaciones.

lugar. Gurvitch ha formulado una complicada clasificación

de las formas de sociabilidad un poco al estilo de von Wicse (véase t

capítulo 21); pero su enumeración de nada sociabilidad es, esencialmente,

un penetrante

menos que ejercicio

1

62

tipos

de técnica de

de la

definición y aporta poco al desarrollo teórico. En dos obras recientes, aparecidas ambas en 1955, Gurvitch hace valiosas aportaciones a los

problemas básicos de

la

teoría

socio-

lógica: primero, las relaciones entre la sociedad y la cultura por una parte y la personalidad por otra, y segundo, la naturaleza de la so-

ciedad.

La primera de esas obras tad humana. En ella ya no

es la titulada cita

Determmismo

Gurvitch la filosofía

social

y liberfcnomenológica

ESCUELAS FILOSÓFICAS

como punto ciología

de partida de su razonamiento (en La vocación de la

1950,

tica

señaló otro sociólogo francés, A. Cuvillier,8

como

cambio de orientación hiperempírica” 9 no se

opiniones sociológicas. Esto

Determinismo

En

so-

había renunciado a su adhesión a esa escuela

ya

filosófica). Pero,

este

335

— llamado en

refleja

ahora por Gurvitch "dialécel

contenido sustantivo de sus

mismo puede

decirse en gran parte de

social.

este libro, sostiene

Gurvitch que no pueden establecerse leyes

causales, leyes evolutivas ni leyes funcionales

en

el

campo de

la socio-

que puede encontrarse algún determinismo, sólo puede serlo en forma de leyes estadísticas (enunciados de probabilidad), de covariación y variables, de tendencias uniformes en diversas manifeslogía. Si es

taciones sociales, y la integración de las partes en todos. Después de examinar varias definiciones, Gurvitch identifica la libertad con las

acciones espontáneas y voluntarias que tienden a modificar situaciones y a vencer resistencias. Este concepto de la libertad es empleado para

someter a prueba formas sociológicas de determinismo, sobre un fon-

do de una sociología en profundidad que reproduce, con ficaciones, la expuesta

fundidad suprime limitan

uno

el

la

más

arriba.

libertad

Ninguno de

ligeras

humana, ya que actúan entre

al otro. Situación análoga prevalece respecto

"formas de sociabilidad", importante objeto de estudio de

modi-

de pro-

los niveles

la



y se

de

las

micro-

sociología.

Quizás

más

la parte

interesante de

Determinismo

social es el estu-

dio del determinismo y la libertad en las "sociedades omnímodas", esto es, en las grandes sociedades en cuya estructura pueden ser satisfechas la

inmensa mayoría de

se sabe

que

exista

sociedades, falta

las necesidades humanas. Según Gurvitch, no ningún principio universal de integración de esas

que exige un estudio tipológico preliminar.

autor describe cuatro tipos "arcaicos"

o

Así, el

primitivos, seis tipos históri-

despotismo ilustrado en combinación con el capitalismo naciente, y la sociedad democrática combinada con el capitalismo de competencia comercial), y cuatro tipos modernos (entre cos

(por ejemplo,

el

ellos el "capitalismo organizado" de los Estados

neos y

el

"pluralismo colectivo" de la

En

relación

de

los niveles

O

con cada tipo

se esboza

Unidos contemporá-

Gran Bretaña

y de Suecia).

brevemente la importancia relativa las formas de sociabilidad, y se

de profundidad y de

U

va ¡a sodolo gie franfaiie? (¿A dónde va indoiogía francesa?. 1953). filosófica sobre cinco posibles rebelones dialécticas de conceptos, expuesta por el autor en Cablees Intemationaux de Sociologie, vol. 15 (1953). Una de ellas es la tríada hcgcliana tesis-antíresis-síntesis. 8

ti

» Teoría

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

336

plantean estos problemas: ¿Qué tipo de determinismo social prevalece? y ¿Cuáles son las "posibilidades de libertad”? La conclusión general de Gurvitch es que en todo tipo de sociedad existe una plura-

lidad de dcterminismos, mientras el grado de libertad fluctúa pero

nunca desaparece por completo. No se dan soluciones empíricamente fundamentadas a dichas cuestiones en ese libro, relativamente breve, pero que merece atención y que sugiere cuánto estudio empírico sería necesario para responder científicamente a esos problemas de las relaciones entre la sociedad, la cultura y la personalidad. La otra obra de Gurvitch publicada en 1955 es un extenso artículo

sobre "estructura social ceptos

más

la

más

',

10

importantes de

materia que la teoría

él

considera uno de los con-

sociológica y que cada vez atrae

atención de los sociólogos. Después de examinar brillante-

mente las causas de esa atracción, Gurvitch toma del durkhcimiano Mauss (véase abajo, capítulo 21) el concepto del "fenómeno social total", que parece referirse a la sociedad como es dada en la experiencia inmediata. Entre las características de ese fenómeno se cuentan el predominio de las fuerzas centrípetas sobre las centrífugas, una regulación de la conducta, ciertas actitudes colectivas y la acentuación de los niveles de profundidad (tal como los trata en Determinismo social).

Gurvitch intenta mostrar lo que añade a este objeto de expe-

riencia

más bien amorfo,

sólo

en

el

adiciones

la estructura,

que, según

plano macrosociológico, nunca en



el

no estructurados



se encuentra

microsociológico. Esas

en otras palabras, la diferencia entre

estructurados y proposiciones:

él,

fenómenos sociales

están contenidas en las siguientes

hay jerarquías de los niveles de profundidad, de ios símbolos y de las formas de regulación de la conducta humana; 2) las unidades que forman esas jerarquías están siempre en equilibrio dinámico; 3) existe alguna conciencia colectiva de esas jerarquías y I

)

también hay "fuerzas" que sostienen

equilibrios;

4)

pero, 5

estructura

), la

no es nunca, en

el

equilibrio;

realidad, factor estático,

porque

siempre está sometida a procesos de formación, destrucción y reconstrucción. Gurvitch pone en guardia contra toda interpretación estática

de las estructuras sociales: en su opinión nada es estable en la

que experimenta movimiento y cambio perpetuos. Como ha advertido un crítico benévolo, la importancia concedida por Gurvitch al movimiento incesante le obliga a concentrarse en lo único y sin-

sociedad,

gular. Pero

si

la sociología sigue esa dirección, se arriesga a

10 G. Gurvitch: "Le conccpt de •ociaD, ibid., voL 19 (1955).

la structure sociale"

perder

("El concepto de la estructura

ESCUELAS FILOSOFICAS

337

su propia materia; porque la sociología, por lo

menos

general, es una ciencia teórica, y recurrentes. 11

tratar de

Aunque no

como

tal

debe

la sociología

fenómenos

adscrita ya a la fenomenología, la última obra

aún en torno de

de Gur-

en profundidad”, cuyo principal resorte es fenomenológico. Veamos ahora la obra de alguvitch se centra

la "sociología

nos otros sociólogos influidos por la filosofía fenomenológica.

Uno

de ellos es Julio Monncrot, autor de Los hechos sociales no son cosas (

1946). El título del libro indica

punto de

el

vista

anti-durkhcimiano

del autor.

Sostiene

(en

el

Monnerot que sólo pueden

sentido de la verstehen de

"abstracción ideativa")

punto de partida de

la

ser

realmente comprendidos

Max Wcbcr, o aun

mejor, de la

fenómenos de atracción, que constituyen el sociología. En general, "comprendemos” cier-

"explicamos” otros. Comprendemos cuanestamos do en presencia de una prueba que es válida per se. Esa prueba

tos acontecimientos, mientras

en

se encuentra

la experiencia

inmediata, y los intentos de basar la

comprensión en la inducción falsean la prueba misma. Contrariamente a la opinión de Durkheim, Monnerot insiste en que los hechos sociales no son cosas. Porque esos hechos se presentan a la mente de un modo claramente distinto del modo como lo hacen las cosas. Aquellos son "circunstancias humanas”, localizadas y fechadas. El material primario de la sociología consiste en secuencias de tales circunstancias, lo cual significa que los datos fundamentales de la sociología son los logía

misma

mismos que

los

de

la historia. El objeto

de

la socio-

es dar un nuevo sentido a fenómenos ya estudiados por

otras ciencias.

La sociología, pues, es un

modo

de tener en cuenta a

demás ciencias humanísticas, de comparar sus elementos y de buscar un nuevo conocimiento de la vida social. Pero la sociología no es la ciencia de la sociedad, ya que, según Monnerot, no hay "sociedalas

estados de

des”, sino sólo

mentadas por

los

sociedades,

situaciones

sociales

experi-

hombres.

Los hechos sociales o

humanas (que en la obra de Monnerot parecen referirse a la situación de los hombres cuando se enfrentan con experiencias inmediatas) no explican por sí mismos fenómenos como

las circunstancias

movimientos

Para comprender estos últimos, por ejemplo, una persona debe sentir primero la presión del los

sociales.

movimiento particular y en seguida librarse de ella; únicamente entonces puede obtener un conocimiento objetivo. 11 "Foncu’on

H. Janne.

et

ib¡J., vol.

en sociologie", 16 (1954).

finaliré

"Función y finalidad en sociología”, por

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

338

de describir el acto de comprender y sus metas se examen que hace Monnerot de lo que él llama representaciones fundamentales. La más importante de ellas es que todo individuo "trasciende sus límites naturales", y por lo unto proEstos intentos

completan con

el

duce consecuencias en

oponen unas a

el

orden

social. Esas

consecuencias se encuentran

mantienen duelos entre sí (reminiscentes de de Tarde). Pero no hay sociedad sin atracción. La sociedad, en realidad, es primordialmcnte una agregación humana que desarrolla lazos de coordinación y cooperación (lo cual está en oposición con el enunciado de Monnerot citado más arriba, que niega la existencia de la sociedad). Dentro de esta agregación nacen tipos y

otras;

los "duelos lógicos



de estructuras a base de

proximidad espacial y de la afinidad. Puegrandes tipos de estructuras sociales, que Monla

den distinguirse tres nerot designa con las palabras alemanas Gemcinscbaft, Gescllscbaft y BunJ, basándose esta última sobre la afinidad de experiencias afectivas comunes. Las dos primeras categorías, como hemos visto, se han convertido en conceptos casi normativos de la sociología contemporánea.

La sociología fcnomenológica también está representada en los Es-

en la persona de Fricdrich Baerwald (n. 1900), nacido Alemania en y desde 1935 profesor en la LJniversidad de Fordham. Las opiniones teóricas de Baerwald pueden resumirse del modo sitados Unidos,

guiente:

12

Realidad social



sostiene

Baerwald



equivale a sociedad.

sociedad no es fenómeno psicológico que se manifiesta en

miento de

la reciprocidad

de relaciones en

el

La

descubri-

la propia conciencia del

individuo. Los datos fundamentales de la experiencia

comprenden

la

que nosotros mismos, y nuestra dependencia de ella. Pero tenemos que entender no meramente el hecho de la coexistencia, sino su modo general. La dependencia humaexistencia real de otra gente

na se basa en

la insuficiencia del

individuo para asegurarse su pro-

Su "marco temporal” se limita a su existencia y experiencia propias; el "marco espacial” del individuo es igualmente limitado. Estas limitaciones son superadas mediante la coexistencia. El proceso de coexistencia en el tiempo dice Baerwald crea pia supervivencia.



tipos

de grupos sociales en Nuestro resumen de



los cuales se integran los individuos y

de Baerwald se basa en gran parte en dos de sus ("La sociedad como proceso"), en Ameritan Ca/holic Sociological Rerieu.'. diciembre de 1944, y "A Sociologkal Vicw oí Depersonalization" ("Un punto de vista sociológico de la despersonal ización”) , en Thougbt, primavera de 1956. 12

artículos:

‘'Soticty

la teoría

as a Process”

ESCUELAS FILOSOFICAS

339

mediante ellos se encuentran en situación de unir sus esfuerzos con los

de

los otros.

La

participación social unifica a los individuos en

una cadena de acontecimientos pasados importantes; por ese mismo hecho, les asigna una participación en la proyección hacia lo futuro de la existencia del grupo. Mediante esta inclusión en una trama transpersonal, el individuo experimenta una ampliación de su horizonte en el tiempo c integra en su conciencia destrezas, costumbres, significados y valores desarrollados en largos j*-riodos. La coexistencia es asimismo un proceso interaccional en el espacio.

Produce

ampliación del horizonte individual instituyendo sistemas

la

transpersonales de "dominio del espacio" en los que participan los

que contribuyen a ellos y se benefician de ellos. Las instituciones sociales no representan a la sociedad en

individuos,

Dado que

existencial.

las

deben hundir sus

instituciones

el

plano

raíces

en

alguna otra cosa, y esta es el proceso de coexistencia mismo, la constante proyección de los horizontes tempo-espaciales de los individuos

en sistemas transpersonales más grandes. La coexistencia implica la constante transformación del tiempo astronómico en un pasado y un futuro llenos de sentido, así

como una

transformación constante del

habitat geográfico en espacio social.

Aunque

la coexistencia es el

— prosigue Baerwald—

,

son ni automáticos

ni

modo de

existencia de los individuos

los sistemas reales

instintivos.

de vivir y de cooperar no

La sociedad es un requisito previo

para la supervivencia, sin duda alguna; pero requiere una activación incesante mediante la creación y conservación de extensos marcos sociales temporales y espaciales. La sociedad no se continúa por sí

misma en

lo

que

se refiere a las formaciones sociales específicas.

Por

consiguiente, inherente a todas las estructuras sociales existe la posibilidad de su

de

empeoramiento y desintegración por

la

debilitación

trama temporal y espacial de la sociedad. Aunque son muy sugestivas, estas ideas elevadamente abstractas de Baerwald aún no han atraído la atención de muchos sociólogos en los lazos

este país, ni aplicarse,

en

la

han sido sometidas

en gran medida, a

a

prueba empírica. Esto último puede

la escuela filosófica en general.

La escuela fenomenológica: Resumen y

critica

Cuando

se la abstrae de las premisas filosóficas y de las peculiaridades metodológicas, pueden encontrarse algunos atisbos interesantes en

de la escuela fenomenológica. Por lo menos se hacen ver dos nuevos tratamientos del concepto de sociedad: en la sociología en pro-

Ja obra

t

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

340

fundidad de Gurvitch y en la ampliación de los horizontes temporal y espacial del individuo, de Baerwald. En lo que respecta a las relaciones entre sociedad e individuo, se ofrecen tres puntos de vista: la

duración independiente de la

conducta del

independencia de

la sociedad, la relativa

grupo respecto de

los actos e intenciones

de

los

miem-

bros individuales del grupo, y el peligro inherente a toda estructura social de su empeoramiento y desintegración. Como unidad para el

grupo, más bien que el actor El problema de los determinantes

análisis sociológico, se señala todo el

individual

o

la interacción social.

del orden y de los cambios sociales cae fuera de las principales preocupaciones de la escuela. El

enfoque fenomenológico está abierto a diferentes

críticas.

primer lugar, los fenomenologistas pretenden que los conceptos cos de la ciencia, incluida la sociología,

deben

ser

En

bási-

formulados por

la

(de su escuela). Aceptar esta pretcnsión haría imposible un universo común de pensamiento, requisito previo para el desarrollo de filosofía

la

de

ciencia empírica.

En segundo

lugar, los enunciados sociológicos

fenomenologistas, que ellos creen resultado de "abstracción

los

con toda probabilidad se basan realmente en conocimientos previos que han acumulado mediante la observación participante de

ideativa",

la

vida social. Por último, los fenómenos que los fenomenologistas

pretenden "ver" en

la

sociedad parecen estar seleccionados arbitra-

riamente y hasta con prejuicios. La descripción que Vierkandt hace de la acritud del individuo hacia el grupo, por ejemplo, puede expresar

con bastante exactitud el

de

de

los

el

punto de

norteamericanos o

los niveles

vista

los franceses.

alemán, pero difícilmente

Además,

la interpretación

de profundidad que hace Gurvitch es arbitraria y con-

funde estructuras sociales y procesos

sociales.

Karl Mannheim Para terminar

de inspiración

el

examen de

filosófica,

las teorías sociológicas

estudiaremos algunas de

contemporáneas las

opiniones de

Karl Mannheim

(1891-1947), profesor alemán que, después del ascenso al poder de Hitler, se estableció en Inglaterra, donde halló nueva inspiración. Las obras más conocidas de Mannheim son Libertad y planificación social ( 1946) e Ideología y utopía ( 1936), esta última considerada con razón como una de las piedras angulares de una rama especial de la sociología, la sociología del conocimiento. Más importantes para la sociología teórica general son dos colecciones

póstumas de trabajos: Essays on Sociology and Social Psycbology (En-

ESCUELAS FILOSOFICAS

341

sayos sobre sociología y psicología social, 1953) y Essays on the So ciology of Culture (Ensayos sobre sociología de la cultura, 1956).

Es indudable que la sociología de Mannheim está filosóficamente fundamentada, aunque quizás de un modo un tanto ecléctico. En la primera fase de su obra puede percibirse "una creencia metafísica, semi-religiosa, en la función creadora de la historia", que lucha siempre por armonizar las tendencias antagónicas. 13 En la última fase concedió que uno no puede dejarse guiar sólo por esa guía debe completarse con criterios tales

la historia y

como razón

que

contra sin-

razón, paz contra agresión, etc. Esta nueva actitud introduce mani-

fiestamente juicios de valor y va, por lo tanto, en contra de la tendencia dominante en la sociología contemporánea. Para Mannheim, esta actitud tuvo por resultado la adopción de la idea de la plancación

que desarrolló breve pero brillantemente en Libertad, poder y planificación democrática (1950), gran parte de cuya obra pertenece al campo de la sociología política. En vez de estudiar las últimas manifestaciones del pensamiento de Mannheim, estudiaremos algunas social,

de sus ideas pertenecientes al dominio de

mente

la teoría sociológica propia-

dicha.

Mannheim

una ciencia que busca la coordinación de los estudios en los campos de las diversas ciencias sociales. Esta opinión parece volver a Spencer; pero no es así, porque Mannheim Para

define la sociología social total

Ja

la sociología es

como

teoría general

de

la

sociedad o del proceso

(lo que coincide con la definición de Sorokin, tal

expusimos en

el capítulo 1).

como

Esa teoría no puede limitarse al estu-

dio de los procesos de "asociación” o de coalescencia de los hombres

en grupos estructurales; debe incluir también el estudio de los nificados que unen o dividen a los hombres, en su relación con

siglas

estructuras sociales. Este aspecto de la investigación sociológica debe

una sociología de

realizarlo

Uno

de

la

mente, o sociología de la cultura.

fundamentales que hay que usar en el estude estructura social, que, en opinión de Mann-

los conceptos

dio sociológico es el

que abarca más realidad. En esto el punto de vista de Mannheim se parece al de Gurvitch, pero el concepto de estructura del primero se acerca más al de sistema. Para Mannheim, el concepto estructura es aplicable a todo objeto de cierta complejidad que uno concibe como formado por elementos de menor complejiheim, es

la característica

dad.

Una

ca, y

presenta una configuración de fuerzas antagónicas que luchan por

estructura puede ser estática, pero con frecuencia es dinámi-

>3 Como dice Paul Keczkemeri en su excelente introducción a Ensayos sobre sociología y psicología social de Mannheim.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

342 la

una

supremacía, por ejemplo,

En

clases.

sociedad con fuertes conflictos de

Mannheim que las estructuras perseguidas como metas; en los

sus obras anteriores suponía

son por lo

común

intrínsecamente

últimos escritos reemplazó esa consecución impersonal por una pla-

neación consciente.

Ningún

aspecto del proceso social que consista en gran medida

construcción y modificación de estructuras, puede ser independiente de las significaciones. Las significaciones socialmente relevan-

en

la

en situaciones cooperativas. Pero con frecuencia surgen diferentes significaciones, y la gente puede captar primero una tes se originan

los hombres y después aceptar otra, situación que es facilitada cuando cambian fácilmente sus papeles sociales. En esas circunstancias, hace

su aparición el razonamiento abstracto,

sobre "la significación de la

las

y,

finalmente,

la

meditación

significaciones" expresa con frecuencia

lucha entre diferentes ideales sociales. Así, debe rechazarse toda

concepción de Ja estructura social como un principio que se despliega inexorablemente. Porque ese "despliegue" en realidad es una sucesión

de preferencias limitadas en que lidad,

en especial del

líder,

la

función catalítica de

la

persona-

juega a veces papel importante. Encon-

traremos otras opiniones más deterministas cuando estudiemos

la so-

ciología histórica (en el capítulo 20).

Como Max Wcber, Mannheim

propugna un estudio dual de los fenómenos sociales, pero discrepa en cuanto a la composición de la dualidad. Weber completa el análisis causal con el estudio interpretativo en el plano de la motivación. Para Mannheim el suplemento del análisis causal es el análisis funcional: lo que ha sido explicado

causalmente también debe ser conocido en relación con su función

en

el

mantenimiento del equilibrio del conjunto del sistema (esta

seología aparece en el texto de

Mannheim como

fra-

para corroborar

la

que hemos hecho de sus conceptos de estructura y de En otras palabras, el significado subjetivo que Weber asigna

identificación

sistema).

a la acción

o

al

proceso es reemplazado por su significado objetivo

grupo o sistema en conjunto. Planteo ahora una cuestión que quizás ha tenido confundido al lector de este capítulo. ,G>mo es posible la sociología filosófica? ¿No es la sociología el estudio de fenómenos en el plano empírico, mientras que en filosofía se busca otro plano de abstracción: el de una concepción unificadora de la realidad total? En principio, la pregunta está justificada. Pero en ocasiones los investigadores usan premisas filosóficas sólo como una especie de andapara

el

ESCUELAS FILOSÓFICAS después de retirado

rniajc,

el

343

cual siguen en pie sus proposiciones

válidas en el terreno empírico. Ésta fue, digámoslo de paso, la idea

de Spencer concerniente a

la evolución cósmica y a la analogía orgánica (véase capítulo 3). Pero la proposición de Spencer que quedaba

una vez retirado mente,

el

andamiaje, no podía ser comprobada empírica-

como ahora sabemos.

Volviendo a

las institucional is tas

contemporáneos, a los fenomeno-

logistas (incluso Gurvitch, a pesar

de su declaración de independenfenomenología) y al "solitario" Mannheim, puede suponerse que algunas por lo menos de sus proposiciones son plausicia respecto

de

la

bles y fructíferas independientemente de sus premisas filosóficas. Una de las diferencias con Spencer puede advertirse en que los sociólogos

de nuestros días tienen a su disposición un vasto cuerpo de conocimientos acumulados durante el siglo que ha pasado desde filosofantes

la génesis

En

de

las ideas dc-I

otras palabras,

han

segundo padre fundador de

interpretaciones teóricas incorporadas en las obras sores.

Por otra

parte, la curiosidad filosófica

esas perspectivas.

sociología.

de

sus predece-

de un sociólogo puede

pueden ser importantes en el plano capítulo hemos hecho un esfuerzo para resumir

abrir perspectivas nuevas, y éstas

empírico. En este

la

"interiorizado" numerosas generalizaciones c

Capítulo 20

SOCIOLOGÍA HISTÓRICA El segundo cuarto del siglo

en

el

campo do

la sociología

xx

un periodo de intensa actividad histórica. Con estas últimas palabras se fue

designan los intentos para descubrir uniformidades en

el

movimiento

de las sociedades, culturas o civilizaciones, y los principios que las gobiernan. Aunque la sociología comenzó su existencia como sociología histórica en este sentido

xvm —>

predecesor del siglo

—en

la

la

tarea

obra de Comee

de Vico, fue abandonada cuando se hizo

manifiesto que la teoría evolucionista

no

y

en

la

se

ajustaba a los hechos.

xx

hizo un nuevo intento

Spengler y el estudio del cambio cíclico Sin embargo, en el primer cuarto del siglo

la norma del desenvolvimiento histórico el alemán Oswald Spengler (1880-1936). Su Decadencia de Occidente ( 1918) fue, durante varios años, quizás la obra más ampliamente discutida sobre uno de los grandes problemas de la sociología: el problema de las uniformidades en el curso vital de las culturas o civilizaciones. Traducida del alemán a diversos idiomas, el éxito temporal de esta

para definir

ambiciosa obra

debió en gran parte a que sus sombríos pronósticos cuadraban bien con el desaliento de una generación abrumada por la catástrofe

de

se

la

primera Guerra Mundial.

1

Las opiniones de Spengler, expuestas en términos más o menos adecuados para

el

estudio de la teoría sociológica, pueden expresarse

humanidad como un todo no tiene sentido ninguno perceptible. Además, la división convencional de la historia en antigua, medieval y moderna es altamente desorientadora y no tiene valor interpretativo. La gran significación reside en las historias de las culturas independientes, mientras que sus mutuas

modo

del

siguiente: La historia de la

relaciones son accidentales y, relativamente, carecen de importancia.

Cada 1

las

cultura

Un examen

independiente es propiedad de un pueblo (o de un cuidadoso revela que

de Danilcvsky (véase

las

ideas

de Spengler reproducen, embellecidas,

supra. capítulo 4). La semejanza es tan sorprendente que, en

Opinión de H. E. Barnes y H. Beckcr. "el paralelismo es demasiado estrecho para ser accidentar (Social Thougbt from Lore to Science, 1938, vol. II. pp. 1032-33). Spengler no menciona ni cita nunca a Danilcvsky; pero pudo haber leído su obra en la traducción abreviada francesa, o quizás también en ruso. En todo caso, un sociólogo ruso informó a Sorokin que había visto el libro de Danilevsky en la biblioteca de Spengler en 1921. (Véase The Social Pbilosopbies of an Age of Crisis, por P. A. Sorokin, Boston, Beacon Press, 1950, p. 349.)

344

SOCIOLOGÍA HISTÓRICA

345

grupo de pueblos) que participa en una Weltanschauung (filosofía de la vida) común. Insiste Spengler en que cada cultura tiene su propio estilo o etbos, irreductible al estilo de cualquiera otra cultura (lo cual significa que los hombres pertenecientes a diferentes culturas no pueden en realidad entenderse entre sí). Pero Spengler sólo caracteriza los esti-

de unas pocas culturas, y eso de un modo sumamente impresionista. Por ejemplo, el símbolo de la cultura clásica es la estatua deslos

nuda, el

de

el

de

la

árabe (magos, cristianismo primitivo) es la basílica, y (occidental) es la música instrumental y el cálculo.

la fáustica

La cultura misma es concebida como un organismo. Su desenvolvimiento obedece más al ''destino" que a la causalidad. I

ahí el título de la y por lo tanto su ciclo debe cerrarse ya. De obra: La decadencia de Occidente, y la sensación que causó.

La popularidad del libro de Spengler alcanzó su punto

máximo

entre 1920 y 1930. Desde entonces, los sociólogos, los antropólogos culturales y los historiadores, basándose en los conocimientos sociológicos acumulados, han hecho nuevos intentos para formular teorías

en gran escala de

las fluctuaciones

de las culturas o civilizaciones.

Dos

de esos intentos han despertado universal atención, los de Toynbee otros trabajos un y de Sorokin, aunque también se han publicado tanto análogos.

Merece observarse que

las

dos obras

camArnold Toynbee

más importantes en

este

po han aparecido casi simultáneamente. El historiador (n. 1889) publicó seis volúmenes de su Estudio de la Historia en 1934-39; en 1954 publicó cuatro volúmenes más. Dinámica social y cultural,

en cuatro volúmenes, del sociólogo norteamericano Sorokin,

apareció en 1937-41. Sorokin ha estudiado críticamente con frecuencia

la

teorías

obra de Toynbee; pero Toynbee parece haber ignorado

las

de Sorokin.

Arnold Toynbee La sociología histórica de Toynbee es un intento de descubrir uniformidades en

decadencia de las civilizaciones y de exponer los principios de esa norma dinámica. Basa sus conclusiones

en

el desarrollo y

de veintiún civilizaciones que supone que han recorrido

el estudio

su ciclo histórico natural completo, o casi completo,

más

otras cinco

"detenidas” y otras varias "abortadas”. Las civilizaciones plenamente desarrolladas son la occidental, dos ortodoxas cristianas, la irania, la árabe, la hindú, dos del Lejano Oriente, la helénica, la siriaca, la índica, la sínica

o

china, la minoica, la sumeria, la hitita

lónica, la andina, la mexicana, la yucateca, la

maya

o

hetea, la babi-

y la egipcia. Las cinco civilizaciones 'detenidas'’ son la polinesia, la esquimal, la nó-

mada,

la

otomana y

la espartana.

SOCIOLOGÍA HISTÓRICA

347

Toynbee considera la civilización, que es su unidad de estudio, como un campo inteligible y esencial de estudio histórico. Parecido de "cultura” en Danilevsky y Spengler, el concepto "civilización" se refiere a cierto número de pueblos que poseen numerosas caracteal

comunes. Las civilizaciones pueden ser "originales", habiendo

rísticas

brotado espontáneamente de un nivel precivilizado, o "afiliadas",

cuando han sido estimuladas por civilizaciones ya existentes. Concluye Toynbee que han surgido y florecido cuatro o cinco civilizaciones originales: la egipcia, la sumeria, la china, la

Todas

las

demás han

maya

y quizás

la índica.

sido afiliadas a civilizaciones anteriores.

1:1

con-

cepto de civilizaciones "afiliadas" separa la opinión de Toynbee de la teoría

de Danilevsky y más aún de



Toynbee



de Spengler. Algunas de

la

se distinguen por

un

estilo defi-

nido: estético en el caso de la helénica, técnico en

la

occidental,

las civilizaciones

religioso

en

dice

la rusa; pero,

como en

la

obra de Spengler, no está des-

arrollado el concepto de estilo.

La solución de Toynbee a vimiento de cesores. lización.

En

la cultura es

de la uniformidad en

el

mo-

análoga, en general, a las de sus dos prede-

— —

momento

dice nace una civiy en cierto lugar determinadas circunstancias (cuyo carácter se describe

cierto

En

la cuestión

más abajo) la civilización se desarrolla, si no es detenida o no pertenece a uno de los tipos abortivos, como la espartana o la polinesia. Finalmente, esc desarrollo trae consigo un "colapso" o paralización seguido de la decadencia. A diferencia de Spengler, Toynbee no emplea las imágenes poéticas de las cuatro estaciones o de las cuatro

edades del hombre para describir ese

Spengler en creer que

el

Pero Toynbee se une a

ciclo.

curso de cada civilización (con las excepcio-

nes mencionadas) es uniforme, que pasa por predeterminadas etapas

A

diferencia de Spengler, y que desaparece. definida a la vida de las civilizaciones.

no atribuye una duración

El estudio del origen

más

brillante

de

la

y desarrollo de las civilizaciones es la parte obra de Toynbee. Una de sus tesis principales es

que

los procesos del origen y el desarrollo están dominados por la pauta reto-respuesta. El reto puede proceder de fuerzas naturales,

como un clima cosos.

no

duro,

Nace y se

o de

desarrolla

los

hombres, en especial de vecinos

una

civilización

si,

por una parte,

beli-

el reto

demasiado riguroso, y si, por otra parte, existe una minoría inteligente que halla respuesta adecuada al reto. 3 Esta opinión reprees

3 Interesante aplicación

nacimiento de

la

Nueva

de

esta

idea

a

América

es

la

explicación

Inglaterra: sus colonizadores, enfrentados con

de Toynbee los

retos

al

de un

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

348 serna

un importante progreso sobre

por Spengler

como

la teoría del destino sustentada

explicación del origen de las civilizaciones.

Las civilizaciones en desarrollo, según Toynbee, presentan características definidas.

Cada una de

ellas contiene

una minoría creadora,

mayoría del pueblo. Este último se compone de un "proletariado interno" de la misma sociedad, y de un "proletariado

a la que sigue

la



externo’’, vecinos bárbaros influidos por la civilización creciente.

civilización

cualitativos

Cada

en desarrollo se extiende como un todo, más en términos que numéricos; el gran tamaño no es de ningún modo

síntoma de civilización en desarrollo. El proceso de desarrollo abarca

de integración progresiva y autodeterminación y su diferenciación de las otras mediante la adqui-

los importantes rasgos

de

la civilización,

sición

de un

Pero

o

la

estilo único.

el desarrollo

de la civilización es interrumpido por el colapso

paralización, que sobreviene

cuando

la minoría

no encuentra

respuesta adecuada a un reto grave. Es éste un hecho inexorable: en

ningún caso histórico ha encontrado la minoría creadora respuestas apropiadas a todos los retos a que lia tenido que hacer frente su civilización. Por lo general, el colapso tiene lugar sólo pocos siglos después del nacimiento de una civilización. Así, la mayor parte de la historia

comprende

civilizaciones decadentes.

Al colapso o paralización

—continúa Toynbee— siguen

la desinte-

gración y la disolución. La decadencia y la muerte se producen como una "necesidad interna", mediante el funcionamiento de las fuerzas

misma, como, por ejemplo, las disensiones y el proletariado, y no por la acción de enemigos ni por decadencia de la técnica, ni por ninguna necesidad cósmica. Durante el período de desintegración la cultura ya no se internas de la civilización

entre la élite

desarrolla

o minoría

como un

todo o conjunto, sino por partes sueltas, produ-

ciendo, por ejemplo, manifestaciones artísticas, religiosas o económi-

La minoría, incapaz ya de respuestas adecuadas y perdiendo su facultad creadora, se convierte en una minoría gobernante que se imcas.

pone por

la

fuerza.

Crece

el

tamaño de

las

unidades políticas, por

ejemplo, se forman imperios, proceso que Toynbee cree más bien perjudicial para el bienestar de la civilización.

cuentes entonces. Pero

el

Y

las guerras

son

fre-

proletariado interno se escinde de la mi-

noría y se le opone; los proletariados externos pueden atacar a la clima bastante riguroso. la limitación de recursos y la despoblación de contando con una minoría inteligente, produjeron una civilización que a dominar todo un continente.

la al

tierra,

pero

final

llegó

349

SOCIOLOGÍA HISTÓRICA

que Gumplowicz señaló mucho antes, como vimos en el capítulo 5. Después de un "periodo de disturbios”, que puede ser prolongado, la minoría gobernante crea un Estado universal”, universal en el sentido de dominar todo el campo de la civi-

civilización decadente, cosa

'

mismo tiempo, el proletariado puede crear una Vemos aquí cómo emplea Toynbec la historia

lización particular; al

universal”.

"iglesia

imperio político

clásica (su especialidad profesional), representando el

romano un Estado

universal y el cristianismo naciente una iglesia

universal.

En

de

la etapa final del ciclo

la civilización

aparecen cuatro tipos

de personalidad: la arcaica, que busca la salvación en el retorno al

pasado (el "salvador con se manifiesta te,

el

y

como

el

máquina de tiempo");

la

"salvador con la espada";

salvador religioso.

En

la futurista,

la estoica

indiferen-

esta etapa, la única posibilidad

vación reside en la transfiguración, a base de la religión.

que

Una

de

sal-

orien-

no salva a la civilización decadente, pero camino para la aparición de un nuevo modo de vida

tación religiosa generalizada

puede preparar

el

que tenga buen

éxito, afiliado a la

Son ampliamente reconocidas cualidad sugestiva, de la obra de

misma

civilización predestinada.

la brillantez y erudición, así como la Toynbec. Pero esc ambicioso sistema

interpretativo plantea algunas cuestiones fundamentales. Jugar, ¿qué es

una cultura o una

civilización?

En primer

Toynbec no propor-

ciona criterios objetivos para este concepto básico que constituye su

misma unidad de

¿Por qué, por ejemplo, se considera que

estudio.

Rusia constituye una civilización exclusivamente suya? rio creer

que Esparta ha producido una

interpretar la historia de

parte de

la fase

es realmente

Roma

decadente de

una

en su totalidad

como

es arbitra-

civilización independiente, e casi sólo

Ja civilización helénica?

civilización, o,

¿No

se pretende

como una

¿La "nómada”

a veces, simple-

mente un grupo nominal? Los críticos de Toynbec, tanto sociólogos como historiadores, han formulado muchas preguntas de este orden.

Un o

segundo tipo de cuestiones

parálisis

muerte. tos”

de

se refiere a su concepto del colapso

y al periodo subsiguiente de decadencia y estar seguros de cuáles fueron los "momen-

la civilización

¿Cómo podemos

de colapso

al

mirar

el

pasado?

Y

después de un colapso, ¿por

qué es una civilización forzosamente incapaz de reanudar su movi-

miento ascendente? Difícilmente puede considerarse como una virtud de su teoría general el que Toynbee encuentre necesario catalogar dos civilizaciones chinas diferentes y otras dos civilizaciones hindúes diferentes para explicar el hecho indudable de florecimientos sucesivos.

iz

D

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

350

Por último, de

uniformidades que haila Toynbee en

las

civilizaciones

las

el desarrollo

son "justificadas” en gran parte con ejemplos

sacados de la historia griega y de la occidental. Sus amplias generalizaciones probablemente no hubieran podido ser derivadas de la historia

egipcia

o de

ciones sueltas

en realidad, Toynbee sólo presenta afirmaacerca de la mayor parte de las civilizaciones, que ni la china;

confirman ni refutan su teoría (en

el

caso de

la civilización

árabe,

reconoce que se aparta de la norma general). Es manifiesto que la teoría

de Toynbee no ha nacido

(

ni

ha sido sometida a prueba ) por

estudio inductivo, sino que es en esencia producto de ¡deas obtenidas

griega y occidental. Podemos concluir que esa teoría fue sobrepuesta arbitrariamente a la historia

en

de

la investigación

las civilizaciones

de otras civilizaciones.

mayor parte de

Estas críticas convienen en cierto grado a la intentos para formular

una

La inmensidad

sociales.

los

teoría general y amplia de los cambios misma de la tarca disuade a muchos inves-

Toynbee el haber principios que rigen los

tigadores de emprenderla. Es gloria perdurable de realizado

un

serio esfuerzo para registrar los

cambios culturales. Lo mismo puede decirse de Sorokin,

el

otro gran

sociólogo histórico.

Dinámica

cultural

de Sorokin

La dinámica cultural de Sorokin se basa en su teoría analítica, que hemos estudiado en el capítulo 18. Coincide con los historiadores en que hay aspectos de los cambios sociales no recurrentes y únicos. Pero los procesos sociales

no

están tejidos de materiales absolutamente úni-

que presentan elementos recurrentes y aislados y estudiados por la sociología.

cos, sino

ser

Según Sorokin,

la

repetidos,

tendencia general del cambio social es el avance

en línea recta hasta determinado límite; cuando a ese límite, tiene lugar

algunos casos,

el

que deben

la

casi se

ha llegado

inversión de la tendencia lineal

(o, en

estancamiento cultural). El movimiento invertido

avanza hacia otro límite, y de nuevo está sujeto a la inversión. Así, la pauta del cambio es una fluctuación entre las culturas que Sorokin llama ideativa y sensible, señalada por oscilaciones en una dirección a través del tipo mixto de cultura y en la otra a través del tipo idealista. Sorokin hace ver toria

de

la

cómo

esa pauta caracteriza el conjunto de la his-

cultura occidental,

la cual,

según este autor, puede seguirse

hasta los tiempos de la anticua Grecia. La cultura griega es descrita

como

ideativa desde el siglo

vin hasta

fines del

vil

a.

c.;

porque

SOCIOLOGÍA HISTÓRICA

351

medio siguientes, incluso la Edad de Oro de Atenas, fue idealista. Desde la última parte del siglo iv a. c., hasta el siglo iv d. C., época en que nació y floreció el imperio romano, la cul-

durante

el siglo

y

tura fue evidente.

A

los

dos siglos siguientes de cultura mixta los

sucedió un largo periodo de cultura ideativa. Desde fines del siglo xii hasta principios del XIV la cultura fue idealista; ésta es la época de las

Dante y de Santo Tomas de Aquino. A partir de fines del siglo xiv la cultura se hizo cada vez más sensible, hasta llegar a la culminación en los últimos decenios. Hoy pueden percibirse algunos síntomas de un cambio inminente en dirección del polo catedrales góticas, de

ideativo.

Sorokin completa esta descripción, basada en laboriosos estudios realizados con ayuda de veinte colaboradores, con breves excursiones

por

la historia egipcia,

china c hindú. Pero estos últimos materiales

no tienen ningún valor fundamental en

la teoría

de Sorokin, y sólo

sirven de base a algunas afirmaciones cautelosas. Finalmente, supone

polaridad entre lo ideativo y lo sensible se remonta cultura primitiva.

Sorokin que

también a

la

la



motor del tipo de cambio que dejamos descrito dice Sorokin está localizado en el mismo sistema de cultura; está en la naturaleza de la cultura el cambiar, porque el cambio es la ley de roda El resorte



vida.

No

quiere esto decir que el cambio de la cultura no sea afectado

por factores externos,

como

el

clima y

el

un papel secundario. El cambio inmanente o de carrera las

vital

sucio, pero éstos juegan es

de todo sistema sociocultural; es un despliegue de

potencialidades inmanentes del sistema. fases principales

rección y predeterminadas por las

una especie de destino

Aunque

la principal di-

de este proceso de despliegue están

las fuerzas internas del

sistema,

aún queda un

margen considerable para la variación. Como hemos visto, Sorokin declara que el movimiento histórico en una sola dirección se acerca al límite que alcanzaría si la cultura se hiciera perfectamente ideativa

o perfectamente sensible. Pero esta

si-

tuación extrema no se produce nunca: todo supersistema cultural está

incompletamente unificado. Cuando

desenvolvimiento cultural se

el

acerca al límite teórico, la tendencia se invierte (aunque es una posibilidad el estancamiento cultural). Pero la cultura

como

tal

no mucre

nunca; algunas partes de ella quizás sean rechazadas, pero otras son absorbidas por diferentes culturas y sobreviven. En esto se muestra Sorokin mucho más optimista que Spengler y que Toynbee.

La

teoría

de Sorokin relativa a

la

dinámica cultural, de

la cual

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

352 sólo

hemos presentado un breve

En primer

esbozo, se presta a diversas críticas.

lugar, dicha teoría parece simplificar en exceso los hechos

que han de explicarse. Por ejemplo, la Edad de Oro de Grecia y la época de Dante probablemente fueron idealistas; pero se diferenciaron en muchos aspeaos. En tales casos, debieran tenerse en cuenta elementos adicionales y de contraste, de suene que puedan determinarse situaciones culturales concretas por la coincidencia de aspectos específicos en procesos diferentes. Sorokin

no ignora

do expone sus ¡deas En segundo lugar,

tras el telón.

lo

mantiene siempre

la distinción entre

esto,

pero cuan-

elementos culturales que cam-

o

fluctúan conjunta o interdependientementc y elementos que no lo hacen así, es el criterio de Sorokin para reconocer los "sistemas”

bian

Cuando atribuye

socioculturales.

pendientemente a

los

la

propiedad de fluctuar interde-

elementos de esos sistemas, Sorokin razona, por

menos en parte, dentro de un círculo vicioso. En tercer lugar, la elección del concepto cultural de verdad, definido en términos sensibles, ideativos o idealistas (según dijimos en el lo

capítulo 18), cultural,

no

es

como determinante

muy

a escribir la obra

básico del desenvolvimiento socio-

convincente. Puede argüirsc que es posible volver

de Sorokin tomando elementos contrapuestos como

determinantes fundamentales del desarrollo cultural y llegar casi a los

mismos

resultados.

Chapín y Kroeber

En Cultural Change (Cambio

1928),4

Chapín un conocimiento profundo de la "principal corriente de cultura" que marca la historia humana desde la Edad de Piedra hasta la presente Edad de la Máquina. Pero no es una corriente única, sino que más bien consiste en varias corrientes independientes que corresponden a "culturas de grupo" en que pueden distinguirse ciclos de desarrollo y decadencia nacionales. Cada ciclo, en definitiva, debe ser entendido como procultural,

F.

Stuart

señala que la primera obligación de los sociólogos es poseer

ducto de un complejo de fuerzas constituido por lares

de

la cultura, tales

como

el

económico,

los aspectos particu-

el político, el religioso

y el intelectual. Estos componentes particulares de la cultura se caracterizan a su vez por un ciclo de desarrollo y decadencia. Cuando los ciclos de diferentes formas culturales son cronológicamente correla4 Las

más

aportaciones de Chapín

arriba, capítulo

15.

a

la

sociología

neo-positivista han

sido estudiadas

SOCIOLOGÍA HISTÓRICA

355

tivos o coincidentes, cuando se desarrollan juntos y alcanzan un alto ¿rudo de desarrollo al mismo tiempo, el resultado es una época de madurez de la nación o grupo. Después de exponer este concepto de la maduración cultural, Chapín concluye que es imposible determinar los rasgos culturales particulares ni el total

número de formas

que se necesitan para producir el

nacional.

No

componentes del complejo florecimiento de una cultura

sociales

obstante, aplica su teoría a algunos casos concretos, por

ejemplo, al progreso de

civilización griega, a la lucha

la

de clases

y a ios problemas agrarios en Roma, a ciertos cambios en la cultura material inglesa en la Edad Media, así como a algunos aspectos de la civilización occidental

de nuestros

días. Pero, por falta

de suficien-

pruebas, la teoría de Chapín sigue siendo una brillante conjetura.

tes

En 1944 publicó Alfred

Kroeber (n. 1876), eminente antropólogo, Configurations of Culture Grouth, investigación de la manera como cambian las culturas de elevado nivel. Se basa esta obra en un laborioso estudio del desarrollo y la decadencia de aspectos culturales L.

particulares dentro de cierto

número de

culturas

y,

adicional mente,

dentro de naciones que han participado en esas culturas.

Pero ral

de

las

los

conclusiones de Kroeber no dan apoyo a una teoría gene-

cambios culturales. Sostiene que no existen "leyes" de acuer-

do con

las cuales pueda predecirse el desarrollo (o la decadencia) de una cultura. En oposición con las teorías de Spengler y de Toynbcc, Kroeber declara que una misma cultura puede florecer muchas veces.

No

encuentra una correlación estricta entre el desarrollo de diferentes

aspectos de una cultura, aunque sostiene que pueden determinarse

un alto nivel de capacidad creadora cultural en los que muestran un maduro desarrollo al mismo tiempo diversas ramas culperiodos de

Kroeber arguye que no puede atribuirse la determinación del desarrollo o de la decadencia culturales a ningún factor específico único ni a ninguna serie de factores, salvo, quizás, la tendencia general de los movimientos a agotarse por sí mismos. turales.

Alfred Wcber

De

los estudios sobre sociología histórica escritos

en otros idiomas

más importantes son los de Alfred Wcber, hermano de Max. Su obra más importante de sociología histórica es La historia de la cultura como sociología de la cultura (1935). Las que

el inglés, quizás los

en este volumen (y en publicaciones sueltas anteriores) pueden resumirse en los siguientes términos: ideas fundamentales contenidas

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

354

La vida

es

fundamentalmente

histórica. El carácter

dinámico de la

depende del apremio inmanente para dar existencia a una forma espiritual, apremio que Weber llama "voluntad cultural”. Ésta ha de considerarse como un hecho que el sociólogo debe admitir. (La sociología, para Weber, es una ciencia cultural, no una ciencia historia

natural.) El sociólogo cultural se encuentra ante esta pregunta: ¿Cuál

en

es nuestro lugar

sociológica

si

la

es capaz

corriente de

de captar

la historia?

Su respuesta será

proceso histórico en su totalidad.

el

Según Weber, puede conseguirse

ese resultado

si

se divide el

com-

plejo total de la historia en tres procesos fundamentales: el social, el civilización al y el cultural. Cada uno de estos procesos sigue diferentes leyes de desarrollo y movimiento, pero, no obstante, están estrecha-

mente relacionados entre

sí.

de acontecimientos sociedades. Es propulsado por las

El proceso social se manifiesta en el despliegue

concretos que tienen lugar en las fuerzas

humanas de ímpetu y voluntad, aunque en parte

está limitado

y determinado por condiciones físicas. Tiene por resultado la formación de la organización social de familias, tribus y naciones, y sus luchas.

Aunque

el

ficos y distintos,

de forma

típicas el

proceso social consiste en acontecimientos especí-

dentro de estos pueden descubrirse pautas generales y desarrollo. Esta

principio del tipo ideal:

última tarea se simplifica usando

Weber

tiene

en gran estimación

de su hermano Max.

las teorías

La

Alfred

civilización consiste

en

el arsenal

de armas del hombre en su

lucha por la existencia mental y material; el proceso civilizacional equivale al dominio y explotación de la naturaleza. Se manifiesta

especialmente en rales.

Está

el

dominado

de

tecnología y de las ciencias natupor finalidades deliberadas, por la racionalidad

desarrollo

la

civilización y por consideraciones utilitarias. Como los productos de la son transferibles y acumulativos, el proceso civilizacional es unilineal

y progresivo. Por otra parte, en opinión de Weber, el proceso civilizacional es irreversible y últimamente conducirá a una civilización unificada.

Pero

la

cultura es cosa diferente, diamctralmcnte opuesta en

muchos

aspectos a la civilización. El proceso cultural se caracteriza por la

capacidad creadora. Los productos culturales son exclusivos y únicos, y por lo tanto no fácilmente transferibles de un periodo histórico a

Fundamentalmente, la cultura es una síntesis del mundo y de la personalidad individual. Se expresa en el arte, en la religión y en la filosofía, campos de auténtica capacidad creadora. En estas esferas

otro.

)

SOCIOLOGÍA HISTÓRICA

355

no hay normas predeterminadas, ni criterios universalmente válidos y necesarios (como en la tecnología de la civilización), ni leyes apli5 cables de manera general al desarrollo ni a la decadencia. Pero en la esfera de la cultura

pueden observarse dos periodos de productivi-

dad y de inercia, así como "edades" y conflictos culturales diferentes. Sin embargo, los procesos social y civilizacional se entretejen invariablemente con movimientos culturales e influyen en ellos; en reaespontaneidad de estos últimos se

lidad, la capacidad creadora y la

caracterizan por el hecho de

en

que

el

hombre

se da cuenta

de su lugar

ordenación social y civilizacional de las cosas y por sus diferentes esfuerzos individualizados para modificar y dirigir el proceso social. la

Los tipos culturales de organizaciones históricas y sociales específicas se fijan muy pronto en su historia. Esto crea una unidad de estilo

que informa la contribuye a moldear a cultural

religión, la filosofía y el arte, y los hombres y las sociedades.

que a su vez

En una obra posterior, Principios de sociología histórica y cultural (1951), Webcr ha elaborado y elucidado esas opiniones. Desarrolla también

el

tema de que

la cultura se

desenvuelve de acuerdo con una

pauta de ondas recurrentes. Esta concepción se parece algo a

de

la

dinámica cultural de Sorokin, aunque, en

el

la teoría

uso que

Weber

hace de ella, la palabra cultura designa una clase de fenómenos



mucho más restringida que en el de Sorokin. El proceso cultural prosigue Webcr es sólo indirectamente afectado por los otros dos



procesos fundamentales, o sea

el

social

ductos de estos dos procesos proveen

al

y

el civilizacional.

hombre en cuanto creador

de cultura de materiales nuevos que pueden y deben ( bewáltigt

Los pro-

ser

"dominados"

espiritualmcnte.

Resumen y comentario Las opiniones de los sociólogos históricos de nuestros días parecen divergir ampliamente. Sin embargo,

pueden

concillarse

en gran me-

dida sus principales concepciones. 6 La distinción de Alfred Webcr entre civilización y cultura, expuesta por primera en un artículo publicado en 1920. está estrechamente emparentada con la de Maclver y sus discípulos. Según dijimos en el capítulo 18, Maclver. como Weber. identifica civilización y actividades instrumentales del hombre, en especial la tecnología; pero su concepto de la cultura es -más amplio que el de Weber. pues comprende todos los productos y procesos humanos que el hombre dota de un valor de fin. También, como Weber. Maclver emplea esta distinción conceptual en el análisis; de las afinidades entre éste y las obras de Weber. véase Societj: An Introductor/ Andyiit (La sociedad: análisis introductorio), de R. M. Maclver y H. Page, Nueva York. Rinehart and Co., 1949, capírulos XXI y XXII. La teoría de Maclver volvemos a estudiarla en el capitulo sivez

C

guiente.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

356

La proposición fundamental puede tomarse de la Webcr. Es el teorema según el cual el desarrollo de

como

teoría de Alfred la "cultura” (tal

más de un

suele concebírsele) en su totalidad está dirigido por

tipo de uniformidad de principio.

Weber (y Maclvcr

entre otros cuyas

opiniones no han sido tratadas en este capítulo) sostiene que, en lo

dominio del hombre sobre la naturaleza, especialmente en tecnología y en las ciencias sobre las cuales se basa la tecnología, la relativo al

principal uniformidad es la acumulación. El proceso acumulativo "civilizacional”

(para usar

la

palabra de

Weber y

de Maclvcr)

es,

no

obstante, interrumpido accidentalmente por retrocesos y por catástro-

humanas, y su curso modificado por

fes

culturales. Este principio del desarrollo

el

contacto y la difusión

acumulativo representa una

versión parcial y limitada del evolucionismo (véase capítulo 21). Los aspectos más específicamente creadores de la actividad huma-

como

na,

la religión, la filosofía, las

Weber),

(la "cultura” de

nómica, no revelan, según

así la

como

la

las bellas artes

organización política y ecolos sociólogos histó-

opinión común de

una evolución unil incal hacia

ricos,

humanidades y

el

progreso, ni es aplicable en

pauta de desarrollo-colapso-dccadencia tal como la formularon Spengler y más tarde Toynbce. Pero pueden observarse

esos

campos

la

diferencias entre periodos de florecimiento y de colapso cultural, entre la eficacia y la ineficacia económicas. La pauta general del cambio

que formularon Chapín y Kroeber: curvas de actividad semi-independientes en diferentes campos sociales y culturales, que pueden ser o no ser sincrónicas, pero que sugieren, durante los periodos de alto desarrollo, un florecimiento interdcpendicnte de en esos casos es quizás

la cultura

en general. Pero aún hay que determinar

en que se inician tos

de

la

las tendencias del desarrollo

la cultura y

de

en que llegan a sincronizarse.

las

condiciones

los diferentes aspec-

En

la

obra de Toyn-

bee se manifiesta una penetración considerable en estos problemas. Por otra parte, Sorokin ha abierto un nuevo campo

al

llamar la

atención hacia el punto de vista cualitativo en sociología histórica y al formular una teoría de oscilación de ondas entre los estilos culturales

más

importantes. Su teoría necesita ser refinada y,

las teorías científicas, está sujeta a correcciones.

Pero

como

todas

los objetivos

de

su dinámica cultural y la estructura de referencia de sus investigaciones son una desviación importante de los de Danilevsky, Spengler y Toynbec. Si las conjeturas de esos autores son correctas, puede surgir una teoría del desarrollo social y cultural que permita el análisis de toda

SOCIOLOGÍA HISTÓRICA

357

configuración sociocultura! concreta situándola en

mensional que comprende, primero,

la

un esquema

tridi-

evolución tecnológica; segun-

do, el movimiento cíclico en las actividades creadoras y en la organización política y económica; y tercero, la oscilación de ondas de los

grandes

estilos culturales.

Quizás se descubra que

el

segundo de esos sí. Lo más

procesos es un racimo de procesos relacionados entre

probable es que se halle una interdependencia entre los diferentes procesos. Sorokin ya ha hecho ver que con toda probabilidad fases diferentes en la fluctuación del estilo de cultura determinan la intensidad

de

la actividad

creadora en campos específicos del esfuerzo humano.

Desgraciadamente, son hoy relativamente pocos los autores que trabajan siguiendo los lincamientos indicados por la investigación de los sociólogos históricos, cosa especialmente lamentable en

tan dinámico

como

el nuestro.

Indudablemente,

un mundo

la sociología, y

tam-

una teoría general empíricamente comprobada de los cambios sociales y culturales, teoría que se relaciona con una teoría general de la estructura y la orgay la completa bién la sociedad, necesitan





nización socioculturales.

Capítulo 21

SUPERVIVENCIAS

Y RENACIMIENTOS

La constelación de escuelas estudiadas en los capítulos que preceden

no agota

complejidad

la

Quedan por examinar

de

la

sociología de mediados del siglo.

ciertas tendencias, para

que

el

cuadro sea más

completo.

Neo-evolucionismo El evolucionismo social en su forma clásica está muerto: nadie sustenta hoy la teoría de

linealmente hacia

que

sociedad

la

humana

se desenvuelve uni-

progreso siguiendo etapas preestablecidas. Aun-

el

que en un tiempo estuvo de moda rechazar la idea evolucionista en su totalidad, siempre ha habido sociólogos y antropólogos culturales que propugnaron un evolucionismo moderado. En la actualidad su influencia va aumentando.

Entre los sociólogos, Charles A. Ellwood

1873-1946), cuyas opiniones sociológicas generales se parecen mucho a las de Coolcy, continuó hasta muy entrado el segundo cuarto de nuestro siglo la tradición del evolucionismo psicológico (véase capítulo 6), modificada (

1

para responder a

quecida por

la

formuladas contra esa teoría y enriincorporación del concepto de cultura. En su Cultural las objeciones

Evolution (Evolución cultural, 1937), sostiene Ellwood que

la teoría

una explicación psicosociológica de la cultura atendiendo a características distintivamente humanas. La evolución procede por invención, la cual, ya sea material o cultural dice social, es imposible sin la formación de normas mentales o concepde la cultura debiera

ser

— —

tos.

De

ahí se sigue, según Ellwood, que las etapas por las cuales pasa

son necesariamente equivalentes a etapas del proceso de aprendizaje. En oposición con las enseñanzas de los primeros evola cultura

lucionistas, reconoce la ausencia

cultural, pero

supone

la

de una línea

existencia

típica única

de etapas

de evolución

inevitables de aprendi-

hombre primitivo no sólo era analfabeto, sino que aún no había descubierto el arte del cultivo; en la etapa siguiente todavía zaje. Así, el

era analfabeto, pero ya había descubierto dicho arte; en la etapa

más

reciente ya conocía la escritura.

Al mismo tiempo, 1

tos

sostiene

Especialmente en Sociology in psicológicos,

Itr

Ellwood que Psjchological

1912).

358

la

evolución cultural es

Aspeas (La

sociología en sus aspec-

,

SUPERVIVENCIAS Y RENACIMIENTOS un producto de de

ticular

evolución

la

social, la cual es a su

evolución universal. Identifica

la

el

vez

359

un aspecto

nacimiento de

par-

la cul-

una 'mutación" en la evolución social, proceso que existe entre animales no humanos. Estos enunciados son un tanto consonan2 tes con la teoría de la evolución cósmica sustentada por Spencer. Mucho mas limitado es el ingrediente evolucionista en la teoría tura con

Mac I ver,

cuyas ideas sobre estructura y causalidad sociales hemos esbozado en el capítulo 18. En su Socieíy (Sociedad

sociológica de

1931),

a

Maclver renueva

pero librándola de

con

las

de

la teoría

la

diferenciación, de Spencer,

referencias a leyes cósmicas, al paralelismo

evolución orgánica y al progreso inevitable, frecuentes en el el despliegue de la

la

padre fundador. Según Maclver, la evolución es naturaleza de una cosa, proceso en

el

pero no es progreso inevitablemente,

un

realidad a

las

el cual es la

humano. Cada una de

ideal

a diferentes categorías de ideas:

greso a

cual se adapta mejor al medio;

la

humanidades, esfera de

aproximación de

la

estas dos cosas pertenece

evolución a los ideales

la ciencia,

y el pro-

humanos.

Existe evolución social, afirma Maclver, siempre

que

la historia

de

sociedad se señala por una creciente especial ización de órganos

la

o unidades dentro del sistema para servir

a la

vida del conjunto.

De

esta suerte, la evolución social es esencialmente diferenciación, pro-

ceso que se manifiesta en una to del

mayor

división del trabajo, en el

aumen-

número

y variedad de asociaciones c instituciones funcionales diversidad y refinamiento mayores de los instrumentos de

y en la comunicación

social.

zado desde

sociedad primitiva, caracterizada por la fusión de usos

la

La línea general de

la

evolución social ha avan-

económicos, religiosos y culturales, a través de instituciones públicas diferenciadas (en el lenguaje de Maclver las instituciones son políticos,

modos de proceder consagrados), hasta

los

das, rales

como

el

Estado,

la

asociaciones diferencia-

corporación económica,

la

familia,

la

escuela y la Iglesia. I-a de "grandes asociaciones” de la vida política, económica y "cultural”, ha ido acompañada de una gran diferenciación dentro de sus respectivas estructuras. diferenciación

Pero Maclver niega que

cambios

sociales.

completo.

. .

que

la

evolución abarque la totalidad de los

Distingue entre civilización, que es "el mecanismo el

hombre ha inventado en

su esfuerzo para domi-

2 En años posteriores publicó Ellwood muchos artículos en que modificó su posición, conviniendo en símbolos la característica distintiva de la cultura. Véase, por ejemplo, "Culture and Human Society” ("La cultura jr la sociedad humana") en SocíjI Forcei, vol. 23 ( 1944). pp. 6 n. 8 Tercera edición, en colaboración con Charles H. Pagc (1949).

— CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

360 nar

y comprende la organización social, instrumentos materiales, y cultura en cuanto exprede su vida

las circunstancias

las técnicas y los

sión de la naturaleza [del pensar, en.

.

Según Mac! ver,

más que

humano La

expresar.

Como

modos de

vivir y de la literatura, la religión,

[sus]

Sólo la

la cultura

mejoramiento no porta”.6

hombre] en

las relaciones cotidianas, en 4 civilización está

.

los recreos y placeres”.

del] espíritu

',

sometida a evolución.

"únicamente puede avanzar

es capaz de esfuerzos

más

si

[la expresión

algo

finos, si tiene

civilización es el vehículo de la cultura:

es garantía

de una calidad más fina de

advertimos en

lo

que

su

trans-

capítulo 20, esta distinción entre

el

aproxima a la de Alfred Weber. Maclver reconoce la analogía de sus ideas con las expresadas por Weber en uno de sus primeros artículos, publicado antes de aparecer Sociedad: pero reclama "independencia de invención” respecto de su Modera civilización y cultura se

moderno) donde

State (El Estado

de que

el autor

la distinción fue desarrollada antes

conociera el trabajo de Weber.

La distinción de Maclver entre cultura y civilización (o tecnología, palabra que parece preferir en sus publicaciones recientes) destaca la cualidad terminal o el valor de fin de los productos culturales y el contrastante carácter instrumental de los fenómenos civil izacionalcs.

Empica

esta distinción

de medios-fines

al tratar

de

los tipos de

grupos

sociales y al estudiar la difusión de los productos humanos y los cambios sociales consiguientes, así como en su análisis de la evolución social.

Un

evolucionismo limitado se halla también presente en El grupo

Homans. Este libro, aunque es en gran parte un análisis detallado de los sistemas sociales de grupos pequeños, muestra que la sociedad no sólo sobrevive, sino que al sobrevivir crea condiciones nuevas que le permiten existir en un nivel

humano (1950), de George

más

elevado.

¿No

C.

es este superávit

emergente

—pregunta Homans

capacidad de evolucionar tan característica de

la

vida

Entre los antropólogos culturales, Malinowski, aunque figura

muy

el secreto

de

la

orgánica? destacada de

la

escuela funcional

(véase capítulo 18), ha apoyado

vigorosamente un evolucionismo moderado. Los supuestos principales del evolucionismo

— — no son dice

Y

sólo válidos, sino indispensables, útil el

concepto de etapas.

"Ciertas formas preceden definidamente a otras;

un ambiente tecno-

para

4

Corp.

el

De

etnólogo.

la

también sigue siendo

edición en inglés de SncUdaJ, Nucvjl York,

(1931),

6 ¡bid., p.

p.

228.

226.

Ray Long and Richard Smith

SUPERVIVENCIAS Y RENACIMIENTOS

como

361

que expresan las frases 'Edad de Piedra*, 'Edad de de Hierro*, o las fases de la organización del clan o de la gens, de grupos numéricamente pequeños y muy diseminados, por contraste con los establecimientos urbanos o sem ¡-urbanos, tienen

lógico

el

Bronce’, 'Edad

que- ser consideradas desde

el

punto de vista evolucionista.

embargo, Malinowski no ha formulado una

de

teoría

la

.

.”. 6

Sin

evolución.

Pero lo han hecho otros dos autores: Leslie A. Whitc y V. Gordon Childe (1892-1957). En un incitante libro titulado The Science of Culture (1949), intenta White llevar adelante el evolucionismo de Spencer, Tylor y Morgan desde el punto en que hizo crisis en 1900. En su opinión, los antropólogos culturales y muchos sociólogos han

abandonado la filosofía del evolucionismo juntamente con los errores de ciertos evolucionistas. 7 Puede comenzarse de nuevo enfocando el evolucionismo sobre la cultura, que debe ser cuidadosamente definida. Puede definirse la cultura como conducta simbólica, entendiendo por símbolo una "cosa cuyo valor o significación nes la lo

usan*’.

8

mismo que

Merece señalarse que el "valor** tal

como

el

le es

símbolo

lo conciben

conferido por quieasí

definido es casi

Max Weber, Thomas

y Sorokin, entre otros, y que la "cultura” tal como la conciben MacIver, Alfred Weber y, hasta cierto punto, Parsons. He aquí otro ejem-

plo de convergencia en

la teoría social

contemporánea.

La cultura, según White, constituye una clase de acontecimientos suprabiológicos y suprasociológicos; es un proceso sui generis que diferencia al hombre de los demás animales. La cultura puede y debe

según principios y leyes exclusivamente suyos; las explicaciones y las interpretaciones psicológicas son insuficientes porque no explican casi nada. En la demostración de esta tesis White hace numerosas referencias a Durkheim. describirse

Para seguir

la

evolución de la cultura desde sus mismos orígenes

basta los tiempos presentes, es preciso admitir tres subdivisiones cul-

e ideológica. La subdivisión tecnológica está formada por instrumentos materiales juntamente con la turales: tecnológica, sociológica

técnica de su uso; el sistema sociológico está constituido por relaciones

interpersonales expresadas en

gico se

compone de

normas de conducta;

el

ideas, creencias, conocimientos,

sistema ideoló-

todo expresado

en forma simbólica. El papel evolutivo primario corresponde al

sis-

6 A Scicnlific Theory of Cuitare (Teoría científica de la cultura), por B. Malinowski, Chapel Hill, The University of North Carolina Press, 1944, p. 16. 1 The Science of Culture (La ciencia de la cultura), por A. White, Nueva York, Parrar, Straus and Young, Inc., 1949, p. 20.

L

8 Ibid., p. 25.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

362

tema tecnológico;

son secundarios y dependen del tecnológico; los sistemas ideológicos expresan fuerzas tecnolólos sistemas sociológicos

gicas y reflejan sistemas sociológicos. Así, pues, la clave para comprender el desarrollo de la cultura es tecnológica. Es indudable que el

neo-evolucionismo de White está teñido de determinismo econó-

mico y tecnológico. El

grado de desarrollo de



la cultura



White

prosigue

puede

la cantidad de energía empleada por los individuos per por la eficacia de los medios técnicos. La primera fuente capita y de energía explotada por los sistemas culturales primitivos es la ener-

medirse por

gía del organismo

humano mismo. No pudieron

hacerse grandes pro-

gresos hasta que los hombres domesticaron plantas y animales; a continuación, en algunos miles de años, tuvieron existencia las grandes civilizaciones antiguas, tanto en el Viejo

como en

el

Nuevo Mundo.

Pero después de un periodo de rápido desarrollo, la curva ascendente del progreso se estancó en una meseta, hasta que tuvo lugar una nueva revolución

tecnológica

que

inició

Edad

la

1800. Después de una rápida ascensión, to cultural volvió

la

del

Combustible hacia

curva del desenvolvimien-

de nuevo a retardarse. Finalmente, ha sido descu-

bierta la energía atómica,

nueva era tecnológica.

Cada etapa tecnológica ticas particulares del

que puede



dice

—o

— anunciar una

no puede



White

corresponde a caracterís-

sistema social. Si las gentes son cazadores

nóma-

deben tener un tipo de sistema social; si hacen vida sedentaria, tendrán otro. Indudablemente, las instituciones sociales se relacionan das,

con la tecnología de un modo más bien indirecto; y las instituciones de pueblos que han alcanzado un nivel tecnológico bastante alto varían enormemente. Pero todos los sistemas sociales que descansan sobre

la

energía

humana pertenecen

a

un

solo tipo

común; todas

sociedades pastoriles y agrícolas en las primeras etapas de desarrollo tecnológico pertenecen a otro tipo. White pasa rápida revista las

a las líneas principales de sociales,

la

evolución posterior de las instituciones

destacando su dependencia de

los

progresos tecnológicos.

Esta exposición difícilmente resuelve las numerosas y graves objeciones formuladas contra el antiguo evolucionismo, en especial las críticas

que

de etapas necesarias y desenvolvimiento de las sociedades

suscita la creencia en la existencia

bien relacionadas entre



en

el

y las culturas. Por lo demás, White no intenta relacionar las manifestaciones ideológicas con el progreso tecnológico, e insiste en que la

ideología es una parte importante de la cultura. Pero

si

esta parte

SUPERVIVENCIAS Y RENACIMIENTOS

363

no obedece a ninguna ley evolutiva, no está su pretensión de ofrecer una opinión unificadora sobre la

esencial de la cultura justificada

evolución cultural.

En



de discrepa de la sugerencia de Whice para revivir en una forma nueva las teorías de Spencer y de Tylor; pero, sin embargo, encuentra valiosas algunas proposiciones de Morgan (véase capítulo 4). El único tipo fidedigno de prueba acerca de la evolución social y cultural, a saber, el arqueoSocial Evolution

lógico,

( Evolución

según Qiilde, confirma

social,

la ¡dea

1951

)

iI

de que por lo menos

el pro-

greso tecnológico de los hombres pasa por etapas idénticas en lugares diferentes.

Morgan



Salvajismo,



barbarie

las categorías de y civilización realmente representan las etapas sucesivas del progreso

humano. La



civilización primitiva



dice Childe

fue

muy

diferente

en cada caso concreto. Pero en todas partes se encuentran pruebas definidas de grandes ciudades, la diferenciación entre los productores,

concentración efectiva del poder político y económico, el uso de símbolos convencionales para registrar acontecimientos, medidas temla

porales y espaciales, el cultivo de cereales y la cría de algunos animales. Pero el autor concede que las etapas intermedias no presentan ni siquiera

un paralelismo

abstracto. Este

concepto de evolución para describir

un proceso ordenado y

hecho no invalida

el

uso del

desenvolvimiento social

el

como

hay una gran diferencia entre

racional. Pero

evolución social y evolución orgánica. La evolución orgánica se basa en la divergencia y la diferenciación; la evolución social sigue esas

mismas pautas, pero manifiesta también convergencias a los

través de

contactos culturales, hecho sin paralelo en la evolución orgánica.

No

obstante esas diferencias, Childe sostiene que



la

fórmula dar-

herencia, adaptación y selección transferirse de la evolución orgánica a la social, y aun tiene

winiana de

la

variación

tido aplicada a esta última

a

la

que a

la

invención; la herencia social,

una generación a

más rápidamente en

la historia

La selección se manifiesta en

el

más

sen-

primera. La variación corresponde

o

la

transmisión de la cultura de

una fuerza familiar. La adaptación

otra, es

— puede

humana que en

se verifica

la historia

natural.

hecho de que sólo una fracción de

invenciones sobrevive por resultar beneficiosas a largo plazo.

En

las

esta

supervivencia selectiva hay afinidad con la selección de mutaciones

en

la naturaleza;

pero

el

proceso selectivo en la sociedad difiere de

manera importante, porque se produce

sin destruir ni

reemplazar un

tipo de ser por otro.

Estos enunciados son

muy

del estilo de Societal Evolution (Evolu-

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

364

ción societaria), de Keller, publicada 35 años antes (véase capítulo

11). Quizás tación

las críticas

formuladas anteriormente contra

que Keller hace del darwinismo

social

la

interpre-

son igualmente aplica-

bles a la teoría de Childe.

A

pesar de las deficiencias de estas obras escritas en estilo neo-

evolucionista, algunas de sus proposiciones y parte de sus argumentos pudieran incorporarse a una teoría general de los cambios sociales.

En

el capítulo

20 presentamos

a título de ensayo

un esbozo de dicha

teoría.

Deterninismo geográfico y demográfico El

monismo

geográfico, perceptible en la obra de Buckle,

dijo en el capítulo 4, persiste

como

se

tendencia sociológica, pero nunca

ha podido conquistar prestigio teórico

Una

como

muy

extenso.

llamativa variante de determinismo geográfico

tomó

el

nom-

bre de geopolítica, "teoría’’ poco estimada que inició durante la pri-

mera Guerra Mundial Halford

Mackinder y que después poró a la doctrina oficial del nacionalsocialismo alemán en que le dio Karl Haushofcr •

También

la ecología

J.

humana, en uno de sus

aspectos,

se incor-

forma

la

aunque no

variedad que cultivaron Park y sus discípulos (estudiada en el capítulo 16), puede considerarse como una rama de la teoría socio13

lógica geográficamente orientada.

En una forma relativamente

pura,

este tipo de enfoque ha sido incorporado a las numerosas obras de

Ellsworth Huntington, empezando por

The

Pulse of Asia

( 1907) y continuando hasta Las fuentes de la civilización (1945), su última obra. Pero este volumen atempera el monismo geográfico puro con alguna mezcla de determinismo biológico.

Ims fuentes de la civilización comienza con algunos enunciados en un estilo moderadamente evolucionista. Durante miles de años dice Huntington la civilización ha avanzado persistentemente a lo largo de líneas definidas. Pero la mayor parte de los comienzos evolucionistas han llevado a callejones sin salida, y sólo unos pocos han seguido direcciones que permiten un gran progreso. Los factores que producen variaciones en el avance de la cultura y de la civilización comprenden la herencia biológica, el medio físico y las dotes cultura-





9 Democratic Ideal and Reality (Ideal democrático y realidad), por H. J. Mackinder. Londres. Constable. 1919; Erdiunde, Geopolitik und ebminemchajt, por K. H misil o* fer, Berlín, Max Hoeber, 1934. La palabra “geopolítica" fue acuñada por Rudolph Kjellen, investigador sueco en el campo de la ciencia política.

W

SUPERVIVENCIAS Y RENACIMIENTOS Pero

Ies.

las dotes culturales

365

son producto de efectos anteriores de

primero y segundo; y la herencia biológica del hombre varía poco, en tanto que las diferencias raciales están determinadas en gran parte por el medio físico. Así, la geografía juega el principal los factores

papel en

el

desenvolvimiento evolutivo.





Huntington es fundamental en el progreso humano. Permaneciendo iguales las demás cosas, el progreso cultural es favorecido por la buena salud, que tiene por consecuencia El vigor físico

dice

una gran capacidad de

trabajo. Entre los factores

que influyen en

la

salud, el clima tiene la parte decididamente mayor. La alta "eficacia

climática" es rara y coincide con la alta eficacia económica. En consecuencia, Huntington somete la eficiencia climática a detallado

de ese estudio es

estudio. Característico

humanidad

trabaja en general con

tura del mediodía.

.

afirmación siguiente: "La

la

mayor

eficacia

cuando

la

tempera-

1 fluctúa desde los 17° hasta los 21 o ." " Afirma

.

también Huntington que

clima explica

el

las diferencias

religiosas

y de carácter nacional. Sintetiza sus resultados declarando que la eficacia climática juega el papel fundamental en la determinación de

pauta geográfica de

la

la civilización.

Pero Huntington titubea en declararse decididamente partidario del

monismo

geográfico. Afirma, por ejemplo, que

el

invento de la má-

quina de vapor requirió, además de un clima adecuado, cia

de

las siguientes circunstancias:

la

concurren-

personas con una capacidad innata

relativamente elevada, móviles poderosos para la acción en pos de elevados, y grandes existencias de combustible. 11 Reconoce también la importancia de las diferencias en la alimentación. niveles de vida

Aunque

las

más

separan noventa años, la comparación de las obras de

Duckle y de Huntington revela que en el punto de vista que Ies sirve de base no hay entre ellas diferencia esencial. Clima y suelo en Bucklc, clima y alimentación (que depende del clima y el suelo) en la obra

de Huntington:

tales

son los principales determinantes del progreso

cultural. Pero desde el

punto de

vista

de

la

técnica, la diferencia es

enorme: Huntington hace uso abundante de métodos

que no

estadísticos y

de Bucklc, y maneja datos incomparablemente más diversificados. Sin embargo, no demuestra

geográficos,

existían

mejor que Bucklc que

el

en

clima o

los determinantes importantes

U

los días

la

geografía en general sea uno de

de la cultura.

10 Las fuentes de tivilkución, por E. HuntinRion, México, Fondo de Cultura Económica, 19*19, p. 291. 11 Ibid., p. 439.

,

CONVERGENCIA DE LAS TEORIAS SOCIOLÓGICAS

366

que ponen en primer término el monismo demográfico, es representativa la que exponen Alcxander y Eugene Kulisher en su obra Guerras y migraciones (publicada en alemán en 1932). Según estos autores, el rasgo más sobresaliente de la historia humana es el proceso de migración (los autores consideran la guerra como una de sus formas). La migración es producida por las diferencias de densidad de la población en las diferentes partes del mundo. Pero la densidad es importante no en su sentido Entre

las teorías sociológicas

más simple de la población en proporción con el tamaño territorio, sino más bien por la relación entre el número de ha-

aritmético del

bitantes y los medios de subsistencia disponibles. los

Kulisher densidad

hacia la igualación de

por

el

Parece que

social. la

la

densidad social; pero

A

llaman

esto lo

"tendencia natural" es el

proceso se complica

hecho de que hay que tener en cuenta no sólo

los

medios reales

de subsistencia, sino también

las potenciales, a saber, aquellos

podrá disponerse después de

la

migración y de

la aplicación

de que de

téc-

nicas perfeccionadas. Por otra parte, el proceso está sujeto a las limi-

taciones impuestas por la existencia

agua y por

de grandes acumulaciones de

la resistencia política y militar a la

migración. Sin

bargo, el mecanismo de la migración es una fuerza natural

em-

como

cualquiera otra.

un aspecto importante del camcambio social en su integridad. Su de-

Esta teoría de los Kulisher subraya bio social, pero fecto la

no explica

más importante

el

es la imposibilidad

de determinar empíricamente

"densidad social". Los autores llegan a este fenómeno ex post facto

sobre la base de que la migración tiene lugar. Por otra parte, exage-

ran la importancia de la disponibilidad inmediata de los medios de subsistencia. triales

Las naciones pueden vivir cambiando productos indus-

por alimentos.

El factor de la migración es señalado con frecuencia en histórica reciente.

la literatura

Por ejemplo, la proposición fundamental de Henri

Pircnne (1862-1935), formulada en Ciudades medievales (1925),

que la historia de Europa desde el siglo vm al xn estuvo determinada por el cierre y la reapertura subsiguiente de las rutas comerciales a consecuencia de migraciones. Fredcrick J. Teggart, en Roma y China (1940), considera también que los aspectos más importantes dice

tanto de

la

glos de la era sión

de

las

de pueblos.

romana como de la china en los primeros sicristiana, pueden reducirse a las diferencias de pre-

historia

tribus fronterizas,

como

consecuencia de la migración

SUPERVIVENCIAS Y RENACIMIENTOS

367

La sociología durkhetmuma en Francia

Durkheim murió en 1917. Pero hasta tiempos muy recientes su espíritu siguió dominando la sociología francesa. Con la excepción de los institucionalistas y de unos pocos fenomenólogos (véase capítulo 19), puede decirse que la sociología francesa ha mantenido la tradición

durkheimiana, especialmente en la forma que él le dio en Las formas elementales de la vida religiosa (véase capítulo 9).

La mayor parte de

han concentrado su sociedad primitiva, y en los Estados

los sociólogos franceses

atención sobre el estudio de la

Unidos se les clasificaría como antropólogos culturales. Su trabajo, por lo general, va más allá del plano de la descripción (no son muchos, entre ellos, los que han hecho trabajo de campo entre pueblos primitivos), y se dedican más bien a la interpretación teórica de los datos de la etnología. En este respecto han permanecido fieles a la creencia de

Durkheim de que en en

sociales básicos se manifiestan

cuencia, son

sociedad primitiva los fenómenos

la

la

forma más

sencilla y,

más fácilmente comprensibles.

Marcel Mauss

(

1872-1950),

el discípulo

más renombrado de Durk-

12 1938), que historia de dicho concepto según los linca-

heim, en un ensayo sobre El concepto de personalidad

en su mayor parte trata

la

mientos usuales en cualquier historia de

de

las categorías

fundamentales de

durkhcimianos tienen ante

¡deas, dice

como materia de

francesa de sociología eligió cial

en conse-



la

(

que

la

escuela

estudio "la historia so-

mente humana". Pero

los

otro problema, a saber, las relaciones

entre la sociología y la psicología. Este es el problema que tan agudamente plantea la afirmación de Durkheim según la cual los hechos sociales

son "cosas"

y,

como

la psicología individual.

En

tales,

son irreductibles a los hechos de

esta opinión

ha tenido lugar un cambio

En 1924, Mauss, a la ofensiva, dijo a los sociedad hay muchas cosas esenciales, además de

interesante.

psicólogos que

en

"representacio-

la

nes colectivas”, que pertenecen a

la

provincia de

la sociología.

Hay

también cosas materiales y hombres, fenómenos morfológicos (estructuras sociales como la familia y el clan), hechos estadísticos (por ejemplo, el número de errores cometidos por el servicio de correos,

número de crímenes), y, finalmente, historia, tradición, lenguaje, costumbres. La sociología proclamaba Mauss es el estudio del hombre total, mientras que la psicología estudia únicamente sus proo

el





cesos mentales.

*2 Reimpreso en Sociología y enología

(

1950)

de M. Mauss.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS

368

más

en una introducción a Sociología y etnología, de Mauss, otro durkheimiano, Claude Lévi-Strauss, expone el Veinticinco años

siguiente punto

de

tarde,

vista: El

parte de un sistema que trasciende los social, tales

Puede

ser

como

cuando forma aspectos particulares de la vida

hecho social

total es real

la familia, la tecnología

incorporado a

la experiencia

y

la

organización política.

personal de dos maneras: a la

de una vida concreta y única, y a la 'dimensión físico-psíquica”. Sólo en un individuo se reúnen esas dos dimensiones y la sociehistoria

dad. Esto es quizás una nebulosa repetición de la idea de los analistas

norteamericanos relativa a personalidad.

tríada interactiva de sociedad-cultura-

la

—añade

Nunca

Lévi-Strauss-

podemos

estar seguros

de

que hemos comprendido el significado y la función de una institución, a no ser que podamos averiguar su efecto sobre la conciencia indiviforma parte de lo que está siendo observado. Estos enunciados tienen estrecha semejanza con las opiniones de Max Weber sobre el verstehen (véase cadual. Por otra parte, en ciencia social el observador

pítulo 14). Sólo

final

al

de su estudio vuelve

el escritor

francés a

una proposición verdaderamente durkheimiana al afirmar objetos de la sociología son cosas y representaciones.

sustentar

que los Otro sociólogo

francés,

La sociología —dice los



M. Dufrenne,

sigue la

misma

se divide entre la tendencia a

hechos sociales estudiándolos según

los

corriente: 13

deshumanizar

lincamientos de la "física

social", y la tendencia opuesta a rcintroducir lo

humano en

lo social

de esta suerte, comprender esto último como experiencia humana. Las tendencias pueden resumirse como explicación y comprensión, y,

Max

Weber. Se considera como la principal tarea de la sociología contemporánea conciliar las dos tendencias. Para promover esa tarea, Dufrenne vuelve al estudio de las relaciones entre cultura y sociedad, en gran parte bajo la forma de un otra idea al estilo

comentario sobre cultural.

la

obras norteamericanas recientes de antropología

las

La cultura

sociedad es

de



dice



es el aspecto

humano de

lo social.

La

realidad definitiva a causa de su carácter morfológico,

externo y coercitivo, opinión que cae manifiestamente dentro de la tradición durkheimiana. En la experiencia del individuo, la sociedad

parece ser una máquina enorme. En este sentido,

sociedad precede

la

a la cultura: la sociedad tiene una cultura que puede dirigir su propia

vida sólo en medio de

madamente 13

"Coup

cultural

idéntica

a

la

sociedad. Se concibe la cultura

las instituciones.

La cultura



como

dice

aproxi-

Dufrenne

d’oeil sur l’amhropologie culturclle amcricaine” ("Ojeada a la antropología norteamericana"), en Cahieri inurnaiiomux de sociologie, vol. XII (1951).

SUPERVIVENCIAS Y RENACIMIENTOS sólo puede comprenderse

como conducta humana:

369

la cultura es Ja

sociedad encarnada en la conducta humana. Por consiguiente, el estu-

dio de

la cultura

da a

la sociología

un sabor

psicológico, concepción

que discrepa de la teoría de Durkheim. Podemos concluir que la sociología francesa se halla actualmente en una encrucijada. Ya no se acepta sin discusión el realismo sociológico de Durkheim. Fuentes diversas, entre ellas las opiniones teóricas de Max Weber, los sociólogos analíticos y los antropólogos culturales

de

los Estados Unidos, están

estimulando nuevas desviaciones.

La sociología formal en Alemania

Durkheim fundaron

fue uno de los cuatro sociólogos de fines del siglo la sociología analítica,

como acabamos de

XIX que

como vimos en

ver, su actitud

teórica

los capítulos 8 y 9j ha sobrevivido hasta el

tiempo presente en Francia. En Alemania ha persistido

la teoría

de

Simmcl no domina la sociología alemana, porque sus continuadores forman un pequeño, aunque muy activo, grupo localizado en Colonia y dirigido por Leopoldo von Wicsc (n. 1876). Von Wiese nació en Glatz, Silesia. Recibió su doctorado en filoSiminel, otro de los cuatro fundadores. Pero

sofía

en

la

Universidad de Berlín,

y

poco después

inició su carrera

académica. En 1915 fue nombrado profesor de economía de

la Es-

cuela de Comercio de Colonia, que en 1919 se convirtió en universidad,

y

allí

como

siguió

profesor de sociología, con una larga inte-

rrupción durante el régimen nazi. Durante muchos años dirigió von

alemana más importante de sociología, que ahora aparece con el título de Kólncr Zeitschrift für Soziologie. Su obra fundamental es Sociología general, en dos volúmenes que aparecieron en 1924 y 1929; una segunda edición, revisada y en un solo volumen,

Wiese

la revista

apareció en

1

932. 14

Von Wiese ha tomado por de

Ja sociología

su cuenta

una ciencia independiente.

to específicamente sociológico ciales, pero, a diferencia

interpretación

acción y

el

14 El título

vista

de

objetivo de Simmel: hacer

Como Simmel,

la realidad

movimiento. Cree, también

ve

el aspec-

en forma de hechos so-

de Simmel. ha dado a

más bien dinámica, concentrando

la

palabra forma una

su atención sobre la

como Simmel, que

la socic-

obra es AUgemeine Soziologie ah Lebre der Bcziehungen En 1932 apareció una traducción hecha por título de Sistémala Sodology. 1.a traducción fue adaptada a los norteamericanos, y por lo tanto lleva las dos firmas: von Wicsc-Becker.

alemán de

und Beziebungsgebilde Howard Bccker, con el puntos de

el

esta

des

Mentaban.

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

370

una abstracción, un cierto punto de vista acerca de las acciones humanas que enfoca las relaciones entre los hombres. Contrariamente a Max Weber y a los fenomenólogos, von Wiesc limita su dad

es

estudio a lo que es cognoscible mediante la observación externa,

manera de los behavioristas norteamericanos. Para von Wiesc, la unidad fundamental de la investigación

poco a

un

la

lógica es la relación social

o proceso

socio-

El primer plano de la

social.

investigación sociológica tiene por objeto la clasificación de esos fenó-

menos. Pueden reducirse a dos tipos fundamentales, asociativo y disociativo, y a un tercer tipo mixto que contiene elementos de los dos.

Común

hecho de que afectan a la distancia social, disminuyéndola o aumentándola (no debe contundirse la distancia social con la distancia en sentido espacial). Cada a todos los procesos sociales es

el

una de las principales clases de procesos se divide en subclases a base del grado del efecto asociativo o disociativo del tipo particular del proceso. Aunque von Wiese formula definiciones muy sutiles de las subclases, éstas son consideradas esencialmente

largo de un continuo que se extiende desde

el

asociación (o amalgamación) hasta el grado ción (o conflicto).

de acuerdo con

Von Wiese

también

como

posiciones a lo

grado más elevado de

más elevado de

disocia-

clasifica los procesos sociales

contrapuestas de integración y diferenciación, y con los procesos constructivo y destructivo. Sobre la base de las relaciones o procesos sociales surgen las estruclas categorías

von Wiese, forma el segundo plano Una estructura es un número de rela-

turas sociales, cuyo estudio, según

de

la investigación sociológica.

ciones sociales unidas de

tal

suerte en la vida diaria, que pueden con-

siderarse unidades o substancias, definición que atestigua la concepción

nominalista que von Wiese tiene de

la

sociales se clasifican por la duración se

forman cuatro

realidad social. Las estrucruras

y

el

grado de abstracción. Así

muchedumbres

tipos fundamentales de estructuras:

concretas, visibles y de corta vida;

muchedumbres

abstractas, invisibles

y de duración indefinida (por ejemplo, los públicos); grupos, caracterizados por la afiliación y la organización personales; y colectividades abstractas, tales como el Estado y la Iglesia, en las que se presta

relativamente poca atención a los individuos concretos.

Von Wiese y sus discípulos aplican estas clasificaciones, a veces de manera muy sugestiva, a la descripción de diferentes configuraciones sociales; pero,

de adecuación adecuada

si,

en general, parecen desconocer un importante científica

de toda

clasificación.

Una

criterio

clasificación es

en relación con cada clase y subclase, pueden formu-

SUPERVIVENCIAS Y RENACIMIENTOS

371

que no están contenidas en la respectiva clase o subclase, pero que pueden aplicarse a todos los conceptos que abarca la definición y a ninguno fuera de ella. Hay, naturalmente, varias Jarse proposiciones

proposiciones sociológicas generales consagradas relativas a la competencia, la rivalidad, etc.; pero esas proposiciones ya eran conocidas

mucho

Wiese comenzase sus intentos clasificadoexamen el de las subdivisiones de von Wiese sugiere que su actitud formalista es más bien estéril. Las relaciones y Jas estructuras son objetos importantes de estudio sociológico; pero no cubren todo el campo de Ja sociología y, desconectados de considerares.

antes de que von

Por otra parte,

ciones funcionales, normativas y dinámicas, pueden proporcionar de la realidad social.

muy poco conocimiento

Entre los sociólogos de otras escuelas, Gurvitch (véase capítulo 19) de un modo especial ha sido fuertemente influido por la actividad

von Wiese. Las obras de Gurvitch abundan en clasificaciones complicadas, pero, como von Wiese, rara vez continúa el análisis de los fenómenos sociales representados por las subclases más

clasificadora de

allá

de sus definiciones formales.

Resumen Las diversas tendencias examinadas en este capítulo tienen dos deno-

minadores comunes. En primer lugar, cada una de ellas continúa en el presente una tendencia originada en el siglo xix, y se propone dar la explicación de la realidad social. En segundo lugar, cada tendencia acentúa y exagera una de las cosas siguientes: un determinante particular (geográfico o demográfico) de la realidad social; un posible

mecanismo del devenir

social

(neo-evolucionismo); o un punto de

fenómenos sociales (sociología durkheimiana, escuela de sociología de Colonia). Liberada de una anticuada unilateral idad, cada una de las tendencias supervivientes o resucitadas contiene aportaciones valiosas al tesoro de los conocimientos sociológicos. Es indudable que las configuraciones sociales son afecvista exclusivo concerniente a los

tadas de manera importante por situaciones

demográficos,

o que debieran

o

procesos geográficos

o

describirse sistemáticamente los tipos

de relaciones y estructuras sociales. También es probable que, dentro de límites definidos, el evolucionismo sea una sólida concepción

de un aspecto importante del devenir

social.

Los actuales representantes de las opiniones que hemos examinado

en

encabezado de "supervivencias y renacimiencomprenden cada vez más las limitaciones de sus respectivos

este capítulo bajo el

tos”,

372

CONVERGENCIA DE LAS TEORÍAS SOCIOLOGICAS

puntos de los

vista.

Esa comprensión es particularmente señalada entre

exponentes del neo-evolucionismo, de

los estudios sociogeográficos

y de la sociología durkheimiana. Pero el reconocimiento de esas limitaciones es imperativo, si esas tendencias han de ser parces valiosas del todo

que algún día formará una

utiiizable. $

teoría sociológica general

,

Capítulo 22

LA SOCIOLOGÍA DE MEDIADOS DEL SIGLO Durante

la

hizo progresos

la sociología

un programa de tanteos y un racimo de controversias alcance y método de una ciencia todavía no constituida, pasó

decisivos, y

sobre el

primera mitad del siglo xx,

XX

de

ser

un cuerpo firmemente establecido de conocimientos basados en un gran número de observaciones comprobadas y de inferencias sacadas de ellas. Sin embargo, la meta no ha sido alcanzada del todo. Los puntos de vista dispares en materias sociológicas aún no se han fundido en una teoría sociológica equivalente del tipo de teoría que forma parte de cada una de las ciencias naturales. Aún no se ha alcanzado esa meta a pesar de las vigorosas exhortaciones a seguir los métodos de las ciencias naturales y de los numerosos intentos de hacerlo (de que pueden servir de ejemplo las obras de Thomas, de Paa ser

re to y de los neo-positivistas), y

a pesar de

las

prometedoras aporta-

ciones de los sociólogos analíticos.

No

obstante, se

En primer

han conseguido algunos resultados

lugar, mientras la sociología anterior contenía largas

discusiones sobre lo

que debía

ser la "sociología",

versa sobre lo que realmente es la sociología. tas

fundamentales a

ha prevalecido logía

como

positivos.

la

hoy

de

la discusión

las cuatro respues-

primera pregunta formulada en

la cuarta, la

el estudio

De

el

capítulo

que, según se recordará, define

las características

1

la socio-

generales de todas clases

de fenómenos sociales y de las relaciones existentes entre esas clases. Aunque la mejor formulación la dio Sorokin, el camino hacia esta concepción lo prepararon Simmel, fundador del tercer enfoque

de

vista,

que identificó

la

sociología con el estudio de

la

o punto

forma de

los

fenómenos sociales, y Giddings. La ascendencia puede remontarse a Comte, cuya idea de que la sociología iba a ser la ciencia teórica general de los fenómenos sociales ha sido desarrollada en la definición ampliamente aceptada de Sorokin. En segundo lugar, los fenómenos sociales, materia de la sociología, se consideran ahora por lo común como fenómenos s//i generis o. dicho en otros términos, irreductibles a hechos no a hechos psicológicos

o

físicos.

En

sociales,

este respecto,

por ejemplo

ha prevalecido

la

opinión de Durkheim contra la de los sociólogos psicológicos. Éstos, a su vez, tuvieron razón en oponerse a los que veían en la sociedad la

acción de fuerzas impersonales o, por así decirlo, sobrehumanas.

375

.

CONCLUSIÓN

37 6

Los fenómenos sociales son sui generis, pero, no obstante, son sultado de la combinación de acciones humanas.

el re-

Pero puede advertirse una opinión particularista, que se deriva de Max Weber y de Thomas y que hoy representa principalmente Parsons. Esta opinión vuelve a introducir la confusión entre la sociologia y la psicología a causa de su preocupación por la 'acción". Por otra parte, como corolario de la irreductibilidad de los fenó-

menos

mún

sociales a cualquiera otra clase

de fenómenos,

la

opinión co-

entre los sociólogos rcchara las analogías biológicas en todas

sus formas (organicismo, darwinismo social, etc.), así

como

la inter-

pretación de los fenómenos sociales de acuerdo con un modelo teórico

destinado al estudio de fenómenos

físicos,

modelo que desempeñó

papel importante en el sistema de ideas de Spcncer. El intento de

Lundberg para interpretar la sociedad humana en relación con la estructura del átomo es un notable anacronismo. En tercer lugar, el fenómeno social básico, la unidad para el análisis sociológico, por lo general se identifica con la interacción entre

más

humanos. La interacción requiere dependencia inteligible de la acción de un ser humano de la existencia o la acción pasada, presente o prevista de otro ser humano. La interacción es directamente observable, ya que la acción es movimiento en el dos o

seres





mundo

La dependencia se infiere fácilmente, bien por la

exterior.

interpretación

de un observador participante que

utiliza la

capacidad

hombre para hacer reproducciones mentales de procesos que le sugieren las acciones de otros hombres esto es el versteben de Max Weber o bien estableciendo correlaciones estadísticas entre uni-

del





,

Cuando

como

antecedentes y subsecuentes. hay interacción, se dice que los participantes están en rela-

versos de acciones considerados

ción social. Interacción y relación social son, pues, dos puntos de

mismo hecho fundamental;

vista relativos al

(o estructural),

la

la

relación es estática

interacción es cinética (llamada común, aunque

incorrectamente, funcional o dinámica).

En

cuarto lugar, cuando las relaciones sociales perduran forman

grupos sociales en

los cuales los

hombres

se

ordenan o disponen de

muchas maneras. El grupo social es considerado, en general, como una de las principales materias de estudio sociológico, de manera especial y expresa

y

los sociómetras.

por

los sociólogos analíticos, los institucionalistas

Las principales proposiciones que en

el estudio

de

han sido firmemente establecidas son las siguientes: El grupo social es un sistema, es decir, una estructura formada por

los grupos

LA SOCIOLOGIA DE MEDIADOS DEL SIGLO XX

377

partes que, sin perder su identidad y su individualidad, constituyen un todo que las trasciende. En otras palabras, el todo posee propiedades

que no pueden encontrarse nunca en

las diferentes partes. Esta con-

cepción refleja el realismo sociológico moderado que ahora prevalece,

y

se percibe

nalistas y

claramente en las obras de Pareto, de los funcio-

de los institucional istas,

así

como en

las

de

los sociólogos

analíticos contemporáneos, salvo, quizás, la de Parsons.

ten esa opinión

los neo-positivistas,

riente cercana de la de

Simmel

y

von Wiese. También

del realismo sociológico extremo de los marxistas, de

de Durkheim, todos

ellos,

social definida,

compar-

difiere

mucho

Gumplowicz

y

desde luego, sociólogos del siglo xix.

Los individuos que forman guladas, de suerte

No

cuya posición nominalista es pa-

el

grupo

social están

que a cada persona

llamada a veces status .*

en relaciones

se le adscribe

A

re-

una posición que tienen

los individuos

posiciones sociales diferentes se Ies asignan papeles diferentes.

La interacción dentro de de

las

los

grupos sociales tiende a

la satisfacción

necesidades humanas. Las actividades de los grupos sociales

encaminadas a satisfacer esas necesidades, son sus fundones. Las necesidades que deben ser satisfechas dentro del marco de los grupos sociales se distribuyen entre varios grupos; existe

un número

casi

ili-

mitado de esquemas del modo de disponer esa distribución. Este aspecto de la vida del grupo lo destacaron en primer plano los funcional istas,

como dijimos en el capítulo 17, tuvieron muchos La interacción dentro del marco de los grupos está normas o principios que determinan la conducta que se individuos en circunstancias específicas. Las normas del pero,

predecesores.

regulada por espera de los

grupo suelen

ser aceptadas por los individuos, pero también son impuestas me-

diante sanciones que se aplican en caso de violación

o

El aspecto normativo de los fenómenos sociales fue

señalado por

infracción.

Toennies y por Sumncr, independientemente el uno del otro. Entre los sociólogos posteriores, han concedido la mayor importancia a este aspecto de la vida del grupo Thomas, Parsons y Maclver. El sistema que constituye el grupo social posee la propiedad de

normal cuando sobrevienen perturbaciones o desórdenes. Esta idea se remonta a la teoría de Pareto. Existen muchas variedades de grupos sociales. Las diferencias más restablecer el equilibrio o estado

importantes entre tipos de grupos son

dades y asociaciones, •

que existen entre comuniy entre grupos primarios y secundarios. La difelas

Esta palabra latina es de uso muy frecuente en los países de lengua inglesa con que le atribuye el texto; pero es desconocida en los países de habla española (N. del T.). la

significación

CONCLUSIÓN

378

renda entre comunidad y asociación, prevista por Comte, la enunció de manera expresa Toennies y la afinaron Maclver y Sorokin. Ha recibido un nuevo tratamiento por parte de los institucional istas, cuyas enseñanzas llevan a identificar

la asociación

con los grupos sociales

organizados en torno de una idea directora. La segunda diferenciación, entre grupos primarios y secundarios, fue señalada primeramente por Cooley y ha recibido nuevos desarrollos en la teoría de Maclver.

Los sociólogos emplean cada vez más otra diferenciación, concerniente a grupos irregulados y grupos regulados. Los sociómetras, ciery otros, se han dedicado al estudio de los grupos irregulados dentro de las organizaciones reguladas; independientemente, Gurvitch ha hecho algunas aportaciones en esa misma tos sociólogos

de

dirección. Éste es

la industria

un aspecto de

la sociología

Los grupos sociales manifiestan en que un grupo único,

la

la

que avanza rápidamente.

tendencia a formar jerarquías

sociedad omnímoda, constituye

la

cima.

Dentro de una sociedad hay una tendencia perceptible a ordenar los grupos menores y sus individuos en estratos horizontales a los que se asignan socialmente participaciones diferentes en la riqueza, el poder y el prestigio. Pero las sociedades varían en el grado de rigidez de la distribución de los hombres y de los grupos sociales en la escala social y en las posiciones sociales diferenciales de los grupos y de las personas afectados. Actualmente la estratificación social, nom-

bre dado a esos fenómenos, es otro campo de intensa investigación.

En quinto

campo fundamental de estudio en sociología procesos sociales. En este tipo de investigación, los

lugar, otro

lo constituyen los

fenómenos fundamentales de interacción son ordenados de acuerdo con un plan diferente del que se usa en el estudio de la estructura social.

Los procesos

sociales se clasifican atendiendo a las orientaciones

hacia ciertos fines de las acciones que los

Entre

los procesos sociales, es básica

en

componen. la vida social la cooperación.

Da cooperación es interacción orientada a

comunes y dimana de

la

naturaleza

la

misma de

consecución de metas los vínculos

que man-

tienen unidos a los individuos de los grupos sociales. Se manifiesta

en la solidaridad intragrupal, que suele

ser reforzada

por

el

antago-

nismo con otros grupos sociales. Comte conoció este fenómeno fundamental de la cooperación; su estudio avanzó señaladamente gracias 8 Durkheim, y en la actualidad lo fomenta principalmente Sorokin. La correlación entre la solidaridad intragrupal y el antagonismo extragrupa 1 fue señalada por Sumner y ha llegado a convertirse en un bien conocido principio de la sociología.

LA SOCIOLOGÍA DE MEDIADOS DEL SIGLO XX

379

El contrario lógico de la cooperación, el antagonismo, se manifiesta

en dos formas principales: competencia y lucha. En algunos casos aparecen tan estrechamente entrelazados elementos de cooperación y de lucha,

que en

estudio sociológico se hace necesario

el

el

concepto

de "procesos mixtos".

Además de

muchos procesos sociales secundarios. Los procesos fundamentales han sido estudiados por muchos autores, entre ellos Simmel y los ecólogos sociales. Pero el análisis de los procesos secundarios no está suficientemente avanzado, debiéndose las principales aportaciones hasta ahora a von Wiese y a Gurvitch.

En

esos procesos fundamentales, pueden observarse

sexto lugar, otro

campo de

primordial importancia en los estu-

dios sociológicos es la cultura, a la cual suele considerarse

suma

total

tura,

están

como

la

de modos de pensar y de obrar relativamente estables y normados que operan en una sociedad dada. En relación con la culestablecidas por lo

menos

las

siguientes proposiciones

fundamentales:

Todos

elementos de

los

cionados entre

la

cultura están

en otras palabras,

sí;

las

funcional mente

rela-

manifestaciones culturales

particulares se unifican en sistemas. Pero esa unificación nunca es perfecta,

como

lo

han demostrado de manera

como Mcrton.

nos funcionalistas moderados,

Entre los muchos determinantes de el suelo, la densidad

de población,

"vecindad social", es decir,

O

especial Sorokin y algu-

el tipo

la

cultura se cuentan el clima,

nivel del progreso técnico

de cultura que prevalece en

y

la

la so-

que está en contacto una cultura dada. Pero no hay un solo determinante de la cultura al que pueda

ciedad

las

sociedades con

el

las

atribuirse el predominio. Este

punto de

vista

representa

un cambio

decisivo respecto de las ideas que aún prevalecían a principios del

Las sociologías monistas o de factor único, ya sea económico,

siglo. racial,

muy

geográfico, demográfico,

etc.,

están muertas ahora, o andan

que casi todos esos factores en otro tiempo predominantes desempeñan papeles definidos en la formación cerca de estarlo. Se admite

y desenvolvimiento de la cultura; pero esos papeles son desempeñados en complicada interacción unos con otros. los diversos deter-

A

minantes ya señalados en el

la sociología del siglo

XIX

se

ha añadido

factor ecológico.

Pero esos diversos determinantes de la cultura no suponen una determinación estricta de la vida

amplio margen de

libertad,

social.

aunque

las

Las sociedades poseen un posibilidades de elegir

no

CONCLUSIÓN

380

sean ilimitadas. Las cosas elegidas durante

una cultura reducen

arrollo de

el

elegir otras cosas; las cosas elegidas

tan el

margen de

las

primeras fases de des-

margen de libertad en un aspecto de la

relativa

para

cultura limi-

libertad relativa para elegir en otros aspectos.

Los rasgos que constituyen una cultura son instrumentos para la y culturalmente admitidas de los individuos de la correspondiente sociedad y de los grupos que la

satisfacción

de necesidades

social

como han

señalado Merton y otros, la investigación puede revelar que ciertos rasgos no son funcionales o son disfun-

forman. (Pero,

cionales. )

Los sociólogos suelen señalar una especie de interacción circular entre el individuo y su cultura (y también su sociedad). La persona-

moldeada por la cultura que distingue a la sociedad a la cual pertenece. Ese moldeamicnto se realiza a través de ciertos agentes de socialización, el más importante de los cuales es la familia. Pero la socialización nunca es completa. Además, la mayor parte de las culturas si no todas en cierto grado dejan lidad del individuo es



a los individuos cierto esta última, los cia

cambios en

En séptimo constituye

el



margen de

libertad e iniciativa.

A

base de

hombres ejecutan acciones que tienen por consecuenla cultura.

lugar, el

cuarto

cambio en

la cultura y

campo importante de

en

la estructura social

estudio de la sociología.

Los mecanismos del cambio social y cultural son bien conocidos los días de Tarde, y consisten en la invención, en la aceptación

desde

invención y en su difusión. Muchas proposiciones de detalle concernientes a las circunstancias de la invención, así como de la

de

la

aceptación y difusión de las invenciones, pertenecen al dominio común de la sociología y de la antropología cultural contemporáneas.

Puede

definirse cada cultura

como una acumulación de

invenciones

ideológicas y sociales. En cada sociedad esta acumulación es selectiva y por lo tanto única, y no repite nunca exactatecnológicas,

mente

las

acumulaciones hechas en otras sociedades. Por esto cada

cultura tiene su propio estilo, así

como cada hombre

tiene su perso-

nalidad distintiva.

No

existe acuerdo general

en cuanto a

las

racterizan a las tendencias de gran alcance

uniformidades que ca-

en

cambio

social y cosa está definitivamente establecida: el evoluciocultural. Pero una el

nismo anticuado, que requería el estudio de un proceso único e irreversible formado por etapas predeterminadas, lia desaparecido del trabajo sociológico. Sin embargo, es posible la fusión de las opi-

LA SOCIOLOGÍA DE MEDIADOS DEL SIGLO XX

381

niones expuestas por diversos sociólogos, ateniéndose a las premisas

Los aspectos tecnológicos y económicos de la cultura se desarrollan de acuerdo con la norma de la acumulación interrumpida siguientes:

por retrocesos; otros aspectos de

la

cultura,

en

especial el intelectual

fluctuaciones cuantitativas a la y el estético, están sujetos a

manera

de altibajos, y a fluctuaciones cualitativas en el estilo. Sugieren estas generalizaciones las obras de Sorokin, Alfred Weber y otros, estudiadas en nuestro capitulo 20.

En octavo sociológica.

lugar, los anteriores enunciados

No

no forman una

teoría

hacen más que esbozar una zona de acuerdo que, en

algunos respectos, comprende las opiniones de la mayor parte de los sociólogos más destacados actualmente, pero que, en otros respectos, sólo es una opinión mayoritaria

no compartida por

minorías,

las

minorías que en algunos casos ejercen gran influjo.

La existencia de una zona de acuerdo o, cosa vergencia entre

las

diferentes tendencias de

muy la

parecida, de con-

sociología,

ha sido

reconocida muchas veces en los últimos años. El autor de estas líneas,

por ejemplo, citó este hecho en 1950;

1

en 1955 fue secundado por

George I.undberg, que se refirió a "la convergencia ... de puntos de visca que hasta tiempos muy recientes eran considerados como absolutamente inconciliables por muchos estudiosos”.2 La "convergencia" de I.undberg está formada en gran parte por proposiciones formuladas por neo-positivistas (en especial las suyas y de Dodd), por funcionalistas (en particular por Merton), y por los sociólogos analíticos que se agrupan en torno de Parsons. Según I.undberg, Merton y Parsons se han dedicado durante algún tiempo a investigaciones plenamente comparables a la posición y los programas propugnados por todo neo-positivista bien informado, y que constituyen aportaciones a esa posición y esos programas. Además, Lundberg parece ansioso por establecer un universo común de entendimiento entre

él

lo que,

mismo

y

un autor

según Lundberg,

católico tan destacado les separa es

como Paul

la aceptación

o

la

Furfey; 3

exclusión

del "alma", la cual equivale al antiguo flogisto para Lundberg, pero

no para Furfey. 1 -"Sociological Theory Today” ("La teoría sociológica en la actualidad”) por N. S. Timasheff, en Am. Caih. Soc. Rev., rol. 11 (1950). 2 "The Natural Science Trend ¡n Socioiogy” ('Tendencia de la ciencia natural en la Sociología") en Am. Jour. Soc., vol. 61 (1955), pp. 191-202; véase también "Somc Convergence in Sociológica! Theory” ("Algunas convergencias en la teoría sociológica") en Am. Jour. Soc., vol. 62 (1956), pp. 21-27. 3 The Scope and Metbod of Socioiogy (Horizonte y método de Sociología) Nueva York, Harpcr, 1953.

U

CONCLUSIÓN

382

Pueden presentarse más ejemplos del movimiento de convergenAsí, se ha hecho por lo menos un intento para comprobar y

cia.

desarrollar por razonamiento matemático algunas de las hipótesis de

George Homans. 4 Por otra parte, según lo ha señalado Lundberg, Parsons y Bales han formulado cuatro "leyes” de acción social, tres de

las cuales

sica,

son prácticamente idénticas a las de la mecánica clá-

muy

cosa

consecuente con "la tendencia de

la ciencia natural

en sociología”. Pero debemos mirar con precaución esas tendencias. Porque aun en "la zona de acuerdo” existen muchas diferencias en la presentación de los resultados fundamentales. Los cuatro

de estudio sociológico esbozados

un sistema unificado, de

campos

principales

forman

arriba, y sus subdivisiones,

suerte que no es posible entender

una

cual-

quiera de sus partes sin conocer las otras. Es posible, no obstante, destacar algunos aspectos

demás, por ejemplo

el

o

sectores del sistema a expensas

interactivo (cinético),

o

de

los

normativo, o el

el

o una combinación de dos de ellos o de los tres; o, como hacen muchos antropólogos, puede partirse del concepto de culínru funcional,

como concepto

De

manera pueden aparecer, y aparecen, variedades de teoría sociológica que, a primera vista, tienen poco en común, pero que, sin gran dificultad, pueden reducirse las unas a

clave.

esta

las otras.

Por otra parte, plean

en

persiste la confusión

la

terminología. Se

mismas palabras para designar aspectos

las

em-

diferentes de

la

realidad social y cultural; en otros términos, las mismas palabras muchas veces expresan conceptos diferentes, y el mismo aspecto de la realidad sociocultural

en ocasiones es designado por dos o más

palabras distintas; es decir, que un

nombres

diferentes.

mismo concepto

recibe a veces

Esta confusión terminológica se encuentra con

frecuencia hasta en los escritos de

un mismo

autor.

Además,

rara vez

están definidos los conceptos de acuerdo con las exigencias lógicas:

en

las

parte,

muchos

definiciones aparecen

en muchos casos es

nición que ha de usarse

difícil

saber

redundantes. Por otra

rasgos si

un autor expone una

como instrumento

defi-

para la identificación y las propiedades

de fenómenos socioculturalcs, o si predica de fenómenos definidos en algún otro lugar. el análisis

Estas dificultades terminológi